Vene­zue­la. En la fron­te­ra, una nue­va fase de la agre­sión al pro­ce­so bolivariano

Por Luis Alfon­so Mena S. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de abril de 2021.

Cir­cu­la un comu­ni­ca­do pidien­do más inter­ven­ción extran­je­ra, en este caso de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), dis­fra­za­da de “asis­ten­cia huma­ni­ta­ria urgen­te”, supues­ta­men­te para solu­cio­nar los pro­ble­mas que se pre­sen­tan actual­men­te en la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na, a pro­pó­si­to de lo que ocu­rre coyun­tu­ral­men­te en los lími­tes entre el depar­ta­men­to de Arau­ca y el esta­do Apure.

El comu­ni­ca­do, fir­ma­do por per­so­nas vene­zo­la­nas y colom­bia­nas, pide “un envia­do espe­cial” de las Nacio­nes Uni­das y un “meca­nis­mo inter­na­cio­nal de vigi­lan­cia y monitoreo”..

En suma, un nue­vo esce­na­rio para hora­dar la sobe­ra­nía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. En eso no hay que lla­mar­se a engaños.

De entra­da, resul­ta sin­to­má­ti­ca la coin­ci­den­cia de la soli­ci­tud de los fir­man­tes del comu­ni­ca­do con el pro­nun­cia­mien­to de la pro­cu­ra­do­ra gene­ral del régi­men de Iván Duque, Mar­ga­ri­ta Cabe­llo, quien expre­só recien­te­men­te que en el caso de la fron­te­ra es nece­sa­ria la inter­ven­ción de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les para una aten­ción “pro­fun­da e inmediata”.

Es decir, Duque, com­pro­me­ti­do has­ta la médu­la en la cons­pi­ra­ción con­tra las ins­ti­tu­cio­nes legí­ti­mas de Vene­zue­la, avi­zo­ra aho­ra un nue­vo cam­po de acción para sus fines, en medio de los fra­ca­sos estruen­do­sos que su polí­ti­ca inje­ren­cis­ta ha veni­do tenien­do año tras año.

Las inten­cio­nes del régi­men de Duque, que obe­de­cen a las estra­te­gias de vie­ja data del impe­rio grin­go con­tra la sobe­ra­nía vene­zo­la­na y que, en el momen­to actual, bus­can ganar indul­gen­cias con el nue­vo capa­taz de la Casa Blan­ca, son evidentes.

En el caso de la fron­te­ra, emer­ge sin nin­gu­na duda el inte­rés de Duque en la agre­sión al país hermano.

Resul­ta sin­to­má­ti­co tam­bién que el comu­ni­ca­do que comen­ta­mos sea fir­ma­do del lado vene­zo­lano por ONG y per­so­nas vin­cu­la­das todas a la dere­cha opo­si­to­ra vene­zo­la­na. Del lado colom­biano figu­ra, entre otras enti­da­des, el Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo Internacional.

(Ade­más, es un comu­ni­ca­do des­cui­da­do en el que, en el espa­cio de las fir­mas escri­ben tres veces el nom­bre del sena­dor de Alian­za Ver­de Anto­nio San­guino y repi­ten tam­bién otros fir­man­tes. Y en el col­mo del des­cui­do, apa­re­ce fir­man­do alguien a quien curio­sa­men­te pre­sen­tan como “Bla bla López”. Así que la serie­dad del docu­men­to, des­de el pun­to de vis­ta inclu­so for­mal, ya deja enor­mes dudas).

Todo lo que callan
Des­de la ópti­ca de su con­te­ni­do, todo se resu­me en la mis­ma pré­di­ca de otras veces, dis­fra­za­da de inte­rés huma­ni­ta­rio por la situa­ción en la fron­te­ra, que ya sabe­mos cómo termina.

No es sino recor­dar el show de los con­cier­tos y las cara­va­nas sobre los puen­tes, en la fron­te­ra de Nor­te de San­tan­der con Vene­zue­la, en febre­ro de 2019.

O los pro­nun­cia­mien­tos de la Alta Comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Huma­nos, Miche­lle Bache­let, abso­lu­ta­men­te ses­ga­dos y al ser­vi­cio de los intere­ses pro­di­to­rios de la dere­cha y la extre­ma dere­cha venezolanas.

Los fir­man­tes del comu­ni­ca­do no dicen nada, por ejem­plo, sobre los des­pla­za­mien­tos for­za­dos masi­vos que se vie­nen pre­sen­tan­do en Colom­bia, como el que ocu­rre hoy mis­mo en Alto Tapa­je, muni­ci­pio de El Char­co, depar­ta­men­to de Nariño.

O sobre cri­sis simi­la­res en Tuma­co, Cata­tum­bo, Cho­có o el depar­ta­men­to del Cau­ca y otras regio­nes del país, don­de los des­pla­za­mien­tos, la vio­len­cia, los ase­si­na­tos de líde­res socia­les, defen­so­res de dere­chos huma­nos y fir­man­tes del Acuer­do de Paz de La Haba­na son noti­cia de todos los días en Colombia.

Asi­mis­mo, sería muy impor­tan­te que los fir­man­tes se pro­nun­cia­ran recla­man­do que el gobierno de EE.UU. y el régi­men de Duque cesa­ran el inje­ren­cis­mo y la cri­mi­nal agre­sión eco­nó­mi­ca, mili­tar, polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y de toda índo­le con­tra el pue­blo vene­zo­lano y el gobierno legí­ti­mo del pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Sería muy impor­tan­te que se pro­nun­cia­ran fren­te al robo de los recur­sos del pue­blo y del Esta­do vene­zo­la­nos en el exte­rior por par­te de poten­cias impe­ria­lis­tas a tra­vés de laca­yos corrup­tos y apá­tri­das patro­ci­na­dos por ellas como Guai­dó, pro­te­gi­do de Duque y demás man­da­de­ros de EE.UU.

Sería muy impor­tan­te que se hubie­ran pro­nun­cia­do con­tra los inten­tos de inva­sión de la nación vene­zo­la­na por par­te de terro­ris­tas y mer­ce­na­rios grin­gos y para­mi­li­ta­res crio­llos entre­na­dos en sue­lo colombiano.

Los fir­man­tes no dicen ni mu sobre esta reali­dad. Ni sobre los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de la cri­sis: la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de EE.UU., la CIA, el Pen­tá­gono y sus adlá­te­res sumi­sos en Colom­bia y otros paí­ses del continente.

En vez de más agre­sión dis­fra­za­da de “ayu­da huma­ni­ta­ria” de la ONU, debe­rían pedir, ante todo, el cese de la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra el her­mano pueblo.

La CIA, el gobierno de Joe Biden y el régi­men de Duque desa­rro­llan una estra­te­gia usan­do para­mi­li­ta­res y demás acto­res arma­dos irre­gu­la­res en terri­to­rio vene­zo­lano para tra­tar de crear un nue­vo tea­tro de inter­ven­ción extranjera.

El ope­ra­ti­vo de cada año
No hay que olvi­dar que la gue­rra con­jun­ta de EE.UU., los gobier­nos abyec­tos al Pen­tá­gono en el con­ti­nen­te y los gru­pos de la extre­ma dere­cha vio­len­ta en Vene­zue­la con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na no cesa. Esa gue­rra cada año tie­ne una estrategia:

1.- En agos­to de 2018, el aten­ta­do con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y todo su equi­po de Gobierno en Caracas.

2.- En febre­ro de 2019, el “con­cier­to” en la fron­te­ra, cuan­do Los Ras­tro­jos tra­je­ron al títe­re Guai­dó, y el show de la “ayu­da huma­ni­ta­ria” en los puentes.

3.- En mayo de 2020, el inten­to de inva­sión fra­gua­do des­de Colom­bia en la lla­ma­da Ope­ra­ción Gedeón (lide­ra­da por Cli­ver Alca­lá, quien con­fe­só abier­ta­men­te la pre­pa­ra­ción del ata­que mer­ce­na­rio en el depar­ta­men­to de La Gua­ji­ra. Has­ta un Pre­mio ‘Rey de Espa­ña’ de Perio­dis­mo le otor­ga­ron en Madrid a W Radio por la entre­vis­ta que la emi­so­ra le hizo, en vivo y en direc­to en terri­to­rio colom­biano, al deser­tor exofi­cial vene­zo­lano al ser­vi­cio del impe­rio en la que reve­ló todo lo pla­ni­fi­ca­do con­tra su pro­pia patria. Al día siguien­te, un avión de el Depar­ta­men­to de Lucha Anti­dro­ga de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés) vino, lo reco­gió y lo tras­la­dó a EE.UU. Se les había caí­do esa máscara).

Todas esas ope­ra­cio­nes fra­ca­sa­ron. Por eso aho­ra inten­tan una nue­va, usan­do lo que ocu­rre en Apure-Arauca.

Y ya sabe­mos cómo ter­mi­nan las “solu­cio­nes” de la ONU mane­ja­das con sus cas­cos “azu­les” y sus “fuer­zas huma­ni­ta­rias” por EE.UU.

Luis Alma­gro, el oscu­ro secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, debe estar ansio­so de meter sus nari­ces en esta nue­va coyun­tu­ra y de sumar­se al coro interventor.

Enton­ces, como siem­pre, la dere­cha des­ata su ofen­si­va mediá­ti­ca. Y encuen­tra eco en algunos…

Hoy hablan de nue­va “ayu­da huma­ni­ta­ria”, maña­na otros dirán que se requie­re apli­car el Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca, Tiar, apa­ra­to ana­cró­ni­co de la Gue­rra Fría… Y otros más, lla­ma­rán lue­go a la incur­sión direc­ta de las tro­pas del imperio.

De todas for­mas, sie­te bases mili­ta­res grin­gas, sobre las que tam­po­co se pro­nun­cian los fir­man­tes del comu­ni­ca­do, ya deben estar aler­tas en el terri­to­rio colom­biano sobre la nue­va fase de la agre­sión con­tra el país hermano.

Como hemos dicho muchas veces, Vene­zue­la no nece­si­ta más estig­ma­ti­za­ción, urge ver­da­de­ra soli­da­ri­dad de los pue­blos con­tra los agre­so­res extran­je­ros y que se res­pe­te su sobe­ra­nía, el dere­cho a defen­der su terri­to­rio y su libre determinación.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *