Vene­zue­la. Lo que nos dice el ingre­so al meca­nis­mo Covax

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de abril de 2021.

El gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Nico­lás Madu­ro dio fin a las espe­cu­la­cio­nes sobre el affai­re Covax en Vene­zue­la, un capí­tu­lo del blo­queo esta­dou­ni­den­se con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na, cuan­do la vice­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va Delcy Rodrí­guez infor­mó en rue­da de pren­sa que el Esta­do había abo­na­do poco más del 50% del pago corres­pon­dien­te a las dosis que el meca­nis­mo pre­vé para el país.

Los deta­lles del acuer­do serán expues­tos a con­ti­nua­ción, pero debe­mos recal­car que en el pro­ce­so de inclu­sión de Vene­zue­la al meca­nis­mo Covax hubo ele­men­tos mediá­ti­cos y polí­ti­cos anti­cha­vis­tas que inten­ta­ron pivo­tear el asun­to en una ope­ra­ción de extor­sión huma­ni­ta­ria des­de el principio.

Cuan­do publi­ca­ron que el Gobierno Boli­va­riano había lle­ga­do a un acuer­do con el «pro­yec­to Guai­dó» para la com­pra de las dosis del men­cio­na­do sis­te­ma inter­na­cio­nal, el mis­mo ex dipu­tado de Volun­tad Popu­lar había decla­ra­do estar «dis­pues­to a cana­li­zar fon­dos» del dine­ro de la Repú­bli­ca con­ge­la­do y secues­tra­do en el exte­rior, cues­tión que fue usa­do como obje­to publi­ci­ta­rio ya que al final no hubo tal coor­di­na­ción, dela­tán­do­se el hecho de que recien­te­men­te decla­ra­ra que el pago a Covax se logró gra­cias al fru­to de la «pre­sión» ejer­ci­da sobre el chavismo.

Lo que asi­mis­mo nos dice que nun­ca ges­tio­nó ante el gobierno de los Esta­dos Uni­dos «cana­li­za­ción de fon­dos» algu­na, pues­to que fue el Gobierno Boli­va­riano el que hizo el des­em­bol­so a pesar de tener en con­tra el blo­queo ante el sis­te­ma finan­cie­ro dolar­cén­tri­co. Este dato no debe­ría pasar por deba­jo de la mesa si toma­mos en cuen­ta que los enemi­gos (loca­les y forá­neos) de Vene­zue­la se publi­ci­tan a sí mis­mos como los acto­res idea­les para sol­ven­tar el expe­dien­te arma­do de la «cri­sis huma­ni­ta­ria» en el país.

Pero la ver­dad es que el anti­ci­po de pago a Covax corres­pon­de a un acuer­do sus­cri­to en sep­tiem­bre de 2020 para adqui­rir un total de 11 millo­nes 374 mil 400 dosis de vacu­nas. La ope­ra­ción anti­cha­vis­ta resul­tó de la mis­ma for­ma que la mayo­ría de sus accio­nes: en la des­le­gi­ti­ma­ción de la voce­ría opo­si­to­ra «en el exi­lio» y el soca­va­mien­to polí­ti­co del «pro­yec­to Guai­dó», cada vez más enca­rro­ña­do por la reali­dad vene­zo­la­na y las expec­ta­ti­vas de la pobla­ción, que en su mayo­ría está dipues­ta a salir de la cri­sis pan­dé­mi­ca vía inmu­ni­za­ción inoculada.

Sor­tear el bloqueo

La vice­pre­si­den­ta vene­zo­la­na Delcy Rodrí­guez infor­mó este fin de sema­na que el Esta­do había pro­ce­di­do a pagar 59,2 millo­nes de fran­cos sui­zos, es decir, unos 64 millo­nes de dóla­res de un total de 119 millo­nes 999 mil 920 dóla­res, sin deta­llar cómo pudo hacer­lo a pesar del blo­queo finan­cie­ro a cues­tas. Des­de hace años el pre­si­den­te Madu­ro ha denun­cia­do ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal la per­se­cu­sión finan­cie­ra y el blo­queo de pagos a la impor­ta­ción de mate­ria­les y equi­pos médicos.

A lo que se agre­ga la nega­ti­va por par­te del gobierno esta­dou­ni­den­se de levan­tar las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les (MCU) que impi­den a la Repú­bli­ca nego­ciar la com­pra de vacu­nas con cual­quier enti­dad, públi­ca o pri­va­da, sin temor a que ter­ce­ros pudie­ran ser obje­to asi­mis­mo de «san­cio­nes».

Aun­que el Esta­do se ha vis­to impe­di­do a hacer pagos o reci­bir dine­ro a tra­vés de los sis­te­mas y meca­nis­mos rela­cio­na­dos al dólar y, más recien­te­men­te, y el euro, ade­más de habér­se­le con­fis­ca­do dine­ro públi­co por el orden de los 7 mil millo­nes de dóla­res en ban­cos inter­na­cio­na­les, los prin­ci­pa­les voce­ros del gobierno cha­vis­ta han anun­cia­do que el país no se ami­la­na ante las cir­cuns­tan­cias y han desa­rro­lla­do otros esque­mas más sigi­lo­sos jun­to con alia­dos euro­asiá­ti­cos (prin­ci­pal­men­te, Chi­na y Rusia) para poder hon­rar los com­pro­mi­sos finan­cie­ros de la República.

Recor­de­mos que el pre­si­den­te Madu­ro había ofre­ci­do públi­ca­men­te inter­cam­bio de petró­leo por vacu­nas como una mane­ra de esqui­var los obs­tácu­los finan­cie­ros que impo­nen las MCU con­tra el país.

Vis­to de esta mane­ra, el ingre­so de Vene­zue­la a Covax sig­ni­fi­ca un paso más en el sor­teo de la con­ti­nua agre­sión esta­dou­ni­den­se con­tra el país, inte­gran­do al Esta­do a un meca­nis­mo legi­ti­ma­do por enti­da­des mul­ti­la­te­ra­les y que repre­sen­tan a bue­na par­te del mer­ca­do cor­po­ra­ti­vo far­ma­céu­ti­co estadounidense-europeo.

Den­tro del esque­ma de vacu­na­ción venezolano

Para este año, el Gobierno Boli­va­riano esti­ma inmu­ni­zar al 70% de la pobla­ción a tra­vés de las dosis corres­pon­dien­tes a Covax y los con­ve­nios bila­te­ra­les con Chi­na, Cuba y Rusia, has­ta los momentos.

La vice­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va Delcy Rodrí­guez deta­lló que las más de 11 millo­nes de dosis de vacu­nas sir­ven para inmu­ni­zar al 20% de la pobla­ción vene­zo­la­na, lo que deja­ría el 50% res­tan­te a mer­ced de los acuer­dos que hayan lle­ga­do el gobierno cha­vis­ta y los otros paí­ses antiimperialistas.

Lo que ven­drá a tra­vés de Covax sir­ve para vacu­nar, con dos dosis, a un poco más de 5 millo­nes de per­so­nas en Venezuela.

No se pue­den adqui­rir más dosis de Covax debi­do a que el meca­nis­mo esta­ble­ce un máxi­mo de can­ti­da­des vacu­na­les por país. La Alian­za Gavi para las Vacu­nas (GAVI) infor­ma, para el 9 de abril, que Covax ha envia­do has­ta aho­ra más de 38 millo­nes de vacu­nas con­tra la covid a 104 paí­ses participantes.

Aun­que la impor­ta­ción de vacu­nas a Chi­na y Rusia serán cla­ves para abas­te­cer las nece­si­da­des del esque­ma de vacu­na­ción nacio­nal imple­men­ta­do por las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, el obje­ti­vo prin­ci­pal de Vene­zue­la será la ple­na pro­duc­ción de la can­di­da­ta cuba­na Abda­la en los labo­ra­to­rios bio­tec­no­ló­gi­cos de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Cara­cas, pues se pre­vé que para julio ya el Esta­do podrá tener dicha vacu­na a dis­po­si­ción para la inmu­ni­za­ción de la pobla­ción que hace vida en el país.

De esta mane­ra Cuba y Vene­zue­la se encon­tra­rían a la van­guar­dia en la coope­ra­ción regio­nal, pre­vis­ta por la línea polí­ti­ca del ALBA-TCP, del des­blo­queo de paten­tes para la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de vacu­nas ante el pano­ra­ma pan­dé­mi­co actual, un dato no menor si toma­mos en cuen­ta que el nego­cio de las vacu­nas se ha con­ver­ti­do en un lucra­ti­vo dra­ma que expre­sa la des­igual­dad mun­dial, en la que los paí­ses con mayo­res recur­sos aca­pa­ran más del 70% de las dosis vacu­na­les con­tra la covid pro­du­ci­das en el mun­do mien­tras los peri­fé­ri­cos, depen­dien­tes y sub­de­sa­rro­lla­dos ape­nas cuen­tan con ayu­da inter­na­cio­nal para abas­te­cer­se de muy pocas dosis.

Covax, en todo caso, com­ple­men­ta­ría lo pla­ni­fi­ca­do por el direc­to­rio eje­cu­ti­vo vene­zo­lano. La base del esque­ma de vacu­na­ción del país cuen­ta con las alian­zas estra­té­gi­cas de Vene­zue­la en el plano inter­na­cio­nal de prin­ci­pal base para cum­plir con sus objetivos.

Otra vez: Astra­ze­ne­ca, no

Por últi­mo, una de las polé­mi­cas con las que se into­xi­có mediá­ti­ca­men­te el pro­ce­so de ingre­so de Vene­zue­la a Covax fue el anun­cio de que el Gobierno Boli­va­riano no apro­ba­ría el uso de la vacu­na pro­du­ci­da por Oxford/​AstraZeneca a la pobla­ción resi­den­te, repre­sen­tan­te de 90% del stock a dis­tri­buir por el mecanismo.

Pri­me­ro se debe expli­car que el esque­ma está diri­gi­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y tam­bién invo­lu­cra a la Alian­za Glo­bal de Vacu­nas (GAVI) y la Coa­li­ción para Inno­va­cio­nes en la Pre­pa­ra­ción para Epi­de­mias (CEPI), con el pro­pó­si­to de «ace­le­rar el desa­rro­llo y la fabri­ca­ción de vacu­nas con­tra la COVID-19 y garan­ti­zar un acce­so jus­to y equi­ta­ti­vo a ellas para todos los paí­ses del mundo».

Se pre­vé que el plan logre hacer lle­gar unas 2 mil millo­nes de dosis a todos los paí­ses del mun­do, sobre todo los que ten­gan difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas para la com­pra de dosis ante el mer­ca­do inter­na­cio­nal. Sin embar­go, algu­nos han arro­ja­do crí­ti­cas sobre su len­to desempeño.

Un miem­bro de la jun­ta de la OMS, el Dr. Cle­mens Mar­tin Auer, de Aus­tria, cita­do por la BBC, dijo que Covax había sido len­to para ase­gu­rar acuer­dos de vacu­nas y entre­gar dosis a los paí­ses. Y a fines de mar­zo, el CEO de GAVI, Seth Ber­kley, expre­só su decep­ción por los retra­sos en el sumi­nis­tro de un fabri­can­te cla­ve en India.

GAVI dice que tie­ne un acuer­do para 340 millo­nes de dosis de la vacu­na Oxford/​AstraZeneca y alre­de­dor de 1.2 millo­nes de dosis de la vacu­na Pfi­zer-BioN­Tech, que deci­dió nada más dis­po­ner del 2% de su pro­duc­ción al esquema.

Los infor­mes recien­tes de la apa­ri­ción de coá­gu­los de san­gre muy raros rela­cio­na­dos con la vacu­na de Astra­Ze­ne­ca han pro­vo­ca­do preo­cu­pa­cio­nes de segu­ri­dad. Varios paí­ses invo­lu­cra­dos en Covax han sus­pen­di­do el uso de la vacu­na, citan­do posi­bles efec­tos secun­da­rios. Otros gobier­nos, lue­go de haber sus­pen­di­do tem­po­ral­men­te su apli­ca­ción, vol­vió a apro­bar su ino­cu­la­ción en las poblaciones.

A pesar de que el panel ase­sor de segu­ri­dad de vacu­nas de la OMS dijo que, aun­que un víncu­lo entre un coá­gu­lo de san­gre y dicha vacu­na era «plau­si­ble», «no esta­ba con­fir­ma­do» y los casos eran «muy raros» entre los 200 millo­nes de per­so­nas vacu­na­das con la Oxford/​AstraZeneca en todo el mundo.

Sin embar­go, Vene­zue­la pasa de las vacu­nas de esa empre­sa pues cuen­ta con un pre­su­pues­to limi­ta­do y no pue­de dar­se el lujo de ino­cu­lar a la pobla­ción en el país con un pro­duc­to que se sos­pe­cha pue­da cau­sar efec­tos adver­sos lue­go de su inyec­ción. El con­trol de cali­dad del esque­ma de vacu­na­ción vene­zo­lano toma en cuen­ta esta realidad.

Lo que sien­ta como una bue­na noti­cia que la Sput­nik V aca­ba de ser apro­ba­da por Covax para su dis­tri­bu­ción. Es de supo­ner que el Gobierno Boli­va­riano opta­ría por adqui­rir más dosis de la vacu­na rusa a tra­vés de dicho esque­ma, en vis­ta de que la pro­du­ci­da por Oxford/​AstraZeneca no for­ma­rá par­te del sis­te­ma públi­co de vacu­na­ción masiva.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *