Argen­ti­na. Pan­de­mia e inflación

Por Gui­ller­mo Cie­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de abril 2021. 

En la Argen­ti­na vivi­mos en un esce­na­rio don­de pare­ce que la dis­cu­sión sobre la pan­de­mia es exclu­yen­te, sin embar­go, subrep­ti­cia­men­te, se vie­ne des­ple­gan­do otro virus que va dete­rio­ran­do mes a mes los men­gua­dos ingre­sos del 80 % de la pobla­ción y pro­me­te futu­ros esta­lli­dos.
Nues­tro país esta atra­ve­san­do una segun­da ola del coro­na­vi­rus, que lo ha lle­va­do al esce­na­rio mas temi­do. El sis­te­ma de salud está colap­sa­do en el AMBA, hay menos camas que pacien­tes y esta cri­sis se está afron­tan­do con tras­la­dos a luga­res menos crí­ti­cos e inter­na­cio­nes domi­ci­lia­rias. Argen­ti­na tie­ne un pro­me­dio de con­ta­gia­dos y falle­ci­dos por enci­ma del pro­me­dio mun­dial. En el mun­do nues­tro país esta en el pues­to 28, según su pobla­ción y en el pues­to 11 de infec­ta­dos. Pode­mos con­so­lar­nos por­que Bra­sil, Chi­le, Uru­guay o Perú les va peor que noso­tros, pero ese es con­sue­lo de ton­tos.
En la situa­ción que esta el país hay res­pon­sa­bi­li­dad del gobierno, que en dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des hizo con­ce­sio­nes a la dere­cha en el mane­jo de la pan­de­mia. Y esto fue así, entre otras cosas, por­que tie­ne fun­cio­na­rios como el Minis­tro de Edu­ca­ción, Nico­las Trot­ta, que esta vin­cu­la­do a los mis­mos intere­ses que la dere­cha. En este caso a los intere­ses de la Edu­ca­ción Pri­va­da.
La polí­ti­ca de la dere­cha argen­ti­na en rela­ción a la pan­de­mia ha teni­do la mis­ma orien­ta­ción que tuvo la de Donald Trump en Esta­dos Uni­dos y Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil. Los resul­ta­dos empie­zan a ver­se en CABA, la zona del país con mejor nivel eco­nó­mi­co y edu­ca­ti­vo, que esta a la cabe­za de los infec­ta­dos y falle­ci­dos por millón de habi­tan­tes. CABA cuen­ta con gran desa­rro­lla de la medi­ci­na pri­va­da que atien­de al 80% de la pobla­ción. Tie­ne 9,4 camas cada mil habi­tan­tes cada mil habi­tan­tes cuan­do el pro­me­dio nacio­nal es 4,4 ; ade­más, 13,2 médi­cos por habi­tan­te, tri­pli­can­do la media nacio­nal. Con esas ven­ta­jas pre­vias, la ges­tión de Larre­ta auto­pro­cla­ma­do como pala­dín de la edu­ca­ción pre­sen­cial y de la liber­tad para dise­mi­nar con­ta­gios, mues­tra núme­ros opro­bio­sos. Tam­bién está atra­sa­da en lo que hace a la vacu­na­ción de la pobla­ción de ries­go. El atra­so pare­ce deber­se ha cier­to fija­ción que tie­nen los con­ser­va­do­res por los muer­tos. En la Deca­da Infa­me vota­ban los muer­tos, aho­ra los vacu­nan. Este des­qui­cio ten­dría que tener con­se­cuen­cias elec­to­ra­les nega­ti­vas, pero no es segu­ro. Con los por­te­ños nun­ca se sabe…
La apues­ta a la vacu­na, y la deci­sión polí­ti­ca de rom­per el cir­cui­to de las vacu­nas «pota­bles» para Occi­den­te, ape­lan­do a la Sput­nick y a las vacu­nas chi­nas, le ha per­mi­ti­do al gobierno ano­tar­se algu­nos resul­ta­dos favo­ra­bles en el enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia. Al fina­li­zar abril, habrá vacu­na­do a la casi tota­li­dad de la pobla­ción de ries­go, lo que no es poco si se mira el pano­ra­ma mun­dial. Sobre ese mis­mo tema, el anun­cio que la Sput­nick va a empe­zar a pro­du­cir­se en el país es muy bue­na noti­cia. La mala noti­cia es que las famo­sas 900.000 dosis de Astra­ze­ne­ca, que fue­ron ela­bo­ra­das en el país y debían regre­sar aquí pri­me­ro en febre­ro, des­pués, en mar­zo, en abril, etc, se siguen pos­ter­gan­do, cons­ti­tu­yen­do un ver­da­de­ro bochorno. Ese bochorno está agra­va­do por­que altas fun­cio­na­rias del Minis­te­rio de Salud son emplea­das de Hugo Sig­man, el socio argen­tino de Astra­Ze­ne­ca.
El gobierno no debe­ría con­so­lar­se con la evi­den­cia que en temas sani­ta­rios son mejor que la dere­cha. La vida de los y las habi­tan­tes de este país tie­ne otros desa­fíos coti­dia­nos.
En mar­zo la infla­ción tre­pó al 4,8%, lo que redon­dea un 13% para el pri­mer tri­mes­tre. Con esos núme­ros las metas infla­cio­na­rias pro­yec­ta­das no van a ser cum­pli­das y sobre los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res y jubi­la­dos se suma enton­ces todo lo que per­die­ron en los años de Macri, lo que per­die­ron en 2020 y lo que están per­dien­do aho­ra. Lo que está suce­dien­do en Chu­but, don­de los recla­mos de los petro­le­ros, docen­tes, tra­ba­ja­do­res de la salud y otros están con­flu­yen­do en cor­tes de ruta que para­li­zan a bue­na par­te de la Pro­vin­cia son un anti­ci­po de lo que ven­drá.
Es cier­to que con el para­te eco­nó­mi­co que trae­rá la segun­da ola, el gobierno ten­drá menos recur­sos, pero hay dine­ro en jue­go podría recu­pe­rar­se. A fin de mes se ven­ce la con­ce­sión de la Hidro­via del Para­ná. Se ven­cen tam­bién con­ce­sio­nes de puer­tos. Dis­tin­tos inves­ti­ga­do­res y eco­no­mis­tas ase­gu­ran que con un mayor con­trol de las expor­ta­cio­nes se podrían recu­pe­rar diez mil millo­nes de dóla­res que se eva­den anual­men­te. Sobre esas deci­sio­nes, que com­pro­me­te­rán la caja del Esta­do nacio­nal en los pró­xi­mos años, solo hay silencio.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *