Eco­lo­gía social. Indí­ge­nas samis impi­den un expe­ri­men­to de geo­in­ge­nie­ría finan­cia­do por Bill Gates

Por RedE­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de abril de 2021.

Las pri­me­ras prue­bas de tec­no­lo­gía de inter­ven­ción cli­má­ti­ca (o geo­in­ge­nie­ría) en la estra­tos­fe­ra, finan­cia­das por Bill Gates, han teni­do que ser sus­pen­di­das debi­do a la pre­sión del pue­blo indí­ge­na sobre cuyas cabe­zas habrían teni­do lugar, los sami (o lapo­nes) del nor­te de Escan­di­na­via. Es posi­ble que estos test regre­sen a Esta­dos Unidos.

(Patrick Maz­za – The Raven) Escan­di­na­via – El Comi­té Ase­sor del pro­yec­to ha reco­men­da­do la can­ce­la­ción del calen­da­rio de prue­bas que debe­ría imple­men­tar­se en junio. La deci­sión se hizo públi­ca el 31 de marzo.

Cuan­do, en 2010, se dio a cono­cer que Bill Gates inver­ti­ría 4,5 millo­nes de dóla­res en inves­ti­ga­cio­nes rela­cio­na­das con la geo­in­ge­nie­ría, Ken Cal­dei­ra, uno de los cien­tí­fi­cos encar­ga­dos del pro­yec­to, decla­ró que ese dine­ro no sería des­ti­na­do a expe­ri­men­tos de cam­po. Pero esa línea roja se atra­ve­só cuan­do el pro­yec­to cre­ció y se tras­la­dó a [la Uni­ver­si­dad de] Har­vard. El Expe­ri­men­to de Per­tur­ba­ción Estra­tos­fé­ri­ca Con­tro­la­da, o SCo­PEx, tie­ne pla­nea­do libe­rar alre­de­dor de un kilo­gra­mo de car­bo­na­to cál­ci­co, bási­ca­men­te pol­vo cali­zo, des­de una pla­ta­for­ma gón­do­la trans­por­ta­da en un glo­bo a unos 20 kiló­me­tros de alti­tud. Las par­tí­cu­las cubri­rían el equi­va­len­te a 11 cam­pos de fút­bol y se expe­ri­men­ta­ría el poten­cial de este mate­rial para blo­quear una par­te de la radia­ción solar y con­tra­rres­tar el efec­to inver­na­de­ro de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono. La prue­ba que iba a rea­li­zar­se en junio no libe­ra­ría nin­gu­na par­tí­cu­la y ser­vi­ría para pro­bar las tec­no­lo­gías de la góndola.

El pasa­do mes de diciem­bre, SCo­PEx anun­ció que, a cau­sa de la pan­de­mia, iba a tras­la­dar a Sue­cia las prue­bas del glo­bo-gón­do­la pre­vis­tas para rea­li­zar­se en Ari­zo­na y Nue­vo Méxi­co. El nue­vo esce­na­rio sería el cen­tro de lan­za­mien­to de la Cor­po­ra­ción Espa­cial Sue­ca (SSC) situa­do en Kiru­na, cer­ca del Círcu­lo Polar Árti­co, tie­rra del pue­blo sami. El pro­ble­ma era que nadie había habla­do con los samis, ni con prác­ti­ca­men­te nadie en Suecia.

El Con­se­jo Sami, que defien­de los dere­chos de este pue­blo des­de Norue­ga has­ta Rusia, envió una car­ta el 24 de febre­ro al Comi­té Ase­sor de SCo­PEx en la que no solo se opo­nían al expe­ri­men­to, sino tam­bién a cual­quier inves­ti­ga­ción de geo­in­ge­nie­ría fue­ra del con­sen­so inter­na­cio­nal. Tam­bién fir­ma­ban la car­ta los líde­res de la Socie­dad Sue­ca para la Con­ser­va­ción de la Natu­ra­le­za, Ami­gos de la Tie­rra-Sue­cia y Green­pea­ce-Sue­cia. Los gru­pos eco­lo­gis­tas ya habían cri­ti­ca­do el pro­yec­to con anterioridad.

Los samis tie­nen moti­vos para preo­cu­par­se por lo que vue­la sobre sus cabe­zas. Los vien­tos pro­ce­den­tes del desas­tre nuclear de Cher­nó­bil lle­va­ron la radia­ción has­ta sus aldeas y los terre­nos de pas­to­reo de los renos. Miles de ani­ma­les tuvie­ron que ser sacri­fi­ca­dos y, dece­nios des­pués, la car­ne de reno debe seguir some­tién­do­se a prue­bas de con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va. Los samis tam­bién han adop­ta­do una cla­ra pos­tu­ra en rela­ción con el cli­ma y han con­ven­ci­do al segun­do mayor fon­do de pen­sio­nes norue­go para que reti­ren sus inver­sio­nes en com­bus­ti­bles fósi­les. En 2017 acu­die­ron a Stan­ding Rock a apo­yar a las tri­bus ame­rin­dias que lucha­ban con­tra el gaso­duc­to Dako­ta que debía atra­ve­sar el río Misisipi.

Ries­go moral y de otros tipos

La car­ta de los samis y de sus alia­dos resu­me per­fec­ta­men­te la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal que encie­rra la inves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y los expe­ri­men­tos de geo­in­ge­nie­ría en gene­ral: ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das que asu­men pode­res y toman deci­sio­nes con unas con­se­cuen­cias poten­cia­les tan inmen­sas que se les debe exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad democrática.

La inyec­ción de aero­so­les en la estra­tos­fe­ra (SAI, por sus siglas en inglés), escri­ben los samis y los eco­lo­gis­tas, “con­lle­va ries­gos de con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas […] entre los que están su con­clu­sión incon­tro­la­da […]” (si se inte­rrum­pie­ra, el efec­to inver­na­de­ro del dió­xi­do de car­bono se reanu­da­ría y pro­vo­ca­ría un súbi­to calen­ta­mien­to, como un yon­qui con sín­dro­me de abs­ti­nen­cia“) “y efec­tos socio­po­lí­ti­cos irre­ver­si­bles que podrían poner en peli­gro los esfuer­zos glo­ba­les nece­sa­rios para lograr socie­da­des de car­bono cero”. Es decir, la geo­in­ge­nie­ría pro­por­cio­na­ría una excu­sa para aque­llos que se enri­que­cen con la que­ma de com­bus­ti­bles fósi­les que incre­men­ta el dió­xi­do de car­bono de la atmós­fe­ra. Al ofre­cer pro­tec­ción con­tra los ries­gos, se redu­ce el incen­ti­vo para eli­mi­nar­los. Es lo que se cono­ce como ries­go moral. “Por tan­to no exis­ten razo­nes acep­ta­bles para per­mi­tir que el pro­yec­to SCo­PEx siga ade­lan­te en Sue­cia o en cual­quier otro lugar”.

Nota com­ple­ta: https://​the​ra​ven​.subs​tack​.com/​p​/​s​a​a​m​i​-​i​n​d​i​g​e​n​o​u​s​-​b​a​c​k​-​d​o​w​n​-​g​a​tes

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *