Chi­na. Biden se pare­ce «al otro tipo» en las rela­cio­nes bilaterales

Por Andres Ferra­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2021.

En sep­tiem­bre del año pasa­do, Andrew Bace­vich escri­bien­do en Foreign Affairs se pre­gun­tó por qué Joe Biden cerró su dis­cur­so, en que acep­ta­ba ser el can­di­da­to demó­cra­ta en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, soli­ci­tan­do que «Dios pro­te­ja nues­tras tro­pas». En su expo­si­ción de 24 minu­tos, obser­va Bace­vich, en nin­gún momen­to Biden dio una expli­ca­ción ni acla­ró la cau­sa por la que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses «nece­si­ta­ban la pro­tec­ción de Dios. Tam­po­co ofre­ció nin­gu­na idea sobre cómo una admi­nis­tra­ción de Biden podría hacer las cosas de mane­ra dife­ren­te». En su dis­cur­so de 100 días de gobierno, Biden cerró nue­va­men­te desean­do que «Dios pro­te­ja nues­tras tro­pas»

Biden no deja de acla­rar que bus­ca ‘hacer las cosas de mane­ra dife­ren­te’ en rela­ción «al otro tipo’, la mane­ra des­pec­ti­va que se refie­re a su ante­ce­sor Donald Trump. Tam­po­co deja de resal­tar que está efec­tuan­do un cam­bio radi­cal. En ese aspec­to apues­ta a dife­ren­ciar­se de Trump por su tri­llo­na­rio plan eco­nó­mi­co que bus­ca recom­po­ner el teji­do social que vie­ne sien­do des­trui­do por el neo­li­be­ra­lis­mo ini­cia­do por Ronald Reagan en los 80 y agra­va­do fuer­te­men­te por la pandemia.

La iden­ti­fi­ca­ción de Trump con ese mode­lo y su renuen­cia a efec­tuar los gas­tos socia­les que Biden está imple­men­ta­do se pre­sen­tan como la prin­ci­pal car­ta de esa dife­ren­cia-adi­cio­na­do por la deci­sión de recom­po­ner la tri­bu­ta­ción a millo­na­rios y gran­des cor­po­ra­cio­nes que Trump había recor­ta­do. De hecho, en su dis­cur­so de 100 días, Biden afir­mó que desea­ba «que el mun­do vie­ra que exis­te un con­sen­so de que esta­mos en un pun­to de infle­xión en la historia».

Un ele­men­to cla­ve con el cual Biden sus­ten­ta ese pun­to de infle­xión fue pre­ci­sa­men­te su deci­sión de reti­rar has­ta el 11 de sep­tiem­bre de este año las tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán y ter­mi­nar las ‘gue­rras inter­mi­na­bles’, a pesar que el pro­pio Trump ya había ini­cia­do ese pro­ce­so. Pero, los argu­men­tos en con­tra esas gue­rras inter­mi­na­bles cri­ti­can el rol glo­bal gene­ral de Esta­dos Uni­dos, con sus gigan­tes­cos gas­tos milia­res y su cen­te­nas de bases mili­ta­res espar­ci­das por el mun­do. Nada en ese sen­ti­do ha dicho Biden.

Aun­que en su dis­cur­so de 100 días Biden fue muy deta­llis­ta de una serie de medi­das para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de sus com­pa­trio­tas, al expli­car la nece­si­dad de éstas fue explí­ci­to en la razón: «Esta­mos en una com­pe­ten­cia con Chi­na y otros paí­ses para ganar el siglo XXI».

Cuan­do expli­có su deci­sión de reti­rar­se de Afga­nis­tán, Biden fue cla­ro en seña­lar que 2021 no era como 2001. En ese sen­ti­do, su deci­sión está ali­nea­da con la visión estra­té­gi­ca actual de que Medio Orien­te ya no es una zona de ame­na­za para Esta­dos Uni­dos. Aho­ra lo impor­tan­te impor­tan­cia es China.

La eva­lua­ción anual de ame­na­zas de la Comu­ni­dad de Inte­li­gen­cia de esta­dou­ni­den­se en su docu­men­to del 9 de abril pasa­do colo­ca a Chi­na como prin­ci­pal peli­gro para el país, des­ta­can­do que «es cada vez más un com­pe­ti­dor cer­cano, desa­fian­do a Esta­dos Uni­dos en múl­ti­ples ámbi­tos, espe­cial­men­te eco­nó­mi­ca, mili­tar y tec­no­ló­gi­ca­men­te, y está pre­sio­nan­do para cam­biar las nor­mas glo­ba­les». En cam­bio, sal­vo Irán, los paí­ses y las cues­tio­nes rela­cio­na­das a Medio Orien­te, que con la Gue­rra al terror habían adqui­ri­do des­ta­que prio­ri­ta­rio, apa­re­cen rele­ga­das a las últi­mas sec­cio­nes del documento.

La impor­tan­cia de Chi­na tie­ne una dimen­sión mili­tar muy supe­rior que la Gue­rra con­tra el terror para el ana­lis­ta Peter Bie­nart. Por eso afir­ma que cree que en los pró­xi­mos años «muchos enmar­ca­rán toda la ‘gue­rra con­tra el terror’ como un parén­te­sis entre las épo­cas de com­pe­ten­cia entre las gran­des poten­cias, algo que Esta­dos Uni­dos debe hacer mien­tras espe­ra la pró­xi­ma gue­rra fría». En ese sen­ti­do no con­si­de­ra que el reti­ro de tro­pas de de Afga­nis­tán «trae­rá con­si­go una caí­da en los pre­su­pues­tos de defen­sa. En Chi­na, el Pen­tá­gono tie­ne una razón aún mejor para man­te­ner altos los gas­tos militares».

Al exa­mi­nar el dis­cur­so de los 100 días, el ana­lis­ta de Foreign Policy Colm Quinn con­clu­ye que Biden ape­ló al nacio­na­lis­mo para obte­ner el apo­yo repu­bli­cano para su agen­da de refor­mas eco­nó­mi­cas inter­nas que con­si­de­ra sopor­te para con­fron­tar a Chi­na. Acla­ran­do que «no bus­ca esca­lar» las rela­cio­nes con Rusia, Biden dejó cla­ro que el pro­ble­ma era Chi­na «que se acer­ca rápi­da­men­te». Biden con­clu­yó ase­ve­ran­do que «somos los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. No hay nada, nada, más allá de nues­tra capa­ci­dad, nada que no poda­mos hacer, si lo hace­mos juntos».

No sor­pren­de que, más que duran­te el perio­do pre­si­den­cial de Trump, sur­gen aná­li­sis pos­tu­lan­do si a par­tir de Biden está sur­gien­do una nue­va gue­rra fría entre Esta­dos Uni­dos y Chi­na, como fue la que dis­pu­tó con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Cuan­do al hablar de Chi­na, Biden decla­ra que «los autó­cra­tas no gana­rán el futu­ro. Amé­ri­ca lo hará» y que le expre­só al líder chino Xi Jin­ping que «Esta­dos Uni­dos no retro­ce­de­rá en el com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos y las liber­ta­des fun­da­men­ta­les», sur­gen las com­pa­ra­cio­nes con el famo­so dis­cur­so del enton­ces pre­si­den­te de EE.UU. Harry Tru­man en 1947 que se con­si­de­ra que ini­ció la gue­rra fría.

En ese momen­to Tru­man había decla­ra­do que «creo que debe­mos ayu­dar a los pue­blos libres a ela­bo­rar sus pro­pios des­ti­nos a su mane­ra», asu­mien­do el lide­raz­go glo­bal de la lucha del ‘mun­do libre’ con­tra el ‘auto­ri­ta­rio sovié­ti­co’. Simi­lar­men­te, Biden en su dis­cur­so de 100 días afir­mó «nos posi­cio­na­re­mos, diplo­má­ti­ca y mili­tar­men­te, para defen­der a nues­tros alia­dos. Apo­ya­re­mos a los veci­nos y socios comer­cia­les de Chi­na en la defen­sa de sus dere­chos de tomar deci­sio­nes polí­ti­cas inde­pen­dien­tes, libres de coer­ción o influen­cia extran­je­ra inde­bi­da». Para eso, sos­tu­vo que irá a «man­te­ner una fuer­te pre­sen­cia mili­tar en el Indo-Pací­fi­co tal como lo hace­mos con la OTAN en Europa».

Si bien Biden en este dis­cur­so pare­ció rele­gar la cues­tión exter­na a un segun­do plano en rela­ción a la inter­na, en mar­zo al pre­sen­tar el docu­men­to que guia­rá su estra­te­gia de segu­ri­dad nacio­nal, sos­tu­vo que el mis­mo «for­ta­le­ce­rá nues­tras ven­ta­jas per­du­ra­bles y nos per­mi­ti­rá pre­va­le­cer en la com­pe­ten­cia estra­té­gi­ca con Chi­na», por­que «en muchas áreas, los líde­res de Chi­na bus­can ven­ta­jas injus­tas, se com­por­tan de mane­ra agre­si­va y coer­ci­ti­va y soca­van las reglas y valo­res en el cora­zón de un sis­te­ma inter­na­cio­nal abier­to y esta­ble. Cuan­do el com­por­ta­mien­to del gobierno chino ame­na­ce direc­ta­men­te nues­tros intere­ses y valo­res, res­pon­de­re­mos al desa­fío de Beijing».

A pesar de que Biden apun­tó que en diver­sas áreas bus­ca­rá que Esta­dos Uni­dos y Chi­na coope­ren en encon­trar solu­cio­nes glo­ba­les ‑fun­da­men­tal­men­te, la cues­tión climática‑, la pos­tu­ra fun­da­men­tal de sus 100 días en rela­ción a Chi­na es de con­fron­ta­ción, como con­clu­ye David Dollar en su aná­li­sis para Broo­kings. Dollar seña­la que si bien el secre­ta­rio de Esta­do Antony Blin­ken ha decla­ra­do que EE.UU. dis­tin­gui­ría áreas de con­fron­ta­ción, com­pe­ten­cia y coope­ra­ción con Chi­na, has­ta aho­ra, «hay poca evi­den­cia de coope­ra­ción, la úni­ca excep­ción es la par­ti­ci­pa­ción de Xi Jin­ping en la cum­bre cli­má­ti­ca», cier­ta com­pe­ten­cia y se ha hecho «hin­ca­pié en la confrontación».

Así, Dollar con­clu­ye que «cuan­do se tra­ta de Chi­na, el pre­si­den­te Biden con­ti­núa en gran medi­da el enfo­que de Donald Trump»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *