Vene­zue­la. Gol­pe de Abril. Gue­rra mediá­ti­ca des­de Europa

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de abril de 2021.

Al ana­li­zar algu­nos ele­men­tos cla­ve del gol­pe de abril 2002, que­da cla­ro por qué es legí­ti­mo con­si­de­rar a la Vene­zue­la boli­va­ria­na como un para­dig­ma del siglo XXI, un labo­ra­to­rio que va más allá de la reali­dad vene­zo­la­na. El haber podi­do obser­var ese pun­to de infle­xión des­de el inte­rior de los medios euro­peos, nos ha per­mi­ti­do vivir de pri­me­ra mano el cres­cen­do de men­ti­ras, inge­nio­sa­men­te ali­men­ta­das, que lue­go ser­vi­rá para negar el gol­pe: bom­bas mediá­ti­cas, lan­za­das con­tra la joven Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la según un plan esta­ble­ci­do por gran­des intere­ses multinacionales.

Casi vein­te años des­pués del gol­pe, leyen­do la gran pro­duc­ción docu­men­tal, fru­to de inda­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas o judi­cia­les, sur­ge de mane­ra incon­tro­ver­ti­ble la ver­dad de los hechos: la del cho­que de intere­ses que lle­vó y que lle­va a dis­tor­sio­nar la ver­dad, ponién­do­la al ser­vi­cio de quie­nes actúan para sofo­car las razo­nes de los sec­to­res popu­la­res, en nom­bre del «plu­ra­lis­mo informativo».

Un «esque­ma» que aún fun­cio­na, ya que las gran­des con­cen­tra­cio­nes mediá­ti­cas son un apén­di­ce eje­cu­ti­vo que apo­ya y ali­men­ta la con­cen­tra­ción mono­po­lís­ti­ca exis­ten­te a nivel eco­nó­mi­co. Como ocu­rre hoy con la ver­sión de los gol­pis­tas vene­zo­la­nos, hege­mó­ni­ca en los medios euro­peos por­que impues­ta por las gran­des cor­po­ra­cio­nes, la inter­pre­ta­ción desea­da por Washing­ton y empa­que­ta­da por los medios pri­va­dos vene­zo­la­nos se difun­dió en su momen­to: des­de Esta­dos Uni­dos a Euro­pa vía Colom­bia y con pun­to de revi­sión prin­ci­pal en el dia­rio espa­ñol El País.

En la Vene­zue­la de enton­ces, la lucha con­tra el lati­fun­dio mediá­ti­co ape­nas comen­za­ba, y de la «lec­ción» de abril sur­gi­rá la fuer­za de los medios alter­na­ti­vos, del «perio­dis­mo de calle». En 2001, las dos prin­ci­pa­les cade­nas de tele­vi­sión pri­va­das vene­zo­la­nas, RCTV (par­te acti­va del gol­pe) y Vene­vi­sión ocu­pa­ban cada una más del 30% del mer­ca­do. Los medios de comu­ni­ca­ción refle­ja­ban el poder eco­nó­mi­co-polí­ti­co de los gran­des gru­pos fami­lia­res en su entre­la­za­mien­to con los con­glo­me­ra­dos eco­nó­mi­co-finan­cie­ros a nivel internacional.

Tam­bién ocu­pa­ban espa­cio las orga­ni­za­cio­nes de los lla­ma­dos perio­dis­tas «inde­pen­dien­tes», como Repor­tes sans Fron­tiè­res, megá­fo­nos de la CIA. La sober­bia de los medios pri­va­dos lle­gó has­ta la cons­truc­ción de una fal­sa entre­vis­ta con Igna­cio Ramo­net, para dar la impre­sión de que había deja­do de apo­yar la revo­lu­ción boli­va­ria­na, movien­do las mis­mas «crí­ti­cas» que legi­ti­ma­ban el gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la. Des­de el prin­ci­pio, los medios de comu­ni­ca­ción asu­mie­ron el papel de acto­res polí­ti­cos en el con­flic­to, uti­li­zan­do toda la para­fer­na­lia de la peor «gue­rra fría» con­tra el «cas­tro-cha­vis­mo».

Argu­men­tos que se afian­za­ron en una Euro­pa don­de el cuen­to de los ven­ce­do­res sobre la his­to­ria del siglo XX ya había entra­do en la acla­ma­da deri­va de los par­ti­dos de izquier­da mode­ra­da. En ese momen­to, ya esta­ba cla­ro sus divor­cio de un con­se­cuen­te pro­yec­to refor­mis­ta, que con­tem­pla la nece­si­dad de cam­bios estruc­tu­ra­les a favor de los sec­to­res popu­la­res y de for­zar los lími­tes de la “com­pa­ti­bi­li­dad” capi­ta­lis­ta. De lo con­tra­rio, hubie­ran teni­do que mirar con inte­rés el socia­lis­mo embrio­na­rio de Hugo Chá­vez, quien apos­tó por debi­li­tar los meca­nis­mos del Esta­do bur­gués des­de aden­tro, apo­yán­do­se prin­ci­pal­men­te en el con­sen­so y uti­li­zan­do sólo una míni­ma coac­ción con­tra los enemigos.

Las 49 Leyes Habi­li­tan­tes pro­mul­ga­das por Chá­vez en noviem­bre de 2001 no abo­lie­ron la pro­pie­dad pri­va­da, ni pros­cri­bie­ron a la bur­gue­sía, ni pre­vie­ron una ver­da­de­ra revo­lu­ción eco­nó­mi­ca, cier­ta­men­te mina­ron pri­vi­le­gios e intere­ses deci­si­vos para el gran capi­tal inter­na­cio­nal: en par­ti­cu­lar la Ley de Tie­rras y la Ley de Hidro­car­bu­ros. El ensa­yo orques­tal del gol­pe fue la huel­ga patro­nal del 10 de diciem­bre de 2001, con­vo­ca­da por Fede­cá­ma­ras y apo­ya­da por CTV el día en que Chá­vez habría pro­mul­ga­do la Ley de Tie­rra en un lugar sim­bó­li­co como San­ta Inés di Bari­nas, don­de Eze­quiel Zamo­ra derro­tó a la oli­gar­quía a media­dos del siglo XIX.

Y sur­gió la figu­ra de Car­mo­na Estan­ga, jefe del gre­mio patro­nal, como pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la cons­pi­ra­ción en cur­so. El 5 de mar­zo de 2002, se pre­sen­tó el docu­men­to pro­gra­má­ti­co del gol­pe, el lla­ma­do Pac­to de la Esme­ral­da, fir­ma­do por los máxi­mos diri­gen­tes de Fede­cá­ma­ras y CTV y ben­de­ci­do por las jerar­quías ecle­siás­ti­cas. Un apo­yo que que­dó inmor­ta­li­za­do por la foto del cura Luis Ugal­de, que unió triun­fal­men­te sus manos a las de Car­mo­na Estan­ga y al sin­di­ca­lis­ta Car­los Orte­ga. Para la oca­sión, este últi­mo decla­ró: «Con­si­de­ra­mos inmi­nen­te la sali­da del señor Chávez».

Los medios pri­va­dos enfa­ti­za­ron el aplau­so de los Esta­dos Uni­dos. El 6 de mar­zo, un docu­men­to de 125 pun­tos de la máxi­ma direc­ti­va de PDVSA demos­tró la mag­ni­tud del con­flic­to abier­to por la deci­sión de Chá­vez de reem­pla­zar a los altos fun­cio­na­rios de la impre­sa, que se había con­ver­ti­do en un Esta­do para­le­lo. Poco des­pués comen­za­rán los sabo­ta­jes, la des­truc­ción de docu­men­tos, las mani­fes­ta­cio­nes al inte­rior de la empre­sa, el blo­queo de la refi­ne­ría El Pali­to, en Cara­bo­bo, con la con­se­cuen­te esca­sez de gaso­li­na en la capi­tal: las últi­mas prue­bas del gol­pe, rea­li­za­das en tán­dem entre CTV y Fede­ca­ma­ras que inclu­so deci­die­ron pagar los días de huel­ga a los suyos…

En la épo­ca del gol­pe, tam­bién se con­cre­tó en los medios el énfa­sis de la lla­ma­da «socie­dad civil» para ocul­tar la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de las mar­chas con­tra Chá­vez pilo­ta­das por el sis­te­ma de poder pro­pio de la IV Repú­bli­ca. Tan­to para una «izquier­da» con­ven­ci­da de que no hay alter­na­ti­vas al capi­ta­lis­mo, como para el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, des­de enton­ces ha resul­ta­do impo­si­ble com­pren­der la fuer­za del pue­blo, orga­ni­za­do y cons­cien­te, que fue capaz de resis­tir el paro petro­le­ro patro­nal y con­ti­nuar defen­den­do la revo­lu­ción boli­va­ria­na des­de 1998. El paro petro­le­ro, que duró des­de diciem­bre de 2002 has­ta febre­ro de 2003, lle­vó a la pér­di­da de más de 20.000 millo­nes de dóla­res. Tam­bién se cono­ció que la empre­sa Inte­sa, crea­da por SAIC por el 60% y por PDVSA por el 40% de las accio­nes, con­tro­la­ba el «cere­bro de PDVSA» y tenía un jue­go fácil en el mane­jo del sabo­ta­je. SAIC esta­ba diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos y se con­ta­ba entre sus direc­to­res eje­cu­ti­vos, altos man­dos mili­ta­res y ex-direc­to­res de la CIA. De igual mane­ra se diri­gi­rá el gigan­tes­co sabo­ta­je eléc­tri­co de mar­zo de 2019. Pero, enton­ces como aho­ra, la revo­lu­ción boli­va­ria­na logró resis­tir con la fuer­za del pue­blo, lan­zan­do su men­sa­je de espe­ran­za a los que luchan en otros lados del mun­do: «A cada 11 le sigue su 13».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *