Bra­sil. El gobierno para­li­za obras y recor­ta R $ 1,5 mil millo­nes en polí­ti­ca habi­ta­cio­nal de la fran­ja más pobre de la población

Por Cris­tia­ne Sam­paio. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de abril de 2021.

El «Impac­to de esta medi­da es terri­ble», denun­cia acti­vis­ta sobre las 200.000 uni­da­des habi­ta­cio­na­les que se verán para­li­za­das en mayo.

La polí­ti­ca de vivien­da sufrió otra impor­tan­te recor­te pre­su­pues­ta­rio esta sema­na. El pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro redu­jo R $ 1,5 mil millo­nes en fon­dos del área. Los recor­tes apun­tan espe­cí­fi­ca­men­te a la lla­ma­da “pis­ta 1” del pro­gra­ma Casa Ver­de e Ama­re­la, un inten­to de reedi­tar Minha Casa, Minha Vida. Tras la medi­da, aho­ra solo R $ 27 millo­nes para las accio­nes de este año.

La Ban­da 1 cubre a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles con un ingre­so fami­liar de has­ta R $ 1,8 mil, gru­po que no pue­de acce­der a póli­zas de cré­di­to en el mer­ca­do de finan­cia­mien­to de vivien­das. Es en este seg­men­to don­de se con­cen­tra alre­de­dor del 80% del défi­cit habi­ta­cio­nal en Brasil.

Como con­se­cuen­cia del recor­te del gobierno, más de 200 mil vivien­das aún en cons­truc­ción debie­ran para­li­zar sus sitios de cons­truc­ción a par­tir de mayo, cuan­do no habrá más fon­dos para las obras.

“El impac­to de esto es una pelí­cu­la de terror”, dice la mili­tan­te Eva­ni­za Lopes, de la Unión de Movi­mien­tos por la Vivien­da (UMM), al men­cio­nar que el país tie­ne con­tra­ta­dos pro­yec­tos de cons­truc­ción en cur­so entre 2016 y 2018.

“Cuan­do con­tra­tas una obra, con­tra­tas el valor total de la mis­ma. La libe­ra­ción de los fon­dos se rea­li­za a pla­zos. El gobierno no pue­de rom­per un con­tra­to y sim­ple­men­te decir ‘mira, te con­tra­té para reci­bir R $ 30 millo­nes, pero este año reci­bi­rás solo R $ 5 millo­nes y el res­to del año te que­da­rás sin nada’. Es una situa­ción caótica”.

El ámbi­to de la polí­ti­ca habi­ta­cio­nal ha sufri­do, en los últi­mos años, una cre­cien­te asfi­xia pre­su­pues­ta­ria. Entre 2019 y 2020, por ejem­plo, la zona sufrió recor­tes de más del 40%. En agos­to del año pasa­do, el gobierno de Bol­so­na­ro seña­ló que el pro­gra­ma no reci­bi­ría fon­dos para nue­vos con­tra­tos habi­ta­cio­na­les des­ti­na­dos a los más pobres, res­trin­gién­do­se a los pro­ce­sos ya en marcha.

“La polí­ti­ca de Gue­des es esta: sacar a los pobres del pre­su­pues­to. No hay nada más explí­ci­to que recor­tar las polí­ti­cas socia­les que atien­den a fami­lias de muy bajos ingre­sos. Esta es la polí­ti­ca neo­li­be­ral de cor­tar el dere­cho a la vivien­da. La gen­te ya no tie­ne dere­chos y el Esta­do se lava las manos en eso”, cri­ti­ca Eva­ni­za, enfa­ti­zan­do que la agen­da de reduc­ción de inver­sio­nes amplía el con­tin­gen­te de per­so­nas en riesgo.

“Para­le­la­men­te, la gen­te está sien­do des­alo­ja­da, ya sea por fal­ta de pago de la ren­ta por des­em­pleo o por­que, al ser des­alo­ja­da y no poder pagar la ren­ta, la gen­te ocu­pa­rá zonas y sufri­rá la recu­pe­ra­ción. Caos, pre­ci­sa­men­te en la pan­de­mia. Y el lema de la pan­de­mia, ¿cuál era? ‘Qué­da­te en casa’. Y aho­ra vie­ne el gobierno y seña­la que la gen­te no va a tener casa ‘”.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de la Indus­tria de la Cons­truc­ción Civil (Cbic), José Car­los Mar­tins, dijo, el pasa­do vier­nes 23 de abril, que el recor­te pre­su­pues­ta­rio en los fon­dos de las obras com­pro­me­te 250 mil empleos direc­tos en el sector.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *