Boli­via: El MAS pier­de en balo­ta­je las 4 gober­na­cio­nes y se quie­bra el voto duro.

Por Veró­ni­ca Zapa­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de abril de 2021.

El 11 de Abril se lle­vó a cabo el balo­ta­je en Boli­via en 4 gober­na­cio­nes: La Paz, Tari­ja, Pan­do y Chu­qui­sa­ca y el MAS per­dió con un mar­gen de 10 pun­tos de dife­ren­cia en cada una. En Chu­qui­sa­ca el mar­gen fue supe­rior de 14 pun­tos. Estos resul­ta­dos recon­fi­gu­ra­ran el poder polí­ti­co terri­to­rial en el país y podrían deter­mi­nar la elec­ción pre­si­den­cial del 2025.

En Tari­ja ganó Oscar Mon­tes por “Uni­dos por Tari­ja” (UXT) con 55% fren­te al MAS que obtu­vo el 45%, en Chu­qui­sa­ca ganó Damián Con­do­ri de “Chi­qui­sa­ca Somos Todos” (CST) con el 57% fren­te al MAS que obtu­vo el 43% y en Pan­do ganó Regis Rich­ter del “Movi­mien­to Ter­cer Sis­te­ma” (MTS) con el 55% fren­te al MAS que obtu­vo el 45%. En La Paz el nue­vo gober­na­dor es San­tos Quis­pe de “Jalla­lla La Paz” con el 55%, fren­te a Fran­klin Flo­res la apues­ta del MAS que obtu­vo el 45%. El joven ayma­ra y pro­fe­sio­nal reem­pla­zó en su can­di­da­tu­ra a su padre el líder his­tó­ri­co indí­ge­na Feli­pe Quis­pe “El Mall­ku” que tenía ase­gu­ra­do su triun­fo como gober­na­dor de La Paz, pero ante su falle­ci­mien­to ocu­pó su lugar.

Está cla­ro que nin­gún hijo here­da el cono­ci­mien­to, ni la expe­rien­cia del padre de por sí, pero San­tos Quis­pe reac­tua­li­zó una dispu­ta his­tó­ri­ca de su padre “El Mall­ku” con una “cúpu­la de inte­lec­tua­les blan­cos de cla­se media” que inte­gran el MAS a los que acu­sa­ba de “uti­li­zar de esca­le­ra” al indí­ge­na para acce­der al poder y de ser “racis­tas” y “cerrar el paso a nue­vos lide­raz­gos indígenas”.

Den­tro del MAS hay muchas voces crí­ti­cas de lar­ga data de dicha “cúpu­la”: el Cha­to Pere­do últi­mo gue­rri­lle­ro del Che, el líder mine­ro Orlan­do Gutié­rrez (ambos falle­ci­dos), Segun­di­na Flo­res de la Con­fe­de­ra­ción de Muje­res Indí­ge­nas Bar­to­li­na Sisa, etc. Segun­di­na recien­te­men­te afir­mó: “Hay un equi­po de men­ti­ro­sos del MAS que hacen equi­vo­car a Evo Mora­les” y que “aún man­tie­nen sus influen­cias”. A este sec­tor, apun­tan tam­bién San­tos Quis­pe y Eva Copa de “Jalla­lla La Paz”.

Mapa polí­ti­co de poder terri­to­rial a nivel nacional

Los resul­ta­dos fina­les de las elec­cio­nes sub­na­cio­na­les del 7 de Mazo y del balo­ta­je del 11 de Abril con­fir­man que el MAS ganó en 3 de 9 gober­na­cio­nes en Cocha­bam­ba, Oru­ro y Poto­sí. A nivel alcal­días le fue mejor, pero hay que tener en cuen­ta que no exis­ten en los muni­ci­pios otras opcio­nes como la de “Jalla­lla La Paz”, solo dispu­taban la dere­cha y el MAS. De 336 alcal­días, el MAS ganó 239, el 67% del total. Tam­bién ganó y man­tie­ne mayo­ría en la com­po­si­ción de las asam­bleas legis­la­ti­vas a nivel nacio­nal. Per­dió en el área metro­po­li­ta­na en San­ta Cruz, La Paz y Cocha­bam­ba fren­te a los gol­pis­tas: Fer­nan­do Cama­cho fue elec­to gober­na­dor de San­ta Cruz con el 55,62% de votos, Iván Arias ex minis­tro de Obras Públi­cas de Jea­ni­ne Áñez fue elec­to alcal­de de La Paz con 49,52%, Man­fred Reyes Villa líder de lo que se lla­mó la Media Luna des­de don­de se arti­cu­ló el inten­to de gol­pe de esta­do el 2008, ganó la alcal­día con 55,63%. 

Esta vic­to­ria de los gol­pis­tas en luga­res estra­té­gi­cos abre una vía para una posi­ble rear­ti­cu­la­ción de la ultra­de­re­cha, aun­que por el momen­to, solo man­tie­nen núcleos de poder regio­nal al care­cer de un pro­yec­to polí­ti­co nacio­nal. Por otro lado, si bien el MAS nun­ca gana en San­ta Cruz, que Fer­nan­do Cama­cho haya gana­do la gober­na­ción pos gol­pe de esta­do, no es para sub­es­ti­mar. Car­los Mesa que­da des­di­bu­ja­do en esta elec­ción, pese a haber sido can­di­da­to pre­si­den­cial el 2020, pues no pudo capi­ta­li­zar lo conquistado.

Por otro lado, el MAS per­dió en El Alto de for­ma con­tun­den­te fren­te a Eva Copa ex Pre­si­den­ta del Sena­do de Boli­via que fue expul­sa­da por el MAS. Se pres­tó la sigla a la agru­pa­ción “Jalla­lla La Paz” y ganó con el 68,70% de apo­yo gene­ran­do el “fenó­meno Eva Copa” en el país. De esta mane­ra, se pro­du­ce el quie­bre del voto duro indí­ge­na y la frac­tu­ra al inte­rior del MAS, ori­gi­na­do por su expul­sión que arras­tró par­te del “voto del MAS”. Este fenó­meno suce­de en un lugar his­tó­ri­co y de impor­tan­cia vital en la esce­na polí­ti­ca del país, es núcleo de resis­ten­cia indí­ge­na y era una van­guar­dia del MAS. Es la segun­da ciu­dad más pobla­da de Boli­via y la pri­me­ra de La Paz. Ciu­dad don­de se ges­tó la insu­rrec­ción “gue­rra del gas” el 2003 que per­mi­tió la lle­ga­da al poder de Evo Mora­les y estra­té­gi­ca para el derro­ca­mien­to del últi­mo gol­pe de esta­do. Si Eva Copa rea­li­za una bue­na ges­tión como alcal­de­sa, su fuer­za podría irra­diar­se a nivel nacio­nal y podría dispu­tar la pre­si­den­cia el 2025. Algo que ya sue­na fuer­te en las calles.

¿Eva Copa y San­tos Quis­pe de “Jalla­lla La Paz” per­te­ne­cen a la dere­cha o son “trots­kis­tas” fun­cio­na­les a la dere­cha? ¿O Son par­te del sur­gi­mien­to de una nue­va opción den­tro la izquier­da en el país? El aná­li­sis es tan com­ple­jo como la reali­dad boli­via­na diver­sa, ya que hay sec­to­res del movi­mien­to indí­ge­na que no se iden­ti­fi­can con los polos polí­ti­cos: dere­cha e izquier­da tra­di­cio­na­les, sino que son india­nis­tas. Por ejem­plo, El Mall­ku sos­te­nía que el indí­ge­na era uti­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te como “esca­le­ra” para ocu­par car­gos polí­ti­cos y que este accio­nar era repli­ca­do tan­to por la dere­cha como por la izquier­da colo­nial. Que si bien la izquier­da se “unía” a los indí­ge­nas, una vez lle­ga­do al poder no per­mi­tían que estos ocu­pen car­gos deci­si­vos de poder y deja­ban su filo­so­fía andi­na de lado.

Des­de el pen­sa­mien­to occi­den­tal polí­ti­co que rei­na en la región que ana­li­za todo des­de una lógi­ca bina­ria dere­cha-izquier­da y lo que está por fue­ra es la “dere­cha” y con cate­go­rías con­cep­tua­les insu­fi­cien­tes para ana­li­zar la reali­dad indí­ge­na, es impo­si­ble com­pren­der el pen­sa­mien­to indígena.

Hay dos hipó­te­sis al res­pec­to de estos lide­raz­gos: La pri­me­ra sos­tie­ne que ambos son fun­cio­nal a la dere­cha como una espe­cie de “trots­kis­mo” o que son par­te de la mis­ma dere­cha, inclu­so algu­nos sec­to­res del MAS la acu­só de estar finan­cia­da por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (C.I.A.) de EU y de ser una “trai­do­ra” alia­da del gol­pis­mo. La segun­da hipó­te­sis es que es par­te de la con­for­ma­ción de una nue­va opción que pos­tu­la bási­ca­men­te el pen­sa­mien­to andino, y que des­de una con­cep­ción occi­den­tal, se podrían cata­lo­gar como de “izquier­da”. Recor­de­mos que los prin­ci­pios filo­só­fi­cos de la cul­tu­ra andi­na están en la cons­ti­tu­ción boli­via­na y son los prin­ci­pios ori­gi­na­rios del MAS. Eva Copa afir­mó en su cam­pa­ña: “Me can­se de escu­char cada estu­pi­dez que dicen, que soy de la dere­cha y que soy gol­pis­ta. Les quie­ro decir a esos seño­res, que yo si tuve el valor de que­dar­me aquí con mi pue­blo y luchar por mi gen­te y no me escondí”.

Cuan­do todo indi­ca­ba que iba a ser la can­di­da­ta a alcal­de­sa por El Alto por el MAS, fue des­car­ta­da y ocu­pó ese lugar Ratu­ki Maque­ra des­co­no­ci­do has­ta ese momen­to. Lue­go, es expul­sa­da de las filas del MAS y en pos de dispu­tar el poder y no con­for­mar­se con car­gos polí­ti­cos meno­res, pidió pres­ta­da la sigla de “Jalla­la La Paz”, can­di­da­teó como alcal­de­sa y ganó con casi el 70% de apo­yo irrum­pien­do en la esce­na polí­ti­ca como el “Fenó­meno Eva Copa” en el país.

Tras su expul­sión, reci­bió res­pal­do de varias per­so­na­li­da­des del MAS: Segun­di­na Flo­res, ex diri­gen­ta de las Bar­to­li­na Sisa, Esther Soria, gober­na­do­ra de Cocha­bam­ba, Lidia Patty ex asam­bleís­ta y denun­cian­te del “caso gol­pe de esta­do” que tie­ne a Jea­ni­ne Áñez en la cár­cel, el Grin­go Gon­za­les ex Pre­si­den­te del Sena­do de Boli­via coin­ci­die­ron en seña­lar la expul­sión de “gra­ve error”. Al res­pec­to el Grin­go Gon­za­les sos­tu­vo: “No com­pren­do los meca­nis­mos con que la cúpu­la del MAS eli­ge a sus candidatos”.

¿Cómo se expli­can estos resul­ta­dos tras la vic­to­ria del MAS del 55%?

En pri­mer lugar y prin­ci­pal­men­te hay que tener en cuen­ta que esos votos no fue­ron pro­pios del MAS, sino que fue un voto “anti­gol­pis­ta”, fue el mis­mo Feli­pe Quis­pe “El Mall­ku” que lla­mó a votar al MAS, sin per­te­ne­cer a sus filas ante el resur­gi­mien­to del fas­cis­mo en Bolivia.

En segun­do lugar, “el voto cas­ti­go” pro­duc­to del males­tar que pro­du­jo la impo­si­ción de can­di­da­tos “deda­zos” sin reco­no­ci­mien­to de las bases, inclu­so muchos eran recha­za­dos. Duran­te la selec­ción de can­di­da­tos tras varios amplia­dos se detec­tó fuer­tes peleas que tuvo su pun­to álgi­do cuan­do el ex pre­si­den­te Evo Mora­les reci­bió un “silla­zo”, supues­ta­men­te ante los des­acuer­dos por sus “deda­zos”. El ex man­da­ta­rio negó que este sea el meca­nis­mo con que se eli­jan a los can­di­da­tos y que el “silla­zo” vino de sec­to­res de “la dere­cha” infil­tra­da. Eva Copa reci­bió este tipo de voto, así como varios “ex masis­tas” que fue­ron des­car­ta­dos, deci­die­ron com­pe­tir con otro par­ti­do y ter­mi­na­ron ganan­do las elec­cio­nes como el caso de la gober­na­ción de Pan­do y Chuquisaca.

En ter­cer lugar, el “votoan­ti­ma­sis­ta” que por ejem­plo capi­ta­li­zó San­tos Quis­pe de sec­to­res de la dere­cha que lo vota­ron solo por odio al MAS.

Tam­bién, con­flu­yen diver­sos fac­to­res: las fuer­tes inter­nas al inte­rior del MAS, las diver­sas denun­cias de corrup­ción espe­cial­men­te por “ven­ta de car­gos”, la pre­sen­cia de “piti­tas” (segui­do­res de los gol­pis­tas) en el esta­do, cues­tio­na­mien­tos a la desig­na­ción de algu­nos fun­cio­na­rios, etc. Estos fac­to­res se inter­ac­cio­nan con un pedi­do gene­ra­li­za­do de “reno­va­ción” y “pro­fun­di­za­ción” del pro­ce­so de cam­bio que fue pro­me­sa de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Arce y Cho­quehuan­ca el 2020.

(*) Veró­ni­ca Zapa­ta, perio­dis­ta y psi­có­lo­ga boliviana.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *