Pales­ti­na. La masa­cre de Deir Yas­sin: 73 años des­pués, el terro­ris­mo sio­nis­ta con­ti­núa come­tien­do atrocidades

Resu­men Medio Orien­te, 9 de abril de 2021-.

Hace 73 años, el día 9 de abril de 1948, el pobla­do pales­tino de Deir Yas­sin en Jeru­sa­lén, com­pues­to por unas 600 almas, civi­les todos, fue ata­ca­do e inva­di­do por las ban­das sio­nis­tas. 73 años des­pués, a pesar de las miles de reso­lu­cio­nes y dic­tá­me­nes que con­de­nan el terro­ris­mo israe­lí, las injus­ti­cias, las ile­ga­li­da­des y la bar­ba­rie con­ti­núan.

La maña­na del 9 de abril de 1948 en el pobla­do de Deir Yas­sin en Pales­ti­na, una aldea don­de vivían unas 600 per­so­nas, todas civi­les y que esta­ba loca­li­za­do al oes­te de Jeru­sa­lén fue ata­ca­da, inva­di­da por una fuer­za ini­cial­men­te com­pues­ta por 132 miem­bros de las ban­das terro­ris­tas sio­nis­tas Irgún y Stern, esta últi­ma auto­de­no­mi­na­da Lehi.

Los sio­nis­tas some­tie­ron a los habi­tan­tes de la pobla­ción a horren­dos crí­me­nes y a todo tipo de veja­cio­nes en una orgía de san­gre, saqueos, vio­la­cio­nes y explo­sio­nes que des­tru­ye­ron sus casas de lo que unas horas antes en la madru­ga­da había sido has­ta enton­ces un pue­blo tranquilo.

Pales­ti­na, se halla­ba bajo ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca como par­te del man­da­to que la Socie­dad de Nacio­nes le con­fi­rió a la Gran Bre­ta­ña en 1922. En 1918 al final de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial el Ejér­ci­to bri­tá­ni­co derro­tó a los tur­cos con­quis­tan­do a Pales­ti­na, has­ta enton­ces bajo domi­nio del Impe­rio Otomano.

Aun­que el man­da­to bri­tá­ni­co de Pales­ti­na lle­gó a su fin el 14 de mayo de 1948, día en que las fuer­zas de la Gran Bre­ta­ña se reti­ra­ron, ya meses antes, las fuer­zas sio­nis­tas judías en terri­to­rio pales­tino se pre­pa­ra­ban para tomar por la fuer­za el con­trol de Tie­rra San­ta. La inten­ción de los mili­tan­tes arma­dos sio­nis­tas era impe­dir que los ára­bes pales­ti­nos decla­ra­sen a Pales­ti­na un Esta­do inde­pen­dien­te pro­pio, para así crear por la fuer­za su desea­do Esta­do de Israel como patria para los millo­nes de judíos de la Diás­po­ra el momen­to que se reti­ra­sen los bri­tá­ni­cos el 14 de mayo de 1948. El sio­nis­mo, el movi­mien­to polí­ti­co inter­na­cio­nal que per­se­guía la crea­ción de un Esta­do de Israel en Pales­ti­na como patria y refu­gio para los judíos de todo el mun­do, incre­men­tó sus esfuer­zos para lograr su obje­ti­vo tras el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en 1945, impul­sa­do por el geno­ci­dio de 6 millo­nes de judíos euro­peos a manos del régi­men Nacio­nal Socia­lis­ta de la Ale­ma­nia de Adolf Hitler.

Los pro­ta­go­nis­tas en los suce­sos de Deir Yas­sin fue­ron por un lado los habi­tan­tes pales­ti­nos del pobla­do ata­ca­do, civi­les ino­cen­tes que incluían hom­bres y muje­res, niños y ancia­nos. Por el otro esta­ban tres gru­pos de ata­can­tes, todos per­te­ne­cien­tes a gru­pos arma­dos judíos, de los cua­les los más pro­ta­gó­ni­cos en el ata­que a Deir Yas­sin fue­ron: la ban­da terro­ris­ta sio­nis­ta Irgún, que se carac­te­ri­zó por sus aten­ta­dos terro­ris­tas con bom­ba con­tra auto­bu­ses, con­tra civi­les con­gre­ga­dos en para­das de auto­bús y con­tra áreas de mer­ca­do lle­nas de ven­de­do­res y com­pra­do­res; y la ban­da terro­ris­ta sio­nis­ta Stern, auto­de­no­mi­na­da Lehi (siglas que en hebreo sig­ni­fi­ca­ban Com­ba­tien­tes por la Liber­tad de Israel) y espe­cia­li­za­da en come­ter ase­si­na­tos con la inten­ción, a base de dichos actos terro­ris­tas, de for­zar la sali­da de los bri­tá­ni­cos de Pales­ti­na. Cabe recor­dar que Mena­chem Begin, futu­ro pri­mer minis­tro israe­lí, Pre­mio Nobel de la Paz y fun­da­dor del Par­ti­do Likud fue uno de los prin­ci­pa­les líde­res de la ban­da terro­ris­ta Irgún, mien­tras que Yitzhak Sha­mir, otro futu­ro pri­mer minis­tro israe­lí, fue uno de los líde­res prin­ci­pa­les de la ban­da terro­ris­ta Stern.

El ter­cer gru­po ata­can­te invo­lu­cra­do en los suce­sos de Deir Yas­sin fue el Haga­nah, la mili­cia para­mi­li­tar de auto­de­fen­sa judía en Pales­ti­na, que pro­por­cio­nó la mayor par­te de los fusi­les, gra­na­das y muni­cio­nes usa­dos por los terro­ris­tas del Irgún y de la ban­da Stern en su ata­que con­tra Deir Yas­sin. Ade­más, pelo­to­nes del Pal­mach, la fuer­za de ata­que del Haga­nah, pro­por­cio­na­ron cober­tu­ra de fue­go a los terro­ris­tas del Irgún y la ban­da Stern duran­te su ata­que a Deir Yas­sin, ade­más de dis­pa­rar con­tra los civi­les pales­ti­nos que huían de la matan­za hacia el sur en direc­ción a la pobla­ción de Ayn Karim. El Haga­nah cons­ti­tui­ría el núcleo fun­da­cio­nal de las fuer­zas arma­das israe­líes tras esta­ble­cer­se el esta­do de Israel.

Según se ha rela­ta­do, antes de ata­car a Deir Yas­sin, coman­dan­tes del Irgún y la ban­da Stern fue­ron a ver al coman­dan­te del Haga­nah en Jeru­sa­lén, David Shal­tiel, en bus­ca de su apro­ba­ción del ata­que. Shal­tiel se opu­so ini­cial­men­te –se ha dicho– al ata­que con­tra Deir Yas­sin por­que la pobla­ción pales­ti­na había fir­ma­do un acuer­do de no agre­sión con los judíos, pero ante la insis­ten­cia de los jefes terro­ris­tas, apro­bó la ope­ra­ción. Al pla­near­se ésta, se ha escri­to que los coman­dan­tes terro­ris­tas del Irgún y la ban­da Stern habían acor­da­do expul­sar (come­tien­do lim­pie­za étni­ca) a la pobla­ción pales­ti­na de Deir Yas­sin, loca­li­za­da al oes­te de Jeru­sa­lén y que con­ta­ba con unos 600 habi­tan­tes. Los miem­bros de la ban­da Stern habían inclu­si­ve suge­ri­do que aque­llos civi­les pales­ti­nos que no huye­sen de sus casas fue­sen ase­si­na­dos para ate­rro­ri­zar a la res­tan­te pobla­ción ára­be de Pales­ti­na, con la pro­ba­ble inten­ción de pro­vo­car una hui­da masi­va de los pales­ti­nos de sus terri­to­rios, como lle­gó a ocu­rrir. La mayo­ría de los terro­ris­tas del Irgún y la ban­da Stern pre­sen­tes en la pla­ni­fi­ca­ción del ata­que esta­ban a favor de que se ase­si­na­se a todos los habi­tan­tes varo­nes de Deir Yassin.

Los suce­sos, el ata­que con­tra Deir Yas­sin empe­zó a las 4:30 AM el 9 de abril de 1948, enca­be­za­do por unos 132 miem­bros de las ban­das terro­ris­tas sio­nis­tas Irgún y Stern. Los terro­ris­tas ata­ca­ron des­de tres direc­cio­nes, con los miem­bros del Irgún vinien­do por el sur des­de el pue­blo de Beit Hake­nem. Los terro­ris­tas de la ban­da Stern se apro­xi­ma­ron des­de el nor­te mien­tras que un carro blin­da­do con alto­par­lan­tes de los terro­ris­tas se acer­ca­ba des­de el este por la úni­ca carre­te­ra que iba a Deir Yas­sin. El plan había sido que al acer­ca­se el vehícu­lo blin­da­do a Deir Yas­sin, se le orde­na­se a la pobla­ción a tra­vés de los alta­vo­ces a que aban­do­na­sen su pobla­do, pero el vehícu­lo cayó en una zan­ja des­de cuya loca­li­za­ción por su gran dis­tan­cia los habi­tan­tes pales­ti­nos no podían escu­char lo que los terro­ris­tas les deman­da­ban. Sin más pacien­cia, los terro­ris­tas dis­pa­ra­ron una ráfa­ga de ame­tra­lla­do­ra hacia las casas, sien­do ésta la señal para tomar por asal­to a la pobla­ción. El gri­to de alar­ma “¡Yahud!” (“¡judíos!” en ára­be) se pro­pa­gó por todas las casas de Deir Yas­sin, pudien­do muchos de los pobla­do­res esca­par hacia el oes­te, sali­dos apre­su­ra­da­men­te de la cama, corrien­do des­cal­zos y envuel­tos en man­tas. Por ejem­plo, toda la fami­lia de Moha­med Zei­dan logró esca­par, sien­do éste un rico comer­cian­te que le alqui­la­ba nume­ro­sas casas a la pobla­ción judía de Jerusalén.

Una de las pri­me­ras víc­ti­mas mor­ta­les fue Hayat Hala­bes, joven maes­tra pales­ti­na de una escue­la de niñas en Deir Yas­sin que resi­día en Jeru­sa­lén pero que se que­dó la tar­de ante­rior en el pobla­do por­que el auto­bús –el núme­ro 38- que debió lle­var­la de vuel­ta a Jeru­sa­lén había sido embos­ca­do por terro­ris­tas sio­nis­tas. Cuan­do empe­za­ron a sonar los tiros de los ata­can­tes, la joven Hayat Hala­bes se vis­tió apre­su­ra­da­men­te, corrien­do hacia su escue­la de niñas en bus­ca de un boti­quín de pri­me­ros cui­da­dos médi­cos y tras tomar­lo, se puso una ban­da en el bra­zo con la cruz roja y salió corrien­do hacia el lugar de don­de venían los dis­pa­ros, pero cayó muer­ta de bala de mane­ra inme­dia­ta a tan solo unos metros de su escuela.

Una super­vi­vien­te de la masa­cre de Deir Yas­sin, Safi­yeh Atti­yeh de cua­ren­ta años de edad, fue vio­la­da por uno de los terro­ris­tas, que abrió su pan­ta­lón y se lan­zó sobre la mujer pales­ti­na. La víc­ti­ma des­cri­bió lo que pasó: «Yo gri­té …, pero a mi alre­de­dor otras muje­res eran tam­bién vio­la­das. Lue­go nos arran­ca­ron las ves­ti­du­ras y se divir­tie­ron con nues­tros pechos hacien­do ges­tos obs­ce­nos. Algu­nos esta­ban tan obse­sio­na­dos por apo­de­rar­se de nues­tros pen­dien­tes, que arran­ca­ban las ore­jas para ir más rápidos».

Otra mujer tes­ti­go, Naz­ra Assad de 36 años, pre­sen­ció «a un hom­bre arre­ba­tar­le su peque­ñín a su veci­na, Salh­yed Eis­sa, arro­jar­lo al sue­lo y piso­tear­lo». La tes­ti­go vio al terro­ris­ta lan­zar­se sobre la madre pales­ti­na y vio­lar­la, suce­dien­do todo a la vez que los otros terro­ris­tas pre­sen­tes mira­ban sin inter­ve­nir. Cuan­do ter­mi­nó de vio­lar a su víc­ti­ma tras que­dar satis­fe­cho, el terro­ris­ta la ase­si­nó. Tras esto el ase­sino echó un col­chón enci­ma de los cuer­pos sin vida de la madre y su hijo.

La gran mayo­ría de los tes­ti­mo­nios de tes­ti­gos pre­sen­cia­les de los crí­me­nes come­ti­dos por los terro­ris­tas de las ban­das Irgún y Stern fue­ron obte­ni­dos tras inte­rro­ga­to­rios lle­va­dos a cabo por la Poli­cía bri­tá­ni­ca tras la masa­cre del 9 de abril de 1948. El direc­tor adjun­to del Depar­ta­men­to de Inves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (Cri­mi­nal Inves­ti­ga­tion Depart­ment) de la Poli­cía bri­tá­ni­ca, Sir R.C. Catling, envió el 15 de abril de 1948 al gene­ral Sir Alan Gor­don Cun­ningham, el Alto Comi­sa­rio de Gran Bre­ta­ña en Pales­ti­na, un «infor­me ‘secre­to y urgen­te’, con el núme­ro 179÷110÷17÷65». En este se halla­ban los tes­ti­mo­nios ofi­cia­les obte­ni­dos tras los inte­rro­ga­to­rios de los tes­ti­gos y el infor­me de uno de los ofi­cia­les de poli­cía ingle­ses que con­du­jo los inte­rro­ga­to­rios de los resi­den­tes de Deir Yas­sin que habían sobre­vi­vi­do a la masacre.

Este últi­mo infor­me del ofi­cial de poli­cía bri­tá­ni­co decía: «La mayo­ría de las nume­ro­sas muje­res que he inte­rro­ga­do en vis­ta de reu­nir infor­ma­cio­nes sobre las atro­ci­da­des come­ti­das en Deir Yas­sin, se han mos­tra­do muy reti­cen­tes a rela­tar su expe­rien­cia, en espe­cial en lo que se refie­re a la vio­len­cia sexual. Sin embar­go, no hay duda algu­na de que se han come­ti­do nume­ro­sas atro­ci­da­des sexua­les por los ata­can­tes. Varias jóve­nes esco­la­res fue­ron vio­la­das y lue­go ase­si­na­das, así como ancia­nas. Todos hablan de una niña que fue, lite­ral­men­te, par­ti­da en dos. Nume­ro­sos recién naci­dos fue­ron des­cuar­ti­za­dos con cuchi­llos de car­ni­ce­ro… La mayo­ría de estas per­so­nas se halla en tal esta­do de ‘shock’, que son inca­pa­ces de com­pren­der qué es lo que real­men­te sucedió».

La resis­ten­cia de los hom­bres pales­ti­nos de la pobla­ción fue tenaz, defen­dien­do sus hoga­res de mane­ra enco­na­da con las armas que nor­mal­men­te tenían para la pro­tec­ción de sus fami­lias y pro­pie­dad. Tras casi dos horas de tiro­teo, los terro­ris­tas logra­ron pasar la pri­me­ra línea de casas de Deir Yas­sin, encon­trán­do­se los dis­tin­tos gru­pos de ata­can­tes en el cen­tro del pobla­do, don­de se abra­za­ron efu­si­va­men­te. Has­ta el momen­to los terro­ris­tas habían teni­do cua­tro muer­tos en el ata­que con dos de sus jefes de mayor ran­go heri­dos. Tras reu­nir­se en el cen­tro de Deir Yas­sin el coman­dan­te del gru­po terro­ris­ta Irgún, lla­ma­do Gio­ra, dio la orden a los miem­bros de su gru­po que pro­si­guie­ran su avan­ce pero en eso cayó heri­do, lo que enlo­que­ció colec­ti­va­men­te a los terro­ris­tas, quie­nes se lan­za­ron a ata­car con una saña y cruel­dad que iba en aumen­to a los habi­tan­tes pales­ti­nos, cuya resis­ten­cia ya iba en cam­bio decreciendo.

Los terro­ris­tas de las ban­das Irgún y Stern saca­ron a la calle a 35 per­so­nas, dos de las cua­les eran una pare­ja de recién casa­dos, lla­mán­do­se la joven espo­sa Alia Dar­wish. Los 35 fue­ron pues­tos con­tra una pared y ame­tra­lla­dos con dis­pa­ros a que­ma­rro­pa. Los jóve­nes espo­sos murie­ron ase­si­na­dos cogi­dos de la mano en un últi­mo adiós. Fahi­mi Zei­dan, un niño de 12 años que sobre­vi­vió a esta matan­za rela­tó lo suce­di­do: “Los judíos orde­na­ron a toda mi fami­lia situar­se fren­te al muro, y comen­za­ron a dis­pa­rar sobre noso­tros. Yo fui heri­do en el cos­ta­do; pero casi todos noso­tros, los niños, nos sal­va­mos por­que pudi­mos refu­giar­nos detrás de nues­tros padres. Las balas ara­ña­ron la cabe­za de mi her­ma­na Kadri, de cua­tro años, la meji­lla de mi her­ma­na Sameh, de ocho, y el pecho de mi her­mano Moha­med, de sie­te años. Todos los demás que esta­ban con noso­tros con­tra el muro resul­ta­ron muer­tos: mi padre y mi madre, mi abue­lo y mi abue­la, mis tíos, mis tías y varios de sus hijos”. Los nom­bres de los miem­bros ase­si­na­dos de esta fami­lia fue­ron los siguien­tes: “Mah­mud Zei­dan, Abdi Has­san, Mus­ta­fá Zei­dan, Hudeh Mus­ta­fá, Jadra Zei­dan, Tam­man Alí, Mus­leh Alí Mus­leh, Yus­reh Mus­sa, Mus­ta­fá Alí, Sha­fiq Alí, Miyas­seh Mus­lé, Moha­med Mus­leh y Azi­zi Musleh”.

La joven mujer de trein­ta años Haleem Eid, miem­bro de una de las fami­lias de renom­bre de Deir Yas­sin, fue tes­ti­go de otro acto de bar­ba­rie y sal­va­jis­mo por par­te de los terro­ris­tas al pre­sen­ciar “a un hom­bre dis­pa­rar en el cue­llo de mi cuña­da Salhi­yed, que esta­ba a pun­to de dar a luz, y abrir­le el vien­tre con un cuchi­llo de car­ni­ce­ro”. Otra mujer tam­bién tes­ti­go del cri­men, Aiesch Rad­waer, tra­tó de sacar al bebé del vien­tre abier­to de la madre, que ya esta­ba muer­ta, para sal­var­lo pero tam­bién a ella la mataron.

La ado­les­cen­te Naa­neh Jalil, de die­ci­séis años y resi­den­te de otra casa fue tes­ti­go de los crí­me­nes de otro terro­ris­ta cuan­do pre­sen­ció “a un hom­bre coger una espe­cie de cuchi­lla y abrir, de la cabe­za a los pies, a nues­tro vecino Jami­li Hish, y lue­go dar muer­te de la mis­ma for­ma, en las esca­le­ras de nues­tra casa, a mi pri­mo Fathi”. Estos actos de sal­va­jis­mo san­gui­na­rio se come­tían casa tras casa, y de acuer­do a los tes­ti­mo­nios de los sobre­vi­vien­tes de la masa­cre, los actos cri­mi­na­les lle­va­dos a cabo por las muje­res terro­ris­tas de las ban­das Irgún y Stern que par­ti­ci­pa­ron en el ata­que a Deir Yas­sin esta­ban a la par de los crí­me­nes come­ti­dos por los hom­bres. Casa tras casa los terro­ris­tas de las ban­das Irgún y Stern come­tían ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes de muje­res y saqueos de la pro­pie­dad pri­va­da, mez­clán­do­se los gri­tos de las víc­ti­mas con los dis­pa­ros de ame­tra­lla­do­ra y las explo­sio­nes de gra­na­das de mano de los terroristas.

El actual pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ja­mín Netan­yahu, quien ade­más hoy está dispu­tan­do su reelec­ción es líder del Par­ti­do Likud que fue fun­da­do por Mena­chem Begin, uno de los prin­ci­pa­les líde­res de la ban­da terro­ris­ta Irgún

Con infor­ma­ción de RT Actualidad

Fuen­te: Pales​ti​na​li​bre​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *