Cuba. A 62 años del naci­mien­to de una Casa para la difu­sión de la Revolución

A sólo cua­tro meses del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na, el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio, por Ley 299 el 28 de abril de 1959, creó la Casa de las Amé­ri­cas, ins­ti­tu­ción con per­so­na­li­dad jurí­di­ca pro­pia, que rea­li­za acti­vi­da­des de carác­ter no guber­na­men­tal, enca­mi­na­das a desa­rro­llar y ampliar las rela­cio­nes socio­cul­tu­ra­les con los pue­blos de la Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y el res­to del mundo.

La Casa fue inau­gu­ra­da el 4 de julio de 1959 en un acto pre­si­di­do por el minis­tro de Edu­ca­ción, Arman­do Hart Dáva­los en el edi­fi­cio de la anti­gua Casa Con­ti­nen­tal de la Cultura.

Cuan­do todos los gobier­nos de la Amé­ri­ca Lati­na, con la excep­ción del de Méxi­co, rom­pie­ron rela­cio­nes con Cuba, la ins­ti­tu­ción con­tri­bu­yó a impe­dir que los lazos cul­tu­ra­les entre la Isla y el res­to del con­ti­nen­te se cor­ta­ran en for­ma total. La Casa difun­dió la obra de la Revo­lu­ción y pro­pi­ció la visi­ta a Cuba de muchos inte­lec­tua­les que se pusie­ron en con­tac­to con la nue­va reali­dad del país. Hay­dee San­ta­ma­ría, heroí­na de la lucha revo­lu­cio­na­ria, pre­si­dió la Casa de las Amé­ri­cas des­de su fun­da­ción has­ta 1980, año en que falle­ció. A su cla­ra visión inte­gra­do­ra y lati­no­ame­ri­ca­nis­ta, a su sen­si­bi­li­dad y talen­to, a su gene­ro­si­dad y com­pren­sión debe la Casa de las Amé­ri­cas ser lo que es en la actualidad.

A par­tir de 1980 la Casa de las Amé­ri­cas fue pre­si­di­da por el pin­tor Mariano Rodrí­guez Álva­rez y des­de 1986, por el poe­ta y ensa­yis­ta Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar. Actual­men­te su direc­tor es Abel Prie­to Jiménez.

La Casa de las Amé­ri­cas tie­ne su sede en un edi­fi­cio de esti­lo Art Deco tar­dío, cons­trui­do para la Socie­dad Colom­bis­ta Pan­ame­ri­ca­na en la déca­da de 1940 y que fue cono­ci­do en la Repú­bli­ca como Casa Con­ti­nen­tal de la Cultura.

En los días ini­cia­les de la Revo­lu­ción Cuba­na, las nue­vas auto­ri­da­des inter­vi­nie­ron el edi­fi­cio. En un pri­mer momen­to se ads­cri­bió al Minis­te­rio de Esta­do y el doc­tor Raúl Roa, al ser desig­na­do Can­ci­ller, des­pa­chó allí los asun­tos de su car­te­ra antes de ocu­par ofi­ci­na pro­pia en la Can­ci­lle­ría. El pri­mer inter­ven­tor, desig­na­do por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción fue el estu­dian­te uni­ver­si­ta­rio Luis de la Cues­ta, miem­bro del Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio, quien asu­mió poco des­pués la direc­ción de la nue­va Casa. Tam­bién inte­gra­ron la direc­ción Manuel Corra­les, Elías Entral­go y Delia Echevarría.

Depar­ta­men­tos

Cen­tro de inves­ti­ga­cio­nes literarias

Fun­da­do en 1967, tie­ne dos líneas de tra­ba­jo fun­da­men­ta­les: la orga­ni­za­ción del Pre­mio Lite­ra­rio Casa de las Amé­ri­cas y el estu­dio crí­ti­co y divul­ga­ción de la lite­ra­tu­ras del continente.

El cen­tro orga­ni­za ciclos de con­fe­ren­cias, cur­sos de post­gra­do y colo­quios inter­na­cio­na­les, así como la lla­ma­da «Sema­na de autor», que cada año se dedi­ca a un escri­tor o escri­to­ra rele­van­te de Amé­ri­ca. Al mis­mo tiem­po ela­bo­ra anto­lo­gías, pano­ra­mas y reco­pi­la­cio­nes de tex­tos crí­ti­cos; ase­so­ra a la Revis­ta Casa de las Amé­ri­cas y al fon­do edi­to­rial de la pro­pia Casa. Coedi­ta, con la Unión de Escri­to­res y Artis­tas de Cuba, la revis­ta de teo­ría de la cul­tu­ra Criterios.

Tie­ne a su car­go el Archi­vo de la Pala­bra, que ate­so­ra las gra­ba­cio­nes de más de mil voces de per­so­na­li­da­des de las letras, las artes y la polí­ti­ca, así como la colec­ción «Pala­bra de esta Amé­ri­ca», que en sopor­te de dis­cos, case­tes y CD ha publi­ca­do más de cien de ellas. Den­tro del pro­gra­ma de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les de la Casa, el cen­tro orga­ni­za encuen­tros con escri­to­res, pre­sen­ta­cio­nes de libros y esti­mu­la deba­tes sobre temas literarios.

Tea­tro

En 1961 se orga­ni­zó el Pri­mer Fes­ti­val de Tea­tro Lati­no­ame­ri­cano para dar a cono­cer en Cuba, con pues­tas en esce­na de gru­pos de tea­tro nacio­na­les, los auto­res más repre­sen­ta­ti­vos del tea­tro latinoamericano.

El fes­ti­val tomó carác­ter inter­na­cio­nal a par­tir de su cuar­ta edi­ción cele­bra­da en 1964, cuan­do se con­vo­có para­le­la­men­te a un encuen­tro de dra­ma­tur­gos, acto­res, direc­to­res y crí­ti­cos de otros paí­ses. Des­de enton­ces y has­ta el año 1987, La Haba­na se con­vir­tió en la sede bie­nal de los Encuen­tros Inter­na­cio­na­les de Teatristas.

En el mis­mo 1964, por inter­ven­ción de Manuel Galich, fue cons­ti­tui­do el Depar­ta­men­to de Tea­tro de la Casa y se edi­tó el pri­mer núme­ro de la Revis­ta Con­jun­to, espe­cia­li­za­da en tea­tro lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño con­tem­po­rá­neo. Actual­men­te «Con­jun­to» es una de las revis­tas más anti­guas del con­ti­nen­te. Sus pági­nas reco­gen crí­ti­cas, estu­dios teó­ri­cos, aná­li­sis his­tó­ri­cos e infor­ma­cio­nes acer­ca del movi­mien­to tea­tral en todo el mun­do, así como tex­tos com­ple­tos de obras teatrales.

En el deve­nir del tea­tro den­tro de la Casa no se pue­den obviar los «Encuen­tros de Tea­tris­tas de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be» que se cele­bra­ron des­de 1981 con el aus­pi­cio de la Direc­ción de Teatro.

Des­de 1998, se han reedi­ta­do los fes­ti­va­les de Tea­tro de los años 60 con la tem­po­ra­da de tea­tro lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño Mayo Teatral.

Artes plás­ti­cas

En 1961 se creó el Depar­ta­men­to de Artes Plás­ti­cas, cuya labor ha posi­bi­li­ta­do un mayor acer­ca­mien­to entre los crea­do­res lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, y fomen­ta­do el reco­no­ci­mien­to y la pro­mo­ción tan­to de los artis­tas, como de las más con­tem­po­rá­neas y nove­do­sas expre­sio­nes de la plás­ti­ca den­tro y fue­ra de las fron­te­ras cuba­nas. Este depar­ta­men­to con­vo­ca a cer­tá­me­nes y orga­ni­za espa­cios de deba­te. Otras aris­tas del tra­ba­jo son la docu­men­ta­ción e infor­ma­ción sobre el arte lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño, y la orga­ni­za­ción y cura­du­ría de exposiciones.

Como resul­ta­do de esta sos­te­ni­da preo­cu­pa­ción por las artes plás­ti­cas, y la dona­ción de artis­tas, colec­cio­nis­tas e ins­ti­tu­cio­nes, la Casa reúne en la Colec­ción Arte de Nues­tra Amé­ri­ca Hay­dee San­ta­ma­ría, un patri­mo­nio visual cons­ti­tui­do por más de 10 000 obras. Par­te de estos fon­dos se exhi­ben per­ma­nen­te­men­te, tan­to en los salo­nes del edi­fi­cio cen­tral de la ins­ti­tu­ción, como en las Gale­ría Hay­dee Santamaría|galerías Hay­dee San­ta­ma­ría y Mariano.

Des­de el año 2000, con la crea­ción de la Sala con­tem­po­rá­nea y la subas­ta huma­ni­ta­ria de arte con­tem­po­rá­neo cubano, esta ins­ti­tu­ción ha fomen­ta­do su par­ti­ci­pa­ción en los cir­cui­tos más impor­tan­tes del mer­ca­do del arte. La revis­ta digi­tal Artea­mé­ri­ca, cuyo pri­mer núme­ro apa­re­ció en 2003, es otra de las labo­res empren­di­das por este depar­ta­men­to. Reco­no­ci­dos crea­do­res de la plás­ti­ca como Mariano Rodrí­guez y Les­bia Vent Dumois diri­gie­ron este departamento.

Músi­ca

La Direc­ción de Músi­ca de la Casa de las Amé­ri­cas se creó en 1965, con el inte­rés de difun­dir y esti­mu­lar el pen­sa­mien­to y la crea­ción musi­cal lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña, des­de lo fol­kló­ri­co y popu­lar has­ta lo aca­dé­mi­co y expe­ri­men­tal. Esta amplia pers­pec­ti­va se ha con­cre­ta­do en la rea­li­za­ción de con­cier­tos, con­fe­ren­cias, talle­res y even­tos inter­na­cio­na­les que pro­pi­cian la pre­sen­cia de impor­tan­tes intér­pre­tes, crea­do­res e inves­ti­ga­do­res, que han resul­ta­do momen­tos memo­ra­bles para la his­to­ria de la Casa.

Den­tro del pro­gra­ma Cul­tu­ral de la Casa, resul­tan pro­pues­tas habi­tua­les: «Músi­ca en Casa», «Espa­cio sono­ro», «De tro­va­do­res y tro­ve­ros», «Via­je a la gui­ta­rra» y «Voces y raíces».

El estí­mu­lo al cono­ci­mien­to y la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca se cris­ta­li­za en el Pre­mio de Musi­co­lo­gía Casa de las Amé­ri­cas, fun­da­do en 1979 con el pro­pó­si­to de pro­mo­ver obras que con­tri­bu­yan a una com­pren­sión más inte­gral de la músi­ca y la cul­tu­ra de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, y que ha dado lugar a una colec­ción edi­to­rial. Des­de 1999 el pre­mio está acom­pa­ña­do por el Colo­quio Inter­na­cio­nal de Musi­co­lo­gía, que apues­ta por el desa­rro­llo de los más diver­sos cam­pos de cono­ci­mien­to de la musi­co­lo­gía contemporánea.

El inte­rés por la crea­ción aca­dé­mi­ca se vali­dó en las edi­cio­nes del «Con­cur­so de Com­po­si­ción» (1966−1967), ini­cia­ti­va reto­ma­da des­de el año 2004 con el Pre­mio de Com­po­si­ción Casa de las Amé­ri­cas, que en su edi­ción de 2009 pro­mo­vió el I Taller Lati­no­ame­ri­cano de Com­po­si­ción, en cola­bo­ra­ción con la Aso­cia­ción de Músi­cos de la UNEAC. Las obras pre­mia­das inte­gran la colec­ción mul­ti­me­dia Pre­mio de Composición.

Esta direc­ción des­de 1970 edi­ta su revis­ta espe­cia­li­za­da en músi­ca y musi­co­lo­gía lati­no­ame­ri­ca­na Bole­tín Músi­ca, de fre­cuen­cia tri­mes­tral, que inclu­ye artícu­los, con­vo­ca­to­rias, noti­cias, y la obra más recien­te de los músi­cos, musi­có­lo­gos e inves­ti­ga­do­res del continente.

Por otra par­te, ate­so­ra la Colec­ción de Músi­ca inte­gra­da por un fon­do de par­ti­tu­ras y sopor­tes fono­grá­fi­cos dona­dos por ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas, así como por un valio­so archi­vo fono­grá­fi­co que regis­tra y con­ser­va las pre­sen­ta­cio­nes y con­cier­tos gra­ba­dos en vivo en la Casa. Bajo el Sello dis­co­grá­fi­co Casa pro­du­ce los dis­cos de la colec­ción Músi­ca de esta América.

Biblio­te­ca

La Biblio­te­ca José Anto­nio Eche­ve­rría de la Casa de las Amé­ri­cas se fun­da en sep­tiem­bre de 1959 con la con­fe­ren­cia “Polí­ti­ca cul­tu­ral de la Revo­lu­ción Cuba­na” impar­ti­da por el can­ci­ller cubano Raúl Roa Gar­cía. Es una de las más abar­ca­do­ras en su géne­ro (ámbi­to lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño), sobre todo en lo que con­cier­ne a la pro­duc­ción lite­ra­ria de la segun­da mitad del siglo XX, perío­do para el cual es eva­lua­da como la más com­ple­ta. La amplia y diver­sa cola­bo­ra­ción de inte­lec­tua­les y aca­dé­mi­cos, ins­ti­tu­cio­nes y uni­ver­si­da­des, ha con­tri­bui­do al desa­rro­llo de sus colecciones.

Entre sus colec­cio­nes se encuen­tran más de 126 000 volú­me­nes de libros, 136 000 fas­cícu­los de publi­ca­cio­nes perió­di­cas par­ti­cu­lar­men­te de la segun­da mitad del siglo XX y un archi­vo ver­ti­cal que sobre­pa­sa las 3.000 car­pe­tas sobre per­so­na­li­da­des y temas rela­cio­na­dos con Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Posee ade­más, infor­ma­ción muy valio­sa en otros sopor­tes como micro­fi­chas, micro­fil­mes, dia­po­si­ti­vas, cin­tas, dis­cos, case­tes, videos y dis­cos compactos.

Sus salas se uti­li­zan como áreas de expo­si­cio­nes biblio­grá­fi­cas sobre nove­da­des lite­ra­rias y temas afi­nes a su per­fil. En ellas tam­bién se cele­bran con­fe­ren­cias, pre­sen­ta­cio­nes de revis­tas y espa­cios de deba­te; estos últi­mos se cele­bran tri­mes­tral­men­te con el títu­lo de «Café conversatorio».

Tie­ne, como uno de sus prin­ci­pa­les obje­ti­vos la con­se­cu­ción de un pro­yec­to para la cons­truc­ción y moder­ni­za­ción de una amplia y muy moder­na biblio­te­ca en la que que­da­rán reu­ni­dos los fon­dos de la pre­sen­te con el patri­mo­nio epis­to­lar, foto­grá­fi­co y sono­ro de la Casa. Dicho pro­yec­to impli­ca la reor­ga­ni­za­ción de los ser­vi­cios que brin­da la biblio­te­ca y el fomen­to de otros, así como la crea­ción de las con­di­cio­nes idó­neas para pre­ser­var los fon­dos que se guar­da­rían en ella.

Cen­tro de Estu­dios del Caribe

La Casa de las Amé­ri­cas creó en 1979 el Cen­tro de Estu­dios del Caribe(CEC), al con­vo­car por vez pri­me­ra, en su Pre­mio Lite­ra­rio, a las lite­ra­tu­ras cari­be­ñas. El Cen­tro pro­pi­cia la inves­ti­ga­ción y la pro­mo­ción sobre la diver­si­dad cul­tu­ral del Cari­be y sus corres­pon­dien­tes diás­po­ras, des­de una mira­da mul­ti­dis­ci­pli­na­ria y a tra­vés de un acti­vo diá­lo­go con impor­tan­tes crea­do­res, aca­dé­mi­cos, inves­ti­ga­do­res y pro­mo­to­res cul­tu­ra­les de la región.

Edi­ta, des­de 1981, los Ana­les del Cari­be, cuyos tex­tos, que apa­re­cen en sus len­guas ori­gi­na­les, refle­jan la com­ple­ji­dad de la iden­ti­dad cari­be­ña y las múl­ti­ples pers­pec­ti­vas de su aná­li­sis des­de lo con­tem­po­rá­neo. Entre sus más sig­ni­fi­ca­ti­vos even­tos cuen­tan: Semi­na­rios sobre la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na (cele­bra­dos anual­men­te entre 1993 y 1998), Colo­quios sobre el Cari­be continental(1997, 1998, 1999), Encuen­tro Inter­na­cio­nal Mitos en el Caribe](2000), Colo­quio Inter­na­cio­nal La diver­si­dad cul­tu­ral en el Cari­be (2004).

El CEC ha con­ta­do con la cola­bo­ra­ción de rele­van­tes figu­ras de la cul­tu­ra cari­be­ña, como: Geor­ge Lam­ming (Bar­ba­dos), Jan Carew (Guya­na), Edouard Glis­sant (Mar­ti­ni­ca), Ernest Pépin (Gua­da­lu­pe), Laën­nec Hur­bon (Hai­tí), Ricar­do Ale­gría (Puer­to Rico) y Rubén Silié (Repú­bli­ca Dominicana).

Revis­ta

Es una revis­ta de letras e ideas fun­da­da en 1960 por Hay­dee San­ta­ma­ría como órgano de la ins­ti­tu­ción homó­ni­ma, es una de las publi­ca­cio­nes perió­di­cas de su tipo que más lar­ga vida ha logra­do en el con­ti­nen­te y en el ámbi­to de la len­gua. De acuer­do con los pro­pó­si­tos y la orien­ta­ción de la Casa, fiel a la línea y a los afa­nes eman­ci­pa­to­rios de Amé­ri­ca, brin­da una espe­cial aten­ción a la cul­tu­ra, a la vida de estos pue­blos, y a sus nexos con el res­to del hemis­fe­rio y del planeta.

La han dis­tin­gui­do cola­bo­ra­cio­nes de auto­res y auto­ras de pri­me­ra línea, tan­to de Amé­ri­ca como de otras par­tes del mun­do, y ha coad­yu­va­do al cono­ci­mien­to inter­na­cio­nal de no pocos de ellos. Agra­de­ce las asi­duas expre­sio­nes de apre­cio que la rati­fi­can como impres­cin­di­ble fuen­te de con­sul­ta para el estu­dio de los temas tra­ta­dos en sus pági­nas, y ella mis­ma ha sido obje­to de no pocas inves­ti­ga­cio­nes académicas.

Pro­gra­ma de estu­dios de la mujer

Crea­do en 1994, está des­ti­na­do a pro­mo­ver un acer­ca­mien­to crí­ti­co a la his­to­ria y la cul­tu­ra de las muje­res lati­no­ame­ri­ca­nas y cari­be­ñas des­de el siglo XVI has­ta la actua­li­dad y, a res­ca­tar y dar a cono­cer su pro­duc­ción cul­tu­ral, para lo que desa­rro­lla colo­quios, con­fe­ren­cias, cur­sos, expo­si­cio­nes y publi­ca­ción de libros.

Des­de prin­ci­pios de los noven­ta se cele­bra­ron en la Casa diver­sas acti­vi­da­des inter­na­cio­na­les rela­cio­na­das con los estu­dios de la mujer, las que a par­tir del gran con­gre­so con­vo­ca­do en 1994, con moti­vo de la fun­da­ción del Pro­gra­ma de Estu­dio de la Mujer (PEM), se orga­ni­zan con carác­ter anual y un dise­ño temá­ti­co muy estric­to. Así, entre 1995 y 1997 se abor­da­ron suce­si­va­men­te la his­to­ria y cul­tu­ra de las muje­res lati­no­ame­ri­ca­nas y cari­be­ñas en la Colo­nia, el siglo XIX y el siglo XX. Pos­te­rior­men­te se han tra­ta­do cues­tio­nes teó­ri­cas como crí­ti­ca femi­nis­ta o las rela­cio­nes de géne­ro, raza y cla­se; así como aspec­tos más espe­cí­fi­cos como rees­cri­tu­ras de pen­sa­mien­to, his­to­ria y mito en torno a lo feme­nino; ero­tis­mo y repre­sen­ta­ción de la mujer; cul­tu­ra popu­lar y cul­tu­ra de masas; ciclos de vida, eda­des y gene­ra­cio­nes; repre­sen­ta­cio­nes cul­tu­ra­les de via­jes, exi­lios y migraciones.

En ellos han pre­sen­ta­do tra­ba­jos cer­ca de medio millar de espe­cia­lis­tas de tres con­ti­nen­tes. En cola­bo­ra­ción con dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de la Amé­ri­ca Lati­na y Cana­dá, el PEM se ocu­pa de la pre­pa­ra­ción y edi­ción de las actas de sus colo­quios, así como de impor­tan­tes anto­lo­gías. En el mar­co de las acti­vi­da­des men­sua­les de la Casa, el pro­gra­ma desa­rro­lla en su espa­cio Muje­res en Lí[email protected], con­cu­rri­dos encuen­tros en los que se abor­dan, por espe­cia­lis­tas cuba­nas o de otros paí­ses, muy varia­dos temas y pro­duc­cio­nes de la cul­tu­ra y de las cien­cias socia­les des­de una pers­pec­ti­va de género.

Fon­do editorial

La nece­si­dad de publi­car las obras gana­do­ras del Pre­mio Lite­ra­rio Casa de las Amé­ri­cas moti­vó la crea­ción de la Edi­to­rial en 1960. Pos­te­rior­men­te, sus obje­ti­vos se fue­ron amplian­do hacia la pro­mo­ción de la lite­ra­tu­ra más impor­tan­te y repre­sen­ta­ti­va de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. El nom­bre actual de Fon­do Edi­to­rial Casa de las Amé­ri­cas, lo asu­mió en 1997.

En 1962 exis­tían las colec­cio­nes «Pre­mio» y «Cua­der­nos Casa», la nove­la El des­can­so, de Abe­lar­do Piñei­ro Serra mere­ció voto par­ti­cu­lar en el Con­cur­so Casa de las Amé­ri­cas de este año

En 1963, apa­re­ce Lite­ra­tu­ra Lati­no­ame­ri­ca­na, dedi­ca­da a los clá­si­cos, y al año siguien­te Estu­dios Mono­grá­fi­cos y Nues­tros Países.

En 1967 se intro­du­ce La Hon­da, des­ti­na­da a las obras lite­ra­rias de más recien­te crea­ción, y dos años des­pués, Valo­ra­ción Múl­ti­ple, que reco­ge tex­tos crí­ti­cos sobre auto­res, movi­mien­tos o ten­den­cias de las letras del Continente;en 1971 apa­re­ce Pen­sa­mien­to de nues­tra Amé­ri­ca; en 1979, Inves­ti­ga­cio­nes; en 1981, Pre­mio de Musi­co­lo­gía; Pre­mio de Foto­gra­fía, en 1983; Coli­brí, de lite­ra­tu­ra infan­til, en 1985; los Cua­der­nos de La Hon­da, en 1988; los Cua­der­nos del Pre­mio se ini­cian en 1989. La colec­ción más recien­te, Pasa­ma­nos, que se estre­nó en el 2001, publi­ca tex­tos bre­ves de auto­res inter­na­cio­nal­men­te reconocidos.

El Fon­do Edi­to­rial cuen­ta con un total de die­ci­sie­te colec­cio­nes y cer­ca de nove­cien­tos títu­los publi­ca­dos. Des­de 1961 se han rea­li­za­do coedi­cio­nes con ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les y, des­de 1994, con extranjeras.

Per­so­na­li­da­des como Eze­quiel Mar­tí­nez Estra­da, Manuel Galich y Cami­la Hen­rí­quez Ure­ña pres­ta­ron su valio­sa cola­bo­ra­ción al tra­za­do y con­te­ni­do de las pri­me­ras colec­cio­nes (sobre todo lite­ra­tu­ra latinoamericana).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *