Inter­na­cio­nal. Lavrov advier­te que la revi­sión de los acuer­dos de Minsk podría pro­vo­car un baño de san­gre en Donbass

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de abril de 2021.

La modi­fi­ca­ción de los Acuer­dos de Minsk podría pro­vo­car una matan­za en el este de Ucra­nia, advir­tió en una entre­vis­ta con Sput­nik el jefe de la diplo­ma­cia rusa, Ser­guéi Lavrov.Según el can­ci­ller, el Gobierno del pre­si­den­te ucra­niano, Volo­dí­mir Zelens­ki, bus­ca inver­tir el orden de imple­men­ta­ción de los Acuer­dos de Minsk, hacién­do­se en pri­mer lugar con el con­trol de Don­bás, inclui­da la fron­te­ra con Rusia, y solo des­pués cum­plien­do con sus com­pro­mi­sos como el esta­tus espe­cial de esos terri­to­rios, la cele­bra­ción de las elec­cio­nes o la amnis­tía a los excombatientes.

«Es obvio que si lo hicie­sen de ese modo, si alguien les deja­ra hacer­lo, habría allí un baño de san­gre», ase­ve­ró el minis­tro ruso. Mien­tras tan­to Occi­den­te, denun­ció, no pue­de o no quie­re obli­gar a Kiev a que vaya cum­plien­do los Acuer­dos de Minsk en estric­ta con­for­mi­dad con la secuen­cia pre­vis­ta en los mismos.

«El con­trol de la fron­te­ra es el últi­mo paso, [que se da] una vez que esos terri­to­rios ten­gan esta­tus espe­cial con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción de Ucra­nia, una vez que cele­bren elec­cio­nes libres reco­no­ci­das como tales por la OSCE, etc», recordó.

El can­ci­ller sub­ra­yó asi­mis­mo que es nece­sa­ria tam­bién una amnis­tía total para los com­ba­tien­tes, y no una selec­ti­va, solo para aque­llos que no haya come­ti­do deli­tos graves.Lavrov afir­mó que el Occi­den­te es el mayor res­pon­sa­ble de lograr que el Gobierno ucra­niano cum­pla los Acuer­dos de Minsk.

«Aho­ra la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal recae en Occi­den­te, por­que solo Occi­den­te pue­de obli­gar [al pre­si­den­te de Ucra­nia, Volo­dí­mir] Zelens­ki a imple­men­tar lo fir­ma­do por su pre­de­ce­sor y por el mis­mo Zelens­ki en diciem­bre de 2019 en París», sostuvo.El jefe de la diplo­ma­cia rusa recor­dó que en esa reu­nión en la capi­tal fran­ce­sa el man­da­ta­rio ucra­niano reafir­mó, jun­to con los líde­res de Rusia, Fran­cia y Ale­ma­nia, la ausen­cia de alter­na­ti­va a los Acuer­dos de Minsk, y «se com­pro­me­tió a incor­po­rar las cues­tio­nes sobre el esta­tus espe­cial de Don­bás en la legis­la­ción y la ley principal».En ese con­tex­to Lavrov seña­ló que aho­ra «la ver­dad moral y jurí­di­ca inter­na­cio­nal está de nues­tro lado y del lado de la milicia».

El can­ci­ller recor­dó que últi­ma­men­te Kiev hace todo lo posi­ble para cam­biar los Acuer­dos de Minsk y los paí­ses occi­den­ta­les no hacen nada para poner fin a esos intentos.»No pue­den decir nada, con­si­de­ro ver­gon­zo­so (…) que Occi­den­te, coau­tor de este docu­men­to, al cual apo­yó en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, demues­tre una impo­ten­cia total», indi­có Lavrov.

El cese de fue­go en Donbás

La posi­ción de Kiev en mate­ria del cese del fue­go en Don­bás es ver­gon­zo­sa e inde­cen­te, afir­mó el canciller.»Durante las últi­mas sema­nas, Kiev empe­zó a plan­tear con deses­pe­ro la nece­si­dad de vol­ver a con­fir­mar el com­pro­mi­so del alto el fue­go. Sus patro­nes occi­den­ta­les comen­za­ron a pedir­nos a noso­tros que influ­ya­mos sobre Don­bás, para que el cese el fue­go por fin se haga reali­dad», informó.Lavrov refi­rió que el pre­si­den­te de Rusia, Vla­dí­mir Putin, al hablar por telé­fono hace un par de sema­nas con su homó­lo­go fran­cés, Emma­nuel Macron, y con la can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, les recor­dó que en julio de 2020 se logró un efi­caz acuer­do sobre el cese el fue­go que esta­ble­cía un cla­ro meca­nis­mo de con­trol sobre su observancia.

Ese meca­nis­mo incluía el com­pro­mi­so de las par­tes de no res­pon­der inme­dia­ta­men­te al fue­go abier­to, pri­me­ro infor­mar sobre la infrac­ción come­ti­da a altos man­dos, los que debían dar la orden de cómo pro­ce­der: res­pon­der o bus­car solu­ción median­te un tra­to entre los coman­dan­tes, recor­dó Lavrov.»La Repú­bli­ca Popu­lar de Donetsk y la Repú­bli­ca Popu­lar de Lugansk emi­tie­ron las res­pec­ti­vas órde­nes mili­ta­res refle­jan­do ese acuer­do, y las publi­ca­ron. Kiev se com­pro­me­tió a hacer lo pro­pio, pero no lo hizo», cons­ta­tó.Los diri­gen­tes de Ucra­nia, en vez de cum­plir estric­ta­men­te ese com­pro­mi­so, empe­za­ron a diluir ese esque­ma con­cre­to usan­do for­mu­la­cio­nes vagas, mien­tras que Donetsk, Lugansk y los repre­sen­tan­tes rusos en el Gru­po de Con­tac­to les lla­ma­ban la aten­ción sobre el incum­pli­mien­to, subrayó.»Dmitri Kozak [jefe adjun­to del gabi­ne­te pre­si­den­cial ruso] habló de eso con las par­tes fran­ce­sa y ale­ma­na. Por la de Ucra­nia par­ti­ci­pa­ba Andréi Yer­mak», comu­ni­có Lavrov y dijo que, al leer las notas sobre esas con­ver­sa­cio­nes, daba la impre­sión de que la par­te ucra­nia­na no que­ría enten­der lo que le esta­ban diciendo.»Pero hace un par de sema­nas los diri­gen­tes ucra­nia­nos de repen­te deci­die­ron que era nece­sa­rio avi­var el tema del cese del fue­go. Es una posi­ción ver­gon­zo­sa e inde­cen­te», resu­mió el canciller.

Los datos de la OSCE

El can­ci­ller ruso agre­gó que los diri­gen­tes de la Orga­ni­za­ción para la Segu­ri­dad y Coope­ra­ción en Euro­pa (OSCE) pro­cu­ran no publi­car los datos hones­tos sobre la situa­ción en Don­bás. Según Lavrov, los datos esta­dís­ti­cos que reu­nió la OSCE mues­tran cuán­tos ciu­da­da­nos e ins­ta­la­cio­nes civi­les que­da­ron afec­ta­dos por cada par­te del con­flic­to, así como prue­ban que en la mayo­ría de los casos Kiev ata­ca y las mili­cias responden.

«Los diri­gen­tes de la misión espe­cial de moni­to­reo y de la pro­pia OSCE se sien­ten muy incó­mo­dos en esta situa­ción y hacen todo para evi­tar la publi­ca­ción de los datos hones­tos», seña­ló Lavrov y sub­ra­yó que Mos­cú por su par­te ofre­ce infor­mes regu­la­res con estos datos.

Des­de abril de 2014, Ucra­nia lle­va a cabo una ope­ra­ción con­tra las mili­cias en Don­bás don­de se pro­cla­ma­ron las repú­bli­cas popu­la­res de Donetsk y Lugansk, en res­pues­ta al vio­len­to cam­bio de gobierno ocu­rri­do en febre­ro del mis­mo año.Los Acuer­dos de Minsk, sus­cri­tos en sep­tiem­bre de 2014 y en febre­ro de 2015, sen­ta­ron las bases para una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to, pero no han deri­va­do has­ta aho­ra en el cese de la violencia.Las hos­ti­li­da­des han deja­do unos 13.000 muer­tos, según las esti­ma­cio­nes de la ONU.

Los ejer­ci­cios mili­ta­res del Occidente

Lavrov, resal­tó los erro­res de razo­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos y otras nacio­nes de la OTAN sobre los ejer­ci­cios mili­ta­res de su país rea­li­za­dos este mes en el sur­oes­te de su territorio.»Ustedes recor­da­rán esos gri­tos de que Rusia avan­za­ba sus tro­pas hacia las fron­te­ras de Ucra­nia (…) Y lue­go cuan­do anun­cia­mos la ter­mi­na­ción de los ejer­ci­cios, des­de Occi­den­te empe­za­ron a oír­se excla­ma­cio­nes malé­vo­las de que Rusia se había vis­to obli­ga­da a dar mar­cha atrás, de que se había reple­ga­do (…) Esos paí­ses se hacen ilu­sio­nes», dijo.

Con esa narra­ti­va, expli­có el can­ci­ller, los paí­ses occi­den­ta­les bus­can apro­ve­char esta situa­ción para hacer creer que su voz y su posi­ción son deci­si­vas en las rela­cio­nes internacionales.Las Fuer­zas Arma­das de Rusia con­clu­ye­ron sus manio­bras el pasa­do 22 de abril en el este de la penín­su­la de Cri­mea en los que par­ti­ci­pa­ron más de 10.000 efec­ti­vos, 1.200 equi­pos mili­ta­res y 40 buques de la Arma­da.Los paí­ses de la OTAN con­si­de­ra­ron los entre­na­mien­tos de las fuer­zas rusas como un «acto agre­si­vo» con­tra Ucra­nia. Des­de Washing­ton cri­ti­ca­ron los ejer­ci­cios en Crimea.

El por­ta­voz del Krem­lin, Dmi­tri Pes­kov, recha­zó todas esas insi­nua­cio­nes y enfa­ti­zó que su país tras­la­da­ba sus fuer­zas mili­ta­res den­tro de su pro­pio territorio.

El regre­so a G7

Lavrov afir­mó que Rusia no tie­ne la inten­ción de regre­sar al Gru­po de los Sie­te (G7).»Declaramos en varias oca­sio­nes que nun­ca vol­ve­re­mos a ese for­ma­to», dijo.Rusia comen­zó a par­ti­ci­par en las cum­bres del G7 (Cana­dá, Fran­cia, Ale­ma­nia, el Rei­no Uni­do, Ita­lia, Japón y Esta­dos Uni­dos) a media­dos de los años 90 e ingre­só como miem­bro de pleno dere­cho en 2002, con el gru­po pasan­do a lla­mar­se G8​.La par­ti­ci­pa­ción de Rusia fue sus­pen­di­da en 2014 por los líde­res de los otros sie­te paí­ses en medio de las ten­sio­nes por la cri­sis de Ucra­nia y la rein­cor­po­ra­ción de Cri­mea.Cri­mea se escin­dió de Ucra­nia y se incor­po­ró a Rusia tras cele­brar en mar­zo de 2014 un refe­rén­dum en el que la mayo­ría aplas­tan­te de los votan­tes —más del 96%— ava­ló esa opción.Las auto­ri­da­des ucra­nia­nas siguen con­si­de­ran­do a la penín­su­la como un terri­to­rio «pro­vi­sio­nal­men­te ocu­pa­do», mien­tras que des­de Rusia recal­can que el tema «está zan­ja­do definitivamente».

Rela­cio­nes entre Rusia y Europa

El can­ci­ller ruso afir­mó que el Rei­no Uni­do tra­ta de soca­var las rela­cio­nes entre Rusia y la Unión Europea.»En lo que res­pec­ta a las rela­cio­nes entre Rusia y Euro­pa, creo que, como antes, los bri­tá­ni­cos están desem­pe­ñan­do un papel sub­ver­si­vo acti­vo y muy serio. Salie­ron de la Unión Euro­pea, pero (…) están tra­tan­do de influir lo máxi­mo posi­ble en las posi­cio­nes que tomen los miem­bros de la UE res­pec­to a Mos­cú», comen­tó. Según el can­ci­ller, los bri­tá­ni­cos bus­can soca­var la inter­ac­ción de Rusia con otros paí­ses, pero al mis­mo tiem­po «nos envían seña­les pro­po­nien­do esta­ble­cer algu­nos contactos».Lavrov atri­bu­yó esos inten­tos al deseo de Lon­dres de «tener el mono­po­lio de esos con­tac­tos y vol­ver a demos­trar que está por enci­ma de muchos».»Aquí no hay nada sor­pren­den­te», concluyó.

La lis­ta rusa de paí­ses hostiles

Ser­guéi Lavrov des­es­ti­mó la inclu­sión infun­da­da en la lis­ta de paí­ses hos­ti­les que su Gobierno pre­vé pre­sen­tar pronto.»No que­re­mos incluir indis­cri­mi­na­da­men­te en esta lis­ta a cual­quier país que diga, por ejem­plo, algo sali­do de tono sobre las rela­cio­nes con Rusia», dijo el can​ci​ller​.La deci­sión, recal­có, se toma­rá tras un aná­li­sis exhaus­ti­vo de todas las posi­bi­li­da­des del diálogo.»La lis­ta se revi­sa­rá perió­di­ca­men­te a medi­da que avan­cen nues­tras rela­cio­nes bila­te­ra­les con una nación con­cre­ta», subrayó.

Las emba­ja­das de las nacio­nes inclui­das en la lis­ta negra, deta­lló Lavrov, no podrán con­tra­tar a ciu­da­da­nos de Rusia y de ter­ce­ros países.El pasa­do 15 de abril, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Joe Biden, impu­so san­cio­nes a 32 enti­da­des e indi­vi­duos de Rusia y expul­só a 10 fun­cio­na­rios de la misión diplo­má­ti­ca de este país con dis­tin­tos argumentos.Moscú res­pon­dió al día siguien­te con la expul­sión de diez diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses y pidió al emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Rusia, John Sulli­van, que se mar­che a Washing­ton para sos­te­ner con­sul­tas con su Gobierno. El jefe de la misión diplo­má­ti­ca aban­do­nó la capi­tal rusa el 22 de abril.En este con­tex­to, las auto­ri­da­des de Mos­cú apro­ba­ron una nor­ma­ti­va que impi­de a las emba­ja­das de los paí­ses hos­ti­les con­tra­tar a ciu­da­da­nos rusos. La lis­ta negra aún está en pro­ce­so de elaboración.

Fuen­te: Sput­nik Mundo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *