Afga­nis­tán. Biden es el ter­cer pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se que pro­me­te poner fin a la guerra

Por Car­los Sanhue­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de abril de 2021.

En los vein­te años de esta cri­mi­nal inva­sión no se han logra­do nin­guno de los obje­ti­vos pro­cla­ma­dos por los últi­mos cua­tro pre­si­den­tes grin­gos. Los alar­des de demo­cra­cia, dere­chos huma­nos, moder­ni­dad, libe­ra­ción de la mujer, liber­tad, desa­rro­llo, etc. son nada menos que un insul­to a la inju­ria de las masas que habi­tan esta des­afor­tu­na­da tie­rra. La demo­cra­cia impues­ta por el impe­ria­lis­mo es una tra­ge­dia y una far­sa al mis­mo tiempo.

El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, anun­ció el miér­co­les que la inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán fina­li­za­rá el 11 de sep­tiem­bre de 2021, y el últi­mo sol­da­do esta­dou­ni­den­se aban­do­na­rá ese país varias sema­nas antes del 20 ani­ver­sa­rio de la inva­sión y con­quis­ta esta­dou­ni­den­se del país asiá­ti­co el 7 de octu­bre de 2001.

Inclu­so si los últi­mos 3.500 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses aban­do­nan el país, toda­vía que­da­rán miles de agen­tes de la CIA, mer­ce­na­rios y para­cai­dis­tas apun­ta­lan­do al gobierno títe­re del pre­si­den­te Ash­raf Gha­ni. Y el Pen­tá­gono con­ti­nua­rá lan­zan­do bom­bas y dis­pa­ran­do misi­les más o menos a volun­tad con­tra lo que los Esta­dos Uni­dos afir­men que son obje­ti­vos “terro­ris­tas”. Un des­plie­gue reno­va­do de tro­pas de com­ba­te, como en Irak, es total­men­te posible.

El anun­cio de Biden brin­da una opor­tu­ni­dad para hacer un balan­ce de la gue­rra más lar­ga en la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, una que ha pro­du­ci­do un sufri­mien­to incal­cu­la­ble para el pue­blo de Afga­nis­tán, mal­gas­ta­do vas­tos recur­sos y bru­ta­li­za­do a la socie­dad estadounidense.

Según cifras ofi­cia­les, más de 100.000 afga­nos han muer­to en la gue­rra, sin duda una gran sub­es­ti­ma­ción. Esta­dos Uni­dos libró esta gue­rra a tra­vés de méto­dos de “con­tra­in­sur­gen­cia”, es decir, a tra­vés del terror: bom­bar­deo de bodas y hos­pi­ta­les, ase­si­na­tos con dro­nes, secues­tros y tor­tu­ras. En una de las mayo­res atro­ci­da­des de la gue­rra, en 2010, avio­nes esta­dou­ni­den­ses lle­va­ron a cabo un ata­que de media hora en un hos­pi­tal de Médi­cos Sin Fron­te­ras en Kun­duz, Afga­nis­tán, matan­do a 42 personas.

La Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI) ha reco­pi­la­do más de dos milloesn de decla­ra­cio­nes de pre­sun­tos crí­me­nes de gue­rra de ciu­da­da­nos afga­nos. Según la orga­ni­za­ción de Dere­chos Huma­nos y Erra­di­ca­ción de la Vio­len­cia, la CPI había reci­bi­do 1,7 millo­nes de decla­ra­cio­nes des­de que comen­zó a reco­pi­lar mate­rial hace tres meses, infor­ma Kha­leej Times.

Las decla­ra­cio­nes inclu­yen rela­tos de pre­sun­tas atro­ci­da­des no solo de los tali­ba­nes y el gru­po Daesh, sino tam­bién de las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas y los seño­res de la gue­rra diri­gi­dos por el gobierno y la coa­li­ción esta­dou­ni­den­se, agen­cias de espio­na­je nacio­na­les y extran­je­ras, dijo Abdul Wadood Pedram de HREVO.

Pedram, de la orga­ni­za­ción, dijo que cada uno de las decla­ra­cio­nes incluía múl­ti­ples víc­ti­mas, lo que sig­ni­fi­ca que el núme­ro real de per­so­nas que bus­can jus­ti­cia podría ser de varios millones.

“Mues­tra cómo el sis­te­ma de jus­ti­cia en Afga­nis­tán no está brin­dan­do jus­ti­cia a las víc­ti­mas y sus fami­lias”, dijo Pedram.

Los bre­ves comen­ta­rios de Biden al anun­ciar la reti­ra­da mili­tar no hicie­ron refe­ren­cia a las terri­bles con­di­cio­nes en el país, de las que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se tie­ne la prin­ci­pal responsabilidad.

La gue­rra, basa­da en la ter­gi­ver­sa­ción deli­be­ra­da de los obje­ti­vos reales de Esta­dos Uni­dos, fue ven­di­da a la pobla­ción esta­dou­ni­den­se como res­pues­ta a los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, que nun­ca han sido obje­to de una inves­ti­ga­ción seria. En reali­dad, fue una gue­rra de agre­sión ile­gal, diri­gi­da a domi­nar y sub­yu­gar a una pobla­ción his­tó­ri­ca­men­te opri­mi­da en la bús­que­da de los intere­ses depre­da­do­res del impe­ria­lis­mo estadounidense.

Nadie ha sido res­pon­sa­bi­li­za­do por los crí­me­nes per­pe­tra­dos por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, inclui­dos los fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción Bush, que la lan­za­ron, y la admi­nis­tra­ción Oba­ma, que la per­pe­tuó. Geor­ge W. Bush es (últi­ma­men­te) elo­gia­do como esta­dis­ta por­que es menos abier­ta­men­te cru­do y dic­ta­to­rial que Donald Trump.

Barack Oba­ma es tra­ta­do por los medios de comu­ni­ca­ción como una cele­bri­dad, aun­que es el úni­co pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se que ha hecho la gue­rra todos los días que estu­vo en el car­go. Los prin­ci­pa­les cola­bo­ra­do­res, des­de Donald Rums­feld has­ta Hillary Clin­ton, dis­fru­tan de jubi­la­cio­nes millo­na­rias. El vice­pre­si­den­te de Oba­ma aho­ra ocu­pa la Casa Blan­ca. Esta gue­rra cri­mi­nal fue apo­ya­da por todos los sec­to­res de la cla­se polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas, inclui­do el sena­dor Ber­nie San­ders, que votó por ella.

La natu­ra­le­za de esta o cual­quier gue­rra, su carác­ter pro­gre­sis­ta o reac­cio­na­rio, está deter­mi­na­da no por los acon­te­ci­mien­tos inme­dia­tos que la pre­ce­die­ron, sino por las estruc­tu­ras de cla­se, los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos y los roles inter­na­cio­na­les de los esta­dos invo­lu­cra­dos. Des­de este pun­to de vis­ta deci­si­vo, la acción actual de Esta­dos Uni­dos es una gue­rra imperialista.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos ini­ció la gue­rra en pos de los intere­ses inter­na­cio­na­les de gran alcan­ce de la éli­te gober­nan­te esta­dou­ni­den­se. ¿Cuál es el obje­ti­vo prin­ci­pal de la gue­rra? El colap­so de la Unión Sovié­ti­ca hace una déca­da creó un vacío polí­ti­co en Asia Cen­tral, que alber­ga el segun­do mayor depó­si­to de reser­vas pro­ba­das de petró­leo y gas natu­ral del mundo.

La región del Mar Cas­pio, a la que Afga­nis­tán pro­por­cio­na acce­so estra­té­gi­co, alber­ga apro­xi­ma­da­men­te 270 mil millo­nes de barri­les de petró­leo, alre­de­dor del 20 por cien­to de las reser­vas pro­ba­das del mun­do. Tam­bién con­tie­ne 665 billo­nes de pies cúbi­cos de gas natu­ral, apro­xi­ma­da­men­te una octa­va par­te de las reser­vas de gas del planeta.

La inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán comen­zó, no en 2001, sino en julio de 1979, cuan­do la admi­nis­tra­ción Car­ter deci­dió ayu­dar a las fuer­zas que luchan con­tra el gobierno res­pal­da­do por los sovié­ti­cos, con el obje­ti­vo, como lo expre­só el ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal Zbig­niew Brze­zins­ki, de “dan­do a la URSS su gue­rra de Viet­nam”. Tras la inva­sión sovié­ti­ca de diciem­bre de 1979, la CIA tra­ba­jó con Pakis­tán y Ara­bia Sau­di­ta para reclu­tar fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos para ir a Afga­nis­tán y par­ti­ci­par en la gue­rra de gue­rri­llas, una ope­ra­ción que lle­vó a Osa­ma bin Laden a Afga­nis­tán y creó Al Qaeda.

Los tali­ba­nes tam­bién fue­ron pro­duc­to del arma­men­to y el entre­na­mien­to de Pakis­tán, la finan­cia­ción sau­di­ta y el res­pal­do polí­ti­co esta­dou­ni­den­se. Aun­que el gru­po fun­da­men­ta­lis­ta emer­gió de los cam­pos de refu­gia­dos en Pakis­tán como una espe­cie de “fas­cis­mo cle­ri­cal”, el sub­pro­duc­to de déca­das de gue­rra y opre­sión, la admi­nis­tra­ción Clin­ton apro­bó su toma de pose­sión en 1995 – 96 como la mejor pers­pec­ti­va para res­tau­rar la “esta­bi­li­dad”.

De 1996 a 2001, las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con Afga­nis­tán gira­ron en torno a los oleo­duc­tos pro­pues­tos para lle­var petró­leo y gas de la cuen­ca del Cas­pio por una ruta que pasa­ría por alto Rusia, Irán y Chi­na. Tan­to Zal­may Kha­lil­zad, el envia­do per­pe­tuo de Esta­dos Uni­dos a la región, como Hamid Kar­zai, el pri­mer pre­si­den­te de Afga­nis­tán res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos, tra­ba­ja­ron para el gigan­te petro­le­ro Unocal.

La admi­nis­tra­ción Bush ame­na­zó con una acción mili­tar con­tra los tali­ba­nes en varios momen­tos en 2001. Los ata­ques terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, lejos de ser even­tos que “cam­bia­ron todo”, pusie­ron en mar­cha un ata­que pla­nea­do des­de hace mucho tiem­po. Y hay prue­bas con­si­de­ra­bles de que las agen­cias de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses per­mi­tie­ron que los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre siguie­ran ade­lan­te para pro­por­cio­nar el pre­tex­to necesario.

La con­quis­ta de Afga­nis­tán y el colap­so del régi­men tali­bán fue un even­to que reve­ló la fero­ci­dad cri­mi­nal del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, ya que miles murie­ron en los bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses y miles más fue­ron masa­cra­dos por las mili­cias res­pal­da­das por Esta­dos Uni­dos. El régi­men esta­ble­ci­do en Kabul era una alian­za ines­ta­ble de exfun­cio­na­rios tali­ba­nes como Hamid Kar­zai, jefe de una tri­bu pash­tún, y la Alian­za del Nor­te, con base en las mino­rías tayi­ka, uzbe­ka y hazara.

La inva­sión esta­dou­ni­den­se tuvo un efec­to no menos des­es­ta­bi­li­za­dor en la geo­po­lí­ti­ca, ya que todos los esta­dos veci­nos, inclui­dos Irán, Rusia, Chi­na y Pakis­tán, con­si­de­ra­ron la enor­me fuer­za expe­di­cio­na­ria esta­dou­ni­den­se, que cre­ció a 100,000 tro­pas en varios momen­tos bajo las admi­nis­tra­cio­nes de Bush y Oba­ma, como una ame­na­za per­ma­nen­te al otro lado de sus fron­te­ras. La admi­nis­tra­ción Bush con­ti­nua­ría lle­van­do a cabo un acto aún más san­grien­to de bar­ba­rie impe­ria­lis­ta, con la inva­sión de Irak en 2003, que creó las con­di­cio­nes para una des­es­ta­bi­li­za­ción más amplia de todo el Medio Orien­te, aho­ra con­su­mi­do por gue­rras civi­les e inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas en Siria, Libia. y Yemen.

Las admi­nis­tra­cio­nes de Bush y Oba­ma com­bi­na­ron pre­su­pues­tos mili­ta­res récord con medi­das del esta­do poli­cial en casa, la con­so­li­da­ción del esta­do de vigi­lan­cia y la aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca: recor­tes pre­su­pues­ta­rios, recor­tes sala­ria­les y empeo­ra­mien­to del nivel de vida de la mayo­ría de los trabajadores.

Éli­te adic­ta al comer­cio de opio. La éli­te gober­nan­te deja­da a car­go por Esta­dos Uni­dos se bene­fi­cia de la pro­duc­ción de opio a esca­la indus­trial. En 2001 se uti­li­za­ron unas 8.000 hec­tá­reas de tie­rra afga­na para cul­ti­var opio. Esa cifra es aho­ra de 201.000 y la pro­duc­ción está aumen­tan­do. El opio se des­ti­na a la expor­ta­ción, pero una gran can­ti­dad ha lle­ga­do a las calles de Afga­nis­tán. En 2010, las Nacio­nes Uni­das (ONU) esti­ma­ron que un posi­ble millón de per­so­nas eran adic­tas al opio.

La gue­rra en Afga­nis­tán fue par­te de una erup­ción del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que comen­zó con la Gue­rra del Gol­fo de 1991, con el obje­ti­vo de con­tra­rres­tar el decli­ve eco­nó­mi­co de Esta­dos Uni­dos por medios mili­ta­res. El últi­mo cuar­to de siglo de gue­rras ins­ti­ga­das por Esta­dos Uni­dos debe estu­diar­se como una cade­na de even­tos inter­co­nec­ta­dos. La lógi­ca estra­té­gi­ca del impul­so de Esta­dos Uni­dos por la hege­mo­nía glo­bal se extien­de más allá de las ope­ra­cio­nes neo­co­lo­nia­les en Orien­te Medio y Áfri­ca. Las gue­rras regio­na­les en cur­so son ele­men­tos com­po­nen­tes de la con­fron­ta­ción en rápi­da esca­la­da de Esta­dos Uni­dos con Rusia y China.

Este pro­nós­ti­co se ha con­fir­ma­do. Una con­si­de­ra­ción prin­ci­pal detrás de los pla­nes de Biden para reti­rar las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán es con­cen­trar los recur­sos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en la esca­la­da del con­flic­to con Rusia y, sobre todo, Chi­na. En las últi­mas sema­nas, Biden ha super­vi­sa­do una serie de accio­nes cada vez más pro­vo­ca­ti­vas en el este de Asia, y el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se ha ins­cri­to en su doc­tri­na ofi­cial la nece­si­dad de pre­pa­rar­se para un “con­flic­to de gran­des potencias”.

Una expli­ca­ción real de dos déca­das de crí­me­nes san­grien­tos en Afga­nis­tán, y el desa­rro­llo de un movi­mien­to con­tra la bar­ba­rie impe­ria­lis­ta, requie­re la cons­truc­ción de un movi­mien­to socia­lis­ta inter­na­cio­nal en la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La úni­ca espe­ran­za para la gen­te común en Afga­nis­tán es que los tra­ba­ja­do­res y los pobres tomen el con­trol de los seño­res de la gue­rra, los terra­te­nien­tes y los ocu­pan­tes. Y eso sig­ni­fi­ca expul­sar a las poten­cias impe­ria­lis­tas del país.

Fuente:Ojo con el lente

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *