Perú. «No sea­mos com­pli­ces de la acusada»

Por Anto­nio Cas­ti­llo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de abril de 2021.

Cono­ci­dos los resul­ta­dos ofi­cia­les de las elec­cio­nes gene­ra­les del domin­go 11 de abril, son varias las con­clu­sio­nes que se des­pren­den de este acontecimiento:

PRIMERA: hay coin­ci­den­cia gene­ral en que el Perú pro­fun­do y olvi­da­do ha hecho sen­tir su voz de indig­na­ción y pro­tes­ta, votan­do por la can­di­da­tu­ra de izquier­da popu­lar que repre­sen­ta Pedro Cas­ti­llo, indig­na­ción que se veía venir en cual­quier momen­to, dada la gra­ve cri­sis sani­ta­ria que se ha lle­va­do la pre­cio­sa vida de más de 140 mil perua­nos, la mayor par­te de estos por fal­ta de aten­ción médi­ca y de oxí­geno medi­ci­nal para poder salvarse.

SEGUNDA: la irrup­ción inusi­ta­da de dicho can­di­da­to, ha cons­ti­tui­do un baño de agua fría para la cla­se polí­ti­ca, muchos de los cua­les se pre­gun­ta­ron recién: ¿y éste quién es? ¿de dón­de salió? y ¿cómo es que no lo vimos? Des­co­no­ci­mien­to que es con­se­cuen­cia del olvi­do y des­dén antes alu­di­dos, ya que Cas­ti­llo estu­vo en Lima lide­ran­do la masi­va huel­ga de maes­tros del 2017, que col­mó la Pla­za San Mar­tín por varios días en efer­ves­cen­tes mani­fes­ta­cio­nes gre­mia­les, pero lue­go nin­gu­nea­ron su exis­ten­cia; cre­yen­do en la impo­si­bi­li­dad de que un maes­tro de escue­la rural logre el sal­to cua­li­ta­ti­vo que hoy ha pues­to en jaque a los due­ños del poder.

TERCERA: si el voto de Cas­ti­llo es de indig­na­ción, el de Kei­ko es del mie­do que bus­ca la pro­tec­ción de “mano dura”, pero que ha per­di­do el sen­ti­do de lo digno, por­que no se le revuel­ve el estó­ma­go al desear en el solio pre­si­den­cial a quien está acu­sa­da de lide­rar una orga­ni­za­ción cri­mi­nal y lavar pla­ta oscu­ra de la corrup­ción; haber sumi­do al país en la peor cri­sis polí­ti­ca en los últi­mos tiem­pos des­de el Con­gre­so disuel­to, ni, mucho menos, el pasa­do cri­mi­nal y corrup­to del gobierno dic­ta­to­rial de su padre al que ella repre­sen­ta, y ha pro­me­ti­do indul­tar, al haber sido su pri­me­ra dama.

CUARTA: es nece­sa­rio reco­no­cer que, si bien la can­di­da­tu­ra de Cas­ti­llo es pro­duc­to de la indig­na­ción, tam­bién es cier­to que ha des­per­ta­do el temor de muchos sec­to­res demo­crá­ti­cos por sus ante­ce­den­tes ideo­ló­gi­cos, así como por rumo­res y sos­pe­chas de supues­ta vin­cu­la­ción con el Mova­def; por lo que corres­pon­de­rá a él y a su entorno des­pe­jar toda duda al res­pec­to. Por lo pron­to, ha dicho que es absur­da tal vin­cu­la­ción, ya que es inte­gran­te de las ron­das cam­pe­si­nas y éstas han com­ba­ti­do a SL. Es per­ti­nen­te agre­gar aquí que, cono­ci­dos los pri­me­ros resul­ta­dos, no se la ha oído pala­bra ni expre­sión exal­ta­da, vio­len­tis­ta o cosa que se le parez­ca; todo lo con­tra­rio: pre­vio al desa­yuno elec­to­ral, y alre­de­dor de su humil­de mesa (en la que lucían sabro­sos cho­clos, panes y que­so serrano, así como una humean­te sopa ver­de caja­mar­qui­na), lo hemos vis­to rezar públi­ca­men­te cogi­do de la mano de su espo­sa, hijos y fami­lia­res, lo cual dice de la pro­fun­da fe cató­li­ca que profesa.

QUINTA: si quie­re real­men­te ganar la segun­da vuel­ta, debe­rá asu­mir la gran res­pon­sa­bi­li­dad de lograr con­sen­sos y hacer alian­zas que le per­mi­tan sumar votos y el apo­yo nece­sa­rio, fle­xi­bi­li­zan­do razo­na­ble­men­te sus plan­tea­mien­tos maxi­ma­lis­tas para hacer­los via­bles, sin abdi­car de lo fun­da­men­tal que es aten­der las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de las mayo­rías (a las que muchos ya habían renun­cia­do per­dién­do­se en lo con­tra­rio, y allí tie­nen los resul­ta­dos), la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía sobre nues­tros recur­sos natu­ra­les y la con­vo­ca­to­ria a refe­rén­dum para una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, y que sea el pue­blo el que deci­da libre­men­te y sin impo­si­ción alguna.

SEXTA: debe­rá hacer aco­pio de rea­lis­mo para enten­der que mucho de su cre­ci­mien­to ini­cial en esta cam­pa­ña se debió a la cober­tu­ra de algu­nos medios, como una estra­te­gia de qui­tar­le votos a Veró­ni­ca Men­do­za, aun­que des­pués cobró fuer­za pro­pia y ya no lo pudie­ron dete­ner. Sin embar­go, éste es otro esce­na­rio y aque­llos que lo popu­la­ri­za­ron son los mis­mos que hoy lo terru­quean, por lo que su con­tra estra­te­gia debe­rá apun­tar a ins­pi­rar con­fian­za si desea ganar la segun­da vuel­ta; de lo con­tra­rio, vere­mos a la acu­sa­da Kei­ko Sofía Fuji­mo­ri entrar a Pala­cio de Gobierno el pró­xi­mo 28 de julio.

SÉPTIMA: para noso­tros, lo prin­ci­pal en esta cru­cial eta­pa es evi­tar­le esa cruel des­hon­ra al país, usan­do todos los medios demo­crá­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les, por­que nues­tro más ele­men­tal sen­ti­do éti­co no con­ci­be que una ex pre­si­dia­ria y hoy acu­sa­da de gra­ves deli­tos en orga­ni­za­ción cri­mi­nal sea la pre­si­den­ta del Bicen­te­na­rio, con­sa­grán­do­nos como el más ver­gon­zo­so y vil rei­no de la impu­ni­dad. Si dos pre­si­den­tes fue­ron vaca­dos por inca­pa­ci­dad moral, al tener inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar por even­tua­les coimas, poner aho­ra en el gobierno a una acu­sa­da por lava­do de acti­vos, para quien el valien­te fis­cal José Domin­go Pérez ha pedi­do 30 años de cár­cel, en una sóli­da acu­sa­ción de más de 15 mil pági­nas, cons­ti­tui­ría el veja­men más gran­de de nues­tra vida repu­bli­ca­na, que no lo pode­mos per­mi­tir; bajo aper­ci­bi­mien­to de ser noso­tros los acu­sa­dos de com­pli­ci­dad, dege­ne­ra­ción y cobar­día en el jui­cio impla­ca­ble de la his­to­ria a que nos some­te­rán las nue­vas generaciones.

*Abo­ga­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *