Racis­mo israe­lí, colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­tos y resis­ten­cia de las muje­res palestinas

Racismo israelí, colonialismo de asentamientos y resistencia de las mujeres palestinas

Las polí­ti­cas colo­nia­les sio­nis­tas, que bus­can repri­mir y silen­ciar a los pales­ti­nos y ase­gu­rar que no resis­ti­rán o pro­tes­ta­rán con­tra su bru­ta­li­dad, siem­pre han sido, y siguen sien­do, falli­das e ineficaces.

“For­ma­mos par­te de un movi­mien­to glo­bal con todas las muje­res que lucha­mos por la liber­tad en el mun­do: con­tra la injus­ti­cia, la explo­ta­ción y la opre­sión”. Kha­le­da Jarrar

La exce­si­va pre­sen­cia de gru­pos colo­ni­za­dos y mar­gi­na­dos en las cár­ce­les (como los indí­ge­nas y negros en Amé­ri­ca del Nor­te), es un fac­tor fun­da­men­tal en la per­ma­nen­cia del esta­do colo­nial de asen­ta­mien­tos. Los ejem­plos inclu­yen los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, don­de las cár­ce­les están reple­tas de negros o afro­ame­ri­ca­nos, así como de his­pa­nos (para una com­pren­sión más com­ple­ta de la situa­ción esta­dou­ni­den­se, véan­se los tra­ba­jos de Ange­la Davis (Davis 2005 2003) y Michael Ale­xan­der (Ale­xan­der 2010)). Tam­bién en Cana­dá, don­de la pobla­ción indí­ge­na repre­sen­ta la mayor pro­por­ción de dete­ni­dos en las cár­ce­les cana­dien­ses (Roberts y Reid 2017). Un nue­vo infor­me del perió­di­co lon­di­nen­se “The Guar­dian” reve­ló que más del 30% de los pre­sos en las cár­ce­les cana­dien­ses son indí­ge­nas, aun­que la pobla­ción indí­ge­na cons­ti­tu­ye solo el 5% de la pobla­ción del país (The Guar­dian, 22 de enero de 2020). La situa­ción pales­ti­na no difie­re mucho de esta reali­dad. Des­de 1967, más de 1.000.000 pales­ti­nos han sido arres­ta­dos, inclui­das unas 10 mil muje­res, por dife­ren­tes perío­dos de tiem­po. Antes de pro­fun­di­zar aquí, es nece­sa­rio hacer refe­ren­cia a un bre­ve mar­co teó­ri­co para enmar­car los deta­lles de la materia.

El racis­mo como com­po­nen­te bási­co del colo­nia­lis­mo basa­do en asentamientos

La colo­ni­za­ción euro­pea (blan­ca) de colo­nos, es un sis­te­ma fun­da­men­tal­men­te dis­cri­mi­na­to­rio. El esta­do colo­nial se crea a sí mis­mo y se pre­sen­ta como la raza supe­rior y domi­nan­te mien­tras rele­ga a los pue­blos indí­ge­nas y otros colonos/​inmigrantes no blan­cos a la raza infe­rior (Len­tin 2019, Abdo 2014, 2018). La supe­rio­ri­dad colo­nial sobre los no blan­cos y el racis­mo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do son en par­te res­pon­sa­bles del geno­ci­dio de los pue­blos indí­ge­nas, la escla­vi­tud de los afro­ame­ri­ca­nos y la supre­sión de los pue­blos de color.

El fenó­meno de las cár­ce­les lle­nas de gen­te indí­ge­na y no euro­pea (no desea­da) es un fenó­meno adya­cen­te al sis­te­ma colo­nial de colo­nos. El encar­ce­la­mien­to masi­vo es par­te de las polí­ti­cas para erra­di­car o excluir sis­te­má­ti­ca­men­te a los pue­blos indí­ge­nas y etnias “inde­sea­bles”. La pri­sión reti­ra a los dete­ni­dos de los luga­res públi­cos y los colo­ca en una pri­sión cerra­da entre cua­tro pare­des, ocul­tán­do­los de la vis­ta como si estu­vie­ran ausen­tes. Esto es lo que suce­de cuan­do el Esta­do con­si­de­ra a los pue­blos indí­ge­nas u otras etnias como una “ame­na­za” a su esta­bi­li­dad. Algu­nos soció­lo­gos y antro­pó­lo­gos dis­tin­guen entre detenidos/​presos polí­ti­cos, como es el caso de Pales­ti­na, y otros pre­sos “cri­mi­na­les”. Sin embar­go, dado que la pobre­za y la poli­cía racis­ta son los prin­ci­pa­les fac­to­res en la deten­ción de los negros y los indí­ge­nas, no es sor­pren­den­te que los aca­dé­mi­cos y escri­to­res anti­co­lo­nia­les y antim­pe­ria­lis­tas, inclui­da Ange­la Davis, con­si­de­ren a todos los pre­sos como pre­sos polí­ti­cos. Sin embar­go, como se expli­ca en el libro “La revo­lu­ción cau­ti­va” (Abdo 2014), ele­gí usar el tér­mino muje­res pre­sas polí­ti­cas en lugar de pri­sio­ne­ras al ana­li­zar la situa­ción pales­ti­na. Prin­ci­pal­men­te me basé en res­pe­tar las voces y expe­rien­cias de las muje­res pre­sas polí­ti­cas que insis­tie­ron en uti­li­zar el tér­mino “pre­sas polí­ti­cas”, así como en pre­ser­var el patri­mo­nio cul­tu­ral polí­ti­co, en par­ti­cu­lar la cul­tu­ra de resis­ten­cia, que fue esta­ble­ci­da por un gru­po de inte­lec­tua­les pales­ti­nos, enca­be­za­do por el már­tir Ghas­san Kana­fa­ni.

El encar­ce­la­mien­to polí­ti­co, como el colo­nia­lis­mo, es un pro­ce­so, no un suce­so, como afir­ma Patrick Wol­fe (2016). Asi­mis­mo, la situa­ción car­ce­la­ria que acom­pa­ña al colo­nia­lis­mo de los colo­nos es tam­bién un pro­ce­so que no se detie­ne mien­tras el sis­te­ma colo­nial esté vigen­te. En la Pales­ti­na ocu­pa­da, has­ta octu­bre de 2020, había más de 4.500 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos pales­ti­nos y dete­ni­dos en pri­sio­nes colo­nia­les. Este núme­ro es mayor o menor según el nivel de acti­vis­mo pales­tino y resis­ten­cia al ocupante/​colonizador. Des­de la segun­da ocu­pa­ción de Pales­ti­na, en 1967, las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias sio­nis­tas han inten­si­fi­ca­do las for­mas de opre­sión que prac­ti­can y han rein­ven­ta­do nue­vas for­mas de tor­tu­ra con­tra los pre­sos polí­ti­cos pales­ti­nos. Entre las muchas for­mas de tor­tu­ra que se han reve­la­do y cir­cu­la­do, men­cio­na­mos la tor­tu­ra físi­ca, men­tal, psi­co­ló­gi­ca, sexual, el con­fi­na­mien­to soli­ta­rio, la nega­ción de libros, edu­ca­ción y aten­ción médi­ca (Abdo 2014). Las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias del esta­do colo­nial inten­si­fi­can sus meca­nis­mos repre­si­vos de mane­ra regu­lar y con­ti­nua, pri­van­do a los pre­sos de sus dere­chos huma­nos bási­cos. En las últi­mas dos déca­das, se ha agre­ga­do un nue­vo méto­do de tor­tu­ra, cono­ci­do como “bos­ta” (en ára­be sig­ni­fi­ca el correo), jun­to con la inten­si­fi­ca­ción de la deten­ción admi­nis­tra­ti­va por par­te de Israel.

Arres­tar a la/​el resis­ten­te, cas­ti­gar la lucha por la liber­tad y la deten­ción admi­nis­tra­ti­va son méto­dos de terro­ris­mo que pue­den reno­var­se indefinidamente.

En cuan­to a la bos­ta, se refie­re al noto­rio vehícu­lo de trans­por­te peni­ten­cia­rio, que es un fur­gón metá­li­co en el que se enca­de­nan a los pre­sos para trans­por­tar­los de un lugar a otro, ya que inten­cio­na­da­men­te reco­rre un lar­go camino que en oca­sio­nes se pro­lon­ga por horas con el obje­ti­vo de pro­lon­gar la tor­tu­ra de los dete­ni­dos, espe­cial­men­te en los días de mucho calor. Kha­le­da Jarrar, legis­la­do­ra y acti­vis­ta femi­nis­ta, escri­bió des­de su pri­sión que “el tras­la­do fre­cuen­te de muje­res y niños encar­ce­la­dos de una pri­sión a otra, entre 2015 – 16, fue un méto­do deli­be­ra­do de tor­tu­ra uti­li­za­do con­tra los presos”.

En el caso de la deten­ción admi­nis­tra­ti­va, el esta­do sio­nis­ta se dis­tin­gue por hacer de este tipo de deten­ción una cos­tum­bre regu­lar, y no un asun­to excep­cio­nal. Dete­ner a pales­ti­nos sin car­gos ni jui­cio, e impe­dir­les a ellos, a sus fami­lias e inclu­so a sus abo­ga­dos, ver cual­quier evi­den­cia en su con­tra, a pesar de ser con­tra­rios a la lega­li­dad y leyes inter­na­cio­na­les; todo esto sigue sien­do una carac­te­rís­ti­ca de la ocu­pa­ción y el colo­nia­lis­mo sio­nis­tas. En sep­tiem­bre de 2020, 350 pales­ti­nos per­ma­ne­cen en deten­ción admi­nis­tra­ti­va, inclui­dos legis­la­do­res, acti­vis­tas de dere­chos huma­nos, estu­dian­tes, defen­so­res sin­di­ca­les y orga­ni­za­do­res comu­ni­ta­rios. La dure­za e ile­ga­li­dad de la deten­ción admi­nis­tra­ti­va lle­vó a que el rela­tor espe­cial de Nacio­nes Uni­das, el cana­dien­se Michael Link, pidie­ra a la enti­dad abo­lir esta prác­ti­ca, ya que es “una mal­di­ción en cual­quier socie­dad demo­crá­ti­ca que siga el esta­do de derecho”.

Bajo tor­tu­ra, abu­so, mala aten­ción médi­ca y racis­mo prac­ti­ca­do con­tra ellos, des­de 1967, 226 pre­sos polí­ti­cos pales­ti­nos han muer­to en pri­sio­nes sio­nis­tas. Entre las víc­ti­mas de los últi­mos meses se encon­tra­ba Kamal Abu Waer, de 46 años, a quien el año pasa­do le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de gar­gan­ta y no reci­bió la aten­ción reque­ri­da. En julio de 2020 con­tra­jo el Coro­na­vi­rus y falle­ció en pri­sión (Elec­tro­nic Inti­fa­da, 13 de noviem­bre de 2020).

Pacien­cia, resi­lien­cia y resistencia

Las polí­ti­cas colo­nia­les sio­nis­tas, que bus­can repri­mir y silen­ciar a los pales­ti­nos y ase­gu­rar que no resis­ti­rán o pro­tes­ta­rán con­tra su bru­ta­li­dad, siem­pre han sido, y siguen sien­do, falli­das e inefi­ca­ces. En los últi­mos meses, y des­pués de años de polí­ti­cas colo­nia­les sio­nis­tas de opri­mir, empo­bre­cer y matar a los pales­ti­nos y apo­de­rar­se de sus tie­rras, los pales­ti­nos no han sido some­ti­dos ni doble­ga­dos. Por el con­tra­rio, han aumen­ta­do e inten­si­fi­ca­do su resis­ten­cia, uti­li­zan­do diver­sas for­mas de lucha, inclu­yen­do el acti­vis­mo estu­dian­til, sin­di­ca­lis­mo, pro­tes­tas femi­nis­tas, orga­ni­za­ción públi­ca, etc. Y a pesar de que nin­gu­na de estas acti­vi­da­des pue­de con­si­de­rar­se “cri­mi­nal”, el esta­do racis­ta res­pon­dió inten­si­fi­can­do sus arres­tos admi­nis­tra­ti­vos. El 26 de julio de 2020, el ejér­ci­to de ocu­pa­ción alla­nó la casa de Maher Al-Akh­ras y lo man­tu­vo bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va. El 2 de noviem­bre de 2020, las fuer­zas de ocu­pa­ción irrum­pie­ron en los hoga­res de líde­res del movi­mien­to de muje­res, el movi­mien­to estu­dian­til, ex pri­sio­ne­ras y mili­tan­tes de izquier­da en toda la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia en Pales­ti­na, y arres­ta­ron a la acti­vis­ta femi­nis­ta Khi­tam Saa­fin y a otras seis, la mayo­ría de ellas estu­dian­tes y acti­vis­tas sindicales.

Para las pales­ti­nas y pales­ti­nos, la resis­ten­cia anti­co­lo­nial tras­cien­de el espa­cio y el tiem­po. La resis­ten­cia tam­bién está acti­va fue­ra y den­tro de la pri­sión. Y como mos­tré en la “Revo­lu­ción Cau­ti­va” (2014), hom­bres y muje­res dete­ni­dos con­ti­núan su lucha den­tro de los lími­tes de las cár­ce­les. Final­men­te, entre estos méto­dos, que se vol­vie­ron a enfa­ti­zar, las huel­gas de ham­bre indi­vi­dual y colec­ti­va emer­gie­ron como un méto­do dis­tin­to de resis­ten­cia. Es cier­to que los palestinos/​as, son cons­cien­tes de los lími­tes de este tipo de resis­ten­cia, es decir, los lími­tes de la huel­ga de ham­bre y las posi­bi­li­da­des espe­ra­das, como rom­per la huel­ga por ten­ta­cio­nes y fal­sas pro­me­sas que las auto­ri­da­des pron­to incum­plen. Sin embar­go, toda­vía pue­den uti­li­zar la huel­ga de ham­bre para lograr algu­nas de sus jus­tas deman­das. Asi­mis­mo, la mujer pales­ti­na se da cuen­ta de que el esta­do colo­nial ocu­pan­te pue­de libe­rar al dete­ni­do una vez fina­li­za­do su perío­do de deten­ción y vol­ver a arres­tar­lo sin car­gos. En otras pala­bras, la deten­ción admi­nis­tra­ti­va pue­de afec­tar muchas veces a una mujer pales­ti­na o un hom­bre pales­tino. Por lo tan­to, la deci­sión de Maher Al-Akh­ras fue “muer­te o liber­tad” cuan­do deci­dió con­ti­nuar su huel­ga de ham­bre, a pesar de que su salud se dete­rio­ró des­pués de 103 días de huel­ga. Es uno de los múl­ti­ples ejem­plos de per­so­nas que fue­ron dete­ni­das admi­nis­tra­ti­va­men­te, direc­ta­men­te o poco des­pués del final de otra deten­ción admi­nis­tra­ti­va. Esto es lo que le pasó a al-Akh­ras des­pués de pasar más de cin­co años en pri­sión: deten­ción admi­nis­tra­ti­va tras otra. En una entre­vis­ta con Haa­retz, Al-Akh­ras infor­mó que poco des­pués de su recien­te arres­to, fue lla­ma­do por telé­fono y habló con un coman­dan­te de la Agen­cia de Inte­li­gen­cia Inter­na de Israel, “Shin Bet”, don­de este últi­mo lo ame­na­zó con “des­truir su vida“, y que “inclu­so si lo libe­ra­ban, se arre­pen­ti­rá” (En Nas­sar, 2020). Al-Akh­ras comen­zó a recha­zar ali­men­tos inme­dia­ta­men­te des­pués de la lla­ma­da tele­fó­ni­ca. Solo detu­vo la huel­ga de ham­bre, como men­cio­na­mos ante­rior­men­te, des­pués de 103 días, y des­pués de que las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción acce­die­ron a su con­di­ción de no vol­ver a arres­tar­lo administrativamente.

Arres­tar a la resis­ten­te y al resis­ten­te, cas­ti­gar la lucha por la liber­tad y la deten­ción admi­nis­tra­ti­va son méto­dos de terro­ris­mo que pue­den reno­var­se inde­fi­ni­da­men­te. Así, Khi­tam Sa’afin, pre­si­den­ta de la Unión de Comi­tés de Muje­res Pales­ti­nas, y Kha­le­da Jarrar, acti­vis­ta femi­nis­ta de izquier­da y legis­la­do­ra, fue­ron arres­ta­das varias veces bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va. Has­ta la fecha, hay apro­xi­ma­da­men­te 370 pales­ti­nos en deten­ción admi­nis­tra­ti­va. Recor­de­mos aquí que el “cri­men” de Saa­fin y Jarar es que expre­san su resis­ten­cia a la ocu­pa­ción, recla­man dere­chos huma­nos y jus­ti­cia y orga­ni­zan acti­vi­da­des con­tra la ocu­pa­ción y el colo­nia­lis­mo. Saa­fin fue arres­ta­da jun­to con otras seis, la mayo­ría de ellas acti­vis­tas estudiantiles.

Debe recor­dar­se aquí, que el méto­do de deten­ción en sí mis­mo es un méto­do de vio­len­cia y terror, median­te el cual una gran fuer­za de sol­da­dos de ocu­pa­ción asal­ta hoga­res pales­ti­nos en las pri­me­ras horas del ama­ne­cer, vuel­ca mue­bles, ate­rro­ri­za a los niños y se lle­va a los dete­ni­dos de mane­ra humi­llan­te fren­te a sus fami­lias. La acti­vis­ta Kha­le­da Jarrar fue arres­ta­da en una reda­da en su casa antes del ama­ne­cer por los sol­da­dos de ocu­pa­ción que alla­na­ron su casa en abril de 2015 y la encar­ce­la­ron bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va sin car­gos ni jui­cio. Tras una pro­tes­ta inter­na­cio­nal, Jarrar fue acu­sa­da por el Tri­bu­nal Mili­tar de Israel de 12 car­gos basa­dos ​​enteramente en su acti­vi­dad polí­ti­ca gene­ral, que inclu­yen dar dis­cur­sos, asis­tir a reunio­nes, par­ti­ci­par en even­tos públi­cos y expre­sar su apo­yo a los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos y sus fami­lias. Jarrar fue arres­ta­da nue­va­men­te, en 2017 y 2019, y sen­ten­cia­da a 15 meses de pri­sión. En otra oca­sión, me cen­tra­ré en las horri­bles con­di­cio­nes de deten­ción de Kha­le­da y otros pre­sos y pre­sas y el impac­to de este tipo de vio­len­cia colo­nial sio­nis­ta en las fami­lias de las dete­ni­das y detenidos.

En la con­clu­sión de este artícu­lo, me gus­ta­ría decir que es dolo­ro­so, e inclu­so ver­gon­zo­so en el mun­do, que el esta­do de terror sio­nis­ta con­ti­núe prac­ti­can­do las leyes de emer­gen­cia deri­va­das del colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co en Pales­ti­na (deten­ción admi­nis­tra­ti­va) y los méto­dos de vio­len­cia, opre­sión y terror esta­tal en cur­so con­tra los pales­ti­nos, sin disua­sión. Así, este esta­do cana­lla está desa­fian­do las leyes y la legi­ti­mi­dad inter­na­cio­na­les, y en lugar de ser cas­ti­ga­do, encon­tra­mos que está sien­do recom­pen­sa­do por los paí­ses colo­nia­lis­tas occi­den­ta­les y otros, e inclu­so algu­nos paí­ses ára­bes, par­ti­cu­lar­men­te los normalizadores.

Por tan­to, el pue­blo pales­tino, sus muje­res y hom­bres, bus­can más apo­yo moral por par­te de las fuer­zas de libe­ra­ción glo­bal, que les han apo­ya­do siem­pre a pesar de las pre­sio­nes a las cua­les están expues­tos por par­te de las poten­cias colo­nia­les occi­den­ta­les y las dic­ta­du­ras árabes.

Nah­la Abdo, pro­fe­so­ra de Socio­lo­gía en la “Uni­ver­si­dad de Car­le­ton” – Canadá.

Pales­ti­na­li­bre

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *