Argen­ti­na. Orga­ni­za­cio­nes socia­les con­vo­can para este mar­tes jor­na­da nacio­nal de lucha en repu­dio al FMI

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de abril de 2021.

Varias orga­ni­za­cio­nes socia­les están con­vo­can­do para este mar­tes una Jor­na­da en todo el país para vol­ver a exi­gir aumen­tos para sus cada vez más magros sala­rios. Se con­cen­tra­rán en el Obe­lis­co y des­de alli mar­cha­rán hacia las ofi­ci­nas del FMI.

COMUNICADO

MARTES 134: JORNADA NACIONAL DE LUCHALA CANASTA NOS APLASTA
¡SALARIO PARA VIVIR Y NO SOBREVIVIR!
– Movi­li­za­mos en todo el país.
CABA: 11 hs Obe­lis­co. Movi­li­za­mos a las ofi­ci­nas del FMI res­pe­tan­do las medi­das de distanciamiento

Los movi­mien­tos socia­les rea­li­za­re­mos una jor­na­da, para ini­ciar el plan de lucha a nivel nacio­nal ante el aumen­to infla­cio­na­rio que impac­ta aún más en los míse­ros sala­rios que reci­bi­mos como tra­ba­ja­do­res coope­ra­ti­vis­tas.
¡Exi­gi­mos sala­rio para vivir y no para sobrevivir!

Somos tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que lle­va­mos ade­lan­te nues­tras tareas todos los días, por un sala­rio que ape­nas lle­ga a los $10.800. Somos quie­nes garan­ti­za­mos las tareas esen­cia­les que ni siquie­ra son reco­no­ci­das. Quie­nes ase­gu­ra­mos un pla­to de comi­da para miles de fami­lias en todo el país, quie­nes sos­te­ne­mos come­do­res y copas de leche (que se han tri­pli­ca­do), quie­nes sos­te­ne­mos pos­tas de salud y cui­da­do des­de el ini­cio de la pan­de­mia, como tam­bién quie­nes acom­pa­ña­mos dia­ria­men­te a muje­res y disi­den­cias en situa­ción de vio­len­cia machis­ta y patriar­cal. Sin embar­go, nues­tro sala­rio es de indigencia.

FINAL FINAL 2.jpg

En este con­tex­to de empo­bre­ci­mien­to sos­te­ne­mos que el Esta­do no tie­ne que des­ti­nar un solo cen­ta­vo al pago de una deu­da frau­du­len­ta con­traí­da por el gobierno de Mau­ri­cio Macri. No se pue­de pagar la deu­da a cos­ta del ham­bre de millo­nes de per­so­nas.
Vamos a movi­li­zar a las ofi­ci­nas del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal para denun­ciar el saqueo al que some­te a nues­tro pue­blo, y para defen­der los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras de nues­tro país, por­que mien­tras millo­nes nos empo­bre­ce­mos cada día un poco más, un peque­ño gru­po de cor­po­ra­cio­nes y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les se enri­que­cen vertiginosamente.

Mien­tras que el Sala­rio Míni­mo Vital y Móvil se encuen­tra en los $21.600, la canas­ta bási­ca fami­liar supera los $54.207. Es decir, una fami­lia nece­si­ta más de vein­te mil pesos para no ser indi­gen­te. Enton­ces, ¿Cómo pode­mos ali­men­tar a nues­tras fami­lias con $10.800?Des­de los Movi­mien­tos Socia­les denun­cia­mos al Con­se­jo Nacio­nal de Sala­rio, que acor­dó una suba sala­rial del 28% mien­tras que la infla­ción en 2020 cerró superan­do el 36%, sien­do los ali­men­tos, los pro­duc­tos que mayor impac­to infla­cio­na­rio sufrie­ron. Lo más esen­cial y nece­sa­rio para nues­tras fami­lias.
Según el mis­mo INDEC duran­te febre­ro se regis­tró un 3,6% de infla­ción, tam­bién mayor­men­te en ali­men­tos bási­cos e indis­pen­sa­bles, mien­tras que el acuer­do del Con­se­jo Nacio­nal del Sala­rio, com­pues­to nada más y nada menos que por las cáma­ras empre­sa­ria­les, los mis­mos que defi­nen y for­man los pre­cios que noso­tros paga­mos, jun­to con las buro­cra­cias sin­di­ca­les, más apu­ra­das en nego­ciar con las patro­na­les que por defen­der los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, estan­có el sala­rio míni­mo en $21.600 (un aumen­to a otor­gar­se en peque­ñas cuo­tas men­sua­les). Mon­to que se encuen­tra un 14.1% deba­jo de la infla­ción y se le suma un retro­ce­so del 24% sufri­do duran­te la pre­si­den­cia de Mau­ri­cio Macri. En 5 años, el sala­rio míni­mo ya lle­va acu­mu­la­do un 32% de pér­di­da. ¡Y los tra­ba­ja­do­res coope­ra­ti­vis­tas reci­bi­mos la mitad de ese sala­rio por nues­tras jor­na­das labo­ra­les! ¡Es impo­si­ble lle­gar a fin de mes!

Noso­tros, noso­tras que­re­mos aumen­to sala­rial, por­que lucha­mos por un tra­ba­jo con todos los dere­chos. ¡Que­re­mos una vida dig­na! ¡Que­re­mos sala­rio para vivir, no para sobrevivir!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *