Argen­ti­na. Eco­fe­mi­nis­mos en Sie­rras Chi­cas: del fue­go, bro­ta­rán redes

Por Lucía Mai­na Wais­man, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de abril de 2021. 

Los últi­mos incen­dios en Cór­do­ba pusie­ron a cen­te­na­res de per­so­nas en situa­cio­nes difí­ci­les y dolo­ro­sas, sobre todo, a quie­nes se dedi­can a cui­dar el mon­te. Pero tam­po­co esas situa­cio­nes fue­ron igua­les para hom­bres que para muje­res y disi­den­cias. Al menos, así lo indi­ca la expe­rien­cia de varias defen­so­ras del terri­to­rio de Sie­rras Chi­cas, quie­nes, des­pués de haber sufri­do ten­sio­nes y vio­len­cias en ese con­tex­to, deci­die­ron crear la Red de Guar­dianxs del Mon­te y Guardaparques.

La Red de Guar­dianxs del Mon­te y Guar­da­par­ques, crea­da hace alre­de­dor de dos meses, le puso nom­bre a encuen­tros y arti­cu­la­cio­nes que lle­va­ban tiem­po ocu­rrien­do en la región de Sie­rras Chi­cas entre muje­res y disi­den­cias que se dedi­can a defen­der el ambien­te, ya sea des­de sus tra­ba­jos como guar­da­par­ques, des­de su acti­vis­mo ambien­tal, des­de su par­ti­ci­pa­ción como vecinxs o como inte­gran­tes de ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes encar­ga­das de la con­ser­va­ción del mon­te nati­vo. El pun­ta­pié para dar­le for­ma a esos encuen­tros fue la nece­si­dad de poner un lími­te a las vio­len­cias que varias vivían en sus espa­cios de tra­ba­jo o par­ti­ci­pa­ción, y la nece­si­dad de evi­den­ciar y ampliar el lugar que muje­res y disi­den­cias ocu­pan en la con­ser­va­ción y el cui­da­do del ambien­te des­de el para­dig­ma del eco­fe­mi­nis­mo, enten­di­do de mane­ras plu­ra­les y diversas. 

Fue así que, a fines de mar­zo, orga­ni­za­ron la Pri­me­ra Jor­na­da de Refle­xión y Visi­bi­li­za­ción sobre el rol de las muje­res y LGBTI+ Guar­da­par­ques y Guar­da­mon­tes, en con­jun­to con el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad de la Nación, la Sub­se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Fami­liar y Desa­rro­llo Terri­to­rial, y la Muni­ci­pa­li­dad de La Gran­ja, don­de se reali­zó el even­to. Una Jor­na­da que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de más de cua­ren­ta muje­res y disi­den­cias per­te­ne­cien­tes a diver­sos pue­blos, ins­ti­tu­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes y que se dedi­can a la defen­sa del ambiente. 

-sierras-incendios-Red-Guardianxs-Monte-Guardaparques-4
(Ima­gen: La tinta)

“En la cues­tión ambien­tal, gene­ral­men­te, la figu­ra feme­ni­na está aso­cia­da a lo mater­nal, a acom­pa­ñar, a ser sen­si­ble, a los paja­ri­tos. Y no: esta­mos ahí, de igual a igual, ponien­do voz, toman­do deci­sión, gene­ran­do polí­ti­cas”, expli­ca Ara­ce­li, guar­da­par­que en la Reser­va Hídri­ca y Natu­ral Muni­ci­pal Sal­si­pue­des que inte­gra la nue­va red. “En los dis­tin­tos incen­dios que par­ti­ci­pa­mos, des­de el lugar en el que estu­vié­ra­mos, vimos que no deja de ser un ambien­te muy machis­ta, por­que quien pone la voz final o quien resuel­ve ante una catás­tro­fe es la mas­cu­li­ni­dad. Y bueno, las muje­res esta­mos a la altu­ra de esas con­di­cio­nes, para resol­ver igual y, gene­ral­men­te, con una pers­pec­ti­va mucho más inte­gral, por­que tene­mos ese poten­cial de ver el todo”, dice. 

En ese sen­ti­do, des­de la red, seña­lan que no es casua­li­dad que muchas de las guar­da­par­ques que tra­ba­jan en las reser­vas natu­ra­les de Sie­rras Chi­cas son muje­res egre­sa­das de la Uni­ver­si­dad Pro­vin­cial de Cór­do­ba. “Esta­mos abrién­do­nos ese camino”, expre­sa Ara­ce­li, quien tam­bién tra­ba­ja en Edu­ca­ción Ambien­tal en dife­ren­tes luga­res de Sie­rras Chi­cas. Y expli­ca que ese camino no solo abar­ca el rol de las guar­da­par­ques en ejer­ci­cio de su pro­fe­sión, sino tam­bién el tra­ba­jo de quie­nes se des­en­vuel­ven en dis­tin­tos espa­cios de con­ser­va­ción y cui­da­do del mon­te, ya sea a tra­vés de la mili­tan­cia, la inves­ti­ga­ción o la educación. 

La vio­len­cia como mecha

Las inte­gran­tes de la Red de Guar­dianxs del Mon­te y Guar­da­par­ques expli­can que este espa­cio sur­ge como tal “a raíz de una situa­ción de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, sim­bó­li­ca y de géne­ro” que vivie­ron en la Reser­va Natu­ral de la Defen­sa Asco­chin­ga (RNDA) des­pués de los incen­dios fores­ta­les que se die­ron en esa zona. 

Varias for­ma­ban par­te en aquel momen­to de la Aso­cia­ción Civil Guar­da­mon­te y, des­de allí, bus­ca­ron hacer escu­char su voz para lograr una mayor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la ges­tión de esa reser­va natu­ral pro­te­gi­da. En ese mar­co, cuen­tan, se dio una dispu­ta con un varón que ter­mi­nó sien­do res­pal­da­do por cier­tas ins­ti­tu­cio­nes en la com­ple­ji­dad de acto­res que par­ti­ci­pan de la ges­tión de la reser­va, entre ellas, la Fuer­za Aérea Argen­ti­na, el Minis­te­rio de Defen­sa y el Ins­ti­tu­to de Obras Socia­les de la Fuer­zas Arma­das (IOSFA). “Se hacía muy visi­ble que muchas de las cosas que nos pasa­ron fue­ron por­que somos muje­res, por­que la mayo­ría de las guar­da­par­ques den­tro del equi­po de Asco­chin­ga son muje­res”, seña­la Celes­te Cama­cho, comu­ni­ca­do­ra que lle­va tiem­po dedi­cán­do­se a pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les y que tam­bién inte­gra la nue­va red.

-sierras-incendios-Red-Guardianxs-Monte-Guardaparques-11
(Ima­gen: La tinta)

En ese momen­to, Celes­te era pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Civil Guar­da­mon­te, pero, des­pués de tener que enfren­tar difi­cul­ta­des tam­bién den­tro de su pro­pia orga­ni­za­ción con algu­nos de sus com­pa­ñe­ros, deci­dió renun­ciar y “seguir cons­tru­yen­do con el res­to de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­res con quie­nes venía­mos tra­ba­jan­do en red”. Al res­pec­to, seña­la que muchas de las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en las jor­na­das que orga­ni­za­ron hace días ya lle­van tiem­po tra­ba­jan­do juntxs de diver­sas mane­ras: “Más allá de visi­bi­li­zar el rol de las muje­res y disi­den­cias en la con­ser­va­ción, tam­bién deci­di­mos nom­brar­nos como red para dar­le for­ma a ese sos­tén pre­vio, trans­ver­sal a todo nues­tro acti­vis­mo ambien­tal. Por eso, el eco­fe­mi­nis­mo; por eso, el pen­sar­nos des­de estos espa­cios de sos­tén”

“Cuan­do empe­za­mos a expo­ner y visi­bi­li­zar esta situa­ción pun­tual, nos dimos cuen­ta de que está­ba­mos en un mon­tón de espa­cios que esta­ban entre­te­ji­dos: estan­do den­tro de Asco­chin­ga, hubo acom­pa­ña­mien­to por par­te de un mon­tón de gen­te y de la comu­ni­dad local orga­ni­za­da que estu­vo pre­sen­te en ese pro­ce­so de con­ten­ción”, agre­ga Araceli.

Tejer la red

La Red, cuen­tan sus inte­gran­tes, está con­for­ma­da, has­ta aho­ra, por muje­res y disi­den­cias de Cór­do­ba capi­tal y Sie­rras Chi­cas, en par­ti­cu­lar, vecinxs de la zona de Las Ver­tien­tes y La Gran­ja –que inclu­ye cin­co pue­blos, entre ellos, Ascochinga‑, de Sal­si­pue­des y Río Ceba­llos. Se tra­ta, indi­ca Celes­te, de “una cons­truc­ción colec­ti­va don­de se vin­cu­la lo labo­ral, lo afec­ti­vo, los luga­res que habitamos”. 

-sierras-incendios-Red-Guardianxs-Monte-Guardaparques-13
(Ima­gen: La tinta)

La idea de guar­dianxs del mon­te, seña­lan, se refie­re a todas las defen­so­ras del terri­to­rio, la tie­rra, los cuer­pos. “Hay un reco­no­ci­mien­to tam­bién de que somos par­te de ese todo más amplio e inte­gral: coin­ci­di­mos en que noso­tras cui­da­mos la tie­rra y la tie­rra nos cui­da y nos cobi­ja. Hay una reci­pro­ci­dad. Y esa mis­ma reci­pro­ci­dad es impor­tan­te que esté en los espa­cios que con­for­ma­mos, sea cual sea el géne­ro de la per­so­na que inter­ven­ga; que haya una rela­ción de res­pe­to, amo­ro­sa, que sin­ta­mos que esta­mos a la par, cons­tru­yen­do. Ese es el espí­ri­tu que le esta­mos impreg­nan­do a este espa­cio y lo que que­re­mos para noso­tras y nues­tras fami­lias tam­bién, por­que, cuan­do nos vamos empo­de­ran­do, tam­bién eso resue­na en nues­tros víncu­los más ínti­mos y se ponen lími­tes a cues­tio­nes que no que­re­mos más”, cuen­ta Celes­te. Y Ara­ce­li com­ple­ta: “Con ese cor­te, no es que nos corre­mos de la esce­na, sino que, a esa situa­ción de vio­len­cia, la trans­for­ma­mos en algo pro­po­si­ti­vo, que resul­ta en un encuen­tro, en tejer esta red, dar­le cuerpo”.

Las voces de las muje­res y LGBTI+ en el ambiente

La Pri­me­ra Jor­na­da de Refle­xión y Visi­bi­li­za­ción sobre el rol de las muje­res y LGBTI+ Guar­da­par­ques y Guar­da­mon­tes se reali­zó a fines de mar­zo pasa­do en la loca­li­dad de Los Molles con la par­ti­ci­pa­ción de más de cua­ren­ta per­so­nas. Uno de sus prin­ci­pa­les obje­ti­vos fue mapear y ampliar las arti­cu­la­cio­nes y cons­truc­cio­nes comu­ni­ta­rias en torno al ambien­te y la con­ser­va­ción des­de una pers­pec­ti­va de género. 

-sierras-incendios-Red-Guardianxs-Monte-Guardaparques-16
(Ima­gen: La tinta)

Allí estu­vie­ron pre­sen­tes pro­fe­sio­na­les e inves­ti­ga­dorxs uni­ver­si­ta­rixs, guar­da­par­ques, refe­ren­tas de comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas, y pro­duc­to­ras rura­les. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron orga­ni­za­cio­nes socia­les, ONG e ins­ti­tu­cio­nes, entre ellas, la Aso­cia­ción para la Con­ser­va­ción y el Estu­dio de la Natu­ra­le­za (ACEN), el Ins­ti­tu­to Mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de Bio­lo­gía Vege­tal (IMBIV ‑UNC), Radio La Ron­da, la Comi­sión de Géne­ro de la Comu­na Villa Cerro Azul, el Equi­po de géne­ro de Par­ques Nacio­na­les Cen­tro, la Coor­di­na­do­ra Ambien­tal Sie­rras Chi­cas, Espa­cio Wipha­la, los muni­ci­pios de La Gran­ja, Sal­si­pue­des y Unqui­llo, así como otros gru­pos y asam­bleas ambientales.

Duran­te las jor­na­das, se reali­zó un con­ver­sa­to­rio en torno a las des­igual­da­des y vio­len­cias de géne­ro, coor­di­na­do por inte­gran­tes del Minis­te­rio de Muje­res, Géne­ro y Diver­si­dad de la Nación. Tam­bién se reali­zó un Taller Eco­fe­mi­nis­mo don­de se com­par­tie­ron diver­sas mira­das y apor­tes que esta corrien­te pue­de hacer a quie­nes tra­ba­jan en defen­sa del mon­te, las prác­ti­cas de con­ser­va­ción y pro­tec­ción de la bio­di­ver­si­dad, el cui­da­do de la tie­rra y el terri­to­rio. Hubo tam­bién cere­mo­nias y, por últi­mo, una cami­na­ta de reco­no­ci­mien­to de árbo­les y plan­tas faci­li­ta­da por inves­ti­ga­do­ras y guar­da­par­ques inte­gran­tes de la Red, que ofre­cie­ron una visión cien­tí­fi­ca, ener­gé­ti­ca y espi­ri­tual de los sabe­res del mon­te nativo. 

-sierras-incendios-Red-Guardianxs-Monte-Guardaparques-3
(Ima­gen: La tinta)

Celes­te res­ca­ta la diver­si­dad de voces que se pudie­ron escu­char en las jor­na­das, a par­tir de encon­trar nue­vas mane­ras de ser y estar en la tie­rra, y de “pen­sar estra­te­gias de acti­vis­mo des­de la resis­ten­cia y la rebel­día, pero tam­bién des­de la ale­gría, el entu­sias­mo, el hacer que nos trans­for­ma”. Por su par­te, Ara­ce­li recu­pe­ra otros de los deba­tes sur­gi­dos duran­te el encuen­tro: “Que­dó en evi­den­cia que toda­vía segui­mos estan­do some­ti­das a un mon­tón de situa­cio­nes de vio­len­cia que natu­ra­li­za­mos, que las deja­mos pasar, las invi­si­bi­li­za­mos. La idea es poner­le un freno y ver hacia ade­lan­te cómo pode­mos modi­fi­car esta situa­ción, por­que no vamos a dar un paso atrás en los luga­res en los que nos des­en­vol­ve­mos, ya sea pro­fe­sio­nal­men­te o como ciudadanas”.

Fuen­te: La tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *