Argen­ti­na. Neu­quén y el con­flic­to de Salud. Lo urgen­te, lo impor­tan­te y la cri­sis de representación

Daniel Este­ban Manou­kian * /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de abril de 2021

El sis­te­ma de salud neu­quino enfren­ta en estos días, entre otras, dos urgen­cias que deben ser resuel­tas para evi­tar con­se­cuen­cias gra­ves. Por un lado un recla­mo genuino, por el otro la lla­ma­da “segun­da ola”.

Lo urgen­te y lo importante

Los tra­ba­ja­do­res de salud subie­ron a la ruta. Recla­man mejo­ras en sus suel­dos. El sala­rio es la for­ma más evi­den­te de reco­no­cer el esfuer­zo y el com­pro­mi­so del tra­ba­ja­dor. Cuan­do se acu­mu­lan seña­les que son inter­pre­ta­das como fal­ta de reco­no­ci­mien­to, des­cui­do o des­tra­to, se gene­ran con­di­cio­nes pro­pi­cias para des­en­ca­de­nar con­flic­tos, que siem­pre se sabe cuán­do comien­zan, pero nun­ca como y cuan­do ter­mi­nan. En ese con­tex­to, el sala­rio es el emer­gen­te iden­ti­fi­ca­do como moti­vo del recla­mo, mar­ca el rit­mo de las urgen­cias, es el des­en­ca­de­nan­te, pero no es la úni­ca varia­ble que resul­ta del des­tra­to o de polí­ti­cas ende­bles vin­cu­la­das con el pilar esen­cial de cual­quier sis­te­ma de salud.

El sis­te­ma de salud neu­quino enfren­ta en estos días, entre otras, dos urgen­cias que deben ser resuel­tas para evi­tar con­se­cuen­cias graves.

Por un lado un recla­mo genuino, espe­cial­men­te a la luz de las deci­sio­nes toma­das en rela­ción a la recom­po­si­ción sala­rial acor­da­da entre el gobierno y dos sin­di­ca­tos (ATE y UPCN), que fue­ron inme­dia­ta­men­te inter­pre­ta­das como insu­fi­cien­tes por el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res que vie­nen lidian­do con la pan­de­mia a dia­rio. La res­pues­ta a esas deci­sio­nes falli­das (incre­men­to del 12%, lue­go 3% adi­cio­nal y aho­ra un bono no remu­ne­ra­ti­vo y no boni­fi­ca­ble sin alcan­ce a los tra­ba­ja­do­res jubi­la­dos), devino en un con­flic­to de alta inten­si­dad, com­ple­jo como todos, pero agra­va­do por la impe­ri­cia de la con­duc­ción pro­vin­cial y su esca­sa voca­ción de diá­lo­go, a lo que se suma que el recla­mo pro­vie­ne de un con­jun­to amplio de tra­ba­ja­do­res de todos los sec­to­res hos­pi­ta­la­rios, muchos de los cua­les no se sien­ten repre­sen­ta­dos por orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les (“auto­con­vo­ca­dos”) y con un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de emplea­dos públi­cos cuyos suel­dos no les per­mi­te supe­rar la línea de la pobreza.

La otra urgen­cia a la que nos refe­ri­mos es la que sobre­vie­ne ana­li­zan­do el per­fil epi­de­mio­ló­gi­co argen­tino actual, que dis­cu­rre en medio de un incre­men­to expo­nen­cial de casos al que se ha dado en lla­mar “la segun­da ola”. Este aumen­to brus­co de con­ta­gia­dos impac­ta de lleno en los sis­te­mas de salud, incre­men­tan­do la deman­da hacia equi­pos ago­ta­dos y diez­ma­dos. Esta situa­ción no tar­da­rá en lle­gar a nues­tra región, la que por cier­to, ya mues­tra un pro­me­dio de casos nue­vos dia­rios que en los últi­mos diez días es fran­ca­men­te supe­rior al de los diez días pre­vios. A los pacien­tes que requie­ren inter­na­ción por Covid-19 en uni­da­des de cui­da­dos crí­ti­cos deben sumar­se aque­llos que requie­ren ese tipo de aten­ción por otras cau­sas (por ejem­plo post-ope­ra­to­rios com­ple­jos y víc­ti­mas de inci­den­tes de trán­si­to), con lo cual la sobre­car­ga será mayor que la expe­ri­men­ta­da en el peor momen­to de 2020 cuan­do la cir­cu­la­ción de per­so­nas era fran­ca­men­te menor que la actual.

Estas dos urgen­cias, el con­flic­to no resuel­to y el per­fil epi­de­mio­ló­gi­co ame­na­zan­te, obli­gan a des­tra­bar la situa­ción lo antes posi­ble y así poder asu­mir el cui­da­do de la salud colec­ti­va con el mayor cúmu­lo posi­ble de fuerzas.

Es evi­den­te tam­bién que resol­vien­do solo lo coyun­tu­ral no se arre­gla un pro­ble­ma con más aris­tas ade­más de lo sala­rial. En este sen­ti­do enten­de­mos que asu­mir como impos­ter­ga­ble la pro­mo­ción de polí­ti­cas refe­ri­das a los tra­ba­ja­do­res de salud con cri­te­rio inte­gral para dar sus­ten­to sóli­do al sis­te­ma, demanda:

  • Fijar pau­tas sala­ria­les que resul­ten atrac­ti­vas tan­to para el reclu­ta­mien­to, como para rete­ner tra­ba­ja­do­res de salud den­tro del sis­te­ma, y que en todos los casos con­for­men una pro­pues­ta dig­na para un sec­tor que ha demos­tra­do com­pro­mi­so con el con­jun­to de la socie­dad que se lo reco­no­ce a diario.
  • Pro­mo­ver la dedi­ca­ción exclu­si­va con una retri­bu­ción jus­ta amplian­do este régi­men labo­ral a todas dis­ci­pli­nas, es otra de las líneas de acción que hacen a for­ta­le­cer el sis­te­ma de salud, con­cen­tran­do los esfuer­zos en favor de la salud y al mis­mo tiem­po redu­cien­do el plu­ri­em­pleo que ha sido uno de los fac­to­res de ries­go que aten­ta­ron con­tra la salud de los tra­ba­ja­do­res de la salud, inclu­si­ve antes de la pandemia.
  • Des­mon­tar los dis­po­si­ti­vos que incen­ti­van las tareas extra­or­di­na­rias (guar­dias) en detri­men­to de las que acom­pa­ñan la cons­truc­ción colec­ti­va de salud, y que lle­van a des­cui­dar accio­nes de pro­mo­ción de la salud y pro­tec­ción de la enfermedad.
  • Ana­li­zar en pro­fun­di­dad el actual con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo, y habien­do pasa­do tres años des­de su pues­ta en vigen­cia, pro­mo­ver los cam­bios nece­sa­rios para que resul­te fun­cio­nal al for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma públi­co pro­vin­cial de salud y de la tota­li­dad de los inte­gran­tes de los equi­pos de salud.
  • For­ta­le­cer los dis­po­si­ti­vos de cui­da­do de la salud emo­cio­nal y físi­ca de los inte­gran­tes del equi­po de salud, des­de el ingre­so al sis­te­ma has­ta el retiro.
  • Faci­li­tar espa­cios de par­ti­ci­pa­ción para fijar obje­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les a cor­to, mediano y lar­go pla­zo con el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res dis­pues­tos a ser par­te de un pro­ce­so de mejo­ra, par­tien­do de reco­no­cer la poten­cia­li­dad crea­ti­va de cada uno.
  • Pro­mo­ver la con­for­ma­ción de ámbi­tos de aná­li­sis, dis­cu­sión y pro­pues­tas, refe­ri­dos a las con­di­cio­nes y el ambien­te labo­ral en cada hos­pi­tal, esti­mu­lan­do mode­los de orga­ni­za­ción sin­di­cal demo­crá­ti­cos con for­ta­le­za cre­cien­te des­de las bases mis­mas del sis­te­ma de salud.

Enfren­tar estas dos urgen­cias, enten­de­mos, deman­da iden­ti­fi­car y jus­ti­pre­ciar la pro­fun­di­dad del pro­ble­ma, demos­trar voca­ción polí­ti­ca para enca­rar­lo y acti­tu­des res­pon­sa­bles, que sur­gen cuan­do se asu­me que las mejo­res pro­pues­tas y las que garan­ti­zan mayor gober­na­bi­li­dad, son aque­llas fru­to de la cons­truc­ción colectiva.

Cri­sis de representación

Vale agre­gar otro ingre­dien­te, sin con ello pre­ten­der ago­tar el aná­li­sis de una situa­ción com­ple­ja. Nos refe­ri­mos a la cri­sis de repre­sen­ta­ción que deve­la el con­flic­to en cur­so. En efec­to, un aspec­to des­ta­ca­ble de la situa­ción actual que se dife­ren­cia de lo ocu­rri­do en con­flic­tos ante­rio­res de este tipo, o que apa­re­ce con mayor inten­si­dad en éste,es la apa­ri­ción de nue­vos actores.Entre ellos, un con­jun­to impor­tan­te de tra­ba­ja­do­res de salud que se auto­de­no­mi­nan “auto­con­vo­ca­dos”. Es un con­jun­to hete­ro­gé­neo inte­gra­do por per­so­nas en muchos casos sin mili­tan­cia polí­ti­ca o gre­mial pre­via, en otros con ante­ce­den­tes de par­ti­ci­pa­ción en espa­cios sin­di­ca­les, pero aho­ra dis­gus­ta­dos con los resul­ta­dos de la nego­cia­ción lle­va­da ade­lan­te, seña­lan­do a diri­gen­tes que no leye­ron correc­ta­men­te la situa­ción. En suma, se con­fi­gu­ra un cua­dro que pone en ten­sión modos de orga­ni­za­ción sin­di­cal, mode­los de con­duc­ción y has­ta for­mas de vin­cu­lar a los dis­tin­tos inte­gran­tes de los equi­pos de salud.

En 1983 nació un sin­di­ca­to en Neu­quén, SUTEN, el Sin­di­ca­to Úni­co de Tra­ba­ja­do­res Esta­ta­les Neu­qui­nos. Unos años más tar­de, en 1986, SUTEN se inte­gró a la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Esta­do (ATE), gre­mio fun­da­do en 1925, que tie­ne la per­so­ne­ría gre­mial N° 2 de la Argen­ti­na y más de 300.000 afi­lia­dos en todo el país.

Casi cua­tro déca­das des­pués el pano­ra­ma es muy dis­tin­to. Hoy en el sec­tor salud del ámbi­to públi­co hay dos gre­mios reco­no­ci­dos con posi­bi­li­dad de inte­grar mesas de nego­cia­ción en el mar­co del con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo (ATE y UPCN), otros dos de más recien­te for­ma­ción que aún no son reco­no­ci­dos como inte­gran­tes ple­nos de esas mesas: SIPROSAPUNE (Sin­di­ca­to de Pro­fe­sio­na­les de la Salud) y SEN (Sin­di­ca­to de Enfer­me­ría del Neu­quén), a los que se suman tra­ba­ja­do­res sin adhe­ren­cia a nin­gu­na de estas orga­ni­za­cio­nes, pero no por ello menos movi­li­za­dos, que demues­tran capa­ci­dad cre­cien­te de orga­ni­za­ción y que se mues­tran preo­cu­pa­dos y deman­dan­tes de res­pues­tas satis­fac­to­rias, serias y dignas.

¿Cómo emer­ger de esta situa­ción pro­te­gien­do a los tra­ba­ja­do­res y al sis­te­ma de salud?, ¿qué ins­tan­cias o ámbi­tos podrían ser úti­les para abor­dar y dar res­pues­ta a las urgen­cias plan­tea­das en el mar­co de esta cri­sis de repre­sen­ta­ción gre­mial y polí­ti­ca?, ¿deben bus­car­se media­do­res fue­ra del sis­te­ma de salud capa­ces de con­tri­buir a reu­nir a las par­tes?, ¿habrá capa­ci­dad en el gobierno pro­vin­cial para habi­li­tar cana­les de diá­lo­go, asu­mien­do que se deben bus­car alter­na­ti­vas superadoras?

Las con­duc­cio­nes inter­me­dias como recur­so mediador

Los sis­te­mas de salud en dis­tin­tos pun­tos del glo­bo empren­die­ron un veloz pro­ce­so de ade­cua­ción a la nue­va reali­dad. Fue nece­sa­rio redis­tri­buir recur­sos, con­se­guir, aco­piar y dis­tri­buir insu­mos esen­cia­les para enfren­tar una situa­ción de excep­ción, modi­fi­car los espa­cios de aten­ción ade­cuan­do espa­cios físi­cos y emplear edi­fi­cios cedi­dos por otras ins­ti­tu­cio­nes equi­pán­do­los para la aten­ción de las per­so­nas. Tam­bién se requi­rió repen­sar los hora­rios de tra­ba­jo y la dis­tri­bu­ción de tareas del per­so­nal de salud, al tiem­po de estar aten­tos a tener dis­po­ni­bles medios de trans­por­te y de comu­ni­ca­ción a los efec­tos de res­pon­der en tiem­po y for­ma a las deman­das impues­tas por el nue­vo esce­na­rio epidemiológico.

En fin, las con­duc­cio­nes de los sis­te­mas de salud, inclu­yen­do en este gru­po a todos aque­llos con res­pon­sa­bi­li­dad diri­gen­cial, enfren­ta­ron un desa­fío mayúscu­lo para el que no habían sido entre­na­dos pre­via­men­te. Acer­ta­ron y erra­ron, algu­nos no pudie­ron sobre­lle­var la situa­ción y cedie­ron el lugar a otros, pero todos aqui­la­ta­ron una expe­rien­cia valio­sa que los ubi­ca aho­ra en otro peldaño.

El rol que jue­gan los direc­to­res de hos­pi­ta­les y cen­tros de salud y los jefes de ser­vi­cios, resul­ta esen­cial en ese cua­dro de con­duc­ción, para orga­ni­zar y dar res­pues­tas. Son ellos y ellas quie­nes lidian a dia­rio con la tarea de coor­di­nar per­so­nas y admi­nis­trar recur­sos. Están en con­tac­to direc­to con la reali­dad de las comu­ni­da­des y con los tra­ba­ja­do­res de salud, y tie­nen mucho para com­par­tir e inter­cam­biar en fun­ción de cre­cer como conjunto.

¿Podría el con­jun­to de direc­to­res y res­pon­sa­bles zona­les cons­ti­tuir­se en un gru­po media­dor? Se tra­ta de per­so­nas que han asu­mi­do una res­pon­sa­bi­li­dad impor­tan­te y que pue­den ser el puen­te entre los equi­pos de salud que con­du­cen y a quie­nes deben leal­tad, con las auto­ri­da­des polí­ti­cas que des­can­san en ellos para inten­tar resol­ver las situa­cio­nes que a dia­rio apa­re­cen en el cam­po de la salud.

Asu­mir esa fun­ción media­do­ra como con­jun­to, podría ser útil para resol­ver el con­flic­to actual con una mejo­ra sala­rial sig­ni­fi­ca­ti­va, que sea remu­ne­ra­ti­va y boni­fi­ca­ble y que incre­men­te los bási­cos de todos los agru­pa­mien­tos, y que ade­más resul­te fun­cio­nal a obje­ti­vos más per­du­ra­bles y con­sis­ten­tes como los men­cio­na­dos antes, recrean­do un espa­cio de inter­cam­bio de expe­rien­cias úti­les a los efec­tos de sos­te­ner y for­ta­le­cer el sis­te­ma de salud des­de una mira­da crí­ti­ca y comprometida.

No reem­pla­zan a la orga­ni­za­ción gre­mial, por el con­tra­rio, debie­ran ser un cata­li­za­dor para que éstas se cons­ti­tu­yan don­de fal­tan, y se for­ta­lez­can y se afian­cen en su rol de repre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res don­de ya las hay. En este par­ti­cu­lar momen­to, será nece­sa­rio que los cua­dros de con­duc­ción asu­man su rol en ple­ni­tud y se cons­ti­tu­yan en una opción para con­tri­buir a salir de esta encru­ci­ja­da y avan­zar lue­go hacia for­mas de orga­ni­za­ción y repre­sen­ta­ción más robus­tas y fun­cio­na­les, tan­to para mejo­rar los ser­vi­cios a la pobla­ción, como para velar por el bien­es­tar inte­gral de los tra­ba­ja­do­res de salud.

La urgen­cia de la hora exi­ge una acti­tud res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­da del gobierno. Los equi­pos de salud, can­sa­dos, mal remu­ne­ra­dos y con reduc­ción de los des­can­sos a los que tie­nen dere­cho, y la comu­ni­dad en su con­jun­to, lo demandan. 

(*) nte­gran­te del Cue­seb (Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Estu­dios sobre Salud, Eco­no­mía y Bien­es­tar UNC).

FUENTE: Va Con Firma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *