Uru­guay: Jor­ge Zabal­za: «Sen­dic siem­pre se movió al mar­gen del Sistema»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2021.

A 34 años de la muer­te de ese líder inol­vi­da­ble que fue Raúl Sen­dic, qui­si­mos evo­car­lo con­ver­san­do con Jor­ge “Tam­be­ro” Zabal­za, otro diri­gen­te his­tó­ri­co de los Tupa­ma­ros y ade­más de gran lucha­dor un impla­ca­ble crí­ti­co con el des­vío ideo­lo­gi­co de varios de sus vie­jos com­pa­ñe­ros de la orga­ni­za­ción. Pre­ci­sa­men­te esos que lle­ga­ron a gober­nar en Uru­guay en el mar­co del Fren­te Amplio.

-En este mun­do difí­cil que nos toca vivir, tan medio­cre en lo polí­ti­co y bes­tial en la explo­ta­ción de los de aba­jo, la figu­ra de Sen­dic y su accio­nar cobra una dimen­sión impor­tan­te. ¿Cuál es el Sen­dic que res­ca­tas hoy?

-El Sen­dic que home­na­jea­mos y recor­da­mos es el revo­lu­cio­na­rio. No que­re­mos que nos roben esa face­ta de Raúl que fue la que inci­dió en Uru­guay, Argen­ti­na y todo Amé­ri­ca. La ima­gen de un revo­lu­cio­na­rio y no la ima­gen de un pai­sano que solo vino a estu­diar y se fue a Bella Unión por ins­pi­ra­ción divi­na. Tenía un com­pro­mi­so gran­de y anti­ca­pi­ta­lis­ta. Se reci­bió de pro­cu­ra­dor sien­do miem­bro del comi­té cen­tral del Par­ti­do Socia­lis­ta. Podía haber sido abo­ga­do, dipu­tado y man­te­ner una vida den­tro del “orden y pro­gre­so”. Pero no. Jun­to con Legui­za­mon, Andrés Cute­lli y otros com­pa­ñe­ros del Par­ti­do Socia­lis­ta opta­ron por sumar­se a la lucha de los tra­ba­ja­do­res arro­ce­ros, remo­la­che­ros, de allí vie­ne el nom­bre de «los pelu­dos», por­que tra­ba­jan aga­cha­dos sobre la tie­rra. Final­men­te, lue­go del pasa­je por Pay­san­dú jun­to con los tra­ba­ja­do­res de Nor­te­ña lle­gó a Bella Unión don­de se encon­tró con su cla­se social, los asa­la­ria­dos rura­les, tra­ba­ja­do­res de la caña de azú­car. Él, que se crió en medio del cam­po, cono­ció la ciu­dad a los 12 años y se encon­tra­ba como pez en el agua en Bella Unión. Ahí se fun­dó UTAA (Union de Tra­ba­ja­do­res de Arti­gas) . A prin­ci­pios de los años 60′ comen­za­ron las luchas, las mar­chas de Bella Unión has­ta Mon­te­vi­deo recla­man­do dere­chos de los tra­ba­ja­do­res: como hora­rios de ocho hora, sala­rios, entre otros, pero tam­bién, exi­gien­do tie­rras para tra­ba­jar ante la expro­pia­ción de lati­fun­dios y se la die­ron a los sin­di­ca­tos para for­mar una coope­ra­ti­va diri­gi­da por los trabajadores.

En las luchas, Raúl fue des­cu­brien­do los lími­tes de la demo­cra­cia bur­gue­sa y eso lo lle­vó a cri­ti­car dura­men­te al sis­te­ma. Raúl decía «la liber­tad y los dere­chos son para los que están en la cum­bre, en la pun­ta de la pirá­mi­de». Pues son esos los que se sien­ten repre­sen­ta­dos por los gobier­nos libe­ra­les. Al poco tiem­po, Sen­dic tam­bién dijo: «A los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res es más fácil defen­der­los con un 38 en la mano que con la Cons­ti­tu­ción». Fue­ron defi­ni­cio­nes cla­ras cri­ti­can­do al sis­te­ma bur­gués. A par­tir de allí, vie­ne el desa­rro­llo que lle­va y con­du­ce a la for­ma­ción de la gue­rri­lla Tupamaros.

Raúl Sen­dic

¿Qué pasó con Sen­dic cuan­do sale de la cár­cel? ¿Cómo se rela­cio­nó con sus vie­jos compañeros?

-Pare­ce men­ti­ra, pero era un gru­po de com­pa­ñe­ros des­ca­rri­la­do por el mun­do. Gen­te que com­ba­tió en el Sal­va­dor, Nica­ra­gua, Ango­la, Arge­lia y Euro­pa. Y des­pués está­ba­mos los que estu­vi­mos pre­sos, que sali­mos con poco cono­ci­mien­to de la reali­dad. En ese cli­ma don­de se tra­ba­jó para reor­ga­ni­zar a MLN Tupa­ma­ros hubo una dispu­ta por el poder entre Fer­nan­do Wido­bro apo­ya­do por Pepe Muji­ca. En ese enton­ces no podía­mos ver lo que se escon­día en algu­nas posi­cio­nes con­fron­ta­das al exte­rior de la MLNT. Yo auto­cri­ti­co toda esa eta­pa de mi vida, don­de noso­tros en los cala­bo­zos está­ba­mos inco­mu­ni­ca­dos pero nos bus­cá­ba­mos rela­cio­nar por medios clan­des­ti­nos. Sin embar­go, ter­mi­na­mos pelean­do por la neu­ro­sis que car­gá­ba­mos enci­ma entre Mare­na­les, Raúl Sen­dic y yo. Cuan­do sali­mos de la cár­cel está­ba­mos dis­tan­cia­dos aní­mi­ca­men­te. En lo per­so­nal, sen­tía como una “rup­tu­ra con el padre”, esa figu­ra que repre­sen­ta­ba Sen­dic para mí. 

En esa épo­ca, Sen­dic empe­zó la orga­ni­za­ción del Movi­mien­to por la Tie­rra y con­tra la Pobre­za. Envió al Par­la­men­to un pro­yec­to de refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, aun­que sabía que no iba a tener éxi­to, por­que pro­po­nía la expro­pia­ción de lati­fun­dios mayo­res a 2500 hec­tá­reas sin pagar indem­ni­za­ción. Allí hubo una acu­sa­ción a Raúl en la inter­na tupa­ma­ra, se lo cues­tio­na­ba por­que “esta­ba loco”. Hoy nos damos cuen­ta cómo fue mani­pu­la­da la acu­sa­ción en el mar­co de la lucha por el poder . En mi caso, estu­ve con­vi­vien­do con él, mien­tras Sen­dic esta­ba esta­ba escri­bien­do el libro «Refle­xio­nes sobre eco­no­mía polí­ti­ca» y que des­pués pro­lon­gó Mario Bene­det­ti, saca­do en la clan­des­ti­ni­dad de los sub­te­rrá­neos de Paso de los Toros y publi­ca­do en México.

Era la demos­tra­ción de que no había locu­ra y sí una capa­ci­dad y luci­dez polí­ti­ca. Ese libro escri­to sin infor­ma­ción sobre la reali­dad, ape­nas algu­nos dia­rios reco­gi­dos de los baños, con los que se lim­pia­ban los sol­da­dos. Esa era la infor­ma­ción que dis­po­nía­mos o algu­na revis­ta Selec­cio­nes del Readers Digest, que deja­ban entrar.

La mili­tan­cia de MLNT que fue­ron con­vo­ca­dos, a nues­tra sali­da de pri­sión, suma­ban unos 60 com­pa­ñe­ros por lo que la direc­ción pro­vi­so­ria en ese enton­ces, se negó por com­ple­to y recha­zó las acu­sa­cio­nes. Ese fue el gran con­flic­to en ese momento.

-¿Cuan­do te recon­ci­lias­te con Raúl?

-Des­pués de todos esos malos momen­tos vino mi reen­cuen­tro con él, lamen­ta­ble­men­te cuan­do ya esta­ba cer­ca de la muer­te. En enero de 1986, cuan­do la toma en Argen­ti­na del cuar­tel de La Tabla­da. En los Tupa­ma­ros tam­bién hubo dife­ren­cias sobre esa acción, como ocu­rrió con toda la izquier­da Argen­ti­na. Por ejem­plo, era común escu­char: «yo no ten­go nada que ver con esto» . Ahí fue impor­tan­te la actua­ción de Sen­dic, Andrés Cul­te­lli, Mare­na­les y otros com­pa­ñe­ros que estu­vi­mos apo­yán­do­lo para la soli­da­ri­dad con los com­pa­ñe­ros de La Tabla­da, inclu­so sen­tía­mos la admi­ra­ción por una ope­ra­ción mili­tar de alta cali­dad. Raúl con­si­de­ra­ba impres­cin­di­ble la soli­da­ri­dad cuan­do ellos esta­ban sien­do tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos. A Mon­te­vi­deo lle­ga­ron nume­ro­sos mili­tan­tes huyen­do des­de Bue­nos Aires, que bus­ca­ban la casa de Raúl, la sede de nues­tra radio o el local del MLNT en la calle Tris­tán Nar­va­ja. Fue allí don­de le dimos aten­ción y soli­da­ri­dad a todos ellos.

-En un momen­to difí­cil del Uru­guay actual, y tam­bién de Amé­ri­ca Lati­na, don­de la dere­cha avan­za, el impe­ria­lis­mo gol­pea de mil mane­ras y la úni­ca medi­ci­na que pulu­la es ese híbri­do lla­ma­do “pro­gre­sis­mo” ¿Que posi­bi­li­dad vez de lle­var ade­lan­te algu­nas ideas de Sendic?

  • En pri­mer lugar, lo que hay que res­ca­tar de Raúl es esa opción de cami­nar por fue­ra del sis­te­ma, fue­ra de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va y bur­gue­sa. Él eli­gió no inte­grar­se al sis­te­ma ni en los años 60 ni tam­po­co al salir de la cár­cel. Optó por la cons­truc­ción del Movi­mien­to por la Tie­rra y del Fren­te Gran­de para ten­der puen­tes en el movi­mien­to social y en el pue­blo. No para ten­der puen­tes polí­ti­cos par­ti­da­rios y transar con el sis­te­ma y con­ver­tir­se en un ope­ra­dor del capi­ta­lis­mo finan­cie­ro y de las inver­sio­nes extran­je­ras. Al con­tra­rio, fue por afue­ra para luchar por el no pago de la deu­da exter­na. Hoy en día ten­dría que ser un tema de actua­li­dad por­que ¿de qué mane­ra se pue­de finan­ciar la sali­da de esta pan­de­mia con un cre­ci­mien­to de la pobre­za? Sin dudar­lo: con­de­nan­do la deu­da exter­na, negán­do­se a pagar los ser­vi­cios de la mis­ma. Este año, Uru­guay va a pagar 1600 millo­nes de dóla­res por con­cep­to de ser­vi­cios y amor­ti­za­cio­nes de la deu­da. ¿Cómo inci­de la deu­da en Argen­ti­na? Esa deu­da con­traí­da por Mau­ri­cio Macri pero paga­da por Alber­to Fer­nán­dez, paga­da pun­ti­llo­sa­men­te pri­van­do a los argen­ti­nos de un capi­tal pro­du­ci­do por los tra­ba­ja­do­res y que va a parar a manos de los espe­cu­la­do­res extran­je­ros, de los gran­des capi­ta­lis­tas finan­cie­ros del mun­do. En el Uru­guay tene­mos bien cla­ro que si bien hoy lo está hacien­do el Par­ti­do Nacio­nal, la coa­li­ción mul­ti reac­cio­na­ria que nos gobier­na y la Minis­tra de Eco­no­mía Arbe­le­che, si hubie­ra esta­do el Fren­te Amplio con el Minis­tro Asto­ri, se haría de la mis­ma mane­ra. En medio de la pan­de­mia se paga­ría la deu­da exter­na por­que hay que hay que “hon­rar” la pala­bra con­traí­da con unos cuan­tos espe­cu­la­do­res que viven en gran­des palacios.

En segun­do lugar, el men­sa­je de Raúl pasó por el Movi­mien­to por la Tie­rra y con­tra la Pobre­za. Unir los dos polos. La nece­si­dad de estos paí­ses de cam­biar el modo de pro­du­cir en el cam­po, ter­mi­nar con el lati­fun­dio y pro­po­ner y pro­du­cir en for­ma coope­ra­ti­va, expro­pian­do la tie­rra de los lati­fun­dios de más de 1500 hec­tá­reas, crean­do coope­ra­ti­vas y pue­blos don­de pue­dan ofre­cer­se todos los ser­vi­cios de la edu­ca­ción. ¿Don­de está el ham­bre de tie­rra en el Uru­guay? No exis­te, por­que la pobla­ción del cam­po ha sido expul­sa­da duran­te 70 u 80 años hacia la peri­fe­ria urba­na. Y duran­te el gobierno “pro­gre­sis­ta” se siguió hacien­do más de lo mis­mo, cuan­do gober­na­ba Muji­ca. O sea: la extran­je­ri­za­ción de la tie­rra, pro­duc­ción con agro­tó­xi­cos y expul­sión de la pobla­ción más vul­ne­ra­ble hacia la ciu­dad, Todo ello, siguee en el pre­sen­te. Ese plan­teo de Sen­dic era fun­da­men­tal: unía el res­ca­te de la pobla­ción de la tie­rra con la pobla­ción de las villas y la nece­si­dad de cam­biar el modo de pro­duc­ción agropecuaria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *