Bra­sil. Cre­cen las mili­cias ultra­de­re­chis­tas en Río de Janeiro

Por Gus­ta­vo Vei­ga. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2021.

Las fuer­zas de cho­que que se nutren de expo­licías, bom­be­ros, sub­ofi­cia­les de las fuer­zas arma­das y has­ta de dea­lers se expan­den en la ciu­dad bra­si­le­ña, según arro­ja una inves­ti­ga­ción académica.

Bra­sil es un cóc­tel explo­si­vo aun­que no solo por su des­con­trol sani­ta­rio. Miles de par­ti­da­rios de Jair Bol­so­na­ro salie­ron a las calles el 1° de mayo al gri­to de “Yo auto­ri­zo” y le die­ron vía libre al pre­si­den­te para que con­vo­que a las fuer­zas arma­das con el pro­pó­si­to de impo­ner la libre cir­cu­la­ción de la pobla­ción. Esa decla­ma­da liber­tad de movi­mien­to con­tra el lock­down que decre­ta­ron varios gober­na­do­res es la mis­ma que le per­mi­tió pro­pa­gar­se al virus has­ta con­ta­giar a casi 15 millo­nes de bra­si­le­ños y supe­rar la barre­ra de los 400 mil muer­tos. Pero si la sali­da de los mili­ta­res de sus cuar­te­les es una poten­cial ame­na­za de auto­gol­pe, las mili­cias ultra­de­re­chis­tas que sin­to­ni­zan con el idea­rio del jefe de Esta­do son una reali­dad. Y una reali­dad en cre­ci­mien­to, como la que des­cri­be una inves­ti­ga­ción recien­te titu­la­da La expan­sión de las mili­cias en Río de Janei­ro rea­li­za­da por el Gru­po de Estu­dios de Nue­vas Ile­ga­li­da­des (GENI) de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Flu­mi­nen­se y el Obser­va­to­rio de las Metró­po­lis de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Río de Janeiro.

El tra­ba­jo publi­ca­do en enero pasa­do seña­la que “a lo lar­go de las últi­mas déca­das, el poder arma­do de las lla­ma­das ‘mili­cias’ sobre terri­to­rios, pobla­cio­nes y mer­ca­dos se ha esta­do expan­dien­do en la ciu­dad de Río de Janei­ro y área metro­po­li­ta­na”. De estas fuer­zas de cho­que que se nutren de ex poli­cías, bom­be­ros, sub­ofi­cia­les de las fuer­zas arma­das, lúm­pe­nes para todo ser­vi­cio y has­ta dea­lers, sur­gió el ase­sino que mató a la con­ce­ja­la y mili­tan­te femi­nis­ta Marie­lle Fran­co el 14 de mar­zo de 2018. La inves­ti­ga­ción empan­ta­na­da del cri­men no per­mi­tió avan­zar sobre sus nexos polí­ti­cos. Un repor­te de TV Glo­bo le atri­bu­yó al clan Bol­so­na­ro cier­ta vin­cu­la­ción, que el pre­si­den­te negó con rabia allá por 2019.

A lo lar­go de 38 pági­nas, los inves­ti­ga­do­res de las dos uni­ver­si­da­des desa­rro­llan infor­ma­ción que cubre el perío­do 2007 – 2020 y seña­lan que hubo “un nota­ble for­ta­le­ci­mien­to de las mili­cias”. Sus pla­ta­for­mas de datos son el Mapa de los Gru­pos Arma­dos en Río de Janei­ro, la base de ope­ra­cio­nes de la poli­cía del GENI/​UFF y la que tie­ne la Secre­ta­ría Muni­ci­pal de Urba­nis­mo (SMU) sobre nego­cios inmo­bi­lia­rios. Una de las patas eco­nó­mi­cas y terri­to­ria­les que expli­ca la expan­sión de estos gru­pos armados.

“La ambi­gua rela­ción entre las mili­cias y el Esta­do pare­ce estar rela­cio­na­da con la capa­ci­dad de estos gru­pos para mul­ti­pli­car­se y expan­dir su influen­cia, ocu­pan­do terri­to­rios cada vez más exten­sos y eli­gien­do cada vez más repre­sen­tan­tes de sus intere­ses para impor­tan­tes car­gos polí­ti­cos”, dice el infor­me. Tam­bién cita a la pla­ta­for­ma digi­tal Pis­ta News por­que publi­có “que las mili­cias con­tro­lan el 56,8% del terri­to­rio de la ciu­dad de Río de Janei­ro, don­de una pobla­ción de 2.178.620 per­so­nas (33,9% del total) vive bajo el domi­nio arma­do de estos grupos”.

La ver­sa­ti­li­dad en los nego­cios de estas fuer­zas para­po­li­cia­les está dada por sus dife­ren­tes fuen­tes de recur­sos. En algu­nas fave­las con­tro­lan ser­vi­cios esen­cia­les como el sumi­nis­tro de agua, luz y gas, ade­más de la tele­vi­sión por cable, el trans­por­te y la ofer­ta de segu­ri­dad bajo ame­na­zas. Pero es en el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio don­de con­si­guen hacer la dife­ren­cia más rentable.

El tra­ba­jo apor­ta que ade­más de los ser­vi­cios de cus­to­dia impues­tos bajo extor­sión son “las acti­vi­da­des inmo­bi­lia­rias lega­les e ile­ga­les una de las prin­ci­pa­les – si no la prin­ci­pal – fuen­te de ingre­sos de las mili­cias”. Apo­yán­do­se en inves­ti­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas y los tra­ba­jos aca­dé­mi­cos de dis­tin­tos auto­res, se seña­la que “el cre­ci­mien­to de las mili­cias está ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con el pro­ce­so de expan­sión de la fron­te­ra urbano-inmo­bi­lia­ria en la zona oes­te de la ciu­dad y los muni­ci­pios de la región metro­po­li­ta­na, don­de el aca­pa­ra­mien­to de tie­rras y la for­ma­ción de nue­vas sub­di­vi­sio­nes sue­le ser coor­di­na­da por estos gru­pos armados”.

Los auto­res de La expan­sión de las mili­cias en Río de Janei­ro agre­gan que “la inves­ti­ga­ción por el ase­si­na­to de la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co y su cho­fer Ander­son Gomes tam­bién arro­jó fuer­tes indi­cios de la par­ti­ci­pa­ción de par­la­men­ta­rios vin­cu­la­dos a mili­cias en su pla­ni­fi­ca­ción y que su moti­va­ción estu­vo rela­cio­na­da con las accio­nes de la con­ce­ja­la con­tra la for­ma en que estos gru­pos ope­ran en el mer­ca­do inmobiliario”.

El infor­me seña­la que “inves­ti­ga­ción cua­li­ta­ti­va, com­ple­ta­da y en pro­ce­so, ha des­ta­ca­do la par­ti­ci­pa­ción de mili­cia­nos en los mer­ca­dos de cons­truc­ción, ven­ta y alqui­ler; y en el regis­tro y admi­nis­tra­ción de con­do­mi­nios de uni­da­des del pro­gra­ma Minha Casa, Minha Vida (MCMV) (Araú­jo Sil­va, 2017; Pet­ti, 2020)”. Está tan difun­di­da la influen­cia en el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio de estos gru­pos que los estu­dio­sos del tema defi­nie­ron al fenó­meno como urba­nis­mo miliciano.

Del tra­ba­jo se des­pren­de la con­ni­ven­cia poli­cial con estas mafias. En la dispu­ta terri­to­rial que man­tie­nen con los prin­ci­pa­les cár­te­les de las dro­gas, las fuer­zas de segu­ri­dad toman cla­ro par­ti­do por las mili­cias. Al fin de cuen­tas, estas se inte­gran en bue­na medi­da con poli­cías y mili­ta­res acti­vos o en retiro.

Dice la inves­ti­ga­ción que “los barrios en los que hay pre­do­mi­nio de terri­to­rios en dispu­ta (35,1%) con­cen­tran el mayor núme­ro de ope­ra­ti­vos poli­cia­les (45,5%), segui­do de barrios don­de el gru­po arma­do pre­do­mi­nan­te es el Coman­do Ver­melho que, si bien repre­sen­ta solo el 26,4% de los barrios con­tro­la­dos por gru­pos arma­dos, con­cen­tra el 40,9% de los ope­ra­ti­vos poli­cia­les. Con las mili­cias ocu­rre lo con­tra­rio: en el 27,7% de los barrios con­tro­la­dos por gru­pos arma­dos, hay pre­do­mi­nio de mili­cias y, sin embar­go, solo el 6,5% de los ope­ra­ti­vos poli­cia­les rea­li­za­dos” en esas zonas de Río de Janeiro.

El ex secre­ta­rio de la Poli­cía Civil de la ciu­dad, Mar­cos Vini­cius Bra­ga, defi­nió a las mili­cias en noviem­bre de 2019 con bas­tan­te elo­cuen­cia. “El nar­co­trá­fi­co y la mili­cia de hoy son exac­ta­men­te lo mis­mo. Son mal­va­dos cri­mi­na­les que domi­nan la socie­dad local, sin impor­tar si la socie­dad quie­re o no. Tra­ta­mos a la mili­cia como al nar­co­trá­fi­co. Son cri­mi­na­les. Es men­ti­ra que un mili­ciano no tra­fi­ca con dro­gas, es men­ti­ra que no roba car­ga, que no roba autos. Hace todo lo que hace el narcotraficante”.

En las con­clu­sio­nes del tra­ba­jo aca­dé­mi­co se seña­la que “en cuan­to a las bases eco­nó­mi­cas de las mili­cias, encon­tra­mos un prós­pe­ro mer­ca­do de bie­nes raí­ces lega­les e ile­ga­les en áreas con­tro­la­das por mili­cia­nos…” Exis­te una evi­den­cia noto­ria de la rela­ción de estos gru­pos con el clan Bol­so­na­ro. El pro­pio pre­si­den­te esti­mu­ló públi­ca­men­te su des­con­trol más de una vez. Su hijo Fla­vio dis­tin­guió en la Asam­blea de Río a uno de sus jefes, Adriano da Nóbre­ga. Qui­zás por eso al man­da­ta­rio ultra­de­re­chis­ta toda­vía no le haga fal­ta ape­lar a las fuer­zas arma­das – don­de no tie­ne una base de apo­yo uni­for­me – ni uti­li­zar­las con­tra el lock­down de los gober­na­do­res. Las mili­cias que siem­pre elo­gió y cuan­do era dipu­tado nacio­nal pro­pu­so expor­tar a otros esta­dos des­de Río de Janei­ro, se ofre­ce­rían en su reem­pla­zo. No solo tie­nen poder de fue­go. Tam­bién cuen­tan con res­pal­do polí­ti­co y eco­nó­mi­co, este últi­mo gra­cias al desa­rro­llo de sus nego­cios inmobiliarios.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *