Vene­zue­la. Ocho años que pare­cen cien

Por Caro­la Chá­vez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de abril de 2021. 

Hace ocho años casi no tuvi­mos tiem­po de llo­rar la tris­te­za más gran­de de todas. Nos tocó tra­gar­nos las lágri­mas y salir en cam­pa­ña pre­si­den­cial, ape­nas unos meses des­pués de la Cam­pa­ña Per­fec­ta. Sali­mos con los sen­ti­mien­tos en car­ne viva, rum­bo una empi­na­da mon­ta­ña que de no esca­lar­la se con­ver­ti­ría en un abis­mo. Sali­mos en cam­pa­ña con Nicolás.

Somos ale­gría. Eso somos, eso hemos sido, pero enton­ces era difí­cil encon­trar la son­ri­sa sin que se te atra­ve­sa­ra una lágri­ma. No sabía­mos hacer una cam­pa­ña aguan­tan­do el puche­ro, atra­gan­ta­dos con un nudo en la gar­gan­ta, aún así la hici­mos. Chá­vez la hubie­ra hecho… Chá­vez la había hecho…

“Nues­tro Coman­dan­te, nuca mori­raá, este sen­ti­mien­to, siem­pre vivi­raá” –sona­ba Omar Ace­do en una cor­ne­tas que pusi­mos en El Cru­ce­ro Gua­cu­co. Allí nos encon­tra­mos los com­pa­ñe­ros con nues­tras ban­de­ras, con nues­tra tro­ne­ra en el cora­zón, con nues­tra deter­mi­na­ción ple­na, como la luna lle­na. En esa esqui­na nos abra­za­mos, for­za­mos una son­ri­sa y sin dar­nos mucha cuen­ta, al cabo de un rato, nos vimos can­tan­do y sal­tan­do al son de “Chá­vez cora­zón del pue­blo”, la can­ción de cam­pa­ña que se con­vir­tió en el himno del chavismo.

Es que Chá­vez nos dijo que “el com­pa­ñe­ro Nico­lás Madu­ro, un hom­bre revo­lu­cio­na­rio a car­ta cabal, un hom­bre de una gran expe­rien­cia, a pesar de su juven­tud; de una gran dedi­ca­ción al tra­ba­jo, una gran capa­ci­dad para el tra­ba­jo, para la con­duc­ción de gru­pos, para mane­jar las situa­cio­nes más difí­ci­les. Lo he vis­to, lo hemos vis­to –dijo Chá­vez que jamás nos min­tió– (…) mi opi­nión fir­me, ple­na como la luna lle­na, irre­vo­ca­ble, abso­lu­ta, total, es que —en ese esce­na­rio que obli­ga­ría a con­vo­car como man­da la Cons­ti­tu­ción de nue­vo a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les— uste­des eli­jan a Nico­lás Madu­ro como pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Yo se los pido des­de mi corazón”. 

Así, con el cora­zón en la mano, hici­mos la cam­pa­ña más dolo­ro­sa de todas. Nos vimos a los ojos los com­pa­ñe­ros y en ellos reco­no­cía­mos nues­tro pro­pio dolor. Siem­pre dolor, nun­ca mie­do. Y ven­ci­mos, ven­ci­mos inclu­so a la tris­te­za para­li­zan­te y ele­gi­mos a Nico­lás Madu­ro que derro­tó al tri­ple per­de­dor que nos había dicho, con una son­ri­sa sádi­ca, que a Chá­vez nadie nos lo iba a devol­ver. Derro­ta­do por el cha­vis­mo ooo­tra vez. Y ahí esta­ba Chá­vez. ¡Jiji­ji, compadre!

“No fal­ta­rán quie­nes quie­ran apro­ve­char la coyun­tu­ra para divi­dir­nos”. La cam­pa­ña del anti­cha­vis­mo des­de el pri­mer minu­to tuvo su lema: “Madu­ro no es Chá­vez” y de ahí, como una gota sobre una pie­dra empe­zar a ero­sio­nar. No había sido elec­to Nico­lás y ya los ata­ques eran bru­ta­les y des­de enton­ces no han cesa­do. Cada ata­que con­tra él era un tiro de caram­bo­la con­tra el pue­blo cha­vis­ta, con­tra el pue­blo todo. Ni un segun­do de res­pi­ro nos han dado. Y la goti­ca divi­sio­nis­ta cayen­do “Madu­ro no es Chá­vez”, “Si Chá­vez estu­vie­ra vivo no habría hecho esto así, sino asá” y un lamen­to acuo­so que regó las semi­llas de des­con­ten­tis­mo. Enton­ces Chá­vez no era Chá­vez, sino un las­ti­me­ro ”Cha­vi­to” que qué fal­ta que les hace. Enton­ces no era él, sino un hom­bre sin defec­tos un Chá­vez a la medi­da del ojo de quien quie­ra cul­par a Madu­ro, de lo que sea.

Todo esto mien­tras el enemi­go des­car­ga­ba la arre­che­ra, bai­la­ba sal­sa, La Sali­da, Loren­zo en gue­rra, los bacha­cos con Loren­zo, las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas mun­dia­les enve­ne­nan­do todo lo que a cha­vis­mo olie­ra, y nada les olía más a cha­vis­mo que el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, el pri­mer pre­si­den­te chavista.

Y dale y dale, y las gua­rim­bas fue­ron tan vio­len­tas que nos lle­va­ron al bor­de de una gue­rra civil, que no cua­jó por­que supi­mos resis­tir y por­que Nico­lás supo como fre­nar­la. ¡Oh, eh, oh, eh oh, La cons­ti­tu­yen­te va! Y fue: vota­mos el domin­go y el lunes tuvi­mos un lin­do ama­ne­cer, como decía Diosdado…

Dios­da­do, el sol­da­do leal, el blan­co de otra cam­pa­ña que era la mis­ma, por­que Madu­ro no era Chá­vez, pero tam­po­co era Dios­da­do, por­que si hubie­ra sido Dios­da­do habría hecho un mon­tón de cosas que el mis­mí­si­mo Dios­da­do jamás habría hecho. Insis­to: “No fal­ta­rán quie­nes quie­ran apro­ve­char la coyun­tu­ra para divi­dir­nos” y Dios­da­do se con­vir­tió en la bara­ji­ta favo­ri­ta del divi­sio­nis­mo y no fal­tó quien caye­ra en esa tram­pa cre­yen­do que le hacía un favor al cha­vis­mo, o un favor a Dios­da­do, que no se los agra­de­ce por­que él trai­dor no es y jamás fal­ta­ría a la pala­bra de Chá­vez y la pala­bra de Chá­vez es “Uni­dad, uni­dad, unidad”.

Y cómo veían que resis­tía, fue­ron a bus­car otro ele­fan­te: la asfi­xia de las san­cio­nes. Y bus­ca­mos for­mas de res­pi­rar y res­pi­ra­mos con los CLAP, y con el Car­net de la Patria, esqui­na­zos magis­tra­les de Nico­las fren­te a la gue­rra. Ya lo había dicho Chá­vez, Nico­las es un hom­bre de “una gran capa­ci­dad para el tra­ba­jo, para la con­duc­ción de gru­pos, para mane­jar las situa­cio­nes más difí­ci­les. Lo he vis­to, lo hemos vis­to”… Lo hemos vis­to en todos estos ocho años tan com­ple­jos que pare­cen cien.

Enfren­tan­do al impe­rio más san­gui­na­rio de la his­to­ria, el más pode­ro­so, en su eta­pa más peli­gro­sa, en su momen­to de mayor deca­den­cia; con un pre­cio sobre su cabe­za, un millón de aven­tu­ras mer­ce­na­rias con su nom­bre como obje­ti­vo. Nico­lás y su equi­po, nues­tro equi­po cha­vis­ta, sigue en pie cum­plien­do con el man­da­to de Chá­vez, sin titu­beos, como lo haría Chá­vez, ese que sacó un cru­ci­fi­jo, ese que nun­ca bus­có ven­gan­za, sino paz y enten­di­mien­to, ese que nos ense­ñó a dejar al enemi­go coci­nar­se en su sal­sa, ese que nun­ca aban­do­nó al pue­blo, ese que tam­bién iba en una camio­ne­ta rodea­do de escol­tas por­que tam­bién tenía una sen­ten­cia de muer­te que final­men­te se ejecutó.

Han sido los ochos años más difí­ci­les del mun­do. Difí­ci­les y dolo­ro­sos, pero han sido ocho años de con­vic­ción, dig­ni­dad y leal­tad. Ocho años de tan­tas cosas, tan­tas bata­llas, tan­tas luchas, tan­tas angus­tias, tan­to aguan­te, tan­tas vic­to­rias, peque­ñas vic­to­rias coti­dia­nas que suman a la gran vic­to­ria de seguir vivien­do en paz. Ochos años de agu­de­za polí­ti­ca, de con­cien­cia del momen­to his­tó­ri­co, de valen­tía con ner­vios de ace­ro, de res­pon­sa­bi­li­dad, de pacien­cia estra­té­gi­ca, de estra­te­gias bri­llan­tes, de glo­rio­sos esqui­na­zos, que con­fir­man que Chá­vez, pleno como la luna lle­na, esa vez tam­po­co se equivocó.

¡Noso­tros venceremos!

Fuen­te; Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *