Boli­via. El tiem­po de las cosas pequeñas

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 4 de mayo de 2021

Es un tiem­po de las “cosas peque­ñas” sen­ten­cia­ba Ser­gio Alma­raz para ana­li­zar el perio­do de la pobre­za de accio­nes de gobierno del MNR. Tal pare­ce que en algu­nos minis­te­rios actua­les es un tiem­po de cosas peque­ñas como es el caso de los Vice­mi­nis­te­rios de Comu­ni­ca­ción e Igual­dad de Oportunidades.

No se pue­de deno­mi­nar “cam­pa­ña” a una acción muy foca­li­za­da para los ser­vi­do­res públi­cos que tra­ba­jan en medios esta­ta­les. Una cam­pa­ña es, como seña­la el dic­cio­na­rio, “una serie de acti­vi­da­des” con un obje­ti­vo deter­mi­na­do, por ejem­plo, una cam­pa­ña de alfa­be­ti­za­ción, des­ti­na­da a una erra­di­ca­ción del analfabetismo.

En el caso de ambos vice­mi­nis­te­rios, se pre­ten­de inci­dir en la estruc­tu­ra patriar­cal que tie­ne el Esta­do boli­viano, con una capa­ci­ta­ción “con enfo­que de géne­ro”, nos pre­gun­ta­mos ¿cuán­tos miles de talle­res acer­ca del “enfo­que de géne­ro” se han rea­li­za­do en el país? Al sis­te­ma patriar­cal pri­me­ro hay que visi­bi­li­zar­lo, sacar las acti­tu­des y estruc­tu­ras patriar­ca­les de los veri­cue­tos del poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social, que reco­rren los pasi­llos de muchos ministerios.

El patriar­ca­do se pier­de en la his­to­ria de la huma­ni­dad, des­de tiem­pos de las migra­cio­nes en la edad de bron­ce, como seña­lan Jhoan­nes Krau­se y Tho­mas Trap­pe , la estruc­tu­ra patriar­cal de la socie­dad euro­pea lle­gó al Abya Yala en las Cara­be­las de Colón, aun­que exis­ten corrien­tes que sos­tie­nen la pre­sen­cia patriar­cal, tam­bién en las cul­tu­ras originarias.

La heren­cia colo­nial expre­sa­da en las for­mas de ejer­ci­cio del poder se man­tie­nen en lo que hoy deno­mi­na­mos Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, la buro­cra­cia es una de sus expre­sio­nes y que en el caso del patriar­ca­do, es su mejor alia­do para su repro­duc­ción, ya que las denun­cias de vio­len­cia con­tra la mujer tie­nen ese fil­tro buro­crá­ti­co para su inme­dia­ta aten­ción y com­pren­sión. Supe­ra­do este com­ple­jo colo­nial, con­ti­núa pre­sen­te la men­ta­li­dad patriar­cal-colo­nial en los magis­tra­dos que debe­rían apli­car jus­ti­cia, pero como sabe­mos, todo el arma­zón legal des­de sus orí­ge­nes en el Dere­cho Romano sufre del mal lla­ma­do patriar­ca­do. Esos son los veri­cue­tos que se deben despatriarcalizar.

No duda­mos de la bue­na volun­tad de las auto­ri­da­des que pre­ten­den enfren­tar un pode­ro­so mons­truo que tie­ne miles de años, pero cuan­do no se cono­ce al enemi­go no se pue­de iden­ti­fi­car ese “talón de Aqui­les” para enfrentarlo.

En la ges­tión de gobierno, se están apli­can­do medi­das espe­cial­men­te en el cam­po eco­nó­mi­co, pero como sos­te­nía el Che, la eco­no­mía por sí sola no resuel­ve pro­ble­mas socia­les, que en nues­tro caso arras­tra­mos des­de hace 500 años.

El deter­mi­nis­mo eco­nó­mi­co para cons­truir una nue­va socie­dad, no tie­ne la con­fia­bi­li­dad que requie­ren las trans­for­ma­cio­nes socia­les. En Boli­via hemos apren­di­do de mane­ra dolo­ro­sa, que si no se for­ta­le­ce la socie­dad civil, los logros eco­nó­mi­cos son rápi­da­men­te olvi­da­dos. Para que esto no suce­da es nece­sa­rio una gran cam­pa­ña de comu­ni­ca­ción, no de pro­pa­gan­da, que for­ta­lez­ca la con­cien­cia colec­ti­va de la sociedad.

El buro­cra­tis­mo nos acos­tum­bró a pla­ni­fi­car las accio­nes par­tien­do de los pre­su­pues­tos dis­po­ni­bles, ese es un para­dig­ma que se debe cam­biar, lo que se debe tomar en cuen­ta es el capi­tal social y sim­bó­li­co y apli­car méto­dos sinér­gi­cos entre Esta­do y Socie­dad, para esa con­sis­ten­cia de la con­cien­cia colec­ti­va del cambio.

Mien­tras el tiem­po de las cosas peque­ñas nos ocu­pa y ten­ga­mos talle­res con “enfo­que de géne­ro”, el patriar­ca­do segui­rá ter­mi­nan­do con la vida de muje­res bolivianas.

*Cami­lo Kata­ri, es escri­tor e his­to­ria­dor potosino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *