Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Recor­dan­do la historia

Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de abril de 2021.

En fecha tan tem­pra­na como diciem­bre de 1979, solo cin­co meses des­pués del triun­fo de la revo­lu­ción san­di­nis­ta, el somo­cis­mo derro­ta­do que se había refu­gia­do en los paí­ses fron­te­ri­zos, comen­zó las accio­nes arma­das con­tra Nica­ra­gua en la fron­te­ra con Honduras.

Los pri­me­ros días de ese mes, fui envia­do a la región noroc­ci­den­tal en el depar­ta­men­to de Chi­nan­de­ga con una bate­ría de mor­te­ros a refor­zar a un bata­llón de infan­te­ría que sería des­pla­za­do a la fron­te­ra para hacer fren­te a las pri­me­ras accio­nes mili­ta­res rea­li­za­das des­de Hon­du­ras con con­ni­ven­cia del gobierno y las fuer­zas arma­das de ese país y el aval de Esta­dos Unidos.

Recuer­do haber pasa­do mi pri­mer “Día de la Inma­cu­la­da Con­cep­ción de María”, “La Purí­si­ma” en Nica­ra­gua, la con­me­mo­ra­ción reli­gio­sa más impor­tan­te del país el 8 de diciem­bre al nor­te de Somo­ti­llo, cer­ca de los pobla­dos de San­to Tomás y Cin­co Pinos, en las estri­ba­cio­nes del cerro El Varia­dor, a muy poca dis­tan­cia del lími­te fron­te­ri­zo, y al este de la ciu­dad de Cho­lu­te­ca en Honduras.

Des­de las ele­va­cio­nes se podía ver la agru­pa­ción enemi­ga que se orga­ni­za­ba en terri­to­rio hon­du­re­ño a “vis­ta y pacien­cia” del ejér­ci­to de ese país. Supu­si­mos que con­cen­tra­ban fuer­zas para rea­li­zar algu­na acción mili­tar en el terri­to­rio nica­ra­güen­se, pero fue tal la demos­tra­ción de fuer­zas del ejér­ci­to san­di­nis­ta que desis­tie­ron de tal inten­to. Se había evi­ta­do la pro­vo­ca­ción y/​o el ata­que a la sobe­ra­nía de Nicaragua.

Gober­na­ba en Washing­ton el demó­cra­ta Jimmy Car­ter quien solo le había qui­ta­do el apo­yo a Somo­za cuan­do en junio de ese año, el perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Bill Ste­wart fue ulti­ma­do por la guar­dia nacio­nal somo­cis­ta en Mana­gua. Para Car­ter, 50 mil nica­ra­güen­ses ase­si­na­dos por la dic­ta­du­ra no tenían el mis­mo valor, pero la muer­te de un solo ciu­da­dano de Esta­dos Uni­dos hizo que su cora­zón se “enter­ne­cie­ra” y recor­da­ra que los huma­nos tie­nen dere­chos, entre ellos, el más impor­tan­te, el de la vida.

En 1980, ese pre­si­den­te demó­cra­ta que se mos­tra­ba como la civi­li­za­ción ante la bar­ba­rie que encar­na­ban sus ante­ce­so­res repu­bli­ca­nos, dio ins­truc­cio­nes para comen­zar la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra Nica­ra­gua. Pre­ci­sa­men­te en Hon­du­ras se estruc­tu­ra­ron la fuer­zas ini­cia­les de la con­tra revo­lu­ción que unía a ex mili­ta­res del ejér­ci­to de Somo­za, con­ser­va­do­res defrau­da­dos por las radi­ca­les medi­das del gobierno revo­lu­cio­na­rio, delin­cuen­tes, lati­fun­dis­tas, tra­fi­can­tes y diver­sas espe­cies de la peor laya.

Pron­to, entra­ron al terri­to­rio nacio­nal don­de encon­tra­ron car­ne de cul­ti­vo en sec­to­res popu­la­res, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas decep­cio­na­dos por­que la revo­lu­ción en su nova­tez no había enten­di­do la dimen­sión de la fron­te­ra y no había dado res­pues­ta inme­dia­ta a las nece­si­da­des de la pobla­ción de esas zonas. Recuer­do la preo­cu­pa­ción de los ofi­cia­les cuba­nos de alto nivel que habían lle­ga­do a ase­so­rar al novel Ejér­ci­to Popu­lar San­di­nis­ta, en el sen­ti­do que se die­ra pron­ta y con­tun­den­te res­pues­ta que no per­mi­tie­ra arti­cu­lar esos embrio­nes de fuer­za con­tra revo­lu­cio­na­ria. Les asis­tía su expe­rien­cia tem­pra­na en el ani­qui­la­mien­to de las fuer­zas apá­tri­das que pre­ten­die­ron agru­par­se en el Escam­bray al cen­tro de la isla y que ya en 1965 habían sido com­ple­ta­men­te derro­ta­das gra­cias a una com­bi­na­ción de tra­ba­jo de inte­li­gen­cia, par­ti­ci­pa­ción popu­lar y duros gol­pes pro­pi­na­dos por el ejército.

El argu­men­to de los nica­ra­güen­ses fue que en su país, ese tipo de “delin­cuen­tes” siem­pre había exis­ti­do y que no pasa­ban de ser ban­das de cua­tre­ros y ladro­nes de poca mon­ta que des­apa­re­ce­rían muy rápi­da­men­te. No le die­ron la impor­tan­cia debi­da des­de el pri­mer momen­to y, cuan­do poco des­pués, enca­ra­ron la tarea en la medi­da de la orga­ni­za­ción de la revo­lu­ción y la pro­fe­sio­na­li­za­ción de su ejér­ci­to, debie­ron enfren­tar a un enemi­go arma­do, finan­cia­do e ins­trui­do por Esta­dos Uni­dos. Ya sabe­mos lo que pasó: una lar­ga gue­rra en que se enfren­ta­ron todo el heroís­mo, el sacri­fi­cio y el espí­ri­tu patrió­ti­co de un pue­blo con­tra el poder eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y mili­tar de la prin­ci­pal poten­cia del pla­ne­ta. Al final, en las elec­cio­nes de 1990, el pue­blo –siem­pre san­di­nis­ta- votó en con­tra de la con­ti­nua­ción de la gue­rra y el FSLN fue des­alo­ja­do por los votos, del poder que habían obte­ni­do con las armas..

Cua­ren­ta y cin­co años des­pués, otro pre­si­den­te demó­cra­ta que tam­bién se qui­so mos­trar como “civi­li­za­do ante la bar­ba­rie de su ante­ce­sor repu­bli­cano” pre­ten­de repe­tir la fór­mu­la, esta vez des­de Colom­bia con­tra Vene­zue­la. La res­pues­ta inme­dia­ta fue el “Escu­do Boli­va­riano” por­que no hay que dejar que nin­gu­na fuer­za mili­tar extran­je­ra crez­ca para con­ver­tir­se en un fac­tor que pre­ten­da hacer que orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas inter­nas finan­cia­das por Esta­dos Uni­dos y Euro­pa y apo­ya­das por la dere­cha fas­cis­ta lati­no­ame­ri­ca­na tomen el poder por vía arma­da al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal. Hay que exter­mi­nar de raíz esa opción comen­zan­do aho­ra, cuan­do tra­tan de implan­tar­se en nues­tro terri­to­rio. La ecua­ción es la mis­ma que ya fue exi­to­sa en Cuba: “inte­li­gen­cia efec­ti­va, par­ti­ci­pa­ción popu­lar y duros gol­pes pro­pi­na­dos por el ejér­ci­to”. En esas estamos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *