Cuba. Las vacu­nas cuba­nas, una inten­ción poética

Por Daniel Gar­men­dia /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​22 de abril de 2021 – El 10 de abril Cuba con­clu­yó la admi­nis­tra­ción de la pri­me­ra dosis a todo el per­so­nal de salud de La Haba­na con los can­di­da­tos vacu­na­les pro­pios, Sobe­ra­na 02 y Abda­la. Pese al blo­queo eco­nó­mi­co y en un mar­co mun­dial de limi­ta­cio­nes a la hora de la dis­tri­bu­ción de paten­tes, la isla apun­ta una vez más al acce­so uni­ver­sal de la salud.

Las colas avan­zan pau­la­ti­na­men­te. Todos los movi­mien­tos se hacen al son de un pro­to­co­lo rigu­ro­so y de la dis­ci­pli­na cul­ti­va­da. Las imá­ge­nes de las jerin­gas pene­tran­do la piel des­cu­bier­ta, la sus­tan­cia via­jan­do por el torren­te san­guí­neo y “que pase el siguien­te” cons­ti­tu­yen el men­sa­je. Un sím­bo­lo que per­du­ra, el de la salud como dere­cho humano, no como mercancía.

El mun­do se mues­tra, cada día más, des­bor­da­do por el avan­ce de la pan­de­mia y la insu­fi­cien­cia de los sis­te­mas de salud públi­cos y pri­va­dos; por la espe­cu­la­ción en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de vacu­nas; por la pre­va­len­cia de los valo­res indi­vi­dua­les. En ese con­tex­to, la acti­tud de Cuba se afir­ma sobre la volun­tad de un espí­ri­tu poé­ti­co, de puño apre­ta­do y vida ante todo, espi­no­sa y flo­re­ci­da, pero vida siem­pre, como la lucha has­ta la victoria.

En cada bra­zo ino­cu­la­do con Sobe­ra­na o Abda­la, pene­tran tam­bién los ver­sos de José Mar­tí. “El ver­so ha de ser como una espa­da relu­cien­te, que deja a los espec­ta­do­res la memo­ria de un gue­rre­ro que va camino al cie­lo, y al envai­nar­la en el Sol, se rom­pe en alas[1]

Según comu­ni­có el Minis­te­rio de Salud Públi­ca el pasa­do 10 de abril, 75 mil tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la salud ya fue­ron vacu­na­dos con la pri­me­ra dosis. Asi­mis­mo, el 5 de este mes se comen­zó a admi­nis­trar la segun­da dosis. El obje­ti­vo es que para fines de abril se empie­ce a vacu­nar a toda la pobla­ción de La Habana(1,6 millo­nes de per­so­nas) y se esti­ma, según ha infor­ma­do la direc­to­ra de Cien­cia e Inno­va­ción Tec­no­ló­gi­ca del Minis­te­rio, Ilea­na Mora­les, que para agos­to 6 millo­nes de per­so­nas reci­ban la vacu­na, a fin de ter­mi­nar el año con los 11 millo­nes de cuba­nas y cuba­nos vacunados.

Vacu­nas propias

Cuba cuen­ta en la actua­li­dad con cin­co can­di­da­tos vacu­na­les que han sido desa­rro­lla­dos ínte­gra­men­te en la isla. Se tra­ta de Sobe­ra­na 01, Sobe­ra­na 02, Sobe­ra­na Plus, Abda­la y Mam­bi­sa, todas pro­du­ci­das por la arti­cu­la­ción entre Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas (IFV), el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía (CIGB) y el gru­po empre­sa­rial de las indus­trias bio­tec­no­ló­gi­ca y far­ma­céu­ti­ca (Bio­Cu­ba­Far­ma). Sobe­ra­na 02 y Abda­la se encuen­tran en la últi­ma fase de ensa­yos clí­ni­cos, con resul­ta­dos satis­fac­to­rios has­ta el momen­to –son las que se están apli­can­do al per­so­nal de salud-. De con­cluir exi­to­sa­men­te los ensa­yos, se trans­for­ma­rán en las pri­me­ras vacu­nas desa­rro­lla­das en Amé­ri­ca Latina.

Por su par­te, Sobe­ra­na Plus está en la segun­da fase de ensa­yos clí­ni­cos. Según se ha comu­ni­ca­do a tra­vés de la cuen­ta de Twit­ter del IFV, se tra­ta de la úni­ca vacu­na en el mun­do para con­va­le­cien­tes de Covid-19. “Se esti­ma que la pobla­ción mun­dial ya cuen­ta con más de 133 millo­nes de con­va­le­cien­tes, de ahí la impor­tan­cia de con­tar con alter­na­ti­vas para ese gru­po”. A su vez, el can­di­da­to vacu­nal Mam­bi­sa figu­ra en el selec­to gru­po de las cin­co vacu­nas crea­das has­ta ini­cios de abril a nivel glo­bal que se admi­nis­tran por vía nasal y que han lle­ga­do a la eta­pa de estu­dios clí­ni­cos con­tra la Covid-19, tal como ha mani­fes­ta­do la Doc­to­ra en Cien­cias Mar­ta Aya­la Ávi­la, direc­to­ra gene­ral del CIGB.

La velo­ci­dad con que se desa­rro­lla­ron las vacu­nas des­per­tó el asom­bro de una par­te del mun­do que sigue sin per­ci­bir aque­lla volun­tad poé­ti­ca, inclau­di­ca­ble fren­te a los sue­ños o desa­fíos. El tra­ba­jo man­co­mu­na­do de una colec­ti­vi­dad hecho ban­de­ra fla­mean­te fren­te a los ciclo­nes del boi­cot, la pala­bra de Fidel Cas­tro cubrien­do el silen­cio y lle­gan­do en for­ma de bri­sa mari­na o cau­ce de río a cada cama de hos­pi­tal. “Si se quie­re sal­var a la huma­ni­dad de la auto­des­truc­ción, hay que dis­tri­buir mejor las rique­zas y tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles en el pla­ne­ta. Menos lujo y menos des­pil­fa­rro en unos pocos paí­ses para que haya menos pobre­za y menos ham­bre en gran par­te de la Tie­rra […] Cesen los egoís­mos, cesen los hege­mo­nis­mos, cesen la insen­si­bi­li­dad, la irres­pon­sa­bi­li­dad y el enga­ño. Maña­na será dema­sia­do tar­de para hacer lo que debi­mos haber hecho hace mucho tiem­po[2].

El país cari­be­ño cuen­ta con una lar­ga tra­yec­to­ria en la pro­duc­ción de vacunas.Gracias a esa polí­ti­ca de Esta­do se con­si­guió inmu­ni­zar a la pobla­ción, sin dis­tin­cio­nes de bol­si­llo, con­tra la polio­mie­li­tis, la hepa­ti­tis B, la menin­gi­tis, y se han desa­rro­lla­do tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer de pul­món. Hoy en día se suman las vacu­nas con­tra la Covid-19. Como afir­mó Eduar­do Mar­tí­nez Díaz, pre­si­den­te de Bio­Cu­ba­Far­ma, todo ello se ha basa­do en cua­tro pila­res fun­da­men­ta­les:“el alto nivel alcan­za­do por la Indus­tria Bio­far­ma­céu­ti­ca, con gran expe­rien­cia en la inves­ti­ga­ción y pro­duc­ción de vacu­nas; la for­ta­le­za del sis­te­ma nacio­nal de Salud Públi­ca, dis­po­ner de cien­tí­fi­cos y tec­nó­lo­gos expe­ri­men­ta­dos, com­pro­me­ti­dos con la Patria y la Revo­lu­ción, y la uni­dad e inte­gra­ción que han carac­te­ri­za­do a todo el pro­ce­so[3].

La indus­tria far­ma­co­ló­gi­ca y las patentes

En el mun­do, el sec­tor far­ma­céu­ti­co fac­tu­ra cer­ca de 1.3 billo­nes de dóla­res anua­les. Se tra­ta de una indus­tria colo­sal y con­cen­tra­da, don­de las ganan­cias tute­lan las reglas del jue­go con exclusividad.Más del 70 % de los pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos son fabri­ca­dos por 15 empre­sas de paí­ses ricos.

Para el inmu­nó­lo­go Agus­tín Lage Dávi­la, direc­tor duran­te más de 25 años del Cen­tro de Inmu­no­lo­gía Mole­cu­lar (CIM), las nego­cia­cio­nes de los gran­des labo­ra­to­rios no son trans­pa­ren­tes. “Es la filo­so­fía del capi­ta­lis­mo, el pre­cio no tie­ne nada que ver con el cos­to, es lo que el mer­ca­do pue­de pagar. Mien­tras la deman­da no cai­ga por la subi­da del pre­cio, se pue­de seguir subien­do el pre­cio máxi­mo que se sopor­te. […] Es uno de los absur­dos de tener una indus­tria far­ma­céu­ti­ca bajo leyes del mer­ca­do. Debe­ría ser públi­ca. Entre otras cosas, por­que lo que se gene­ra de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca lo paga la socie­dad. Las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas son, en su mayor par­te, finan­cia­das con fon­dos públi­cos. El dine­ro pri­va­do entra al final, si aca­so. Y eso es lo que da una indus­tria far­ma­céu­ti­ca con unos pre­cios colo­sa­les. ¿Qué impli­ca? Que muchos no ten­gan acce­so al medi­ca­men­to[4].

Como se sabe, las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia no han ter­mi­na­do y los efec­tos noci­vos en tér­mi­nos de vidas huma­nas y rece­sión eco­nó­mi­ca han impac­ta­do fuer­te­men­te en Cuba, como en la mayo­ría del pla­ne­ta. No obs­tan­te, y fren­te a las limi­ta­cio­nes, las accio­nes des­ple­ga­das para com­ba­tir los estra­gos de la epi­de­mia mun­dial decla­man una inten­ción poé­ti­ca que tiñe de estoi­cis­mo los esfuerzos.

A decir del doc­tor Lage Dávi­la, las empre­sas cuba­nas fun­cio­nan como si tuvie­ran 11 millo­nes de accio­nis­tas. Hay coope­ra­ción, hay arti­cu­la­ción, más que com­pe­ten­cia. Y la otra dife­ren­cia es su arti­cu­la­ción con el sis­te­ma de salud públi­ca. “Pue­des tener la mejor vacu­na del mun­do, pero si no tie­nes un sis­te­ma de salud que lle­ve la vacu­na, que la haga acce­si­ble, que loca­li­ce y detec­te al enfer­mo en la aten­ción pri­ma­ria, que lo trate…es muy difí­cil que con­tro­les la epi­de­mia[5].

Mien­tras Cuba pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en el pri­mer pro­duc­tor de vacu­nas con­tra la COVID19 de Amé­ri­ca Lati­nay de inmu­ni­zar a toda su pobla­ción con recur­sos pro­pios, otros paí­ses no cuen­tan toda­vía con dosis de nin­gún tipo y la gran mayo­ría depen­de de la lle­ga­da de vacu­nas extran­je­ras, otor­ga­das en cuentagotas.

En febre­ro pasa­do, el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Antó­nio­Gu­te­rres, aler­tó que más de 130 paí­ses no habían reci­bi­do ni una sola dosis de las vacu­nas y denun­ció que el 75% de las inmu­ni­za­cio­nes apli­ca­das has­ta ese enton­ces se había con­cen­tra­do en tan solo 10 nacio­nes, todas ellas desa­rro­lla­das. Cri­ti­có que el pro­gre­so de vacu­na­ción fue­ra tan tre­men­da­men­te des­igual e injusto.

Por su par­te, TedrosGhe­bre­ye­sus, Direc­tor Gene­ral de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), ha aler­ta­do recien­te­men­te sobre el des­equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción mun­dial de vacu­nas. “Se han admi­nis­tra­do más de 700 millo­nes de dosis de vacu­nas en todo el mun­do, pero más del 87% se han des­ti­na­do a paí­ses de ingre­sos altos o media­nos altos, mien­tras que los paí­ses de ingre­sos bajos han reci­bi­do el 0,2%”. Cri­ti­có la acti­tud egoís­ta de las nacio­nes más ricas y de la indus­tria far­ma­co­ló­gi­ca por negar­se a libe­rar las paten­tes. Y final­men­te sen­ten­ció: “Debo ser fran­co. El mun­do está al bor­de de un catas­tró­fi­co fra­ca­so moral y el pre­cio de este fra­ca­so será paga­do con vidas en los paí­ses más pobres del mun­do”.

El blo­queo y los sabotajes

El pasa­do 13 de abril se cum­plie­ron 60 años del aten­ta­do terro­ris­ta a la tien­da El Encan­to (La Haba­na). Como en aque­lla oca­sión, la isla ha debi­do sobre­po­ner­se a los muer­tos y los daños mate­ria­les pro­vo­ca­dos por los ata­ques terro­ris­tas anti­cu­ba­nos en dife­ren­tes oca­sio­nes des­de el triun­fo de la revo­lu­ción. Des­de la vola­du­ra de ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les, el ame­tra­lla­mien­to de embar­ca­cio­nes de pes­ca, has­ta el ase­si­na­to de 73 pasa­je­ros –inclui­do el equi­po nacio­nal de esgri­ma- en un avión de la empre­sa esta­tal Cuba­na de Avia­ción. Cica­tri­ces sutu­ra­das a fuer­za de acti­tu­des e inten­cio­nes poéticas.

Des­de allí bro­tan los ver­sos de Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar para mate­ria­li­zar­se en cada mas­ca­ri­lla apre­ta­da duran­te horas, en cada aten­ción médi­ca o cada cer­ti­fi­ca­do de vacu­na apli­ca­da. “Noso­tros, los sobrevivientes,/¿A quié­nes debe­mos la sobrevida?/¿Quién se murió por mí en la ergástula,/Quién reci­bió la bala mía,/La para mí, en su corazón?/¿Sobre qué muer­to estoy yo vivo,/Sus hue­sos que­dan­do en los míos,/Los ojos que le arran­ca­ron, viendo/​Por la mira­da de mi cara,/Y la mano que no es su mano,/Que no es ya tam­po­co la mía,/Escribiendo pala­bras rotas/​Dónde él no está, en la sobre­vi­da?[6].

De la mis­ma mane­ra que con los aten­ta­dos, la nación anti­lla­na tam­bién ha debi­do con­vi­vir con el blo­queo eco­nó­mi­co impues­to por Esta­dos Uni­dos hace ya 60 años. Otro ali­cien­te para la inspiración.

Como sos­tie­ne el poli­tó­lo­go Ati­lio Borón, lue­go de más de medio siglo y según los cálcu­los más con­ser­va­do­res, el blo­queo le ha cos­ta­do a Cuba cer­ca de 93.000 millo­nes de dóla­res, una cifra dos veces supe­rior al Pro­duc­to Bru­to de la isla.

Duran­te la admi­nis­tra­ción de Donald Trump las san­cio­nes con­tra Cuba recru­de­cie­ron fuer­te­men­te. En el ámbi­to de la salud, se pre­sen­ta­ron difi­cul­ta­des para adqui­rir anal­gé­si­cos y anti­bió­ti­cos bási­cos y ya duran­te la pan­de­mia los obs­tácu­los se han inten­si­fi­ca­do (más de 50 medi­das puni­ti­vas apli­ca­das en 2020).

Como ha seña­la­do el pre­si­den­te de Bio­Cu­ba­Far­ma, “No hemos podi­do dis­po­ner de gran­des recur­sos finan­cie­ros y, debi­do al férreo blo­queo eco­nó­mi­co de EE.UU. varios pro­vee­do­res nos nega­ron el sumi­nis­tro de mate­ria­les y equi­pos”.

El endu­re­ci­mien­to del blo­queo repre­sen­ta todo un desa­fío para la eco­no­mía cuba­na en tiem­pos de Covid-19. Con­se­guir socios comer­cia­les y rea­li­zar tran­sac­cio­nes finan­cie­ras son accio­nes ele­men­ta­les para la eco­no­mía de cual­quier país que en este caso están suje­tas a san­cio­nes por par­te de Esta­dos Unidos.

El com­pli­ca­do pro­ce­so para adqui­si­ción de licen­cias de expor­ta­ción y reex­por­ta­ción de mer­can­cías a Cuba apun­ta a dila­tar la auto­ri­za­ción de las tran­sac­cio­nes, lo que impac­ta direc­ta­men­te en la efi­cien­cia y velo­ci­dad con que deben rea­li­zar­se las com­pras de medi­ca­men­tos, equi­pos médi­cos y tec­no­lo­gía. Ade­más, no sólo se tra­ta de res­tric­cio­nes buro­crá­ti­cas a la auto­ri­za­ción de expor­ta­cio­nes, las lis­tas negras finan­cie­ras impi­den que empre­sas esta­dou­ni­den­ses y de otros paí­ses, así tam­bién como per­so­nas físi­cas, reali­cen acuer­dos comer­cia­les con cual­quier enti­dad cuba­na, bajo el aper­ci­bi­mien­to de seve­ras sanciones.

En mar­zo de 2020, un envío de ayu­da con­tra la Covid-19 de Jack Ma, uno de los hom­bres más ricos de Asia, fue blo­quea­do como resul­ta­do del alcan­ce extra­te­rri­to­rial de las medi­das esta­dou­ni­den­ses. Un día des­pués la Fun­da­ción Ma anun­ció que había envia­do mas­ca­ri­llas, ven­ti­la­do­res auxi­lia­res, guan­tes y kits de diag­nós­ti­co. Lo que suce­dió fue que la empre­sa que debía trans­por­tar la car­ga, Avian­ca con sede en Colom­bia, se negó a lle­var la ayu­da a Cuba por­que Sinerg­yAe­ros­pa­ce­Corp, un accio­nis­ta mayo­ri­ta­rio, está cons­ti­tui­da en el Esta­do de Dela­wa­re y, por lo tan­to, está suje­ta a las leyes de Esta­dos Unidos.

Asi­mis­mo, en abril de 2020 dos empre­sas con sede en Sui­za, IMT Medi­cal AG y Acu­tro­nic Medi­cal Sys­tems AG, se nega­ron a ven­der ven­ti­la­do­res a Cuba argu­men­tan­do que podían sufrir san­cio­nes comer­cia­les y finan­cie­ras por par­te de EE.UU. dado que la empre­sa Vyai­re Medi­cal Inc, de ori­gen esta­dou­ni­den­se, había adqui­ri­do el paque­te mayo­ri­ta­rio de accio­nes de ambas empre­sas. De tal modo que sus­pen­die­ron inme­dia­ta­men­te las rela­cio­nes comer­cia­les con Cuba.

Por otra par­te, tan­to Medi­cu­ba-Sui­za como la Aso­cia­ción Sui­za-Cuba han denun­cia­do que ban­cos como UBS, Cre­ditSuis­se, ZKB, ABS y Migros Bank blo­quea­ron la trans­fe­ren­cia de dona­cio­nes tales como insu­mos médi­cos, reac­ti­vos de diag­nós­ti­co y equi­po de pro­tec­ción para el per­so­nal de salud[7].

En este mar­co de limi­ta­cio­nes y sabo­ta­jes moti­va­dos por el blo­queo, la crea­ción de vacu­nas pro­pias y la cober­tu­ra con aten­ción médi­ca para toda la pobla­ción sin dis­tin­cio­nes repre­sen­ta un ele­va­do cos­to eco­nó­mi­co y un esfuer­zo titá­ni­co para Cuba. No obs­tan­te, la fila para vacu­nar­se avan­za pau­la­ti­na­men­te al son de los ver­sos de Mar­tí: “A un ban­que­te se sien­tan los tiranos,/Pero cuan­do la mano ensangrentada/​Hunden en el man­jar, del már­tir muerto/​surge una luz que les ate­rra, flores/​Grandes como una cruz súbi­to surgen/​Y huyen, rojo el hoci­co, y pavoridos/​a sus negras entra­ñas los tira­nos[8].

La res­pues­ta

En Cuba hay 9 médi­cos por cada mil habi­tan­tes, uno de los índi­ces más altos del mun­do. La tasa de mor­ta­li­dad infan­til es una de las más bajas de Amé­ri­ca, sólo com­pa­ra­ble con los índi­ces de los paí­ses más ricos del pla­ne­ta. El sis­te­ma de salud está basa­do en la pre­ven­ción, la aten­ción médi­ca orien­ta­do­ra a nivel comu­ni­ta­rio y la pre­pa­ra­ción para dar res­pues­ta fren­te a epi­de­mias y desas­tres natu­ra­les, inclu­so más allá de sus fronteras.

Duran­te 2020, más de 4.900 cola­bo­ra­do­res per­te­ne­cien­tes a las bri­ga­das médi­cas cuba­nas Henry Reeve pres­ta­ron ser­vi­cios en 40 paí­ses para luchar con­tra la pan­de­mia. Suma­dos a los que ya se encon­tra­ban en otras par­tes del mun­do, sólo el año pasa­do Cuba tenía cer­ca de 30.400 pro­fe­sio­na­les de la salud tra­ba­jan­do en 66 países.

Todos estos datos, la infor­ma­ción que se des­pren­de de la acción, se fun­den den­sos, fue­go y ace­ro, mar­ti­llo y escu­do, con el espí­ri­tu poé­ti­co que anun­cia vida siem­pre. Como los ver­sos de Nico­lás Gui­llén: “¡Aquí estamos!/La pala­bra nos vie­ne húme­da de los bosques,/y un sol enér­gi­co nos ama­ne­ce entre las venas./El puño es fuerte/​y tie­ne el remo. […] Trae­mos el humo de la mañana,/y el fue­go sobre la noche,/y el cuchi­llo, con un duro peda­zo en la luna,/apto para las pie­les bárbaras;/traemos los cai­ma­nes en el fango,/y el arco que dis­pa­ra nues­tras ansias,/y el cin­tu­rón del trópico,/y el espí­ri­tu limpio./Traemos/nuestro ras­go al per­fil defi­ni­ti­vo de Amé­ri­ca[9].

.


[1] Poe­ma Mis ver­sos. En José Mar­tí, “Ver­sos libres”. Ed. Nues­tra Amé­ri­ca. Bue­nos Aires, 2005.

[2] Dis­cur­so pro­nun­cia­do en Río de Janei­ro en la Con­fe­ren­cia de Nacio­nes Uni­das sobre Medio Ambien­te y Desa­rro­llo. 12 de junio de 1992.

[3]La estra­te­gia cuba­na para desa­rro­llar las vacu­nas con­tra la COVID-19” en Gran­ma, 17 de mar­zo de 2021. www​.gran​ma​.cu/​c​u​b​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​/​2​021 – 03-17/­la-estra­te­gia-cuba­na-para-desa­rro­llar-vacu­nas-con­tra-la-covid-19 – 17-03 – 2021-00 – 03-48

[4]Nota de Den­yEx­tre­me­ra San Mar­tín en Cuba­De­ba­te, 14 de abril de 2021. www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​2​1​/​0​4​/​1​4​/​d​o​c​t​o​r​-​a​g​u​s​t​i​n​-​l​a​g​e​-​d​a​v​i​l​a​-​p​u​e​d​e​s​-​t​e​n​e​r​-​l​a​-​m​e​j​o​r​-​v​a​c​u​n​a​-​d​e​l​-​m​u​n​d​o​-​p​e​r​o​-​n​e​c​e​s​i​t​a​s​-​u​n​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​s​a​l​u​d​-​q​u​e​-​l​a​-​r​e​s​p​a​l​de/

[5] Ídem.

[6]Poe­ma El otro (Enero 1, 1959)

[7]Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba en el con­tex­to de la pan­de­mia de la Covid-19”. Nota de Paul Rodrí­guez Rodrí­guez en Clac­so www​.clac​so​.org/​l​a​s​-​s​a​n​c​i​o​n​e​s​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​s​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​c​u​b​a​-​e​n​-​e​l​-​c​o​n​t​e​x​t​o​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​-​l​a​-​c​o​v​i​d​-​19/

[8]Frag­men­to de Poe­ma Ban­que­te de tira­nos.

[9] Frag­men­to de poe­ma Lle­ga­da.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *