Pales­ti­na. «Resis­tid mi pueblo»

Por Ramón Pedre­gal Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de abril de 2021.

Que Pales­ti­na era … Y segui­rá siendo.

Es ver­so del poe­ma Ena­mo­ra­do de Pales­ti­na, cuyo autor es el poe­ta pales­tino Mah­mud Darwish.

Resis­tid, mi pue­blo, tene­mos que resis­tir /​Tene­mos que resis­tir a la vio­len­ta embes­ti­da de estos colo­nia­lis­tas /​Tene­mos que igno­rar cual­quie­ra de sus inten­tos para inter­po­ner­se entre nosotrxs.

Ver­sos del poe­ma Resis­tid, mi pue­blo, tene­mos que resis­tir­los. Auto­ra la poe­ti­sa pales­ti­na Dareen Tatour, con­de­na­da el 31 de julio de 2018 a 5 meses de pri­sión y 6 de liber­tad con­di­cio­nal por escri­bir el poe­ma. Fue acu­sa­da de“incitación a la violencia”.

Las pri­sio­nes han pasa­do de un colo­ni­za­dor al siguien­te. La ven­ta de la colo­nia es la ven­ta de País, tie­rra, ciu­da­des, habi­tan­tes, pri­sión, … y el País es la gran pri­sión: Pales­ti­na colo­ni­za­da pasó de las manos ingle­sas a las manos sio­na­zis: pri­sión para muje­res, hom­bres, niños y ancia­nos de Pales­ti­na. El sica­ria­to mediá­ti­co mues­tra a tra­vés del len­gua­je admi­ra­ti­vo al poder colo­nia­lis­ta como intro­duc­tor de ins­tru­men­tos moder­nos de explo­ta­ción de la tie­rra, de des­cu­bri­dor de tum­bas mile­na­rias, de gene­ra­dor de indus­trias, y con len­gua­je mal­ver­sa­do, inten­tar tras­la­dar la ima­gen de sus males al otro, lo que el nazi Goeb­bels lla­ma­ba el efec­to espe­jo, es decir, median­te la pro­pa­gan­da ocul­tar sus crí­me­nes y acu­sar al Pue­blo Pales­tino. Así es el sio­na­zis­mo, supre­ma­cis­ta, cuyos actos, repro­ba­bles y per­ni­cio­sos son la peor cosa que ha teni­do que sufrir la huma­ni­dad. La gue­rra mediá­ti­ca que rea­li­za su ejér­ci­to de sica­rios fosi­li­za­dos, para pro­mo­cio­nar­le le lla­ma Esta­do y úni­ca demo­cra­cia de Orien­te, así tra­tan como nor­mal el neo­co­lo­nia­lis­mo, el racis­mo, el robo, el apartheid, la expul­sión de sus habi­tan­tes, y el silen­cia­mien­to de lo que hacen en las oscu­ras pri­sio­nes, así es la per­se­cu­ción del Pue­blo Palestino.

Juz­gue usted la nor­ma­li­za­ción del tra­to en cla­ve de tor­tu­ra de lo que en esos cen­tros, los mer­ce­na­rios sio­na­zis hacen a las pri­sio­ne­ras, ¿y qué efec­to social pro­du­ce fue­ra de Pales­ti­na?: en los días en que vivi­mos se dan a cono­cer casos de vio­len­cia sexual en el mun­do del cine, del can­to, de la polí­ti­ca, en gene­ral de la pro­duc­ción labo­rio­sa con­tra las muje­res, y ha sal­ta­do la pro­tes­ta de muje­res y hom­bres, ha habi­do y sigue habien­do jui­cios y han sido expul­sa­dos algu­nos per­so­na­jes de Holly­wood, del FMI, de par­ti­dos polí­ti­cos, de fábri­cas, de empre­sas tele­vi­si­vas, … : escán­da­lo, pro­tes­tas con­tra los agre­so­res, recha­zo social… Las muje­res han hecho valer su voz con­tra el poder machis­ta, con­tra los vio­la­do­res, los aco­sa­do­res, los agre­so­res, y con­tra el patrón due­ño del sis­te­ma social median­te el que los hom­bres asi­mi­la­dos a él actúan y pien­san, resul­tan­do des­pre­cia­bles. Todo esta inser­to en la lucha de cla­ses trans­na­cio­nal. ¿Si todo eso y más ocu­rre a las Pri­sio­ne­ras Pales­ti­nas por qué no hay un escán­da­lo femi­nis­ta y social fue­ra de Palestina?

Los sica­rios perio­dís­ti­cos callan lo ocu­rri­do en las pri­sio­nes sio­na­zis levan­ta­das en los terri­to­rios ocu­pa­dos de Pales­ti­na, callan lo que el ente israe­lí hace a las muje­res Pales­ti­nas. De tar­de en tar­de sal­ta un ase­si­na­to, una tor­tu­ra, … las muje­res Pales­ti­nas en las pri­sio­nes del inva­sor sufren a manos de los car­ce­le­ros la vio­len­cia sexual, los abu­sos, los tra­tos veja­to­rios físi­cos y psi­co­ló­gi­cos, ade­más de las pali­zas, los cas­ti­gos de ais­la­mien­to en maz­mo­rras sin luz, con roe­do­res e inmun­di­cias, sin agua, sin aire, sin cui­da­dos médi­cos, con ali­men­tos en mal esta­do, … las muje­res y los hom­bres que viven del tra­ba­jo saben, sabe­mos, que todo eso aten­ta con­tra la vida y los dere­chos de la mujer que se encuen­tran decla­ra­dos en el Dere­cho Internacional.

Que de una vez escan­da­li­cen las muje­res, que escan­da­li­cen los hom­bres, la lucha con­tra el machis­mo tie­ne en las muje­res Pales­ti­nas Pri­sio­ne­ras un esla­bón que rom­per. Las per­so­na­li­da­des artís­ti­cas, depor­ti­vas, de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, socia­les y polí­ti­cas, la cla­se obre­ra, muje­res y hom­bres, quie­nes se unen con­tra el machis­mo en micró­fo­nos y pan­ta­llas, en perió­di­cos y revis­tas, quie­nes salen a las calles en lucha por el dere­cho a la igual­dad, que miren a las muje­res Pales­ti­nas en pri­sio­nes de la poten­cia ocu­pan­te, que alcen la voz en defen­sa de quie­nes más ayu­da necesitan.

El Pre­si­den­te Man­de­la, Pre­mio Nobel de la Paz, decla­ró que nin­guno sere­mos libres mien­tras no sea libre el Pue­blo Pales­tino; las muje­res Pales­ti­nas son par­te, y las muje­res Pri­sio­ne­ras son quie­nes sufren aun mayor la opre­sión machis­ta que ha escan­da­li­za­do y ha saca­do a muje­res y hom­bres tra­ba­ja­do­ras a las calles de los paí­ses cuyos regí­me­nes se dicen demo­crá­ti­cos y encu­bren a seme­jan­te Esta­do neo­co­lo­nial. En este caso el deno­mi­na­do esta­do israe­lí es el vio­la­dor, en abso­lu­to es extra­ño pues­to que des­de su ins­ta­la­ción se sitúa al mar­gen de toda ley con el con­sen­ti­mien­to de los últi­mos men­cio­na­dos, des­pre­cia y actúa en con­tra del Dere­cho Inter­na­cio­nal, sus diri­gen­tes se bur­lan y ale­gan que cuen­tan con ser ele­gi­dos por su Dios y ellos no tie­nen que ver con el mun­do de las nacio­nes de éste mun­do, y sacan a la pales­tra a sus voce­ros para que repi­tien­do y repi­tien­do tra­ten de nor­ma­li­zar sus actos con­tra­rios a toda con­di­ción huma­na, y los super­pon­ga al Dere­cho Internacional.

Con res­pec­to a las Pri­sio­ne­ras, la ONU tie­ne las que titu­la Reglas para el tra­ta­mien­to de las reclu­sas, a esa nor­ma­ti­va se le da el nom­bre de Reglas de Bang­kok, que son par­te a su vez de las Reglas Míni­mas a con­si­de­rar por quie­nes diri­gen las pri­sio­nes, Leyes o Reglas cono­ci­da como Reglas Man­de­la, en reco­no­ci­mien­to al gran Pre­si­den­te Nel­son Man­de­la. En ellas se indi­ca que el tra­to a las pri­sio­ne­ras debe ser res­pe­tuo­so por par­te de los órga­nos admi­nis­tra­do­res de las pri­sio­nes. Israel tie­ne a las Pri­sio­ne­ras Pales­ti­nas en con­di­cio­nes abso­lu­ta­men­te con­tra­rias a las reglas inter­na­cio­na­les: se carac­te­ri­zan por los abu­sos sexua­les, tor­tu­ras, pali­zas, y con­di­cio­nes abe­rran­tes de las cel­das, agu­je­ros de 1metro y medio apes­to­sos, sin nin­gu­na lim­pie­za, sin ven­ti­la­ción, sin luz, con hume­da­des y frío, … todo lo con­de­na­ble en la Regla Man­de­la que lle­van el núme­ro 13.

Pero, ¿y fue­ra de las cel­das?, las Pri­sio­ne­ras Pales­ti­nas, de todas las eda­des, des­de niñas a ancia­nas, son rodea­das de pre­sas israe­líes con­si­de­ra­das peli­gro­sas que las emplean para man­te­ner­las ame­na­za­das, que las insul­tan y agre­den cons­tan­te­men­te, bur­lan­do así la obli­ga­ción de res­pe­to que dic­ta el dere­cho inter­na­cio­nal de inte­gri­dad y con­si­de­ra­ción hacia las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros políticos.

En otra de las Reglas Man­de­la, la núme­ro 4, se orde­na que las Pri­sio­ne­ras deben per­ma­ne­cer reclui­das en el cen­tro más cer­cano a su casa para estar cer­ca de su fami­lia: sin embar­go el ente israe­lí, la poten­cia neo­co­lo­nial ocu­pan­te, las encie­rra en las pri­sio­nes más ale­ja­das, es lo que el Cuar­to Con­ve­nio de Gine­bra deno­mi­na depor­ta­ción y decla­ra que es ile­gal en sus artícu­los 49 y 76.

Con­ti­nua­rá en la 2ª par­te de Que Pales­ti­na era … Y segui­rá siendo.

Ramón Pedre­gal Casa­no­va es autor de los libros: Gaza 51 días; Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia; Die­ta­rio de Cri­sis; Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro; y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Euro­pea de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal y Estu­dios Socia­les AMANE. Miem­bro de la Comi­sión Euro­pea de Apo­yo a los Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos. Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Internacionalista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *