Cuba. La Revo­lu­ción, con paso segu­ro, en manos jóvenes

Por Yuniel Laba­ce­na Rome­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Juventud Rebel­de /​16 de abril de 2021. 

En nom­bre de las nue­vas gene­ra­cio­nes que repre­sen­tan, inte­gran­tes del Buró Nacio­nal de la UJC hablan con madu­rez, des­en­fa­do y cari­ño de pre­sen­te y futu­ro, y de la orgu­llo­sa con­vic­ción que expe­ri­men­tan al saber­se segui­do­res de la orga­ni­za­ción mayor, siem­pre bajo el alien­to de Fidel, por­que el 8vo. Con­gre­so del Par­ti­do es tam­bién la cita «de cada joven que pien­sa como país y hace por Cuba»

En sus hijos, quie­nes comien­zan a des­per­tar­se ver­da­de­ra­men­te al mun­do y les que­da por delan­te un gran por­ve­nir, encuen­tran la mayor ins­pi­ra­ción de sus vidas y más aún la sen­si­bi­li­dad que se requie­re al asu­mir la direc­ción de una orga­ni­za­ción como la Unión de Jóve­nes Comu­nis­tas (UJC).

Lo que más los moti­va en su labor es el cons­tan­te diá­lo­go para saber qué nece­si­tan nues­tros niños, ado­les­cen­tes y jóve­nes, lo que les gus­ta o no, lo que pien­san o los inquie­ta, cuá­les son sus sue­ños y aspi­ra­cio­nes, y la crea­ti­vi­dad que le impri­men a todo lo que hacen.

Son miem­bros del Buró Nacio­nal de la orga­ni­za­ción for­ma­dos en el bre­gar de cada día, con esfuer­zo, sacri­fi­cio, y has­ta tro­pie­zos, pero cre­cien­do, apren­dien­do, superán­do­se, dán­do­se en cuer­po y alma, en cada tarea, empe­ño o desafío.

No son «diri­gen­tes de pro­be­ta o madu­ra­dos con car­bu­ro». O si no que le pre­gun­ten a quien des­cu­brió muy joven un cen­tral azu­ca­re­ro en Cien­fue­gos, o quien se fue como ins­truc­to­ra de arte a una escue­la pri­ma­ria y a otra de ense­ñan­za espe­cial en Arte­mi­sa, o la maes­tra que ense­ñó a leer y a cal­cu­lar a niños de Cama­güey y has­ta la doc­to­ra que des­de la medi­ci­na inter­na sal­vó vidas en Granma.

Algu­nos lle­ga­ron al tra­ba­jo pro­fe­sio­nal de la UJC lue­go de más de cin­co años de expe­rien­cia labo­ral y otros has­ta diez. Poco a poco fue­ron tran­si­tan­do pro­gre­si­va­men­te con resul­ta­dos en varias res­pon­sa­bi­li­da­des has­ta la que hoy desem­pe­ñan. Y ello les per­mi­tió tam­bién ganar méri­tos para ingre­sar a las filas del Par­ti­do con menos de 30 años.

Nues­tros entre­vis­ta­dos ase­gu­ran que la juven­tud nun­ca pue­de dejar de ser arries­ga­da, crea­do­ra y a ayu­dar a trans­for­mar su reali­dad, creen en la tras­cen­den­cia del Par­ti­do y en los desa­fíos de este nue­vo tiem­po que les ha toca­do vivir.

En nom­bre de las nue­vas gene­ra­cio­nes que repre­sen­tan, hablan con madu­rez, des­en­fa­do y cari­ño de pre­sen­te y futu­ro, y de la orgu­llo­sa con­vic­ción que expe­ri­men­tan al saber­se segui­do­res de la orga­ni­za­ción mayor, siem­pre bajo el alien­to de Fidel.

Juven­tud más diversa

Para Dios­vany Acos­ta Abrahan­te —quien hace casi un año enca­be­za la UJC y sien­te orgu­llo de haber sido con­quis­ta­do por ella labo­ran­do en varias áreas del cen­tral del muni­ci­pio cien­fue­gue­ro de Cru­ces — , hoy tene­mos una juven­tud que le ha toca­do un con­tex­to dife­ren­te, más hete­ro­gé­neo, diver­so… y eso se ha enrai­za­do tam­bién en su for­ma de ser y actuar.

«Lo vivi­do en este tiem­po así lo demues­tra. La esen­cia está en que las orga­ni­za­cio­nes lle­guen, inter­cam­bien, expli­quen con argu­men­tos, den espa­cio para que los jóve­nes par­ti­ci­pen y cons­tru­yan, así como atien­dan sus nece­si­da­des, sus aspi­ra­cio­nes, sus pro­yec­tos de vida…».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ZUzJ7R_15-04-2021_23.04.37.000000.jpg
Dios­vany Acos­ta Abrahante

Al inda­gar si ello ha influi­do en el inte­rés o la dis­po­si­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes para ingre­sar a la UJC o al Par­ti­do, el joven licen­cia­do en Dere­cho ase­gu­ra que con este gru­po eta­rio exis­ten muchos tabúes que gene­ran este­reo­ti­pos nega­ti­vos, y «aun­que toda­vía pue­den explo­tar­se méto­dos más efi­ca­ces de acer­ca­mien­to, este tema ha sido de los que más ha preo­cu­pa­do y ocu­pa­do a la orga­ni­za­ción en los últi­mos años.

«En los luga­res don­de exis­te un fun­cio­na­mien­to ade­cua­do y don­de se tie­ne inte­rés, se suman muchos más jóve­nes al queha­cer y no siem­pre como mili­tan­tes, sino como jóve­nes dis­pues­tos a par­ti­ci­par, y se tra­ba­ja con ellos para que en algún momen­to inte­gren nues­tras filas. Una mues­tra de ello es que hemos cre­ci­do en sec­to­res de la pro­duc­ción, los ser­vi­cios, el cam­pe­si­na­do y la industria».

—Regu­lar­men­te había un pro­ce­so lar­go para ingre­sar al Par­ti­do y la doble mili­tan­cia era muy esca­sa. ¿Qué visión exis­te sobre el tema del ingre­so al Par­ti­do en la actualidad?

—Hay requi­si­tos gene­ra­les esta­ble­ci­dos para ingre­sar al Par­ti­do como lle­var tres años como mili­tan­tes de la UJC y tener 21 años de edad o más; pero eso no quie­re decir que todo el que los cum­pla va a inte­grar sus filas, este debe ser un pro­ce­so natu­ral. Por eso, lo más impor­tan­te es el aná­li­sis indi­vi­dua­li­za­do des­de que iden­ti­fi­ca­mos a un joven para ser mili­tan­te de la UJC.

«De con­jun­to con el Par­ti­do crea­mos un nue­vo pro­ce­so: Somos Con­ti­nui­dad, con el obje­ti­vo de lle­gar de mane­ra más 
direc­ta a la mili­tan­cia con requi­si­tos e inter­cam­biar con ellos en aras de cono­cer opi­nio­nes y cri­te­rios, bus­car dis­po­si­ción y com­pro­mi­so para inte­grar las filas de nues­tro Partido.

«Como hemos dicho en más de una oca­sión, no es cre­cer por cre­cer. La aspi­ra­ción del mili­tan­te de la UJC es lle­gar lue­go al Par­ti­do, y en ello sí nos toca ser la prin­ci­pal can­te­ra de su ingre­so. Tene­mos que apro­ve­char los espa­cios des­de que se es estu­dian­te en un poli­téc­ni­co o un pre­uni­ver­si­ta­rio, por­que la mili­tan­cia en la Juven­tud es un pro­ce­so de pre­pa­ra­ción para, de mane­ra más madu­ra, asu­mir la mili­tan­cia partidista.

«Hay ejem­plos con­cre­tos, tal como se dijo hace unos días, ha sido el apor­te cre­cien­te de la UJC a la labor pro­fe­sio­nal en el Par­ti­do lo que ha per­mi­ti­do la pro­mo­ción, como cua­dros, de 470 com­pa­ñe­ros en los últi­mos cin­co años. De for­ma gene­ral, el 23,5 por cien­to de los diri­gen­tes pro­fe­sio­na­les del Par­ti­do pro­vie­nen de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca juve­nil y varios de ellos han tran­si­ta­do a res­pon­sa­bi­li­da­des superiores».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es POr0En_15-04-2021_23.04.45.000000.jpg

Auto­no­mía y mucha

Al ser la orga­ni­za­ción juve­nil del Par­ti­do, muchos pien­san que la UJC no tie­ne sufi­cien­te auto­no­mía para deci­dir lo que hace, lo que pro­po­ne, sus pro­yec­cio­nes…; sin embar­go, «sí posee y mucha para rea­li­zar su tra­ba­jo», como dice sin titu­beos Aylín Álva­rez Gar­cía, segun­da secre­ta­ria del Comi­té Nacio­nal de la UJC, la mucha­cha con una voca­ción peren­ne por ser útil.

«El fin común de las dos orga­ni­za­cio­nes es el apor­te a la cons­truc­ción de un país, de una socie­dad que cuen­te con una van­guar­dia que pue­da con­du­cir­la. La auto­no­mía no va por­que sea­mos dos orga­ni­za­cio­nes dife­ren­tes, cada una tie­ne sus méto­dos y sus for­mas de hacer. A noso­tros nos que­da cla­ro que somos la orga­ni­za­ción juve­nil del Par­ti­do y como tal debe­mos actuar».

Para la ins­truc­to­ra de arte en la espe­cia­li­dad de Músi­ca y quien comen­zó su tra­ba­jo juve­nil des­an­dan­do —sobre todo — coope­ra­ti­vas y otros sitios rela­cio­na­dos con la gana­de­ría en el muni­ci­pio agrí­co­la de Cai­mi­to, en Arte­mi­sa, esa auto­no­mía a la que alu­de se evi­den­cia en los modos de hacer y en los méto­dos que empleamos.

«La UJC tie­ne sus mane­ras de hacer, por lógi­ca uti­li­za­mos méto­dos más afi­nes a las eda­des que repre­sen­ta­mos, para alcan­zar una mejor comu­ni­ca­ción con nues­tros mili­tan­tes y el uni­ver­so juve­nil, eso dis­tin­gue nues­tros pro­ce­sos y otor­ga dina­mis­mo al sis­te­ma de acti­vi­da­des, aun­que no esta­mos con­for­mes, sabe­mos que es perfectible.

«Noso­tros como orga­ni­za­ción tene­mos facul­ta­des para deci­dir cómo desa­rro­llar nues­tra vida, cómo lle­gar de mane­ra dife­ren­te a par­tir de los pro­pios intere­ses y carac­te­rís­ti­cas de cada lugar don­de se desa­rro­llan los niños, ado­les­cen­tes y jóve­nes, lo cual no sig­ni­fi­ca que nos des­vin­cu­le­mos de los prin­ci­pios rec­to­res del Par­ti­do y su guía.

«Por eso, exis­te una rela­ción muy armó­ni­ca y de mucho apren­di­za­je. En cada orga­ni­za­ción de base y terri­to­rio reci­bi­mos con mucha satis­fac­ción cada con­se­jo y suge­ren­cia de cómo rea­li­zar nues­tro tra­ba­jo. Todo ello es muy nece­sa­rio en el papel que tene­mos que lograr como socie­dad y de la influen­cia que tene­mos que ejercer».

Des­de la participación

Aun­que el Par­ti­do y la Juven­tud tie­nen res­pal­do cons­ti­tu­cio­nal, tam­bién cuen­tan con el apo­yo moral de la socie­dad. ¿En qué medi­da esa auto­ri­dad moral del mili­tan­te es hoy tan fuer­te como la reque­ri­mos?, pre­gun­ta­mos a Nis­lay Moli­na Nápo­les, la joven cama­güe­ya­na que des­de hace un año está al fren­te de la Esfe­ra Ideo­ló­gi­ca, y se sien­te orgu­llo­sa de ser gra­dua­da de Licen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción en la espe­cia­li­dad Primaria.

«A nues­tro jui­cio el pri­mer res­pal­do es que nues­tra Car­ta Mag­na haya sido refren­da­da con el 86,85 por cien­to de los votos a favor, y por tan­to esa deci­sión sobre nues­tro Par­ti­do y Juven­tud, más si recor­da­mos que la mayo­ría de quie­nes ejer­cie­ron el voto per­te­ne­cen a las gene­ra­cio­nes naci­das des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción, lo que refle­ja la for­ta­le­za y con­ti­nui­dad de nues­tros principios.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 6O2lsl_15-04-2021_23.04.34.000000.jpg

«Es ver­dad que tene­mos casos en los cua­les los mili­tan­tes han incu­rri­do en indis­ci­pli­nas, pero eso no quie­re decir que así sea la mayo­ría. A estos gene­ral­men­te les asis­te una res­pon­sa­bi­li­dad, una éti­ca, una acti­tud, una actua­ción con­se­cuen­te con lo que repre­sen­tan… Por eso, se ana­li­zan las indis­ci­pli­nas en el seno del comi­té de base o núcleo del Partido.

«No debe­mos olvi­dar que se habla de orga­ni­za­cio­nes de van­guar­dia y, por tan­to, tene­mos que seguir poten­cian­do esa auto­ri­dad moral que exi­ge ejem­pla­ri­dad, com­ba­ti­vi­dad, pre­pa­ra­ción, así como demos­tra­das cua­li­da­des éti­cas, polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas», ase­gu­ra Nislay.

En ese camino apun­ta que los con­cep­tos de par­ti­ci­pa­ción que se uti­li­zan en el fun­cio­na­mien­to y en la labor de la UJC y en el Par­ti­do bus­can pare­cer­se a los que requie­re hoy la socie­dad cuba­na. «Se tra­ta de que nues­tro pue­blo pue­da estar, pro­po­ner, accio­nar… como ha suce­di­do muchas veces.

«En el caso de los jóve­nes se evi­den­cia cuan­do estos son con­vo­ca­dos, cuan­do ellos mis­mos pro­po­nen sus accio­nes y acti­vi­da­des, las orga­ni­zan y ante con­vo­ca­to­rias que sur­gen des­de nues­tras estruc­tu­ras han esta­do, inclu­so, han trans­for­ma­do nues­tra propuesta.

«Si habla­mos de espa­cios de toma de deci­sio­nes el prin­ci­pal esce­na­rio es el comi­té de base por­que en él se encau­zan los pro­ble­mas del lugar don­de tra­ba­ja o estu­dia el joven y se deci­de des­de que se dise­ña una acti­vi­dad, se eli­ge adón­de que­re­mos ir, cómo vamos a home­na­jear una fecha his­tó­ri­ca o impul­sar la producción…

«Eso es par­ti­ci­pa­ción y tam­bién lo es cuan­do vamos ante un con­se­jo de direc­ción de una empre­sa, de una escue­la y con­tri­bui­mos con pro­pues­tas. La par­ti­ci­pa­ción ver­da­de­ra es en la que se impli­ca cada uno de los jóve­nes, mili­tan­tes o no, en cómo con­vo­can, se agru­pan y hacen.

«En los últi­mos tiem­pos, nues­tros jóve­nes han dado una repues­ta des­ta­ca­da, espe­cial­men­te en medio de la pan­de­mia; pero tene­mos que edu­car para la par­ti­ci­pa­ción y seguir modi­fi­can­do nues­tro accio­nar, nues­tras mane­ras de con­vo­car, de cons­truir colec­ti­va­men­te… A todos nos que­da cla­ro que el méto­do es dar­les a los jóve­nes la opor­tu­ni­dad de pro­po­ner, de cons­truir su pro­pio esce­na­rio, su pro­pio accio­nar; pero siem­pre hará fal­ta la guía».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es XJT7e5_15-04-2021_23.04.45.000000.jpg

Por nues­tros sueños

Una de las mayo­res con­tra­dic­cio­nes que ha enfren­ta­do la socie­dad cuba­na es el ideal de socie­dad al que aspi­ra­mos y la real que nos toca vivir casi siem­pre ase­dia­da, con limi­ta­cio­nes mate­ria­les y eco­nó­mi­cas que influ­yen mucho sobre las con­di­cio­nes de vida y los sue­ños de los jóve­nes… Así lo cree tam­bién Lisa­ra Coro­na Oli­ve­ros, quien hace solo más de dos meses fue pro­mo­vi­da al Buró Nacio­nal de la UJC al fren­te de la esfe­ra de Jóve­nes tra­ba­ja­do­res y combatientes.

«La juven­tud no solo en Cuba, sino en cual­quier lugar del mun­do, tie­ne un gru­po de nece­si­da­des pro­pias de la edad, por­que sue­ña con con­for­mar una fami­lia, tener una casa, es la edad en la que tam­bién el que­rer lucir, asis­tir a cen­tros recrea­ti­vos, tener un buen tra­ba­jo… impli­ca cier­ta con­di­cio­nes materiales».

Esta cama­güe­ya­na de naci­mien­to con ideas de mucho peso, reafir­ma que esos son aná­li­sis que hace la orga­ni­za­ción, pero «tene­mos cla­ro que la estra­te­gia es de país, no solo de la UJC, pues esta es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca y no pro­vee a los jóve­nes de ele­men­tos mate­ria­les, sino de la mane­ra de edu­car­los para que entien­dan, por ejem­plo, por qué hay que estu­diar o por qué el tra­ba­jo es una fuen­te de riquezas…

«Por suer­te, en los últi­mos tiem­pos hemos inte­gra­do varias comi­sio­nes de tra­ba­jo que atien­de la máxi­ma direc­ción del Esta­do y el Gobierno. Un ejem­plo es la comi­sión de Recrea­ción, don­de expli­ca­mos cómo debe lle­gar la recrea­ción a cada uno de los luga­res del país, que se parez­ca a cada sitio, a los gus­tos de quie­nes allí habi­tan y a sus condiciones.

«Hay otros gru­pos de tra­ba­jo en los cua­les deba­ti­mos cómo lle­gar­les a los jóve­nes de zonas rura­les o urba­nas, cómo aten­de­mos a los cien­tí­fi­cos o a quie­nes se desem­pe­ñan en la agri­cul­tu­ra. Pero nues­tra labor va a lo edu­ca­ti­vo, a lo for­ma­ti­vo, a impul­sar, y tam­bién a que en las comi­sio­nes repre­sen­te­mos y defen­da­mos sus cri­te­rios, y, por supues­to, algo esen­cial es el nivel de infor­ma­ción que lue­go brin­de­mos a ellos sobre los aná­li­sis que se realizan».

Ante nues­tra afir­ma­ción de que los con­gre­sos del Par­ti­do han hecho un dise­ño del tipo de socie­dad que que­re­mos y se han actua­li­za­do los Linea­mien­tos, pero no siem­pre se ha avan­za­do con la cele­ri­dad que se requie­re en la con­cre­ción de esos Linea­mien­tos, Lisa­ra con­si­de­ra que los con­gre­sos del Par­ti­do tra­zan líneas que son ideas bas­tan­te aca­ba­das de lo que que­re­mos alcan­zar, pero ellas en sí no son un pro­duc­to ter­mi­na­do y su imple­men­ta­ción pasa por una reali­dad cambiante.

«Algu­nas de ellas pue­den estar dadas por erro­res de con­duc­ción, deci­sio­nes des­acer­ta­das, eso lo reco­no­ce­mos, pero esa con­cre­ción de lo acor­da­do, esa imple­men­ta­ción táci­ta de lo deli­nea­do en el caso de Cuba ha teni­do que enfren­tar una agre­si­vi­dad cre­cien­te, un blo­queo que es cada vez más des­pia­da­do y un esce­na­rio inter­na­cio­nal muy adver­so. Lo más efec­ti­vo y lo que de hecho esta­mos hacien­do es no renun­ciar a los Linea­mien­tos, ade­cuar­los, defen­der sus pos­tu­la­dos, pero nun­ca dejar­los como letra muerta».

Un con­gre­so juvenil

Nues­tros entre­vis­ta­dos coin­ci­den en que la mayo­ría de las accio­nes dise­ña­das por la Revo­lu­ción des­de 1959 has­ta hoy han con­tem­pla­do de mane­ra estra­té­gi­ca la aten­ción a los más nue­vos, inclu­so, muchas veces más allá de capa­ci­da­des y posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas para el país, por ello urge asu­mir con más inme­dia­tez nues­tro rol como con­ti­nua­do­res de la obra revolucionaria.

En ese sen­ti­do, Nis­lay es de las que creen que para que nues­tras orga­ni­za­cio­nes sean autén­ti­ca­men­te de van­guar­dia, como hori­zon­te deben ani­mar­las «la nece­si­dad de ser capa­ces y cada vez con más fuer­za lle­gar a los sen­ti­mien­tos de la gen­te, de tocar resor­tes insos­pe­cha­dos para empren­der múl­ti­ples tareas colec­ti­vas en una épo­ca que es excep­cio­nal y que gra­vi­ta sobre la per­cep­ción y las moti­va­cio­nes de cada niño, ado­les­cen­te y joven de nues­tro pue­blo todo».

Al recor­dar que hace casi un año la UJC deci­dió no cele­brar las sesio­nes fina­les de su 11no. Con­gre­so y con­cen­trar ener­gías y esfuer­zos para enfren­tar la pan­de­mia, la Segun­da Secre­ta­ria de la orga­ni­za­ción ase­gu­ra que «esta cita par­ti­dis­ta tam­bién es nues­tro con­gre­so, sabién­do­nos repre­sen­ta­dos y for­man­do par­te de un deba­te que tam­bién será refle­jo de los temas que noso­tros ana­li­za­mos; este es el con­gre­so de cada joven que pien­sa como país y hace por Cuba.

«Sabe­mos que los momen­tos son com­ple­jos, con un arre­cia­mien­to iné­di­to de la polí­ti­ca hos­til del Gobierno nor­te­ame­ri­cano y la situa­ción eco­nó­mi­ca des­fa­vo­ra­ble agra­va­da por la pan­de­mia; pero es impor­tan­te desa­rro­llar el 8vo. Con­gre­so del Par­ti­do y debe­mos decir que no es el pri­me­ro que se rea­li­za en tiem­pos difí­ci­les, pues en medio del perío­do espe­cial tam­bién tuvi­mos un con­gre­so histórico».

Lisa­ra agre­ga que esta cita reafir­ma la uni­dad como pilar de la nación y el papel del Par­ti­do como fuer­za rec­to­ra de la socie­dad. «Es un can­to a la sobe­ra­nía, a la inde­pen­den­cia, a la Revo­lu­ción y al socia­lis­mo. El Con­gre­so no será la solu­ción a todos nues­tros pro­ble­mas, pero sí es el deba­te entre revo­lu­cio­na­rios para mar­car nues­tro camino al desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social».

Como afir­mó Acos­ta Abrahan­te, «aquel lema que nos acom­pa­ñó todo un año: Tu futu­ro, hoy, es tam­bién para este tiem­po del 8vo. Con­gre­so del Par­ti­do, cuyos acuer­dos segu­ra­men­te nos trae­rán nue­vos desa­fíos; es para enten­der cla­ra­men­te que el por­ve­nir no espe­ra, es hoy, se hace y se deci­de des­de el presente.

«Lo vivi­do en estos tiem­pos de pan­de­mia nos sigue demos­tran­do que los jóve­nes, lejos de dis­tan­ciar­se de la obra de la Revo­lu­ción, han cerra­do fila jun­to a ella. Son los artí­fi­ces de una filo­so­fía que defien­de las esen­cias de nues­tro pro­yec­to social, lo que sig­ni­fi­ca enal­te­cer el amor a la Patria, a Fidel, a la soli­da­ri­dad, a la sen­si­bi­li­dad por los pro­ble­mas de los demás.

«Si ello sigue calan­do así en las nue­vas gene­ra­cio­nes, jus­to en un momen­to tor­men­to­so para el mun­do, y cuya influen­cia nos alcan­za por­que no vivi­mos en una urna de cris­tal, nadie ten­drá duda de que segui­re­mos con­du­cien­do la Revo­lu­ción por pasos seguros».

De izquier­da a dere­cha: Dios­vany Acos­ta Abrahan­te, Aylín Alva­rez Gar­cía, Lisa­ra Coro­na Oli­ve­ros y Nis­lay Moli­na Nápo­les. Foto: Enri­que Gon­zá­lez Díaz. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *