Ridícu­lo de la mari­na mili­tar española

Se ha ave­ria­do el buque anfi­bio “Cas­ti­lla”, uno de los más impor­tan­tes de la arma­da espa­ño­la, cuan­do esta­ba lide­ran­do la ope­ra­ción inter­na­cio­nal “Ata­lan­ta” en las cos­tas del Índi­co. Como pue­den com­pro­bar en el artícu­lo que enla­za­mos aba­jo, el ejér­ci­to espa­ñol del mar y la pro­pia pren­sa apro­ve­chan la oca­sión para hablar de “deca­den­cia” en bus­ca de más gas­to mili­tar y, con­cre­ta­men­te, carí­si­mas inver­sio­nes en nue­vos buques de gue­rra. Según afir­ma, de for­ma tor­ti­ce­ra y delez­na­ble, el artícu­lo de aba­jo, el buque se encuen­tra en aque­llas aguas “para garan­ti­zar la lle­ga­da de sumi­nis­tros huma­ni­ta­rios a la zona”. Lo cier­to es que la par­ti­ci­pa­ción espa­ño­la en la misión Ata­lan­ta, des­de un prin­ci­pio y has­ta hoy, tuvo el ine­quí­vo­co obje­ti­vo de garan­ti­zar la pes­ca a gran esca­la de gran­des arma­do­res vas­cos, acti­vi­dad que está esquil­man­do aque­llos cala­de­ros y obli­gan­do a la pobla­ción de las cos­tas del Cuerno de Áfri­ca a bus­car sali­das a su situa­ción de pobre­za, entre ellas la pira­te­ría. No hay tal misión huma­ni­ta­ria, sino apo­yo mili­tar a las ope­ra­cio­nes depre­da­do­ras y no menos pira­tas de las gran­des cor­po­ra­cio­nes euro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas en la zona. Ese tipo de misio­nes es, hoy por hoy, la razón de ser de la flo­ta mili­tar espa­ño­la, por lo que, huel­ga decir, cuan­tos menos buques mili­ta­res ten­ga­mos, el mun­do será un lugar más jus­to y pací­fi­co. Nota de Tortuga.

La deca­den­cia de la Arma­da espa­ño­la: el Cas­ti­lla se rom­pe cuan­do diri­gía la misión Atalanta

El buque anfi­bio Cas­ti­lla que­dó inu­ti­li­za­do este jue­ves por la tar­de tras una ave­ría en un eje de pro­pul­sión cuan­do lide­ra­ba la misión Ata­lan­ta de la UE en aguas del Índi­co con­tra la piratería.

José María Olmo

La Arma­da Espa­ño­la está en una situa­ción crí­ti­ca y este jue­ves por la tar­de agran­dó aún más su deca­den­cia. El buque de asal­to anfi­bio Cas­ti­lla (L‑52), uno de los más des­ta­ca­dos de la flo­ta nacio­nal, par­tió el pasa­do 30 de enero del puer­to de Rota (Cádiz) para lide­rar la ope­ra­ción Ata­lan­ta de la Unión Euro­pea con­tra la pira­te­ría en el Cuerno de Áfri­ca. Esta­ba pre­vis­to que per­ma­ne­cie­ra des­ple­ga­do en la zona diri­gien­do el dis­po­si­ti­vo has­ta fina­les de junio, pero ha que­da­do inu­ti­li­za­do en las últi­mas horas por la rotu­ra de uno de sus sis­te­mas de pro­pul­sión, según ha con­fir­ma­do a El Con­fi­den­cial un por­ta­voz de Defensa.

La ave­ría se ha pro­du­ci­do por la des­via­ción de uno de los dos ejes moto­res del navío, un des­per­fec­to que varios espe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos vin­cu­lan con la fal­ta de gas­to en man­te­ni­mien­to, un pro­ble­ma que pade­ce el con­jun­to de la fuer­za naval des­de la últi­ma cri­sis eco­nó­mi­ca. El Cas­ti­lla, de 160 metros de eslo­ra —quin­to más gran­de de la Arma­da — , fue bota­do en el año 1999 y entró en ser­vi­cio un año des­pués, por lo que ya acu­mu­la 21 años de his­to­rial. Se encuen­tra en la segun­da mitad de sus 35 años de vida útil. No es uno de los navíos más vie­jos, pero en los últi­mos años se ha expri­mi­do su capa­ci­dad para com­pen­sar la caí­da en el núme­ro de uni­da­des de la flo­ta. En 2010, había 77 bar­cos en acti­vo. Once años des­pués, que­dan 61, y su edad media supera los 27 años.

La rotu­ra ases­ta un duro gol­pe a la ima­gen de Espa­ña y ha obli­ga­do a Defen­sa a impro­vi­sar un plan B. Otra embar­ca­ción, pre­vi­si­ble­men­te una fra­ga­ta, zar­pa­rá en las pró­xi­mas horas de Cádiz para sus­ti­tuir al Cas­ti­lla. La Arma­da ha movi­li­za­do de urgen­cia a la dota­ción del nue­vo buque para com­ple­tar el rele­vo en el menor tiem­po posi­ble. Con todo, el desa­rro­llo de Ata­lan­ta ya se ha vis­to alte­ra­do. El Cas­ti­lla alber­ga­ba el man­do de ope­ra­cio­nes de la misión mul­ti­la­te­ral de Bru­se­las en aguas de Áfri­ca y del océano Índi­co para garan­ti­zar la lle­ga­da de sumi­nis­tros huma­ni­ta­rios a la zona. Los ofi­cia­les de la misión ten­drán que bus­car aco­mo­do en otro buque has­ta que lle­gue la fra­ga­ta española.

Según infor­mó el minis­te­rio que diri­ge Mar­ga­ri­ta Robles en enero, el Cas­ti­lla par­tió de Rota con 256 efec­ti­vos, a los que pos­te­rior­men­te se sumó dota­ción del res­to de paí­ses que par­ti­ci­pan en Ata­lan­ta. La rotu­ra del eje obli­ga a anti­ci­par la vuel­ta del buque a Espa­ña. Aún dis­po­ne de una línea de pro­pul­sión, pero, en esas cir­cuns­tan­cias, ten­drá que nave­gar bajan­do al míni­mo su régi­men de revo­lu­cio­nes y se arries­ga a que­dar a la deri­va. Ade­más, en el camino de vuel­ta, nece­si­ta cru­zar el canal de Suez, para lo que debe­rá obte­ner el vis­to bueno de las auto­ri­da­des que ges­tio­nan la infra­es­truc­tu­ra. Con el epi­so­dio del blo­queo por cul­pa del mer­can­te Ever Given aún recien­te, el Cas­ti­lla no tie­ne garan­ti­za­do el per­mi­so para entrar en el canal con úni­ca­men­te la mitad de sus moto­res en funcionamiento.

El inci­den­te se pro­du­ce en un con­tex­to de pro­fun­dos ajus­tes pre­su­pues­ta­rios que han deja­do a las Fuer­zas Arma­das al bor­de del colap­so. A fal­ta de un aná­li­sis más exhaus­ti­vo del eje estro­pea­do, el pasa­do 24 de mar­zo, el almi­ran­te Car­los Mar­tí­nez-Mere­llo, segun­do jefe del Esta­do Mayor de la Arma­da, advir­tió en una mesa redon­da orga­ni­za­da por la Aso­cia­ción de Diplo­ma­dos en Altos Estu­dios de la Defen­sa Nacio­nal (Ada­le­de) de que la situa­ción es crí­ti­ca y reco­no­ció que se han mul­ti­pli­ca­do las averías.

“No digo nada nue­vo al afir­mar que los recur­sos reci­bi­dos por la Arma­da han evo­lu­cio­na­do nega­ti­va­men­te des­de 2008. Así, mien­tras en el capí­tu­lo 2, es decir, los cré­di­tos que ase­gu­ran la for­ma­ción y la uti­li­za­ción, se han redu­ci­do apro­xi­ma­da­men­te un 13%, la caí­da en el capí­tu­lo 6, es decir, los cré­di­tos que per­mi­ten el sos­te­ni­mien­to y las infra­es­truc­tu­ras, alcan­zan el 35% de reduc­ción en ese mis­mo perio­do”, expu­so Martínez-Mellero.

“La con­se­cuen­cia es un aumen­to de horas de fun­cio­na­mien­to de los equi­pos y sis­te­mas entre los ciclos de man­te­ni­mien­to, una dis­mi­nu­ción del ’stock’ de repues­tos dis­po­ni­bles y un incre­men­to de las ave­rías”, con­ti­nuó el almi­ran­te. “Los recor­tes tam­bién han afec­ta­do a la cons­truc­ción de nue­vas uni­da­des, es decir, a la obten­ción y reno­va­ción (…) A este enve­je­ci­mien­to, se unen otros pro­ble­mas deri­va­dos de la fal­ta de finan­cia­ción: la difi­cul­tad para repo­ner o res­tau­rar sis­te­mas obso­le­tos y la des­ca­pi­ta­li­za­ción en repues­tos y per­tre­chos. Todo ello es muy gra­ve, ya que podría lle­var a per­der capa­ci­da­des que a la lar­ga cos­ta­ría mucho esfuer­zo, y no solo eco­nó­mi­co, recu­pe­rar”, aler­tó. Una situa­ción idén­ti­ca se vive en los ejér­ci­tos de Tie­rra y del Aire.

Toma­do de gru​po​tor​tu​ga​.com

Latest posts by Simón Cano (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *