Argen­ti­na. Andal­ga­lá: «hablar de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en pro­yec­tos mine­ros es una vergüenza»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de abril de 2021. 

Maria­na Katz, una de las abo­ga­das de la Asam­blea El Alga­rro­bo – algu­nos de cuyos inte­gran­tes se encuen­tran dete­ni­dos por luchar con­tra la mega­mi­ne­ría y en defen­sa del agua -, cues­tio­na los dichos del gobierno de Cata­mar­ca sobre las con­sul­tas ciu­da­da­nas en el pro­yec­to mine­ro MARA en los neva­dos del Acon­qui­ja. Remar­ca que en Andal­ga­lá el meca­nis­mo de con­sul­ta con­sis­tió en lle­nar pla­ni­llas con pre­gun­tas que nun­ca tuvie­ron res­pues­ta, y que la infor­ma­ción brin­da­da a la comu­ni­dad fue­ron expe­dien­tes admi­nis­tra­ti­vos que con­ta­ban con 3 mil pági­nas que debían ser leí­das en menos de 15 minu­tos debi­do al con­tex­to de pan­de­mia. Ade­más, denun­cia que «exis­ten pla­ni­lla fir­ma­das por fun­cio­na­rios públi­cos. Por ejem­plo Mico­ne, ex minis­tro de Mine­ría, o por el direc­tor de la DIPGAM, como si fue­ran ciu­da­da­nos de Andal­ga­lá. Por par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na hacen pasar a los fun­cio­na­rios públi­cos como ciu­da­da­nos comu­nes. Ese es el tipo de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que da la pro­vin­cia de Cata­mar­ca». Mien­tras, auto­ri­da­des nie­gan mal­tra­tos e irre­gu­la­ri­da­des en las deten­cio­nes de los 12 asam­bleís­tas que per­ma­ne­cen en con­fi­na­mien­to. Hoy fami­lia­res, veci­nos y veci­nas exi­gen la libe­ra­ción de los detenidos. 


Des­de el 12 de abril los andal­ga­len­ses fue­ron tes­ti­gos de deten­cio­nes a ambien­ta­lis­tas que defien­den el agua des­de hace más de una déca­da con­tra las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les mine­ras. Maria­na Katz, una de las abo­ga­das de la Asam­blea El Alga­rro­bo afir­ma que los alla­na­mien­tos se rea­li­za­ron de for­ma irre­gu­lar y sin órde­nes judi­cia­les. Se suma a las incon­gruen­cias judi­cia­les, que la cau­sa fue ini­cia­da a par­tir de tes­ti­mo­nios de poli­cías y de quie­nes apa­ren­te­men­te serían fami­lia­res de inte­gran­tes de esa fuer­za.

Dis­tin­tos rela­tos dan cuen­ta del mal­tra­to y el exce­so poli­cial en los arres­tos. Uno de los más vio­len­tos fue el alla­na­mien­to al domi­ci­lio y deten­ción de Wal­ter Man­si­lla, que tam­bién es foto-perio­dis­ta de la Red Nacio­nal de Medios Alter­na­ti­vos (RNMA) y que, duran­te la cami­na­ta 583, cuan­do se incen­dia­ron las ofi­ci­nas de la Yama­na Gold, se encon­tra­ba regis­tran­do con su cáma­ra para la Asam­blea El Alga­rro­bo. La poli­cía irrum­pió en el domi­ci­lio de Wal­ter, des­tro­zan­do el lugar, gol­peán­do­lo y pro­vo­cán­do­le lesio­nes: «Sen­tía los rui­dos de las rup­tu­ras de la casa cuan­do lle­gue. Les pedí que no lo tra­ta­sen así, que era un ser humano. Lo vi tira­do en el piso. Lo tenían en el piso con un bota en el cue­llo«, rela­tó la abogada.

Ima­gen: Sole­dad Castro.

El fis­cal de la cau­sa, Hugo Cos­ti­lla, en decla­ra­cio­nes a la pren­sa nie­ga la exis­ten­cia de denun­cias sobre hos­ti­ga­mien­to o mal­tra­to sufri­das por los veci­nos. Tam­bién el Direc­tor de Dere­chos Huma­nos de la pro­vin­cia de Cata­mar­ca, Her­nán Velar­dez Vaca, afir­mó no adver­tir situa­cio­nes que vul­ne­ren los dere­chos de las per­so­nas pri­va­das de su liber­tad. Pero los tes­ti­mo­nios de fami­lia­res y asam­bleís­tas ase­gu­ran lo con­tra­rio. Para la abo­ga­da Maria­na Katz las auto­ri­da­des de la pro­vin­cia de Cata­mar­ca sis­te­má­ti­ca­men­te «salen a des­men­tir a los asam­bleís­tas fren­te a la situa­ción con­flic­ti­va que se vira­li­zó. Los fun­cio­na­rios cata­mar­que­ños salen a negar el recla­mo y las denun­cias de la pobla­ción como lo hicie­ron des­de el año 2009, cuan­do se ini­cia la resis­ten­cia del pue­blo andal­ga­len­se al pro­yec­to Agua Rica».

En un comu­ni­ca­do publi­ca­do el lunes 20 de abril, el gobierno de Cata­mar­ca ase­gu­ra que se garan­ti­za la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en pro­yec­tos mine­ros. Afir­man que duran­te el año 2020 se rea­li­za­ron con­sul­tas públi­cas y abier­tas en Andal­ga­lá. Al ser con­sul­ta­da, Katz cata­lo­ga como una “ver­güen­za” que se hable de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en los pro­yec­tos mine­ros. Remar­ca que en Andal­ga­lá, el meca­nis­mo de con­sul­ta con­sis­tió en lle­nar pla­ni­llas con pre­gun­tas que nun­ca tuvie­ron res­pues­ta. La infor­ma­ción brin­da­da a la comu­ni­dad eran expe­dien­tes admi­nis­tra­ti­vos que con­ta­ban con 3 mil pági­nas que debían ser leí­das en menos de 15 minu­tos debi­do al con­tex­to de pan­de­mia. La letra­da agre­ga que en las con­sul­tas públi­cas eran los mis­mos fun­cio­na­rios los que fir­ma­ban las pla­ni­llas: “exis­ten pla­ni­lla fir­ma­das por fun­cio­na­rios públi­cos, por ejem­plo Mico­ne, ex minis­tro de Mine­ría, por el direc­tor de la DIPGAM, como si fue­ran ciu­da­da­nos de Andal­ga­lá. Por par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na hacen pasar a los fun­cio­na­rios públi­cos como ciu­da­da­nos comu­nes. Ese es el tipo de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que da la pro­vin­cia de Cata­mar­ca”.

En el pue­blo de Andal­ga­lá con­ti­núa una fuer­te pre­sen­cia poli­cial, que se refor­zó cuan­do el ejér­ci­to nacio­nal se apos­tó en la puer­ta de la fis­ca­lía localMien­tras, el Esta­do pro­vin­cial pare­ce dejar el camino libre a la empre­sa Yama­na Gold, que man­tie­ne acti­vi­dad en el neva­do del Acon­qui­ja. Pero más voces se suman a denun­ciar la acti­vi­dad ile­gal de la mine­ra. La Fun­da­ción Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (FARN) mani­fes­tó su preo­cu­pa­ción por el avan­ce del pro­yec­to mine­ro MARA Agua Rica, denun­cian­do el incum­pli­mien­to de la ley gene­ral del ambien­te y la Ley de Gla­cia­res.

Los veci­nos dete­ni­dos son inte­gran­tes de la Asam­blea El Alga­rro­bo, espa­cio que denun­cia las ope­ra­cio­nes ile­ga­les de la mine­ra, la com­pli­ci­dad de las auto­ri­da­des cata­mar­que­ñas y el esta­ble­ci­mien­to de un esta­do poli­cial y es el espa­cio orga­ni­za­ti­vo de las y los pobla­do­res des­de hace más de diez años. En los pró­xi­mos días el juez de la cau­sa debe defi­nir la situa­ción pro­ce­sal de los detenidos.Pese al temor que impo­ne la mili­ta­ri­za­ción del terri­to­rio, la comu­ni­dad se movi­li­za dia­ria­men­te a la fis­ca­lía exi­gien­do la libe­ra­ción de sus fami­lia­res arres­ta­dos por defen­der el dere­cho humano al agua.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *