Memo­ria. 25 de abril: la Revo­lu­ción afri­ca­na lle­ga a Portugal

Por Gon­za­lo D. Armúa, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de abril de 2021.

Un sol­da­do raso corre con su gorra mal pues­ta, su fusil al hom­bro se tam­ba­lea. Atra­vie­sa el patio cen­tral del cuar­tel don­de otros tan­tos jóve­nes se alis­tan con cara de incer­ti­dum­bre mien­tras mur­mu­ran por lo bajo. Hay ten­sión en el ambien­te, la noche pri­ma­ve­ral de abril no logra disi­par el ner­vio­sis­mo de esos noví­si­mos sol­da­dos ya can­sa­dos de morir y de matar en las colo­nias afri­ca­nas. Son hijos de obre­ros, de cam­pe­si­nos, de los barrios popu­la­res, que viven en un régi­men que los mata de ham­bre y de gue­rra. Pero esa noche pue­de ser deci­si­va. Los capi­ta­nes están con­ven­ci­dos, se saben par­te de un movi­mien­to y de una cla­se. Los ciga­rros se api­lan en los ceni­ce­ros mien­tras el humo inun­da las ofi­ci­nas reple­tas de gen­te, de movi­mien­to y de inse­gu­ri­da­des. De repen­te alguien lla­ma a silen­cio, giran la peri­lla de la radio para dar­le volu­men. Ese con­jun­to uni­for­me de ver­de oli­va, boi­nas y oje­ras de mal dor­mir saca pecho y se emo­cio­na. Son las 00:25 hs. del 25 de abril de 1974 y en una radio de Lis­boa se emi­te la segun­da señal para con­fir­mar el gol­pe con­tra el régi­men. Los mie­dos se disi­pan, los ros­tros se her­ma­nan, las bocas can­tan con orgullo:

“Grân­do­la Vila Morena

povo é quem mais ordena

Terra da fraternidade

Den­tro de ti, ó cidade!

De esta for­ma la can­ción de Alfon­so Zeca, prohi­bi­da por el régi­men sala­za­ris­ta has­ta ese momen­to, se con­vier­te en el sím­bo­lo musi­cal de la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les. Ésta que ten­dría su ini­cio como una insu­rrec­ción del Movi­mien­to de las Fuer­zas Arma­das (MFA) pero que pron­to será des­bor­da­do por el pue­blo en la calle, por los sin­di­ca­tos y las orga­ni­za­cio­nes de masas. El rela­to des­ca­fei­na­do, dirá lue­go que fue una “Revo­lu­ción paci­fi­ca”, “sin tiros” y en bus­ca de “liber­ta­des demo­crá­ti­cas” Una mira­da menos cen­tra­da en Euro­pa nos per­mi­te decir que la Revo­lu­ción por­tu­gue­sa es el últi­mo capi­tu­lo de la Libe­ra­ción afri­ca­na, y en par­ti­cu­lar de la gue­rra de inde­pen­den­cia de Cabo Ver­de, Mozam­bi­que y Ango­la. Des­de esta pers­pec­ti­va, el 25 de abril no fue el ini­cio sino una de las vic­to­rias de ese pro­ce­so de descolonización.

Tam­po­co fue paci­fi­ca; a los cua­tro muer­tos de Lis­boa caí­dos bajo las balas de la Poli­cía, hay que sumar­le las millo­nes de vidas que sig­ni­fi­ca­ron para Áfri­ca luchar por su liber­tad. Cues­tio­nes que los apo­lo­ge­tas de la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria euro­pea han deja­do en el olvi­do para mos­trar a este pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio bajo el bar­niz dora­do de esa lec­tu­ra que hace mas foco en los cla­ve­les que en las armas que los por­ta­ban, – y en las per­so­nas que por­ta­ban esas armas-.

Metró­po­li en decadencia 

Para la déca­da de los 70 Por­tu­gal se encuen­tra en una bucó­li­ca deca­den­cia en su super­fi­cie y un cre­cien­te movi­mien­to de des­con­ten­to por aba­jo, lle­va cua­tro déca­das de un régi­men auto­ri­ta­rio, sin liber­ta­des, con pobre­za en aumen­to y podre­dum­bre polí­ti­ca. Sus colo­nias en Áfri­ca son las últi­mas que que­dan en un con­ti­nen­te ya libe­ra­do en su casi tota­li­dad. Sin embar­go, el régi­men sala­za­ris­ta se empe­ña­ría con uñas y dien­tes en con­ser­var esos terri­to­rios. Un cos­to que, cla­ra­men­te le haría pagar a su pue­blo y al de los paí­ses que inten­ta­ban libe­rar­se. Un cos­to sui­ci­da que se le vol­ve­ría en con­tra y pon­dría fin al pro­pio Esta­do Novo.

El Esta­do Novo era el pro­yec­to que des­de los años ‘30 había con­so­li­da­do el dic­ta­dor Anto­nio Oli­vei­ra de Sala­zar bajo el lema “Dios, Patria y Fami­lia”, un pro­yec­to ultra nacio­na­lis­ta, anti­co­mu­nis­ta con un esta­do cor­po­ra­ti­vo e impe­rial ultra­ma­rino, con la venia de la OTAN y de EE.UU., que mira­ba para otro lado cada vez que tenia que hablar del “mun­do libre” e invi­tar a Por­tu­gal a la cena. Las colo­nias eran para Sala­zar la fuen­te de rique­za eco­nó­mi­ca y las posi­bi­li­da­des de una nue­va hege­mo­nía lusi­ta­na den­tro de Euro­pa. Esto últi­mo nun­ca se logro, y con los pro­ce­sos de libe­ra­ción a rojo vivo, las colo­nias se con­vir­tie­ron en un sal­va­vi­das de plo­mo. Los altos cos­tos de man­te­ner a unas fuer­zas arma­das en gue­rra en dis­tin­tos fren­tes, por un lar­go perio­do de tiem­po, hicie­ron que el esfuer­zo cai­ga en las espal­das de los pro­pios por­tu­gue­ses que no solo veían como los sala­rios no alzan­za­ban, ni veían obras publi­cas ni dere­chos, sino que ade­mas tenían que entre­gar a sus hijos para una gue­rra que no que­rían ni aceptaban.

Sala­zar supo mover­se en las dis­tin­tas eta­pas de for­ma hábil para man­te­ner­se en el poder, con dis­tin­tos car­gos, con dis­tin­tos alia­dos inter­na­cio­na­les pero siem­pre mane­jan­do las rien­das del país. Su sim­pa­tía por los fas­cis­mos, su fer­vor faná­ti­co por el cato­li­cis­mo y lue­go su anti­co­mu­nis­mo lo fue­ron ubi­can­do del lado de los fac­to­res de poder his­tó­ri­cos y coyun­tu­ra­les de la Euro­pa de entre y pos gue­rras. La rela­ción con las Fuer­zas Arma­das, a dife­ren­cia de otros regí­me­nes como el fran­quis­mo en Espa­ña, nun­ca fue direc­ta y siem­pre estu­vo media­da por reven­das y bene­fi­cios que Sala­zar sabia dar­le a los altos car­gos mili­ta­res y deter­mi­na­dos pri­vi­le­gios cor­po­ra­ti­vos. Su per­so­na­li­dad tam­po­co se des­ta­co por su his­trio­nis­mo ni por gran­des dis­cur­sos. Mas bien fue siem­pre un per­so­na­je oscu­ro y sin mucho carisma.

En 1968 Sala­zar tie­ne una muer­te poco glo­rio­sa; se cae de una silla de pla­ya y el gol­pe en la cabe­za lo ter­mi­na matan­do lue­go de una lar­ga ago­nía. De esta for­ma el régi­men auto­ri­ta­rio mas lon­ge­vo de Euro­pa empe­za­ba a des­gra­nar­se al igual que la muer­te de su prin­ci­pal figu­ra. Asu­mía el man­do Mar­ce­lo Cae­tano, que al poco tiem­po dila­pi­da­ría algu­na que otra espe­ran­za des­ata­da por su mode­ra­ción, cuan­do con­ti­nuó con la pos­tu­ra colo­nial y no gene­ró la aper­tu­ra demo­crá­ti­ca tan espe­ra­da. La movi­li­za­ción de cen­te­na­res de miles de sol­da­dos, el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio de cua­tro años y los gas­tos en des­pla­za­mien­tos y arma­men­to empeo­ra­ban la situa­ción eco­nó­mi­ca del país.

Ya des­de los años ‘60, Por­tu­gal tenía una vida clan­des­ti­na de enor­me dina­mis­mo; con las jun­tas sin­di­ca­les en cre­cien­te orga­ni­za­ción de base; un Par­ti­do Comu­nis­ta que gana­ba en sim­pa­tía popu­lar en barrios y pue­blos olvi­da­dos; y que con­ta­ba con la refe­ren­cia inta­cha­ble de su diri­gen­te máxi­mo: Alva­ro Cunhal, quien cuen­ta con varias haza­ñas en su haber, entre ellas el surrea­lis­ta esca­pe de la cár­cel de Peni­che, de don­de se había esca­pa­do con otros diez, atan­do las saba­nas de las camas a modo de soga. El comu­nis­mo, y tam­bién el Par­ti­do Socia­lis­ta de Soa­res, tie­nen gran ascen­den­cia entre artis­tas, inte­lec­tua­les, obre­ros y militares.

El cen­tro de Lis­boa se asien­ta sobre sie­te coli­nas, a lo lar­go de los siglos se han ido vis­tien­do con la cons­truc­ción de casas, edi­fi­cios bajos, úni­cos, comer­cios al fren­te, mer­ca­di­tos por doquier, has­ta que en algún momen­to la rique­za de las colo­nias empe­zó a dar­le su pecu­liar belle­za, con sus azu­le­jos here­da­dos de la ocu­pa­ción ára­be pero lle­va­dos al sumum en la épo­ca de apo­geo colonial.Las calle­jue­las nun­ca se modi­fi­ca­ron, ni la dis­tri­bu­ción de las edi­fi­ca­cio­nes. Si se la mira­se des­de arri­ba, la ciu­dad del sol des­lum­bran­te pare­ce un labe­rin­to. De no ser por la vida urba­na lle­na de aro­mas y per­so­nas cáli­das , podría ser una ciu­dad asfi­xian­te de la estre­chez, de las subi­das y baja­das en cada reco­rri­do. Esa pul­cri­tud de otras ciu­da­des euro­peas bien pla­ni­fi­ca­das en Lis­boa no exis­te. Es por allí que los tan­ques y tan­que­tas se abren paso en esa maña­na de abril. El humo de los moto­res Dies­sel se con­fun­de con las indi­ca­cio­nes de los sol­da­dos, los camo­nes ver­des con los autos esta­cio­na­dos. Muchos de los insu­rrec­tos nun­ca habían pisa­do la capi­tal, otros tan­to solo a la sali­da para la Gue­rra sucia en las colonias.

El capi­tán Sal­guei­ro Maia tie­ne trein­ta años, hace unos pocos años vol­vió del fren­te en Gui­nea Bisau, esta al fren­te de una colum­na de blin­da­dos y los fre­na­zos con­ti­nuos de su tan­que lo tie­nen a mal traer. Unos pocos momen­tos antes logra­ron supe­rar una esqui­na casi impo­si­ble de doblar para un auto­mó­vil, y qué decir de una tan­que­ta. Es hijo de un obre­ro ferro­via­rio y des­de la vuel­ta de com­ba­to un mili­tan­te anti fas­cis­ta y de izquier­da. El res­to de su colum­na lo sigue con con­fian­za. Unas horas antes en el cuar­tel lo habían escu­cha­do atentamente:

«Seño­res míos, como todos saben, hay diver­sas moda­li­da­des de Esta­do. Los esta­dos socia­les, los cor­po­ra­ti­vos y el esta­do al que hemos lle­ga­do. Así, en esta noche solem­ne, vamos a aca­bar con el esta­do al que hemos lle­ga­do. De for­ma que, quien quie­ra venir con­mi­go, vamos para Lis­boa y aca­be­mos con esto. Quien sea volun­ta­rio, que sal­ga y for­me. Quien no quie­ra salir, se que­da aquí». Tuvie­ron que obli­gar a unos pocos a que­dar­se en el cuar­tel para man­te­ner­lo bajo con­trol, toda la sol­da­des­ca se sumo a Maia y mar­cha hacia Lisboa.

El MFA empie­za a tomar for­ma en 1973 como un movi­mien­to de jóve­nes ofi­cia­les que habían esta­do luchan­do en la Gue­rra sucia que Lis­boa tenia en sus terri­to­rios colo­nia­les para apla­car los pro­ce­sos de inde­pen­den­cia y libe­ra­ción nacio­nal. Son estos sol­da­dos, capi­ta­nes y algu­nos gene­ra­les que des­con­ten­tos con la gue­rra hacia pue­blos oprimidos

En estos últi­mos se da un pro­ce­so para­dó­ji­co, al estar en con­tac­to con esos pue­blos que lucha­ban por libe­rar­se, inte­rro­gan­do a pri­sio­ne­ros inque­bran­ta­bles y empa­pán­do­se de la pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria de que se incau­ta­ban, algu­nos de aque­llos jóve­nes mili­ta­res lle­ga­ron a una con­clu­sión: Las gue­rras a las que los habían lle­va­do care­cían de sen­ti­do. Sus supues­tos enemi­gos tenían más razón en su lucha por la inde­pen­den­cia que ellos en la defen­sa del colonialismo.

Capi­tán Fer­nan­do José Sal­guei­ro Maia

La con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria fue sus­ti­tu­yen­do a las tesis nacio­na­lis­tas y con­ser­va­do­ras. La pro­fe­sión mili­tar había deja­do de ser patri­mo­nio de la aris­to­cra­cia, y el grue­so de los nue­vos ofi­cia­les, pro­ce­den­tes en su mayor par­te del pue­blo llano, con­ser­va­ba el recuer­do de la pobre­za en los barrios obre­ros y el medio rural. No olvi­da­ban cómo sus fami­lia­res y ami­gos se veían obli­ga­dos a emi­grar clan­des­ti­na­men­te para sobre­vi­vir. Por­tu­gal era una pri­sión que solo ofre­cía a las gene­ra­cio­nes jóve­nes gue­rra, mise­ria, mie­do y represión.

Ese 25 de abril de 1974 todo el régi­men sala­za­ris­ta cayo en menos de 12 horas, en pocos meses mas cae­ría todo el régi­men colo­nial portugués

“Terri­to­rios de ultramar”

El pri­mer país euro­peo que se esta­ble­ció en Áfri­ca fue Por­tu­gal, lo hizo duran­te la segun­da mitad del siglo XV, y se que­da­ría has­ta 1975. Es gra­cias a estas colo­nias que el impe­rio lusi­tano se tor­na­ría una de las poten­cias de ese pri­mer siglo y los siguien­tes, pasan­do por su perio­do de mayor esplen­dor eco­nó­mi­co. En cada colo­nia se extrae “oro humano”. La rique­za por­tu­gue­sa se sus­ten­ta en millo­nes de escla­vos, caza­dos y vendidos.

Poco des­pués de la con­quis­ta de las pri­me­ras regio­nes en Arguin, Cabo Ver­de y San­to Tome, Por­tu­gal comen­zó la pose­sión de las dos zonas más impor­tan­tes de su colo­ni­za­ción afri­ca­na: Mozam­bi­que y Ango­la. La pri­me­ra era una gran región comer­cio con el mun­do ára­be y el res­to de Asia, poseía un gran puer­to y gran­des recur­sos de oro y pla­ta. Mozam­bi­que, tam­bién lla­ma­da Áfri­ca Orien­tal Por­tu­gue­sa con sus gran­des recur­sos y la gran can­ti­dad de escla­vos, la tor­nó un pun­to cla­ve de la eco­no­mía del Impe­rio Por­tu­gués. En la otra cos­ta esta­ba Ango­la, tam­bién lla­ma­da Áfri­ca Occi­den­tal Por­tu­gue­sa, don­de se apo­ya­ría de for­ma casi exclu­si­va en esa eco­no­mía escla­vis­ta que le daría ese esplen­dor a la blan­ca metró­po­li. Tam­bién con el correr de los siglos des­cu­bri­rían recur­sos aurí­fe­ros y petrolíferos.

A fina­les del siglo XIX se lle­vó a cabo el repar­to de Áfri­ca en la Con­fe­ren­cia de Ber­lín y Por­tu­gal acu­dió como unas de las poten­cias euro­peas pero ya no era “La poten­cia” de siglos atrás. Su atra­so eco­nó­mi­co y mili­tar con res­pec­to a Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, obli­ga­ron a los por­tu­gue­ses a que­dar­se con lo que ya tenían y expri­mir­lo con todas las fuer­zas. Tras la Con­fe­ren­cia, Por­tu­gal con­ta­ba con las colo­nias don­de más influen­cia tenía, Cabo Verde,Guinea Por­tu­gue­sa, San­to Tomé y Prín­ci­pe, Ango­la y Mozambique.

Ter­mi­na­da la II Gue­rra Mun­dial, esos sol­da­dos afri­ca­nos que com­ba­tie­ron y san­gra­ron en Euro­pa para sus metró­po­lis, toda­vía seguían sien­do con­si­de­ra­dos “de segun­da” o “ter­ce­ra” pos esos gobier­nos que ayu­da­ron a defen­der , y has­ta libe­rar. Es así como empe­za­ron a levan­tar las mis­mas ban­de­ras por las cua­les lucha­ban en Euro­pa, solo que aho­ra en sus paí­ses opri­mi­dos: liber­tad, inde­pen­den­cia, dere­chos socia­les y polí­ti­cos. Por­tu­gal en su carác­ter ambi­guo de tener el cora­zón con el eje nazi-fas­cis­ta mien­tras se deja­ba aca­ri­ciar por Ingla­te­rra y EEUU, no tuvo esa con­tra­dic­ción en sus colo­nias. Direc­ta­men­te siguie­ron sien­do las mis­mas bes­tias fas­cis­tas sin doble dis­cur­so. Eso si, con la venia de la OTAN y de las demo­cra­cias occidentales. 

Ya para los años ‘60 la mayor par­te de Áfri­ca había gana­do su inde­pen­den­cia, por la vía nego­cia­da o por la vía arma­da. Solo Por­tu­gal se nega­ba a acep­tar esta reali­dad y pron­to lo paga­ría caro. Des­de el ‘61 la gue­rri­lla revo­lu­cio­na­ria ini­cia sus accio­nes en la par­te con­ti­nen­tal y para 1963 la gue­rra de Libe­ra­ción en Cabo Ver­de y en Gui­nea Bisau ya es abier­ta. Bajo el lide­raz­go del míti­co Amil­car Cabral, unos años atrás se había logra­do unir a los revo­lu­cio­na­rios sepa­ra­dos por una estre­cha fran­ja de mar y así fun­dar el Par­ti­do Afri­cano para la Inde­pen­den­cia de Gui­nea y Cabo Ver­de (PAIGC). Cabral sería ase­si­na­do dema­sia­do pron­to, pero su impron­ta se expan­di­ría por todo Áfri­ca y por todo el “ter­cer mundo”.

El Movi­men­to Popu­lar de Liber­tação de Ango­la (MPLA) tam­bién ini­cia la lucha con­tra Por­tu­gal en 1961, no esta solo en esa lucha. Otras fuer­zas tam­bién que­rían la inde­pen­den­cia pero no nece­sa­ria­men­te la revo­lu­ción- o ta, vez la inde­pen­den­cia de Por­tu­gal pero no del impe­ria­lis­mo-. Esto lle­vo a la con­fron­ta­ción pos­te­rior­men­te del MPLA con­tra el UNITA y el FNLA en el tur­bu­len­to año que va del ‘74 al ‘75 para ya lue­go con­ver­tir­se en una gue­rra den­tro de la gue­rra fría, con la CIA y los racis­tas suda­fri­ca­nos de un lado, con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del MPLA con ayu­da de Cuba y la URSS, del otro. En la otra cos­ta Afri­ca­na, la gue­rra de gue­rri­llas ini­cio en el nor­te de Mozam­bi­que a media­dos de 1964 lide­ra­da por el FRELIMO, acró­ni­mo popu­lar para refe­rir­se al Fren­te de Liber­tação de Moçambique.

Amíl­car Cabral

Con los pro­ce­sos de lucha en estos tres terri­to­rios, la suer­te del impe­ria­lis­mo por­tu­gués ya esta­ba echa­da, solo el orgu­llo del régi­men y su mio­pía polí­ti­ca evi­ta­ban ver una reali­dad. No habría ejer­ci­to ni repre­sión que pudie­se fre­nar la inde­pen­den­cia, mas tem­prano o mas tar­de. Quie­nes si se die­ron cuen­ta fue­ron los sol­da­dos por­tu­gue­ses ape­nas pisa­ban terri­to­rio afri­cano, algu­nos de ellos se pasa­ron de ban­do para com­ba­tir por la inde­pen­den­cia y la revolución. 

Joa­quim Antó­nio Lopes Farrus­co es uno de esos casos. Coman­dan­te de los para­cai­dis­tas por­tu­gue­ses que había sido envia­do a Ango­la para “ matar comu­nis­tas” y ter­mino luchan­do para el MPLA. En un via­je en tren el joven Farrus­co vio una ima­gen que mar­ca­ría su rum­bo en Ango­la, y su vida: un niño des­cal­zo, con la ropa rota y cara de ham­bre corría pidien­do una mone­da o un tro­zo de pan. “ ¿Estos son los terro­ris­tas? ¿Esta es la gen­te que hace fren­te al Gobierno por­tu­gués? ¿Esta es la gen­te a la que veni­mos a com­ba­tir?”, se pre­gun­tó. Esa gen­te que se pare­cía mucho a su gen­te, a su niñez sin nada que comer. Esa gen­te no era el enemi­go. Al poco tiem­po el Coman­dan­te Farrus­co adop­ta­ría la lucha por la inde­pen­den­cia y asu­mi­ría la nacio­na­li­dad ango­le­ña como pro­pia. Cuen­ta el Ris­zard Kapus­cinsky en su cele­bre “Un día mas con vida” que cono­ció al “por­tu­gués trai­dor” lue­go de bus­car­lo duran­te miles de kiló­me­tros en un peri­plo que casi le cues­ta la vida, en varias oca­sio­nes. Lo encon­tró en un pun­to del fren­te sur, resis­tien­do con un puña­do de sol­da­dos ago­ta­dos y mal arma­dos. “Es un des­ta­ca­men­to con­de­na­do al exter­mi­nio, para él no exis­te sal­va­ción”, fue la con­clu­sión del perio­dis­ta pola­co. Sin embar­go Joa­quin Anto­nio Lopes sobre­vi­vió y es uno de esos Qui­jo­tes de la historia.

Coman­dan­te Joa­quim Antó­nio Lopes Farrusco

Los cla­ve­les no son importantes

Aun­que la pla­ni­fi­ca­ción se había hecho a las corri­das y la eje­cu­ción se reali­zó como se pudo – has­ta inclu­so mejor de lo espe­ra­do-. Cuan­do las noti­cias del gol­pe lle­ga­ron al gobierno, se die­ron órde­nes a uni­da­des para que salie­ran a sofo­car­lo, pero no hubo casi res­pues­tas. Algu­nas uni­da­des lle­ga­ron a movi­li­zar­se pero ense­gui­da desis­tie­ron o se pasa­ron de bando.

A pesar de los insis­ten­tes lla­ma­dos de los suble­va­dos para que la gen­te no salie­se de sus domi­ci­lios, el pue­blo, desa­fian­do todas las reco­men­da­cio­nes, se lan­zó en masa a las calles de Lis­boa. Las calle­jue­las y pla­zo­le­tas se vie­ron inva­di­das por un gen­tió paci­fi­co y ale­gre pero dis­pues­to a lo nece­sa­rio en caso de que el régi­men se resis­tie­se. En esas horas que fue­ron des­de la curio­si­dad a la alga­ra­bía, al pare­cer un mano­jo de cla­ve­les empe­zó a cir­cu­lar y las doñas flo­ris­tas comen­za­ron a rega­lar flo­res a los sol­da­dos, como signo de apo­yo. Algu­nos las colo­ca­ron en las sola­pas, pero otros tapo­na­ron con ellas las boca­chas de los fusi­les como mues­tra de su deseo de paz. En pocas horas se con­vir­tie­ron en la ima­gen del día y de la his­to­ria, en el sím­bo­lo de una revo­lu­ción que se hacia con­tra el oscu­ran­tis­mo, la gue­rra y la miseria.

A media tar­de el gobierno de Cae­tano trans­mi­tió su volun­tad de ren­dir­se pero no que­ría dejar el país sin auto­ri­dad. Se ren­día, pero no que­ría, dijo, que con su aban­dono el poder “que­da­se tira­do en la calle”. Era mode­ra­do pero no deja­ba de ser un con­ser­va­dor anti­pue­blo. Ante las dudas de los suble­va­dos, que no tenían con­tem­pla­do ese esce­na­rio, Cae­tano sugi­rió trans­fe­rir­lo al Gene­ral Anto­nio Spí­no­la, cri­ti­co del régi­men pero no revo­lu­cio­na­rio. Spí­no­la no era, a pesar del res­pe­to, la per­so­na que más con­fian­za ins­pi­ra­ba al MFA, ya imbui­do de un espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio que pron­to se empe­za­ría a reve­lar­se y a des­bor­dar a las Fuer­zas Armadas.

A las seis menos cuar­to de la tar­de , el sala­za­ris­mo cerra­ba su tris­te his­to­ria. Aque­lla mis­ma madru­ga­da los pre­sos polí­ti­cos fue­ron pues­tos en liber­tad y se abría así una eta­pa tan des­con­cer­tan­te como ver­ti­gi­no­sa de la revo­lu­ción. Tam­bién de las menos con­ta­das. Como todo pro­ce­so de cam­bio , dis­tin­tas ten­den­cias y sec­to­res luchan den­tro del fren­te vic­to­rio­so para con­du­cir el des­tino de ese país. Por­tu­gal en el 7475 no estu­vo excen­to de estas fuer­zas en disputa.

El Gene­ral Spí­no­la ini­cial­men­te inten­tó gene­rar un gobierno de con­cen­tra­ción bajo la jefa­tu­ra del juris­ta Ade­lino Pal­ma Car­los y la incor­po­ra­cíon de los líde­res, recién lle­ga­dos del exi­lio, del Par­ti­do Comu­nis­ta, Álva­ro Cunhal y del Par­ti­do Socia­lis­ta, Mário Soa­res. Pero la expe­rien­cia duró cua­tro meses, y ante un nue­vo inten­to de gol­pe, el Gene­ral aban­do­nó el poder. Fue sus­ti­tui­do en la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca por el tam­bién gene­ral Fran­cis­co da Cos­ta Gomes, más afín a las ideas revo­lu­cio­na­rias del MFA.

Entre abril de 1974 y diciem­bre de 1975, en un cli­ma per­ma­nen­te de ines­ta­bi­li­dad, se suce­die­ron cin­co gobier­nos inte­ri­nos, enca­be­za­dos por el almi­ran­te Aze­ve­do y el coro­nel Vas­co Gonçal­ves. Este últi­mo, mar­xis­ta con­fe­so y vin­cu­la­do al Par­ti­do Comu­nis­ta, desa­rro­lla­ría duran­te dos años un sis­te­ma colec­ti­vis­ta y cose­cha­ria exce­len­tes rela­cio­nes con la URSS. En una entre­vis­ta rea­li­za­da varios años des­pues, el gene­ral del pue­blo saca­ría sus conclusiones:

“Fue la irrup­ción torren­cial de las masas, toman­do las calles, en la jor­na­da del 25 de Abril, que abrió las puer­tas a la alian­za Pue­blo-MFA, impri­mien­do al pro­ce­so un rum­bo no pre­vis­to.” Este mili­tar revo­lu­cio­na­rio, lue­go barri­do bajo la alfom­bra por los mode­ra­dos, fue con­de­co­ra­do por Fidel Cas­tro en Cuba con la Orden de José Martí.

Gene­ral Vas­co Gonçalves

Es en este perio­do en que Por­tu­gal pone fin a su perío­do colo­nial de casi cin­co siglos en Áfri­ca y a la Gue­rra sucia de un impe­rio que no que­ría reco­no­cer la volun­tad de los pue­blos que opri­mía. La des­co­lo­ni­za­ción lle­vó a la inde­pen­den­cia a Gui­nea-Bis­sau, Cabo Ver­de, San­to Tomé y Prín­ci­pe, Ango­la y Mozam­bi­que. En los cin­co casos, el poder fue entre­ga­do a movi­mien­tos revolucionarios.

Por­tu­gal reco­no­ció la inde­pen­den­cia de Ango­la el 11 de noviem­bre de 1975, por medio del Tra­ta­do de Alvor. La gue­rra en Mozam­bi­que ter­mi­nó con un alto el fue­go el 8 de sep­tiem­bre de 1974, del que resul­tó una inde­pen­den­cia nego­cia­da en 1975 tras los acuer­dos de Lusa­ka. Lue­go de un gobierno de tran­si­ción, en 1975 se pro­cla­mó la inde­pen­den­cia en Cabo ver­de y Ginea Bisau: un mis­mo par­ti­do –el PAIGC– pasó a gober­nar en los dos paí­ses. Lo impo­si­ble se tor­na­ba posi­ble, la revo­lu­ción afri­ca­na habia lle­ga­do has­ta la metró­po­li y había cam­bia­do a los otro­ra opre­so­res en aho­ra revolucionarios.

Esta eta­pa de mayor radi­ca­li­dad y trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das se cerra­ría a fina­les de 1975, cuan­do un nue­vo gol­pe de Esta­do, acau­di­lla­do por sec­to­res mode­ra­dos del Ejér­ci­to con apo­yo de socia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas, pro­pi­ció la con­so­li­da­ción de la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria, tal como desea­ba EEUU e Ingla­te­rra, quie­nes veían con preo­cu­pa­ción las deri­va­cio­nes de una revo­lu­ción comu­nis­ta en el blo­que occi­den­tal. Espa­ña, el vecino mas cer­cano y her­mano ideo­ló­gi­co de con­ser­va­du­ris­mo auto­ri­ta­rio tam­bién sufrió los cole­ta­zos: el régi­men fran­quis­ta tuvo que sofo­car a varios gru­pos mili­ta­res que que­rían una aper­tu­ra demo­crá­ti­ca. Tam­po­co le dura­ría muchos años mas esa esta­bi­li­dad del garrote.

En Áfri­ca la gue­rra en las exco­lo­nias se exten­de­ría varios años mas, con la inje­ren­cia de nue­vos impe­rios y la con­ti­nui­dad de vie­jas ideas racis­tas que ya se habían arrai­ga­do en las éli­tes blan­cas de Sudá­fri­ca y en la ego­la­tría ser­vil de Mobu­tu, en Zai­re. Estos dos paí­ses jun­to a la CIA tra­ta­rían de apro­ve­char­se de Ango­la pero en el momen­to cer­cano a la derro­ta, Cuba acu­dió al lla­ma­do y res­pon­dió con soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y con jus­ti­cia his­tó­ri­ca. Así Fidel escu­chan­do el lla­ma­do del Pue­blo Ango­le­ño daría ini­cio a la Ope­ra­ción Car­lo­ta. Mas de cin­co mil cuba­nos deja­ron su vida por la libe­ra­ción de Ango­la de los fas­cis­mos y del impe­ria­lis­mo, nun­ca pidie­ron nada a cam­bio. Pero eso es par­te de otra historia.

Ese 25 de abril de 1974, se caía un régi­men colo­nial y fas­cis­ta, una revo­lu­ción que había ini­cia­do a miles de kiló­me­tros en ese con­ti­nen­te opri­mi­do, aho­ra lle­ga­ba hacia el cen­tro con toda la fuer­za de los pue­blos que se levan­tan y luchan por su liber­tad. Esos sol­da­dos, esos capi­ta­nes y gene­ra­les por­tu­gue­ses habían apren­di­do una lec­ción. “nin­gún pue­blo pue­de ser libre si opri­me a otro pue­blo”, y esos hijos de obre­ros y cam­pe­si­nos cam­bia­ron los fusi­les para apun­tar a los opre­so­res. Ese 24 de abril lo impor­tan­te no fue­ron los cla­ve­les, fue esa uni­dad pue­blo- ejer­ci­to para la libe­ra­ción de Por­tu­gal y de los pue­blos de África.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *