Esta­do Espa­ñol. Tes­ti­mo­nios con­tra la cri­mi­na­li­za­ción de los meno­res migrantes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de abril de 2021.

Can­sa­das de ver la cri­mi­na­li­za­ción y des­hu­ma­ni­za­ción con la que los medios de comu­ni­ca­ción tra­tan a los miles de meno­res extran­je­ros que han lle­ga­do al Esta­do espa­ñol huyen­do de su país de ori­gen por pobre­za, gue­rra, fal­ta de opor­tu­ni­da­des o pre­ca­ri­za­ción, des­de el colec­ti­vo Dis­tri­to 14 han ini­cia­do una cam­pa­ña para dar la voz a estos chavales.

xtran­je­ros que han lle­ga­do al Esta­do espa­ñol huyen­do de su país de ori­gen por pobre­za, gue­rra, fal­ta de opor­tu­ni­da­des o pre­ca­ri­za­ción, des­de el colec­ti­vo Dis­tri­to 14 han ini­cia­do una cam­pa­ña para dar la voz a estos chavales.

Duran­te el mes de mar­zo, en el barrio de Mora­ta­laz, han repar­ti­do pan­fle­tos con sus tes­ti­mo­nios por ins­ti­tu­tos y cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y han buzo­nea­do para que las veci­nas ten­gan otras visio­nes ale­ja­das de los dis­cur­sos racis­tas, que según nos cuen­tan han teni­do muy bue­na aceptación.

Sumán­do­nos a su pro­yec­to os deja­mos las his­to­rias que nues­tros nue­vos veci­nos nos quie­ren contar

“Des­de los 10 años lle­vo inten­tan­do venir a Espa­ña para tra­ba­jar y ayu­dar a mi fami­lia. Mi via­je empe­zó en Ceu­ta, deba­jo de un auto­bús. Cuan­do venía en auto­bús, murién­do­me de calor y envuel­to en el soni­do de los moto­res, lo úni­co en lo que podía pen­sar era en lle­gar a Espa­ña a la hora de la pues­ta de sol, cuan­do refres­ca, y que estu­vie­ra llo­vien­do. He vis­to de todo en esos 7 años en Marrue­cos, pero cuan­do lle­gué a Espa­ña todo era peor aún. Los chi­cos como yo no somos bien reci­bi­dos y pre­fe­ri­ría vol­ver a Marrue­cos y ven­der sar­di­nas. Echo mucho de menos a mi madre”. Tazi, 17 años.

“Salí de Cas­ti­lle­jo (Marrue­cos) en pate­ra en enero de 2019. Tar­dé vein­te horas en lle­gar a Alge­ci­ras. La poli­cía me lle­vó al cen­tro del SAMUR, don­de estu­ve cua­tro días. Des­pués me cam­bia­ron a otro cen­tro, “El Vas­co”, en Pela­yo. Tras un mes y medio allí, me esca­pé. Me encon­tré con unos chi­cos que me paga­ron un bille­te en direc­ción a Madrid; aquí tenía muchos ami­gos en el cen­tro de Hor­ta­le­za. Unas per­so­nas de Madrid avi­sa­ron a la poli­cía al ver­me, me detu­vie­ron y me tra­je­ron a la cár­cel en la que estoy aho­ra.” Moham­med, 16 años.

“Son cosas que jamás pen­sé que podría lle­gar a vivir. Mi padre nos aban­do­nó hace muchos años a mi madre, mis her­ma­nos y a mí. Mi madre luchó, tra­ba­jó, para que pudié­se­mos vivir y por eso le quie­ro devol­ver, aun­que sea un cuar­to de lo que ha hecho por noso­tros. Ella es una gran mujer y se mere­ce tener un buen hijo. […] Tuvi­mos que dor­mir en un por­tal, y la poli­cía pasa­ba pero no nos hacía nin­gún caso. Deci­di­mos hacer ton­te­rías para que nos cogie­ra y nos lle­va­se a algún cen­tro, como entrar al Mer­ca­do­na y sacar algo a la fuer­za. Pero eso tam­po­co fun­cio­nó. Les pedi­mos a gri­tos que lla­ma­sen a la poli­cía, pero no nos hacían caso.” Alaoui, 17 años.

“Era el mayor de mi fami­lia y de algu­na mane­ra me sen­tía res­pon­sa­ble. Ten­go cua­tro her­ma­nos peque­ños más estu­dian­do. Mi padre no podía con esta car­ga. […] En ese momen­to per­dí la espe­ran­za, tiré la toa­lla, espe­ra­ba que un gran tibu­rón me comie­ra en algún momen­to. Jus­to apa­re­cie­ron los Guar­da­cos­tas. […] Nun­ca pen­sé que podría robar, pero esta­ba obli­ga­do a con­se­guir dine­ro para poder coger un bille­te e irme. No esta­ba en mis pla­nes pero lle­gué a Madrid y allí me lle­va­ron a Hor­ta­le­za. Dor­mía en los pasi­llos, ni siquie­ra tenía una cama. Me tras­la­da­ron a Casa de Cam­po, y cuan­do lle­gué me di cuen­ta de que en Espa­ña no iba a encon­trar nada de lo que pen­sa­ba.” Ben­na­ni, 18 años.

“Cuan­do una per­so­na migran­te se encuen­tra indo­cu­men­ta­da, las cosas se vuel­ven mucho más difí­ci­les: vives en la clan­des­ti­ni­dad, con temor a que la poli­cía te pida los pape­les. Resul­ta prác­ti­ca­men­te impo­si­ble encon­trar un tra­ba­jo que no sea pre­ca­rio. Si uno de noso­tros se halla en situa­ción irre­gu­lar, es envia­do a los CIE (cen­tros de inter­na­mien­to de extran­je­ros), que son como cár­ce­les en muy malas con­di­cio­nes. […] Veni­mos a ganar­nos la vida y, gene­ral­men­te, rea­li­za­mos tra­ba­jos que los espa­ño­les no quie­ren. A menu­do, la poli­cía nos detie­ne por las calles para pedir­nos la docu­men­ta­ción, aun­que no este­mos hacien­do nada en par­ti­cu­lar, como si fué­ra­mos delin­cuen­tes. Pero pue­do afir­mar que los migran­tes afri­ca­nos veni­mos lle­nos de sue­ños, ilu­sio­nes y, sobre todo, en bus­ca de una vida mejor.” Jimmy, 22 años.

“[…] Al ter­cer día, uno de los chi­cos, Ibrahim, dijo que no podía más. Tuvi­mos que ente­rrar­le en la are­na y seguir el camino. No lo olvi­da­ré nun­ca. […] Inten­té cru­zar tres veces a Meli­lla. La pri­me­ra vez que lle­gué a la valla, se me cayó el alma a los pies. Había una doble valla de 6 metros, con pin­chos y alam­bres, para impe­dir que ven­gan los pobres. […] Ven­go de un país en el que todos – todos – los días salen made­ras, petró­leos y recur­sos en direc­ción a Euro­pa, sin nin­gún tipo de con­trol. Des­pués de vivir este via­je y atra­ve­sar tan­tas barre­ras, me di cuen­ta de que las mer­can­cías eran más impor­tan­tes que yo.” Sani, 28 años.

Fuen­te: Todo por Hacer, Kao­sen­la­red.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *