Nues­tra­mé­ri­ca. Des­de Boli­via, el «Reen­cuen­tro con la Pacha Mama»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de abril de 2021.

Pre­sen­ta­mos un resu­men de la colum­na Brec­ce, pro­gra­ma que pue­des encon­trar en Radio Qua­ran­te­na.

En el con­tex­to geo­po­lí­ti­co actual, pare­ce cada vez más cla­ro que el papel de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les no es el de bus­car el equi­li­brio, la paz y el res­pe­to de los dere­chos huma­nos de los que hablan mucho, sino el de legi­ti­mar una ile­ga­li­dad cada vez más gene­ra­li­za­da, en la bús­que­da de una nue­va hege­mo­nía por par­te de Esta­dos Uni­dos y dan­do apo­yo a la ofen­si­va con­ser­va­do­ra en cur­so en el con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño. Ins­ti­tu­cio­nes anti­guas o arti­fi­cia­les, que aho­ra tie­nen la úni­ca fun­ción de opo­ner­se a los gobier­nos socia­lis­tas o pro­gre­sis­tas de la región, y que uti­li­zan la infor­ma­ción sobre los dere­chos huma­nos emi­ti­da por las gran­des agen­cias huma­ni­ta­rias apa­ren­te­men­te «neu­tra­les», en una sola direc­ción. Un ejem­plo sobre todos, la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OSA), enca­be­za­da por Luis Almagro.

Al per­so­na­je no le impor­tan las diver­sas masa­cres que se repi­ten en paí­ses como Hai­tí, Colom­bia, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, ni las vio­la­cio­nes de dere­chos bási­cos en los paí­ses muy que­ri­dos por Washing­ton, sino solo los pla­nes del Pen­tá­gono con­tra los gobier­nos que inten­tan defen­der esos dere­chos. Un infor­me deta­lla­do, titu­la­do «Masa­cres cubier­tas por el esta­do», com­pi­la­do entre 2018 y 2020 por el Obser­va­to­rio Hai­tiano de Crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad y la Clí­ni­ca Inter­na­cio­nal de Dere­chos Huma­nos de la Facul­tad de Dere­cho de Har­vard, publi­ca­do el 22 de abril, mues­tra la com­pli­ci­dad del esta­do hai­tiano con las ban­das arma­das. Pan­di­llas que lle­va­ron a cabo tres masa­cres en barrios pobres, cobran­do la vida de 240 civi­les. Estos son los barrios que juga­ron un papel deci­si­vo en las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el gobierno don­de se ha pre­gun­ta­do a dón­de se ha ido el dine­ro entre­ga­do por Vene­zue­la median­te Petro­ca­ri­be y se ha denun­cia­do las nume­ro­sas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das en el ator­men­ta­do país.

Masa­cres que se repi­ten en Colom­bia y que sue­len tener como blan­co a líde­res indí­ge­nas de los que real­men­te defien­den los intere­ses de cla­se y no las mas­cá­ras que pro­po­ne el capi­tal inter­na­cio­nal de mar­ca euro­pea, como vimos en Ecua­dor con el Sr. Yaku Pérez. El uso de ban­das para­mi­li­ta­res, fuer­te­men­te arma­das des­de el exte­rior, es una pie­dra angu­lar de la des­es­ta­bi­li­za­ción de Vene­zue­la, en las fron­te­ras con Colom­bia y Bra­sil y den­tro del país. Y que la opo­si­ción gol­pis­ta lo esté uti­li­zan­do no es nin­gún misterio.

Lo mis­mo ocu­rre con el law­fa­re, una herra­mien­ta polí­ti­ca para excluir del jue­go polí­ti­co a quie­nes real­men­te se opo­nen al impe­ria­lis­mo y sus títe­res loca­les. Lo hemos vis­to en Bra­sil, lo segui­mos vien­do en todo el con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño en sus diver­sas for­mas de gol­pes sua­ves, ins­ti­tu­cio­na­les, jui­cios por pre­sun­ta corrup­ción lle­va­dos a cabo por per­so­na­jes que solo deben aver­gon­zar­se, y median­te el uso de lo que en Ita­lia sería una legis­la­ción de emer­gen­cia, o el “dere­cho penal del enemi­go”, para per­se­guir las luchas populares.

Un ejem­plo de esto es Ecua­dor, don­de a tra­vés de una per­se­cu­ción judi­cial real, acom­pa­ña­da de una pode­ro­sa cam­pa­ña de des­cré­di­to mediá­ti­co, se inten­tó ile­ga­li­zar lite­ral­men­te toda la estruc­tu­ra de la revo­lu­ción ciu­da­da­na, comen­zan­do por el expre­si­den­te Rafael Correa. Un fac­tor que resul­tó deter­mi­nan­te en la derro­ta del eco­no­mis­ta Arauz con­tra el ban­que­ro Las­so, res­pon­sa­ble de la mayor cri­sis que vivió el país antes de la lle­ga­da de Correa.

El voto nulo de la orga­ni­za­ción indí­ge­na Pacha­ku­tik, bra­zo polí­ti­co de la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor, Conaie, cier­ta­men­te con­tri­bu­yó a la derro­ta. Y se sabe que gran par­te del movi­mien­to indí­ge­na ecua­to­riano ya apo­yó a la dere­cha en las ante­rio­res elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Aho­ra bien, si la Conaie se orien­ta­rá por la reanu­da­ción de la lucha de cla­ses o por el aco­mo­do con la dere­cha, depen­de­rá del com­po­nen­te que ten­drá mayo­ría en el con­gre­so que se rea­li­za­rá en Coto­pa­xi del 1 al 3 de mayo. La izquier­da de los movi­mien­tos indí­ge­nas nomi­nó por una­ni­mi­dad a Leo­ni­das Izas.

Las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, aun­que en con­tex­tos y posi­cio­nes dife­ren­tes, se encuen­tran en el movi­mien­to inter­na­cio­nal que ha visi­bi­li­za­do el pro­ta­go­nis­mo y las pro­pues­tas sur­gi­das del ciclo de lucha en la déca­da del libe­ra­lis­mo desen­fre­na­do tras la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca: des­de Bra­sil, a la Argen­ti­na, de Chi­le a Hon­du­ras a Perú, las orga­ni­za­cio­nes nati­vas que se enfo­can en un cam­bio de rum­bo estruc­tu­ral, par­ti­ci­pan en los foros orga­ni­za­dos por Vene­zue­la y Boli­via, para tomar deci­sio­nes que pesen sobre las cum­bres como la del medio ambien­te y con­tra el cam­bio climático.

En este mar­co, en la nue­va eta­pa, se está cons­tru­yen­do una arti­cu­la­ción de orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas deno­mi­na­da Runa­sur, la Una­sur de pue­blos indí­ge­nas, que tie­ne en su cen­tro la lucha anti­co­lo­nial y anti­pa­triar­cal, y cuya sede está en Boli­via. Boli­via tie­ne la pre­si­den­cia pro tem­po­re de Alba, la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, con­ce­bi­da por Cuba y Vene­zue­la y que tuvo una de las pie­dras angu­la­res en Ecua­dor. A esto tam­bién se debe la pode­ro­sa cam­pa­ña mediá­ti­ca para demo­ler la figu­ra de Evo Mora­les, como se hizo con Correa.

Las por­ta­das de perió­di­cos y revis­tas, en Perú, están reple­tas de fotos de Mora­les abra­zan­do a Pedro Cas­ti­llo, el gana­dor de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, segui­do de la can­di­da­ta de extre­ma dere­cha Kei­ko Fuji­mo­ri, hija del ex dic­ta­dor, con­de­na­da por corrup­ción. «Cas­ti­llo ‑dicen- ya tie­ne a su padrino», ator­men­tan­do al can­di­da­to por­que se dis­tan­cie del «cas­tro-madu­ris­mo» y de la amnis­tía a los pre­sos polí­ti­cos y sociales.

Con­tra el repre­sen­tan­te de los cam­pe­si­nos y maes­tros, cuyo par­ti­do Perú Libre se decla­ra mar­xis­ta-leni­nis­ta, maria­te­guis­ta y boli­va­riano, here­de­ro de las luchas inde­pen­den­tis­tas lati­no­ame­ri­ca­nas que este año cele­bran el Bicen­te­na­rio, ha sur­gi­do el bom­bo inter­na­cio­nal: sugi­rien­do que en cual­quier caso, dada la frag­men­ta­ción de fuer­zas en el par­la­men­to, a menos que el grue­so de los votan­tes deci­da acu­dir a las urnas y ele­gir a Cas­ti­llo en la segun­da vuel­ta del 6 de junio, si él tam­bién gana, no podrá gober­nar. Y el meca­nis­mo del jui­cio polí­ti­co, típi­co de las bata­llas inter­nas por el poder, está al ace­cho y ya ha eli­mi­na­do a varios presidentes.

Tam­bién salió al esce­na­rio el pode­ro­so barí­tono del impe­ria­lis­mo occi­den­tal, el escri­tor Var­gas Llo­sa, acos­tum­bra­do a bau­ti­zar nomi­na­cio­nes de pre­si­den­tes en nom­bre de sus padri­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. En esta oca­sión, pidió que se vote a Kei­ko Fuj­mo­ri como un «mal menor» con­tra el sin­di­ca­lis­ta «que apo­ya a Madu­ro» y que, como en Vene­zue­la, está con­vo­can­do a una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. En las elec­cio­nes ante­rio­res, como no hubo can­di­da­tos ver­da­de­ra­men­te de izquier­da, el escri­tor había decla­ra­do a pági­na com­ple­ta que nun­ca, nun­ca se debe­ría votar a la hija de un ladrón. Aho­ra, evi­den­te­men­te, todo es sopa, aun­que según la ley Kei­ko Fuji­mo­ri ten­ga que ir a la cár­cel por corrupción.

Pero, mien­tras tan­to, mien­tras Alma­gro ha reci­bi­do a la ultra­de­re­cha boli­via­na que pre­pa­ra un nue­vo gol­pe de Esta­do en el país, el pre­si­den­te ecua­to­riano que expi­ra, Lenin Moreno, ha dedi­ca­do gran par­te de su dis­cur­so a la Cum­bre ibe­ro­ame­ri­ca­na, que tuvo lugar en Ando­rra en modo vir­tual, pero en el que han par­ti­ci­pa­do físi­ca­men­te algu­nos pre­si­den­tes, para ata­car la pre­sen­cia de Vene­zue­la. El gobierno boli­va­riano res­pon­dió con­tun­den­te­men­te por boca de la vice­pre­si­den­ta Delcy Rodrí­guez, quien con razón deseó que el «Judas Andino» ter­mi­na­ra en el úni­co lugar que le per­te­ne­ce: el basu­re­ro de la historia.

El 22 de abril, el Día de la Tie­rra, Joe Biden invi­tó a unos cua­ren­ta jefes de esta­do a una video cum­bre para reite­rar que, tam­bién en este cam­po, Esta­dos Uni­dos pre­ten­de impo­ner su hege­mo­nía tras el nega­cio­nis­mo de Trump sobre el cam­bio cli­má­ti­co. Al día siguien­te, Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y los paí­ses cari­be­ños de Alba orga­ni­za­ron en para­le­lo el Foro Inter­na­cio­nal Reen­cuen­tro con la Pacha Mama, pre­si­di­do por el pre­si­den­te boli­viano Luis Arce: en pre­sen­cia de repre­sen­tan­tes y gobier­nos inter­na­cio­na­les indí­ge­nas, y de algu­nos expo­nen­tes de la izquier­da euro­pea como el fran­cés Jean Luc Melenchon.

En el docu­men­to final, se pro­pu­so la crea­ción de una eco­no­mía de la Madre Tie­rra como una alter­na­ti­va real para luchar con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, com­bi­nán­do­lo con la jus­ti­cia social. Arce exa­mi­nó los capí­tu­los de la cri­sis ambien­tal como emble­má­ti­cos de la cri­sis estruc­tu­ral del mode­lo capi­ta­lis­ta y dijo que la pala­bra pasa aho­ra a los pue­blos del sur, que deben soca­var la agen­da polí­ti­ca del gran capi­tal internacional.

El infor­me del pre­si­den­te vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro soli­ci­tó a desa­fiar la lógi­ca del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que «se pin­ta de ver­de» para seguir aumen­tan­do las ganan­cias, y para tra­tar de dar lugar a una nue­va fase de acu­mu­la­ción. Madu­ro recor­dó las pala­bras de Fidel Cas­tro en la cum­bre de Río de 1992, duran­te la cual el enton­ces pre­si­den­te de Cuba había adver­ti­do sobre el peli­gro de la des­apa­ri­ción de la espe­cie huma­na por par­te del mode­lo capitalista.

Lue­go recor­dó cómo, en 2009, cuan­do fue can­ci­ller y acom­pa­ñó a Chá­vez a la cum­bre cli­má­ti­ca en Copenha­gue, hubo una gran y poli­fa­cé­ti­ca pro­tes­ta popu­lar. Había dos con­sig­nas prin­ci­pa­les en las pare­des y en los letre­ros: “si el cli­ma fue­ra un ban­co, los ricos ya lo habrían sal­va­do «, y «cam­biar el sis­te­ma, no el cli­ma». Dos con­sig­nas de las que se hizo eco Chá­vez en su céle­bre dis­cur­so en la cumbre.

Hoy, dijo Madu­ro, la pala­bra debe vol­ver a los movi­mien­tos con los que «todos debe­mos ir, orga­ni­za­dos y com­ba­ti­vos, a la pró­xi­ma cum­bre en Glas­gow en noviem­bre». Madu­ro recor­dó lue­go la inter­ven­ción de Chi­na y Rusia duran­te el encuen­tro con Biden, sus refe­ren­cia a la nece­si­dad del con­trol esta­tal y la redis­tri­bu­ción de recur­sos, des­ta­can­do cómo la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, que se mani­fies­ta en la cri­sis pan­dé­mi­ca y ambien­tal, debe con­ver­tir­se en una oca­sión para las cla­ses populares.

Detrás de la retó­ri­ca esta­dou­ni­den­se y euro­pea, detrás del mer­ca­do de emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, hay intere­ses geo­po­lí­ti­cos a gran esca­la en el mar­co de las alian­zas domi­na­das por Esta­dos Uni­dos, y en la com­pe­ten­cia con la visión de un mun­do mul­ti­cén­tri­co y mul­ti­po­lar que tie­ne en Chi­na el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Para Biden, la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es «una cues­tión de segu­ri­dad nacio­nal». Allí tra­ba­jan las 17 agen­cias fede­ra­les de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na a las órde­nes de John Kerry, quien eva­lua­rá los peli­gros y accio­nes en el con­tex­to inter­na­cio­nal, como par­te del nue­vo plan finan­cie­ro deci­di­do por la admi­nis­tra­ción estadounidense.

La bur­gue­sía sabe que, como ense­ña el mar­xis­mo, las cla­ses popu­la­res pue­den trans­for­mar la cri­sis del capi­ta­lis­mo en una gue­rra de cla­ses y que hay una gran deses­pe­ra­ción en el mun­do. Por tan­to, sea la pan­de­mia como la cri­sis ambien­tal, deben ser apro­ve­cha­das para una nue­va fase de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que tie­ne la eco­no­mía de gue­rra en su cen­tro, acom­pa­ña­da de una ade­cua­da coop­ta­ción de los sec­to­res popu­la­res: comen­zan­do por los estadounidenses.

Para esta nue­va ope­ra­ción de reini­cio, es nece­sa­rio des­truir la pro­duc­ción menos com­pe­ti­ti­va, for­ta­le­cer la con­cen­tra­ción mono­pó­li­ca en los sec­to­res con mayor explo­ta­ción de la mano de obra viva y crear nue­vo poten­cial en sec­to­res inno­va­do­res. La digi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía y la «tran­si­ción eco­ló­gi­ca» son, por tan­to, los moto­res del Plan de Recu­pe­ra­ción y Resi­lien­cia (PNRR) de todos los paí­ses capitalistas.

Pero los paí­ses del sur que ape­lan al socia­lis­mo quie­ren impo­ner otro camino. Quién sabe si, por estos lares, no podre­mos hacer lo mis­mo, con­vir­tien­do esta cri­sis en una oportunidad.

El lunes 26 de abril, a las 18 horas, el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta Vien­tos del sur orga­ni­za, jun­to con el café filo­só­fi­co de Paler­mo, un deba­te sobre estos temas, titu­la­do «Amé­ri­ca Lati­na, urnas, pla­zas y pan­de­mia» (el el face­book de Vien­tos del Sur).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *