Argen­ti­na. Memo­ria: Masa­cre de San Javier en abril de 1904

Por Mar­ce­lo Val­ko*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de abril de 2021.

El 21 de abril de 1904 en San Javier (San­ta Fe) se prer­pe­tró una matan­za de moco­víes. La his­to­ria ofi­cial ase­gu­ró que se tra­tó de un furi­bun­do malón repe­li­do por gru­pos de pio­ne­ros. Las vic­ti­mas ori­gi­na­rias supe­ran el cen­te­nar entre muer­tos y heri­dos. Hubo fosas comu­nes y de acuer­do a los rela­tos, algu­nos fue­ron ente­rra­dos aun con vida. Los lar­gos ten­tácu­los de la des­me­mo­ria de la his­to­ria ofi­cial a gus­to del pala­dar de la eli­te ter­gi­ver­só el cri­men y las vic­ti­mas se trans­for­ma­ron en vic­ti­ma­rios. Aun­que resul­te difí­cil de creer en 1918 se estre­nó una pelí­cu­la muda lla­ma­da “El últi­mo malón” del direc­tor Alci­des Gre­ca que pre­ten­de refle­jar lo ocu­rri­do de acuer­do a la ver­sión ofi­cial don­de hacen actuar a los sobre­vi­vien­tes de la matan­za de indios maloneros.

La dis­tan­cia exis­ten­te entre la matan­za y la ver­sión ofi­cial ela­bo­ra­da por la pren­sa una sema­na des­pués “del malón” es nota­ble, pero no difie­re de infi­ni­dad de fal­si­fi­ca­cio­nes simi­la­res per­pe­tra­das duran­te “nues­tro tra­to paci­fi­co con los indios”. En el for­ce­jeo dia­lec­ti­co de la memo­ria y el silen­cio sobre lo suce­di­do duran­te “el hecho de san­gre” se fue des­va­ne­cien­do de las pági­nas de los perió­di­cos has­ta des­apa­re­cer por com­ple­to. Reco­rrien­do las calles del pue­blo, aún exis­ten algu­nas casas cuyas azo­teas fue­ron uti­li­za­das como can­to­nes des­de don­de dis­pa­ra­ban a los moco­víes pau­pe­ri­za­dos por la mise­ria en que vivían para pro­du­cir rique­za aje­na, inclu­so las ven­ta­nas del cam­pa­na­rio de la igle­sia fue­ron uti­li­za­das con ese fin.

Lo suce­di­do y su recrea­ción pos­te­rior, resul­ta inve­ro­sí­mil, pro­pio del rea­lis­mo mági­co ame­ri­cano. ¿Aca­so es posi­ble acep­tar que un gru­po de moco­víes que pade­cie­ron una matan­za pre­ven­ti­va en 1904, ter­mi­nen actuan­do en 1918 en un dra­ma que en reali­dad ocu­rrió de otra manera?

En “EL MALON QUE NO FUE” edi­ta­do por Con­ti­nen­te inves­ti­go lo ocu­rri­do y expon­go prue­bas irre­fu­ta­bles que se tra­tó de una MATANZA PREVENTIVA bus­can­do dis­ci­pli­nar mano de obra bara­ta como lue­go ocu­rrió en 1924 en Napal­pí y en 1947 en Rin­cón Bom­ba. En la tapa del libro apa­re­ce un sol­da­do y un indio enca­de­na­do a sus pies, la ilus­tra­ción es de Esta­nis­lao Zeba­llos el ideó­lo­go de Roca y men­tor de la Liga Patrió­ti­ca Argen­ti­na. No hubo malón, ni pri­mer malón ni últi­mo malón. Hubo masa­cre, impu­ni­dad y des­me­mo­ria. La pren­sa al ser­vi­cio del poder habló de “has­ta 1200 indios sal­va­jes que corre­tea­ban a caba­llo con sus chu­zas duran­te horas adue­ñán­do­se de las calles del pue­blo”. Increí­ble como se pue­de men­tir tan­to y como tan­ta gen­te pue­de ser recep­ti­va a la men­ti­ra y aca­be mani­pu­la­da. No hubo malón, hubo masa­cre. No hubo malón solo olvi­do y des­me­mo­ria. Ape­nas la impu­ni­dad de los mata­do­res habi­tua­les y los mis­mos muer­tos de siem­pre. Un deta­lle más en aquel enton­ces, fal­ta­ba un semes­tre gober­na­ba el gene­ral Julio Roca. Es len­to, pero viene…


[*Psi­có­lo­go, docen­te uni­ver­si­ta­rio, espe­cia­lis­ta en etno­li­te­ra­tu­ra y en inves­ti­gar geno­ci­dio indí­ge­na, autor de nume­ro­sos tex­tos como Caza­do­res de Poder, Pedes­ta­les y Pron­tua­rios y Peda­go­gía de la Desmemoria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *