Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La paz de Colom­bia es la paz de Venezuela

Por Ernes­to Cazal. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de abril de 2021.

Más de 2.200 kiló­me­tros de fron­te­ra com­par­ten Colom­bia y Vene­zue­la des­de hace siglos, cuan­do las deno­mi­na­cio­nes y los esta­tus colo­nia­les eran otros y las repú­bli­cas actua­les eran enti­da­des siquie­ra soña­das. Lue­go repu­bli­ca­nas, cuan­do fui­mos real­men­te una sola más Ecua­dor y Pana­má, las fron­te­ras no se deter­mi­na­ron nacio­na­les sino pai­sa­je cul­tu­ral y admi­nis­tra­ti­va­men­te departamentales.

De 1821 a 1831 el río Ori­no­co y el Mag­da­le­na for­ma­ban par­te de una mis­ma con­for­ma­ción geo­po­lí­ti­ca, pos­te­rio­men­te divi­di­da y con­quis­ta­da por los nue­vos impe­ria­lis­mos de los siglos XIX y XX.

Des­de enton­ces, el nom­bre de Colom­bia ya no es aso­cia­da a un pro­yec­to gran­na­cio­nal de carác­ter boli­va­riano sino a una fábri­ca de eco­no­mías y polí­ti­cas cri­mi­na­les, a cuen­ta de una rela­ción de subor­di­na­ción estra­té­gi­ca por par­te de sus éli­tes a intere­ses esta­dou­ni­den­ses, lo que reper­cu­te en una auto­no­mía res­trin­gi­da de su lado. Una impor­tan­te inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca de Renán Vega Can­tor demues­tra que la rela­ción Esta­dos Uni­dos-Colom­bia está tra­za­da por la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta, la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas de con­tra­in­sur­gen­cia y la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del terro­ris­mo de Estado.

Si toma­mos con rigor la nomen­cla­tu­ra con­cep­tual usa­da por el antro­pó­lo­go Rodol­fo Quin­te­ro, la «cul­tu­ra de con­quis­ta» domi­nó a la Repú­bli­ca de Vene­zue­la con la impron­ta esta­dou­ni­den­se siem­pre pro­ta­go­nis­ta en la con­duc­ción de los hilos en la polí­ti­ca pro­fun­da vene­zo­la­na, con olor a petró­leo de fon­do. El lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton a fina­les del siglo XX tenía toma­do por el cue­llo ese encla­ve geo­es­tra­té­gi­co que era la com­bi­na­ción terri­to­rial, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de nues­tros dos paí­ses sepa­ra­dos lue­go de nacer en el XIX.

Con la asun­ción al poder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en Vene­zue­la cam­bia­ron algu­nas diná­mi­cas del país vecino hacia sus fron­te­ras que lue­go fue­ron entro­ni­zán­do­se hacia un con­flic­to con­ti­nuo entre Esta­dos, agre­gán­do­le a esos 2 mil 200 kiló­me­tros colom­bo-vene­zo­la­nos una poro­si­dad sus­cep­ti­ble a los labo­ra­to­rios de gue­rra de dis­tin­to tipo y misión en boga actualmente.

Lo que ocu­rre entre el esta­do Apu­re y el depar­ta­men­to de Arau­ca es una expre­sión de esa rela­ción, sien­do Colom­bia el actor esta­tal cuyo víncu­lo depen­de estra­té­gi­ca­men­te de los intere­ses y deci­sio­nes toma­das por el esta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano, usa­do como pivo­te de con­flic­to con­tra el Esta­do vene­zo­lano, carac­te­ri­za­do por su enfren­ta­mien­to a las pre­sio­nes des­truc­ti­vas de impo­ner forá­nea­men­te un «cam­bio de régimen».

Enten­di­do así el pano­ra­ma his­tó­ri­co, no es atre­vi­do afir­mar que el con­flic­to social y arma­do de Colom­bia extien­de sus con­se­cuen­cias has­ta más allá de sus fron­te­ras des­de hace déca­das. Nada más recor­de­mos el bom­bar­deo orde­na­do por Juan Manuel San­tos cuan­do era minis­tro de Defen­sa de Álva­ro Uri­be Vélez en 2008 con­tra un cam­pa­men­to de las enton­ces movi­li­za­das FARC-EP ubi­ca­do en tie­rras ecua­to­ria­nas, un ata­que no auto­ri­za­do por el Esta­do enton­ces pre­si­di­do por Rafael Correa y que oca­sio­nó una cri­sis tri­fron­te­ri­za de la que solo devino con­se­cuen­cias de ten­sión diplo­má­ti­ca y militar.

La gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra Vene­zue­la en cur­so tie­ne en Colom­bia múl­ti­ples recur­sos, entre ellos el uso de los gru­pos arma­dos cri­mi­na­les que gobier­nan por el Esta­do los depar­ta­men­tos fron­te­ri­zos con la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na en ope­ra­cio­nes encu­bier­tas con dife­ren­tes fines y moti­vos y el abu­so del apa­ra­to esta­tal colom­biano como capi­tal polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­vo, mili­ta­ri­za­do de ante­mano por el mis­mí­si­mo com­ple­jo indus­trial-mili­tar gringo.

Con el Plan Colom­bia, del cual el hoy pre­si­den­te Joe Biden se jac­ta de haber con­ce­bi­do en el Sena­do, comen­zó un pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de la gue­rra a tra­vés este tipo de estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia, de acuer­do a las con­clu­sio­nes del infor­me de Vega Cantor,

«la uti­li­za­ción de mer­ce­na­rios en el con­flic­to interno de nues­tro país, que come­ten nume­ro­sos deli­tos (vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes), que gozan de ple­na impu­ni­dad, en vir­tud de los acuer­dos entre Colom­bia y Esta­dos Uni­dos. Con esto se refuer­za la «cul­tu­ra de la impu­ni­dad» que carac­te­ri­za a las Fuer­zas Arma­das de Colombia».

Pro­duc­to del con­flic­to social y arma­do, las indus­trias del para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co logra­ron pro­pa­lar­se en las entra­ñas de la socie­dad y el Esta­do colom­biano y, con ello, aumen­tó el gra­do de vio­len­cia entre los gru­pos insur­gen­tes arma­dos y no arma­dos con­tras las auto­ri­da­des tute­la­das por los Esta­dos Uni­dos. Las ren­ci­llas de esos acto­res y fac­to­res se están expre­san­do viva­men­te en la fron­te­ra sur-lla­ne­ra de Vene­zue­la, en una diná­mi­ca pro­pia de la gue­rra coti­dia­na que impo­nen las eco­no­mías cri­mi­na­les deri­va­das del con­flic­to his­tó­ri­co colombiano.

Por eso se debe resal­tar siem­pre el papel del pro­pio Esta­do vene­zo­lano en la con­se­cu­sión de la paz en Colom­bia, y por ello se enfren­ta a los intere­ses estra­té­gi­cos de Esta­dos Uni­dos y la oli­gar­quía crio­lla colombiana.

VENEZUELA Y LA PAZ DE COLOMBIA

Des­de que Iván Duque pre­si­de la Casa de Nari­ño (2018) el gobierno del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro ha ins­ta­do en repe­ti­das oca­sio­nes a que el Esta­do colom­biano cum­pla con las órde­nes dic­ta­das por los acuer­dos de paz fir­ma­dos entre la admi­nis­tra­ción de Juan Manuel San­tos y las FARC-EP en 2016. El uri­bis­mo bási­ca­men­te ha nega­do que exis­ta algo así como un con­flic­to social y arma­do de dimen­sio­nes his­tó­ri­cas y exis­ten­cia­les para la región en su país, más bien refie­re una his­to­ria de vaque­ros entre gue­rri­lle­ros y auto­ri­da­des en la que solo se impo­ne la lógi­ca podri­da de Gue­rra Fría lobo­to­mi­za­da por los manua­les mili­ta­res y de inte­li­gen­cia gringos.

De hecho, ha sido Uri­be Vélez el prin­ci­pal garan­te del par­ti­do de la gue­rra en Colom­bia, aun cuan­do reco­no­cie­ra el papel media­dor de Hugo Chá­vez en el inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros rea­li­za­do entre su gobierno y las FARC-EP en 2007.

Con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en los volan­tes del poder esta­tal en Vene­zue­la, el obje­ti­vo de lograr una media­ción que pro­vo­ca­se unos acuer­dos de paz entre gue­rri­llas y Esta­do se logró debi­do a los ofi­cios de, entre otros, los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos vene­zo­la­nos, fue­ra en Cara­cas, Bogo­tá, los 2 mil 200 kiló­me­tros de fron­te­ra o La Haba­na. Chá­vez siem­pre fue enfá­ti­co en que­rer con­tri­buir a un pro­ce­so de ese tipo en el país vecino sin invo­lu­crar­se en sus asun­tos inter­nos. Se logró, bajo una con­sig­na pro­fun­da detrás: la paz de Colom­bia sig­ni­fi­ca la paz de Venezuela.

En efec­to, para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na la pro­fun­di­za­ción del con­flic­to social y arma­do en Colom­bia tie­ne impli­ca­cio­nes direc­tas sobre la esta­bi­li­dad vene­zo­la­na, como se ha demos­tra­do múl­ti­ples veces, inclui­do el actual foco fron­te­ri­zo en Apu­re-Arau­ca. Ha sido con el uri­bis­mo en el poder que hubo las mayo­res ten­sio­nes bila­te­ra­les, pues la acti­tud beli­ge­ran­te de Uri­be y sus secua­ces comul­ga amplia­men­te con los fines de «cam­bio de régi­men» de Esta­dos Uni­dos sobre Venezuela.

El papel del Gobierno Boli­va­riano en la paz de Colom­bia está bien docu­men­ta­do y fue inclu­so moti­vo de agra­de­ci­mien­to del expre­si­den­te San­tos en repe­ti­das oca­sio­nes, antes de aban­do­nar el car­go pre­si­den­cial. Duque recha­za aque­llo y se com­por­ta como sor­do ante el nue­vo exhor­to que hizo el can­ci­ller Jor­ge Arrea­za de enca­mi­nar­se a lo fir­ma­do en La Haba­na en 2016.

Entre los intere­ses geo­po­lí­ti­cos más inme­dia­tos y estra­té­gi­cos del Esta­do pre­si­di­do por Nico­lás Madu­ro se encuen­tra la paz de Colom­bia: la lógi­ca deri­va en que la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to pro­du­ci­ría una auto­no­mía más sobe­ra­na res­pec­to a la depen­den­cia estra­té­gi­ca del Esta­do colom­biano sobre los intere­ses de Esta­dos Uni­dos y, por ello, habría menos ries­gos de ame­na­zas por accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras rela­cio­na­das a pla­nes de «cam­bio de régimen».

Ade­más, en la paz resi­de una poten­cial reali­dad en la que no debe­ría exis­tir la agi­ta­ción de un con­flic­to fra­tri­ci­da por intere­ses impe­ria­les infi­ni­ta­men­te más mez­qui­nos que cual­quier fal­ta de enten­di­mien­to entre colom­bia­nos y vene­zo­la­nos, más intere­sa­dos en los bene­fi­cios socia­les de la ausen­cia de coli­sio­nes que de las expe­ri­men­ta­das con­se­cuen­cias de una gue­rra. Es un aspec­to cla­ve por el que toda la ciu­da­da­nía, no impor­ta si es de una u otra nacio­na­li­dad, debe luchar.

Fuen­te: Misión Verdad



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *