Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (IV de X)

De 1914 a 1951, y al pre­sen­te: la Segun­da Internacional

Si se repa­sa el orden de apa­ri­ción de las diez entre­gas, se verá que la Segun­da Inter­na­cio­nal ocu­pa dos de ellas, la ter­ce­ra y la cuar­ta, por­que su his­to­ria con­cen­tra las com­ple­jas con­di­cio­nes en las que se desa­rro­lla la lucha de cla­ses mun­dial: la Segun­da Inter­na­cio­nal sigue actuan­do como la prin­ci­pal care­ta «pro­gre­sis­ta» del impe­ria­lis­mo. No fue así en su ori­gen, como vimos ante­rior­men­te, por­que a pesar de las corrien­tes refor­mis­tas que ya exis­tían des­de el ini­cio, tam­bién había corrien­tes revo­lu­cio­na­rias que se man­tu­vie­ron en la Segun­da Inter­na­cio­nal has­ta la crea­ción de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, tam­bién lla­ma­da Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. Pero la deri­va refor­mis­ta se inten­si­fi­có con la revo­lu­ción de 1905, toman­do fuer­za en 1910 y sien­do irre­ver­si­ble des­de 1914 – 1918.

A par­tir de aquí se impon­dran al menos tres cons­tan­tes que defi­nen a la Segun­da Inter­na­cio­nal como uno de los mejo­res sal­va­vi­das del capi­ta­lis­mo: una, su recha­zo a la revo­lu­ción; dos, su polí­ti­ca socio­eco­nó­mi­ca, labo­ral y cul­tu­ral de inte­gra­ción de la cla­se obre­ra en el orden del capi­tal; tres, su defen­sa del euro­cen­tris­mo. Care­ce­mos de espa­cio para ana­li­zar cada una de las cons­tan­tes en exten­so: por ejem­plo, el euro­cen­tris­mo ha ayu­da­do y ayu­da mucho a la pasi­vi­dad y a la derro­ta de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das en el mal lla­ma­do «ter­cer mun­do» y, sobre todo, a impo­ner dic­ta­du­ras mili­ta­res y fas­cis­tas ampa­ra­das en ver­sio­nes del euro­cen­tris­mo. En reali­dad, tan­to la polí­ti­ca de inte­gra­ción como el euro­cen­tris­mo son par­te de la estra­te­gia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de la Segun­da Inter­na­cio­nal, es decir, en la estra­te­gia orien­ta­da a impe­dir el avan­ce revo­lu­cio­na­rio inclu­so antes de que sur­ja y a faci­li­tar su derro­ta cuan­do ya es fuer­te. Dicha estra­te­gia no era deli­be­ra­da ni cons­cien­te en la mayo­ría de las bases mili­tan­tes de la Segun­da Inter­na­cio­nal, pero era impa­ra­ble por­que hun­día sus raí­ces en ideo­lo­gías refor­mis­tas y uto­pis­tas des­de, al menos, la déca­da de 1830, y en muchas for­mas de recha­zo cre­cien­te del mar­xis­mo des­de 1860 y total des­de fina­les de 1890.

El estu­dio de la Segun­da Inter­na­cio­nal debe basar­se en los momen­tos deci­si­vos de vic­to­ria o derro­ta de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en los que se ha vis­to envuel­ta, casi siem­pre en con­tra de su volun­tad, muy espe­cial­men­te en los que esa derro­ta abrió lar­gos y san­grien­tos perío­dos de terror fas­cis­ta y lue­go de esta­bi­li­dad bur­gue­sa en la gran mayo­ría de los casos. Vamos a resu­mir algu­nos de ellos: Fin­lan­dia, Espa­ña, Aus­tria, Hun­gría, Ale­ma­nia, Ita­lia y Chi­le. Pre­gun­té­mo­nos ¿cómo hubie­ra sido la his­to­ria pos­te­rior no solo de esos Esta­dos sino del mun­do, dada su impor­tan­cia? Por últi­mo, ten­ga­mos en cuen­ta otros pro­ce­sos en los que el capi­tal no tuvo ni tie­ne por aho­ra nece­si­dad de impo­ner dic­ta­du­ras por­que la Segun­da Inter­na­cio­nal man­tie­ne el orden de explo­ta­ción e integración.

Mien­tras la Segun­da Inter­na­cio­nal seguía apo­yan­do la gue­rra de 1914 – 1918, y en Rusia los men­che­vi­ques inten­ta­ban con­te­ner el avan­ce obre­ro, en el Esta­do espa­ñol la situa­ción crí­ti­ca esta­lló en la Huel­ga Gene­ral de agos­to de 1917 pese a que el PSOE y el sin­di­ca­to UGT, fuer­zas mayo­ri­ta­rias, inten­ta­ron evi­tar­la, pero las masas les des­bor­da­ron. En este momen­to se repi­tió un error sobre el que ya habían adver­ti­do los bol­che­vi­ques y tam­bién Marx y Engels: las orga­ni­za­cio­nes no están pre­pa­ra­das en abso­lu­to, no están a la altu­ra de las nece­si­da­des y menos aún para pre­ve­nir­las, ade­lan­tar­se a ellas e impul­sar­las. Tal impo­ten­cia orga­ni­za­ti­va ayu­dó a que las pode­ro­sas resis­ten­cias socia­les no pudie­ran impe­dir el gol­pe mili­tar de 1923.

Lo mis­mo suce­de­rá en noviem­bre de 1917 en Fin­lan­dia, don­de los socia­lis­tas para­li­za­ron la vic­to­rio­sa ola huel­guis­ta, lo que per­mi­tió a la bur­gue­sía pre­pa­rar su con­tra­rre­vo­lu­ción. En Aus­tria, en noviem­bre de 1918 se pro­cla­mó la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca, la social­de­mo­cra­cia obtu­vo mayo­ría rela­ti­va en las elec­cio­nes de febre­ro de 1919. Des­de el ini­cio se esfor­zó en arrin­co­nar al blo­que de izquier­das que exis­tía den­tro del par­ti­do y fue­ra de él. Se cons­ti­tu­yó un gobierno de cen­tro-refor­mis­ta que no tomó nin­gu­na medi­da radi­cal con­tra la bur­gue­sía. Víc­tor Adler jus­ti­fi­có en su libro Demo­cra­cia o sis­te­ma de los con­se­jos la supre­ma­cía de la demo­cra­cia bur­gue­sa sobre la demo­cra­cia con­se­jis­ta. Las mejo­ras socia­les en Vie­na la Roja fue­ron espec­ta­cu­la­res, pero des­de 1923 el lla­ma­do «aus­tro-fas­cis­mo» pasó al ata­que ante la pasi­vi­dad de la social­de­mo­cra­cia. El movi­mien­to obre­ro se fue inte­gra­do en el orden «demo­crá­ti­co» del capi­tal minus­va­lo­ran­do el peli­gro cre­cien­te del fas­cis­mo. La cri­sis de 1929 des­tro­zó las ilu­sio­nes refor­mis­tas. La social­de­mo­cra­cia esta­ba des­bor­da­da ante la cri­sis y ante el ascen­so de la radi­ca­li­dad obre­ra pero tam­bién de la con­tra­rre­vo­lu­ción que, en 1934, aplas­tó la heroi­ca pero inex­per­ta suble­va­ción roja: el nazi fas­cis­mo tam­bién triun­fó en Austria.

Las espe­cia­les con­di­cio­nes his­tó­ri­cas de Hun­gría impu­sie­ron dife­ren­cias par­ti­cu­la­res en la revo­lu­ción de los con­se­jos: la extre­ma impor­tan­cia de los sen­ti­mien­tos y opre­sio­nes nacio­na­les, el peso social de un cam­pe­si­na­do no tan radi­ca­li­za­do como el ruso, las limi­ta­cio­nes polí­ti­cas y teó­ri­cas de la fac­ción comu­nis­ta diri­gi­da por Bela Kun y, sobre todo, la divi­sión, des­bor­da­mien­to y obs­truc­cio­nis­mo de la social­de­mo­cra­cia, cuya fac­ción domi­nan­te apo­yó al capi­tal: la inva­sión impe­ria­lis­ta apo­ya­da des­de den­tro esta­ble­ció al dic­ta­dor Horthy en mar­zo de 1920, que pres­tó un enor­me apo­yo al nazismo.

En Ale­ma­nia se desa­rro­lla­ba des­de oto­ño de 1918 una cri­sis idén­ti­ca en la que la izquier­da de la Segun­da Inter­na­cio­nal, ape­nas pre­pa­ra­da, fue exter­mi­na­da casi has­ta sus raí­ces como hemos vis­to en la entre­ga ante­rior. La nece­si­dad de la for­ma­ción mar­xis­ta se hacía más impe­rio­sa en la medi­da en la que la bur­gue­sía amplia­ba sus tác­ti­cas para inte­grar al pro­le­ta­ria­do: en 1919 uno de los amos de Ale­ma­nia, Wal­ter Rathe­nau, publi­có La nue­va socie­dad, en el que ten­día la mano a la Segun­da Inter­na­cio­nal para crear algu­nas de las carac­te­rís­ti­cas de lo que sería el lla­ma­do «Esta­do del bien­es­tar». Pro­po­nía un «socia­lis­mo a la ale­ma­na». No era el úni­co, la corrien­te del «socia­lis­mo de cáte­dra» plan­tea­ba algo pare­ci­do des­de antes de la gue­rra y E. Weber pro­po­nía algo simi­lar al Alto Man­do y al gran capi­tal ale­mán en 1918. La social­de­mo­cra­cia res­pon­dió no com­ba­tien­do radi­cal­men­te el recor­te de los dere­chos de los con­se­jos obre­ros impues­to en febre­ro de 1920 así como la dura repre­sión de las pro­tes­tas obre­ras. Tam­po­co apro­ve­chó la enor­me huel­ga gene­ral que hizo fra­ca­sar el inten­to de gol­pe mili­tar de mar­zo de ese año. Tan­tas cesio­nes y tan­ta pasi­vi­dad en momen­tos crí­ti­cos fue­ron la cau­sa de su desas­tro­so retro­ce­so en las elec­cio­nes de junio de 1920, en bene­fi­cio del centro-izquierda.

Aun así, se inten­si­fi­có su refor­mis­mo y en 1921 el pro­gra­ma de Gör­litz recha­zó lo bási­co del mar­xis­mo, la lucha de cla­ses, al decla­rar­se «par­ti­do de todo el pue­blo», diná­mi­ca que se refor­zó poco des­pués con tex­tos como el de F. Naph­ta­lí sobre La demo­cra­cia eco­nó­mi­ca que augu­ra­ba que los gran­des mono­po­lios capi­ta­lis­tas eran el ini­cio pací­fi­co del socia­lis­mo. Como en Aus­tria y en otros paí­ses, seme­jan­te nuli­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca tam­bién le impi­dió com­pren­der por qué esta­lló la cri­sis de 1929, qué efec­tos tenía y cómo había que com­ba­tir­la, faci­li­tan­do así la vic­to­ria del nazis­mo en 1933 que tam­bién se apro­ve­chó de los erro­res de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, como veremos.

En Ita­lia la impo­ten­cia bur­gue­sa for­ta­le­ció al socia­lis­mo en 1919, cuya direc­ción deci­dió entrar en la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal por 10 votos con­tra 3 en mar­zo de ese año. Pero una de las debi­li­da­des del par­ti­do era que, como el res­to de la Segun­da Inter­na­cio­nal, tam­po­co cono­cía bien la crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­tal lo que le inca­pa­ci­ta­ba para enten­der la cri­sis eco­nó­mi­ca endu­re­ci­da des­de media­dos de ese año con alta infla­ción y subi­da de pre­cios, impo­ten­cia que la extre­ma dere­cha apro­ve­cha­ría con exi­gen­cias que impul­sa­rían al poco tiem­po al fas­cis­mo. Para verano de 1920 la cri­sis se agra­va­ba, se exten­dían las huel­gas obre­ras y luchas cam­pe­si­nas, ocu­pa­cio­nes de fábri­cas, crea­ción de con­se­jos obre­ros y su auto­or­ga­ni­za­ción, etc. El socia­lis­mo se divi­dió en varias ten­den­cias: la más fuer­te pro­po­nía una nego­cia­ción con la patro­nal mien­tras ape­nas orga­ni­za­ba la lucha con­tra el avan­ce fascista.

La bur­gue­sía no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad. Con­ce­dió algu­nas refor­mas que apa­ren­ta­ban ser una gran vic­to­ria cuan­do era solo una tre­gua para que el capi­tal se reor­ga­ni­za­se. Para fina­les de 1920 la com­ba­ti­vi­dad obre­ra y popu­lar cayó mucho entre otras cosas por la pro­pa­gan­da sobre la efec­ti­vi­dad del con­sen­so y nor­ma­li­dad par­la­men­ta­ria. El PCI (Par­ti­do Comu­nis­ta Ita­liano), fun­da­do en enero de 1921, no tenía aún ni fuer­za ni expe­rien­cia para rever­tir el retro­ce­so bajo la fero­ci­dad fas­cis­ta con­tra la izquier­da en las elec­cio­nes de mayo de 1921. A fina­les de ese año, el fas­cis­mo tenía ya 250.000 mili­tan­tes faná­ti­cos, con muchos excom­ba­tien­tes enva­len­to­na­dos por la pasi­vi­dad socia­lis­ta y los gran­des apo­yos de la bur­gue­sía y su ejér­ci­to, y de la Igle­sia en voz baja: su impu­ni­dad les per­mi­tió disol­ver a gol­pes la huel­ga gene­ral de julio de 1922. Eufó­ri­co, Mus­so­li­ni orga­ni­zó la «Mar­cha sobre Roma» el 25 de octu­bre de 1922, sabien­do que el ejér­ci­to no se opon­dría y apo­ya­ría al rey para que le encar­ga­se un nue­vo gobierno.

Duran­te 1923 la repre­sión debi­li­tó a los comu­nis­tas, divi­dió más a los socia­lis­tas, ate­mo­ri­zó a fran­jas obre­ras y cam­pe­si­nas, y la pro­pa­gan­da fas­cis­ta y aquies­cen­cia cató­li­ca, hizo el res­to: las elec­cio­nes de abril de 1924 debi­li­ta­ron más a las izquier­das inca­pa­ces de orga­ni­zar y diri­gir la súbi­ta reac­ción popu­lar fren­te a la extre­ma dure­za fas­cis­ta, cuya chis­pa fue el ase­si­na­to del his­tó­ri­co y res­pe­ta­do socia­lis­ta Mat­teot­ti en junio de ese año. Pese a que los comu­nis­tas aumen­ta­ron su mili­tan­cia gra­cias al males­tar popu­lar, no logra­ban movi­li­zar a las fuer­zas socia­lis­tas y demo­crá­ti­co-radi­ca­les para echar al fas­cis­mo. El Ter­cer Con­gre­so del PCI tuvo que hacer­se en Lyon en enero de 1926 por el exi­lio de muchos diri­gen­tes y en noviem­bre de ese año fue dete­ni­do Gramsci.

Lle­ga­dos a este momen­to, tene­mos que vol­ver a don­de nos había­mos que­da­do antes, en el socia­lis­mo espa­ñol de 1923, año de la dic­ta­du­ra mili­tar. Los mili­ta­res y el rey espa­ñol fue­ron astu­tos y ofre­cie­ron un pac­to al PSOE-UGT que se con­vir­tió en un alcahue­te para no ser per­se­gui­do como lo fue­ron los anar­quis­tas, comu­nis­tas, nacio­na­lis­tas no espa­ño­les, demó­cra­tas-radi­ca­les, etc. Pero el alcahue­te se dio cuen­ta ya en 1928 que se esta­ba des­gas­tan­do mucho por su trai­ción a la cla­se obre­ra, y aun así siguió fiel al capi­tal has­ta verano de 1929: ocu­rría que la dic­ta­du­ra se esta­ba des­com­po­nien­do y que su inten­to de impo­ner una espe­cie de cons­ti­tu­ción auto­ri­ta­ria hun­di­ría al PSOE-UGT si seguía de mam­po­rre­ro. En 1930 la cri­sis empe­zó a ser devas­ta­do­ra al fusio­nar­se la heca­tom­be mun­dial de 1929 con la corrup­ción de la monar­quía. Solo la noble­za, gran­des empre­sa­rios y terra­te­nien­tes, altos mili­ta­res, Igle­sia… defen­dían al rey; un amplio sec­tor bur­gués, sobre todo los nacio­na­lis­tas no espa­ño­les, las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, y las izquier­das se enfren­ta­ron al inten­to de pro­lon­gar la dic­ta­du­ra en for­ma de dic­ta­blan­da del gene­ral Berenguer.

El Pac­to de San Sebas­tián de agos­to de 1930 defi­nió los obje­ti­vos ele­men­ta­les del repu­bli­ca­nis­mo, pero has­ta enton­ces el PSOE per­ma­ne­ció pasi­vo, acti­ván­do­se a favor de la Segun­da Repú­bli­ca en ese oto­ño. Sin embar­go, sí se con­vir­tió en un pun­tal del pri­mer gobierno repu­bli­cano de 1931 que moder­ni­zó áreas impor­tan­tes de la socie­dad, retra­só sis­te­má­ti­ca­men­te los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das, repri­mió las luchas socia­les radi­ca­les y no depu­ró las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias que inten­ta­ron gol­pes mili­ta­res casi des­de el mis­mo ini­cio repu­bli­cano. La dere­cha se reor­ga­ni­zó gra­cias a esta per­mi­si­vi­dad guber­na­ti­va ganan­do las elec­cio­nes de fina­les de 1933. De nue­vo en el gobierno, la dere­cha fue tan dura que el sec­tor más refor­mis­ta del PSOE tuvo que ceder a la pre­sión de las masas y lan­zar­se al inten­to revo­lu­cio­na­rio de octu­bre de 1934, macha­ca­do por el ejér­ci­to que ya se pre­pa­ra­ba para un futu­ro gol­pe de Esta­do definitivo.

La dic­ta­du­ra nazi des­de 1933 y el fas­cis­mo ita­liano empe­za­ron a ayu­dar a la con­tra­rre­vo­lu­ción, lo que uni­do al empeo­ra­mien­to de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca reac­ti­vó a la izquier­da repu­bli­ca­na que ganó las elec­cio­nes de febre­ro de 1936. Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia avi­sa­ron de la avan­za­da pre­pa­ra­ción de otro gol­pe mili­tar, pero el nue­vo gobierno no tomó medi­das defi­ni­ti­vas para abor­tar­lo, ni orga­ni­zó un plan de movi­li­za­ción popu­lar masi­va. La len­ta reac­ción del gobierno y su nega­ti­va de armar al pue­blo, fue com­pen­sa­da con la radi­cal ini­cia­ti­va de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, pero se echó en fal­ta la poca pre­pa­ra­ción mili­tar ante­rior de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias aun cuan­do era vox popu­li que el gol­pe sería ese verano: fue en julio. La Segun­da Inter­na­cio­nal recha­za­ba y recha­za esta impres­cin­di­ble pre­pa­ra­ción, los comu­nis­tas se esta­ban adap­tan­do a las nue­vas direc­tri­ces del VII Con­gre­so de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal de verano de 1935 sobre el Fren­te Popu­lar y la alian­za con la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca» y el anar­quis­mo con­fir­mó su debi­li­dad teó­ri­ca y polí­ti­co-orga­ni­za­ti­va congénita.

La res­pues­ta del PSOE fue más len­ta que la comu­nis­ta y anar­quis­ta, pero más rápi­da que la media­na bur­gue­sía vas­ca y cata­la­na que dudó y se rom­pió entre pro-repu­bli­ca­nos y pro-mili­ta­res. Así, el gol­pe dis­pu­so de un tiem­po vital para afian­zar­se. Una de las pun­ti­llas que rema­tó a la Repu­bli­ca fue abor­tar la revo­lu­ción para sal­var la alian­za con la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca», esen­cial­men­te reac­cio­na­ria. Excep­to la URSS y el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, la Segun­da Inter­na­cio­nal y la «demo­cra­cia occi­den­tal» boi­co­tea­ron la Repu­bli­ca: des­de 1975 – 1978 son pila­res de la monar­quía reins­tau­ra­da por Franco.

Chi­le con­fir­ma la supe­di­ta­ción de la Segun­da Inter­na­cio­nal a Esta­dos Uni­dos. La bur­gue­sía chi­le­na con­ta­ba con el explí­ci­to apo­yo del pre­si­den­te Ken­nedy (1960−1963) para aplas­tar cual­quier gobierno de izquier­da. Nixon orde­nó pre­pa­rar un gol­pe mili­tar en 1969, un año antes de la pre­si­den­cia de Allen­de a fina­les de 1970, con la ayu­da de las gran­des empre­sas yan­quis, ade­más del ejér­ci­to, la bur­gue­sía y la Igle­sia de Chi­le. El refor­mis­mo había crea­do el mito de la «tra­di­ción demo­crá­ti­ca» chi­le­na, de su ejér­ci­to y de su dere­cha y la «vía pací­fi­ca» se ampa­ra­ba en ese mito. La vic­to­ria popu­lar sor­pren­dió a la dere­cha, pero como Esta­dos Uni­dos ya había idea­do un plan de terror, la «tra­di­ción demo­crá­ti­ca» duro el pri­mer año de gobierno, duran­te el que se con­quis­ta­ron impor­tan­tes dere­chos socia­les, recu­pe­ra­cio­nes de fábri­cas y tie­rra, esta­ta­li­za­cio­nes, comi­tés obre­ros y veci­na­les, etc.

Sobre esta ola, la Uni­dad Popu­lar ganó las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de abril de 1971 que cre­yó que esa vic­to­ria demos­tra­ba la correc­ción de su estra­te­gia. Pero la dere­cha sí apren­de de su derro­ta, agru­pa sus filas, pre­pa­ra a su ejér­ci­to, refuer­za sus lazos con la CIA… y pasa al ata­que: pren­sa y edu­ca­ción, des­abas­te­ci­mien­to de pro­duc­tos ele­men­ta­les en todos los sen­ti­dos, cor­tes del trans­por­te, movi­li­za­ción de muje­res reac­cio­na­rias y de gru­pos de «dere­chos huma­nos», impu­ni­dad cre­cien­te del fas­cis­mo, cie­rre empre­sa­rial, fuga de capi­ta­les, des­in­ver­sión y el boi­cot inter­na­cio­nal, infla­ción, etc. Toda la vida social es obje­to de ata­que. En octu­bre de 1972, la bur­gue­sía lan­za su pri­mer inten­to de aho­go gene­ra­li­za­do del país. Sin embar­go, el movi­mien­to obre­ro no se ami­la­na y man­tie­ne la ofen­si­va, pero el refor­mis­mo, la direc­ción de la Uni­dad Popu­lar y el gobierno de Allen­de duda, da mar­cha atrás devol­vien­do empre­sas al capi­tal y comien­za a requi­sar armas a los comi­tés obre­ros y populares.

Pese a esto, vuel­ve a ganar las elec­cio­nes de mar­zo de 1973 gra­cias a la con­cien­cia obre­ra, y el gobierno vuel­ve a equi­vo­car­se cre­yen­do que ha gana­do por­que ha fre­na­do su ímpe­tu refor­ma­dor. La bur­gue­sía ata­ca por la cre­cien­te bre­cha que se abre entre el pue­blo obre­ro y el refor­mis­mo. El gobierno no repri­me al fas­cis­mo, pero aumen­ta el desar­me del pro­le­ta­ria­do Para julio de ese año, el ejér­ci­to entra ya con algu­na faci­li­dad en los barrios obre­ros y en las empre­sas recu­pe­ra­das. Todo indi­ca que se apro­xi­ma el gol­pe, pero la fe cie­ga en el par­la­men­ta­ris­mo y la cre­du­li­dad inge­nua en las men­ti­ras bur­gue­sas abren la puer­ta al defi­ni­ti­vo gol­pe del 11 de sep­tiem­bre de 1973.

¿Cómo hubie­ra sido la his­to­ria si la Segun­da Inter­na­cio­nal no hubie­se ayu­da­do a la vic­to­ria del fas­cis­mo y del mili­ta­ris­mo en estos y otros paí­ses? ¿O si no hubie­se ayu­da­do deci­si­va­men­te a inte­grar al pro­le­ta­ria­do en el capi­tal con su ido­la­tría feti­chis­ta del par­la­men­ta­ris­mo? ¿O si no hubie­ra pro­pa­ga­do el euro­cen­tris­mo faci­li­tan­do así la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta? Estas pre­gun­tas no pue­den tener res­pues­tas exac­tas, pero sí actua­li­zan crí­ti­cas que se hicie­ron en su momen­to y que la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal resol­vió posi­ti­va­men­te en par­te. En la ter­ce­ra entre­ga expu­si­mos los pun­tos cen­tra­les de la «teo­ría» de la Segun­da Inter­na­cio­nal; en esta hemos vis­to los catas­tró­fi­cos efec­tos que nacen de la indi­fe­ren­cia de la izquier­da al no cri­ti­car a la Segun­da Inter­na­cio­nal en la prác­ti­ca dia­ria. La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal demos­tró que el mar­xis­mo es una pra­xis con­tra la ley del valor sus­ten­ta­da en una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar y en una éti­ca y una cul­tu­ra basa­das en el valor de uso. Jus­to lo anta­gó­ni­co de la «teo­ría» de la Segun­da Internacional.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 16 de abril de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *