Gua­te­ma­la. A 23 años del ase­si­na­to de Gerar­di reite­ran la voca­ción de denun­cia fren­te a la pro­ble­má­ti­ca nacional

Por Lour­des Álva­rez Náje­ra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de abril de 2021.

Docu­men­tar y pre­sen­tar la cons­tan­cia de cien­tos de tes­ti­mo­nios de per­so­nas y comu­ni­da­des que sufrie­ron per­se­cu­ción, des­apa­ri­cio­nes y eje­cu­cio­nes bru­ta­les duran­te el Con­flic­to Arma­do Interno en Gua­te­ma­la, fue una sen­ten­cia a muer­te para mon­se­ñor Juan José Gerar­di, que hace 23 años pro­nun­ció su últi­mo dis­cur­so en refe­ren­cia a la voca­ción e impor­tan­cia del tra­ba­jo de la igle­sia cató­li­ca para la “denun­cia legí­ti­ma, dolo­ro­sa, que debe­mos escu­char con pro­fun­do res­pe­to y espí­ri­tu solidario”.

Gerar­di fue ase­si­na­do el 26 de abril de 1998, dos días des­pués de pre­sen­tar el infor­me del Pro­yec­to lnter­dio­ce­sano de Recu­pe­ra­ción de la Memo­ria His­tó­ri­ca Gua­te­ma­la: Nun­ca Más (REMHI), por su ase­si­na­to fue­ron sen­ten­cia­dos en 2001 los mili­ta­res Byron Dis­rael Lima Estra­da, su hijo Byron Lima Oli­va, Obdu­lio Villa­nue­va y el sacer­do­te Mario Orantes.

El 12 de febre­ro de 2003, en el Pre­ven­ti­vo para Hom­bres de la zona 18 de la ciu­dad capi­tal, Villa­nue­va fue eje­cu­ta­do y deca­pi­ta­do jun­to a otros reos en un inci­den­te que fue cali­fi­ca­do como pug­nas terri­to­ria­les entre pandilleros.

En el 2016, Lima Oli­va murió de for­ma vio­len­ta en el Cen­tro Pre­ven­ti­vo Pavón, en el muni­ci­pio de Frai­ja­nes, en un inci­den­te arma­do que inclu­yó la deto­na­ción de granadas.

El 29 de diciem­bre de 2019, falle­ció Lima Estra­da en su casa, por­que des­de el 13 de julio del 2012, fue bene­fi­cia­do con esa medi­da por haber cum­pli­do la mitad de su condena.

Oran­tes logró una medi­da de reduc­ción de pena y en el 2013 que­dó en liber­tad. Uno de los prin­ci­pa­les tes­ti­gos del Minis­te­rio Públi­co (MP) en este caso Rubén Cha­nax Son­tay, se encuen­tra bajo un pro­gra­ma espe­cial de protección.

Reite­ran voca­ción de denuncia

La Ofi­ci­na de Dere­chos Huma­nos del Arzo­bis­pa­do de Gua­te­ma­la (ODHAG), en el con­tex­to de las acti­vi­da­des por el 23 ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Mon­se­ñor Juan Gerar­di, reite­ró el 20 de abril que es nece­sa­rio denun­ciar la ins­ta­la­ción de lo que se cono­ce como el #Pac­to­De­Co­rrup­tos en el país, que se refle­ja en accio­nes tar­días, débi­les y con­fu­sas para aten­der a la pobla­ción duran­te la pandemia.

“Nece­si­ta­mos denun­ciar tam­bién el ace­le­ra­do dete­rio­ro de la cali­dad éti­ca y pro­fe­sio­nal de los fun­cio­na­rios y auto­ri­da­des polí­ti­cas, a par­tir de que el gobierno ante­rior, con tal de esqui­var y dete­ner la lucha con­tra la corrup­ción, dis­pu­so expul­sar la Comi­sión Inter­na­cio­nal Con­tra la Impu­ni­dad (CICIG) y se ha logra­do ins­ta­lar pro­gre­si­va­men­te el “pac­to de los corrup­tos” en los tres pode­res del Esta­do y en la mayo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les”, enfa­ti­za un comu­ni­ca­do de esa ins­ti­tu­ción religiosa.

Para Nery Rode­nas, direc­tor de la ODHAG, las acti­vi­da­des de con­me­mo­ra­ción del ase­si­na­to de Mon­se­ñor Gerar­di de este año enfa­ti­zan la impor­tan­cia de su vida y su tra­ba­jo en favor de la paz y la ver­dad, por­que ade­más de la situa­ción de pan­de­mia de coro­na­vi­rus que se vive, exis­ten actos de corrup­ción que vul­ne­ran los dere­chos huma­nos de la pobla­ción guatemalteca.

“Cree­mos que las accio­nes que se están hacien­do duran­te la pan­de­mia dejan mucho qué desear, por­que se espe­ró has­ta des­pués de las fies­tas de fin de año y Sema­na San­ta para imple­men­tar res­tric­cio­nes, cuan­do se sabe que hay aglo­me­ra­cio­nes en esas fechas, que al evi­tar­se se habría pro­te­gi­do el dere­cho a la vida y la salud de las per­so­nas”, resal­tó Rodenas.

Para la ODHAG el aumen­to de los casos posi­ti­vos de COVID-19 es refle­jo de dis­po­si­cio­nes guber­na­men­ta­les o minis­te­ria­les que gene­ran con­fu­sión en la pobla­ción, “no hay cla­ri­dad sobre las accio­nes o lo que se debe hacer, tam­po­co son accio­nes radi­ca­les, son accio­nes tar­días, débi­les y con­fu­sas”, aña­dió Rodenas.

Según esa ins­ti­tu­ción, exis­te un camino cues­ta arri­ba en el acce­so a jus­ti­cia para la pobla­ción del país y exis­ten gran­des retro­ce­sos en mate­ria de dere­chos humanos.

Bea­ti­fi­ca­ción de misio­ne­ros en Quiché

Las acti­vi­da­des de con­me­mo­ra­ción a Mon­se­ñor Gerar­di tam­bién coin­ci­die­ron con la bea­ti­fi­ca­ción de los 10 #Már­ti­res­Del­Qui­ché, entre sacer­do­tes y cate­quis­tas, inclui­do un niño de solo 12 años, quie­nes fue­ron secues­tra­dos, tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos entre 1980 y 1990, duran­te el con­flic­to arma­do interno en Gua­te­ma­la. La cere­mo­nia con­tó con la asis­ten­cia de unas 10 mil per­so­nas al Cole­gio Nues­tra Seño­ra del Rosa­rio, en San­ta Cruz del Quiché.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *