Méxi­co. Refor­ma a Ley de Hidro­car­bu­ros no pro­te­ge dere­chos de los pue­blos ni prohí­be el frac­king, denun­cian defensores

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de abril de 2021

Los dere­chos de los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y la prohi­bi­ción de la frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca (frac­king) en Méxi­co son los «gran­des ausen­tes» en la ini­cia­ti­va de refor­ma a la Ley de Hidro­car­bu­ros, cri­ti­có la Alian­za Mexi­ca­na con­tra el Fracking.

En un comu­ni­ca­do, los defen­so­res lamen­ta­ron que el gobierno fede­ral incum­ple con su pro­me­sa de aca­bar con el frac­king al no incluir en la refor­ma la prohi­bi­ción explí­ci­ta de esta téc­ni­ca y sólo pre­sen­tar cam­bios «que no incor­po­ran las deman­das his­tó­ri­cas que pue­blos, comu­ni­da­des y socie­dad civil han exi­gi­do en su rechazo».

Expli­ca­ron que la ini­cia­ti­va, pre­sen­ta­da en mar­zo por el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor (AMLO), deja intac­tas las dis­po­si­cio­nes lega­les que vul­ne­ran los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas sobre sus tie­rras y terri­to­rios, «for­zán­do­les a per­mi­tir las acti­vi­da­des de hidro­car­bu­ros, sin impor­tar las afec­ta­cio­nes a su entorno, sus for­mas de vida y sus derechos».

La Alian­za indi­có que «la ini­cia­ti­va de refor­ma del gobierno de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción en reali­dad no trans­for­ma lo más per­ju­di­cial de la refor­ma ener­gé­ti­ca», pues no esta­ble­ce accio­nes para aten­der los pro­ble­mas socia­les y ambien­ta­les de fon­do «que his­tó­ri­ca­men­te ha pro­vo­ca­do este sec­tor» en el territorio.

Agre­gó que a pesar que en la Ley de Hidro­car­bu­ros con­tem­pla estu­dios y eva­lua­cio­nes de impac­to social de los mega­pro­yec­tos, éstos «no son meca­nis­mos efec­ti­vos para pro­te­ger los dere­chos huma­nos, pues no cum­plen con las obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les en la mate­ria al dejar en manos de las empre­sas la rea­li­za­ción de las eva­lua­cio­nes y exclu­yen la par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des afectadas».

Por ello, exi­gió que se inclu­ya de mane­ra explí­ci­ta la prohi­bi­ción del frac­king en la ini­cia­ti­va de Ley de Hidro­car­bu­ros, así como las pro­pues­tas para dero­gar las dis­po­si­cio­nes lesi­vas a dere­chos huma­nos y colec­ti­vos de pue­blos indí­ge­nas y comu­ni­da­des cam­pe­si­nas de la ley vigente.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Dere­chos huma­nos y prohi­bi­ción del frac­king: gran­des ausen­tes en la refor­ma a la Ley de Hidrocarburos

El pasa­do 26 de mar­zo, el Pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor pre­sen­tó la Ini­cia­ti­va de refor­ma de la Ley de Hidro­car­bu­ros con la que pre­ten­de devol­ver al Esta­do el con­trol de las acti­vi­da­des rela­cio­na­das al alma­ce­na­mien­to, trans­por­te, dis­tri­bu­ción y ven­ta de hidro­car­bu­ros, petro­lí­fe­ros y petro­quí­mi­cos. Sin embar­go, el pre­ten­di­do for­ta­le­ci­mien­to del Esta­do en esta como en ante­rio­res refor­mas en mate­ria ener­gé­ti­ca olvi­da esta­ble­cer accio­nes para aten­der los pro­ble­mas socia­les y ambien­ta­les de fon­do que his­tó­ri­ca­men­te ha pro­vo­ca­do este sec­tor; agra­va­dos hoy por un con­tex­to de emer­gen­cia cli­má­ti­ca y cri­sis del agua que nos urgen a actuar de mane­ra inme­dia­ta, efec­ti­va y contundente.

Refor­mar la Ley de Hidro­car­bu­ros podría abrir la opor­tu­ni­dad de cam­biar dis­po­si­cio­nes esta­ble­ci­das por la Refor­ma Ener­gé­ti­ca del gobierno de Peña Nie­to que bus­ca­ron pro­mo­ver los intere­ses de las empre­sas petro­le­ras nacio­na­les y extran­je­ras por enci­ma de los bie­nes comu­nes y los dere­chos de las pobla­cio­nes loca­les y comu­ni­da­des afec­ta­das por los proyectos.

La Ley de Hidro­car­bu­ros vigen­te con­tie­ne dis­po­si­cio­nes que dan prio­ri­dad al uso y ocu­pa­ción de los terri­to­rios para el desa­rro­llo de pro­yec­tos de hidro­car­bu­ros, vul­ne­ran­do diver­sos dere­chos de quie­nes habi­tan en ellos, comen­zan­do por el dere­cho a la libre deter­mi­na­ción. Dado que esta indus­tria es con­si­de­ra­da de uti­li­dad públi­ca, las empre­sas, inclu­yen­do Pemex, pue­den ape­lar a figu­ras como las ser­vi­dum­bres lega­les o la ocu­pa­ción o afec­ta­ción super­fi­cial nece­sa­rias para la rea­li­za­ción de sus acti­vi­da­des, y las per­so­nas, comu­ni­da­des y pue­blos se verán obli­ga­dos admi­nis­tra­ti­va o judi­cial­men­te a ceder sus terre­nos para el desa­rro­llo de pro­yec­tos de gas y petróleo.

En el mis­mo sen­ti­do va la decla­ra­to­ria de las acti­vi­da­des de explo­ra­ción y extrac­ción de hidro­car­bu­ros como de inte­rés social y orden públi­co en la Ley vigen­te “por lo que ten­drán pre­fe­ren­cia sobre cual­quier otra que impli­que el apro­ve­cha­mien­to de la super­fi­cie o del sub­sue­lo de los terre­nos afec­tos a aqué­llas”, inclu­yen­do las que de for­ma tra­di­cio­nal han rea­li­za­do las comu­ni­da­des. La ini­cia­ti­va de refor­ma del gobierno de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción en reali­dad no trans­for­ma lo más per­ju­di­cial de la refor­ma ener­gé­ti­ca. De esta mane­ra, deja intac­to el con­jun­to de dis­po­si­cio­nes lega­les que vul­ne­ran los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas y de eji­dos y comu­ni­da­des cam­pe­si­nas sobre sus tie­rras y terri­to­rios, for­zán­do­les a per­mi­tir las acti­vi­da­des de hidro­car­bu­ros, sin impor­tar las afec­ta­cio­nes a su entorno, sus for­mas de vida y sus dere­chos. Esto supo­ne, ade­más, un arma de pre­sión por par­te de las empre­sas en las nego­cia­cio­nes para la ren­ta de las tie­rras que, la mis­ma ley, pre­vé se hagan en nego­cia­ción direc­ta entre empre­sas y per­so­nas propietarias.

Final­men­te, los estu­dios y eva­lua­cio­nes de impac­to social con­tem­pla­dos en la Ley de Hidro­car­bu­ros no son meca­nis­mos efec­ti­vos para pro­te­ger los dere­chos huma­nos, pues no cum­plen con las obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les en la mate­ria al dejar en manos de las empre­sas la rea­li­za­ción de las eva­lua­cio­nes y exclu­yen la par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des afec­ta­das. Y, aun­que la Ley vigen­te con­tem­pla “lle­var a cabo los pro­ce­di­mien­tos de con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da nece­sa­rios”, esta obli­ga­ción que­da prác­ti­ca­men­te inope­ran­te fren­te a las figu­ras de uso y ocu­pa­ción de los terri­to­rios, que les impo­si­bi­li­ta recha­zar y dete­ner aque­llos pro­yec­tos que les afec­tan. Todo ello con­vier­te a estos ins­tru­men­tos en meros trá­mi­tes y for­ma­li­da­des que ter­mi­nan por vali­dar mega­pro­yec­tos que ya han sido en reali­dad impues­tos, impi­dien­do que sean una garan­tía efec­ti­va para la defen­sa del territorio. 

Por últi­mo, sub­ra­ya­mos que pro­po­ner una refor­ma a la Ley de Hidro­car­bu­ros peñis­ta era una gran opor­tu­ni­dad para que el gobierno actual hicie­ra efec­ti­va su pro­me­sa ‑expre­sa­da de mane­ra reite­ra­ti­va por el pre­si­den­te a lo lar­go de estos más de dos años de mandato‑, de no per­mi­tir el uso del frac­king en el país, inclu­yen­do la prohi­bi­ción explí­ci­ta de esta téc­ni­ca en la cita­da Ley de Hidro­car­bu­ros. Sin embar­go, la ini­cia­ti­va de refor­ma pre­sen­ta­da por el Eje­cu­ti­vo fede­ral, al igual que suce­dió con la Ley de la Indus­tria Eléc­tri­ca, no apro­ve­cha esta opor­tu­ni­dad y sola­men­te pre­sen­ta cam­bios que, aun­que pue­dan ser per­ti­nen­tes, no incor­po­ran las deman­das his­tó­ri­cas que pue­blos, comu­ni­da­des y socie­dad civil han exi­gi­do en su recha­zo de la Refor­ma Ener­gé­ti­ca, tan­to en tri­bu­na­les como ante ins­tan­cias inter­na­cio­na­les de dere­chos humanos.

Ante este con­tex­to, des­de la Alian­za Mexi­ca­na con­tra el Frac­king hace­mos un lla­ma­do al Poder Legis­la­ti­vo para:

  • Que se inclu­ya de mane­ra explí­ci­ta la prohi­bi­ción del frac­king en la ini­cia­ti­va de Ley de Hidrocarburos.
  • Que se inclu­yan en la ini­cia­ti­va de Ley de Hidro­car­bu­ros pro­pues­tas para dero­gar las dis­po­si­cio­nes lesi­vas a dere­chos huma­nos y colec­ti­vos de pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas de la ley vigen­te, como las figu­ras de uso y ocu­pa­ción de los terri­to­rios y el carác­ter preferente.
  • Que abran un deba­te amplio y repre­sen­ta­ti­vo sobre esta y otras refor­mas lega­les en mate­ria ener­gé­ti­ca, que inclu­ya la par­ti­ci­pa­ción de los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas y campesinas.
  • Que la aten­ción a la emer­gen­cia cli­má­ti­ca se inclu­ya como un eje cen­tral en todas las deci­sio­nes legis­la­ti­vas en mate­ria energética.
  • FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *