Argen­ti­na. ¿Dón­de está Tehuel? Retra­to de una socie­dad transodiante

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de abril de 2021. 

La vio­len­cia cis sexis­ta que arre­me­te con­tra las iden­ti­da­des y exis­ten­cias trans no cesa. Hoy, Tehuel sigue des­apa­re­ci­do des­de el 11 de mar­zo. Iba rum­bo a tra­ba­jar de mozo, una chan­ga, en tiem­pos de pre­ca­rie­dad labo­ral e ilu­sio­nes de inclu­sión labo­ral trans.

¿Te ima­gi­nás salir de tu casa, con la ilu­sión de hacer­te una mone­da en un labu­ro, y no vol­ver? ¿Pos­ta, te lo ima­gi­nás? Hay esce­na­rios que no se quie­ren ver, no solo por­que se invi­si­bi­li­zan, sino tam­bién por hipo­cre­sía, por los ges­tos coti­dia­nos y estruc­tu­ra­les de transodio, por fal­ta de empa­tía. Sí, y el dolor por la ausen­cia de Tehuel nos pone de fren­te a la com­ple­ji­dad de lo que nos está pasan­do como sociedad. 

El 31 de mar­zo fue el día inter­na­cio­nal de la visi­bi­li­dad de las per­so­nas trans, no bina­rias y de géne­ro no con­for­me. Poner una fecha se vuel­ve nece­sa­rio para insis­tir y vol­ver sobre refle­xio­nes nece­sa­rias, para rei­vin­di­car las exis­ten­cias trans, las expre­sio­nes diver­sas del géne­ro, las cor­po­ra­li­da­des y la deman­da de dere­chos. Esta con­me­mo­ra­ción sur­gió en 2009 en Esta­dos Uni­dos por la acti­vis­ta Rachel Cran­dall, cen­tra­da en la cele­bra­ción de la vida, para des­an­clar la vida trans de las noti­cias por sus muer­tes. Este año, el día estu­vo teñi­do del dolor por­que fal­ta Tehuel. En dis­tin­tos pun­tos del país, hubo con­vo­ca­to­rias por su apa­ri­ción y para denun­ciar las vio­len­cias que viven coti­dia­na­men­te las per­so­nas trans. 

Tehuel De la Torre salió el 11 de mar­zo de su casa de San Vicen­te hacia el barrio La Espe­ran­za, en Ale­jan­dro Korn, Bue­nos Aires. El joven de 22 años se diri­gía a la casa de Luis Alber­to Ramos, quien le había con­vo­ca­do para un tra­ba­jo, según la denun­cia que reali­zó su pareja. 

2021.03.31.Dia.de.la.visibilidad.trans.marcha.por.Tehuel.IB-17
(Ima­gen: Iván Brai­lovsky para La tinta)

Días des­pués, en un ope­ra­ti­vo en la casa de Ramos, la poli­cía encon­tró el telé­fono de Tehuel incen­dia­do y pren­das que le per­te­ne­cían, reco­no­ci­das por su fami­lia. El acu­sa­do ‑con­de­na­do en 2009 por una cau­sa por homi­ci­dio y denun­cia­do por abu­so sexual en 2020- fue dete­ni­do. A tra­vés del aná­li­sis de la ante­na de ras­treo, se ubi­có el celu­lar de Tehuel en la zona de la casa de Ramos, el mis­mo 11 de mar­zo, entre las 19:30 y las 00:30 horas. Des­de el 28 de mar­zo, tam­bién está dete­ni­do Oscar Mon­tes, ami­go de Ramos, quien se negó a decla­rar y está acu­sa­do de “encu­bri­mien­to en con­cur­so real con fal­so tes­ti­mo­nio”. Su deten­ción se des­pren­de de haber encon­tra­do, en el celu­lar de Ramos, una foto en la que apa­re­cen los dos hom­bres y el joven trans en la casa de Mon­tes. Veró­ni­ca, la her­ma­na de Tehuel, con­tó en varios medios que era un chi­co muy fami­lie­ro, que se encar­ga­ba de los man­da­dos y algu­nas tareas de la casa, y que se encon­tra­ba en la bús­que­da de tra­ba­jo. “Cuan­do yo lle­ga­ba, le pedía que me haga algún man­da­do, tomá­ba­mos mates, com­par­tía­mos muchas cosas, es muy diver­ti­do”, agre­gó. A Tehuel le fal­ta un año para ter­mi­nar la escue­la secun­da­ria. Aban­do­nó para poder “aga­rrar más chan­gas”, tales como cor­tar el pas­to o ven­der cosas de pana­de­ría. “Vivían el día a día, era nece­sa­rio su apor­te en la casa”, dijo su hermana.

Dere­cho al Tra­va­jo

En sep­tiem­bre del año pasa­do, por Decre­to pre­si­den­cial, el Cupo Labo­ral para per­so­nas tra­ves­tis, tran­se­xua­les y trans­gé­ne­ro en el sec­tor públi­co nacio­nal se con­vir­tió en nor­ma­ti­va, para garan­ti­zar un míni­mo del 1% de la tota­li­dad de car­gos y con­tra­tos para elles. Si bien varias pro­vin­cias, muni­ci­pios y uni­ver­si­da­des adhi­rie­ron e imple­men­ta­ron medi­das en res­pues­ta a la deman­da his­tó­ri­ca de los acti­vis­mos disi­den­tes, hay una difi­cul­tad en avan­zar en la real imple­men­ta­ción de la nor­ma­ti­va. Cór­do­ba es un caso don­de no hay un régi­men jurí­di­co, esta­tal ni pri­va­do que obli­gue a cum­plir con los cupos labo­ra­les y sí pro­yec­tos legis­la­ti­vos pen­dien­tes de tratamiento.

Ivan­na Agui­le­ra, pri­me­ra mujer trans que ocu­pa un car­go den­tro de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cór­do­ba (UNC), refe­ren­te del Área Trans – Tra­ves­ti y Géne­ro No Bina­rio de la Facul­tad de Filo­so­fía y Huma­ni­da­des, afir­mó a La tin­ta: “La polí­ti­ca de inclu­sión trans tra­ves­ti de Cór­do­ba es solo dis­cur­sos y una esce­no­gra­fía. Hacen uso y abu­so de las nece­si­da­des de las com­pa­ñe­ras y sos­tie­nen sola­men­te una esce­no­gra­fía. No hay polí­ti­cas para la ver­da­de­ra inclu­sión trans. Siguen ponién­do­nos pla­nes socia­les que man­tie­nen un círcu­lo de pre­ca­rie­dad. Nos inclu­ye­ron en los ser­vi­do­res urba­nos que es muy poca plata”.

En tiem­pos de pre­ca­rie­dad labo­ral y ube­ri­za­ción de los tra­ba­jos a los que acce­den las juven­tu­des, el empleo digno es una urgen­cia y, para el colec­ti­vo tra­ves­ti trans, una deu­da de la demo­cra­cia. Está cla­ro que el cupo no resuel­ve el pro­ble­ma, pero “no adhe­rir a la ley de cupo labo­ral sig­ni­fi­ca seguir estan­do por fue­ra del dere­cho; en la mar­gi­na­li­dad; en las esqui­nas pros­ti­tu­yén­do­nos, con lo que eso con­lle­va; que se agra­ve la pro­ble­má­ti­ca de las per­so­nas trans y tra­ves­tis”, expre­só Agui­le­ra a La tinta.

2021.03.31.Dia.de.la.visibilidad.trans.marcha.por.Tehuel.IB-14
(Ima­gen: Iván Brai­lovsky para La tinta)

Un infor­me de la Aso­cia­ción de Tra­ves­tis, Tran­se­xua­les y Trans­gé­ne­ros de Argen­ti­na (ATTTA), y la Fun­da­ción Hués­ped, rea­li­za­do en el año 2014 ‑la fal­ta de datos ofi­cia­les tam­bién habla de la invi­si­bi­li­za­ción del colec­ti­vo trans y travesti‑, da cuen­ta de la esca­sa ter­mi­na­li­dad edu­ca­ti­va. Aun­que la mayo­ría ingre­só al sis­te­ma de edu­ca­ción for­mal, es muy fre­cuen­te la deser­ción: entre los mayo­res de 18 años, 6 de cada 10 muje­res y 7 de cada 10 hom­bres trans aban­do­na­ron el secun­da­rio, y la gran mayo­ría de muje­res trans dicen haber sido dis­cri­mi­na­das en las escue­las: 7 de cada 10, por sus com­pa­ñe­ros de cla­se y 4 de cada 10, por sus direc­to­res y pro­fe­so­res. El estu­dio reve­la que, des­pués de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro, san­cio­na­da en el 2012, 1 de cada 10 muje­res y 3 de cada 10 hom­bres trans retor­na­ron al sis­te­ma edu­ca­ti­vo. La expe­rien­cia del Bachi­lle­ra­to Popu­lar Trans Mocha Celis en la Ciu­dad de Bue­nos Aires, una de las úni­cas secun­da­rias públi­cas y gra­tui­tas para per­so­nas trans y tra­ves­tis del mun­do, debe ser un faro para pen­sar y mul­ti­pli­car for­mas edu­ca­ti­vas con acre­di­ta­ción, pero crea­das des­de la pers­pec­ti­va de géne­ros y diversidades.

Los silen­cios mediá­ti­cos y la expre­sión mediá­ti­ca de la discriminación

La Ley 26.743 de Dere­cho a la Iden­ti­dad de géne­ro ‑san­cio­na­da en mayo del 2012- es cla­ra: toda per­so­na tie­ne dere­cho a ser tra­ta­da de acuer­do con su iden­ti­dad de géne­ro y, en par­ti­cu­lar, a ser iden­ti­fi­ca­da de ese modo en los ins­tru­men­tos que acre­di­tan su iden­ti­dad res­pec­to de el/​los nombre/​s de pila, ima­gen y sexo-géne­ro con los que allí es registrada.

En rela­ción a los medios, la Ley 26.522 de Ser­vi­cios de Comu­ni­ca­ción Audio­vi­sual ‑san­cio­na­da en octu­bre del 2009‑, y que regu­la los ser­vi­cios pri­va­dos y esta­ta­les de comu­ni­ca­ción en la Argen­ti­na, esta­ble­ce entre sus obje­ti­vos: “Pro­mo­ver la pro­tec­ción y sal­va­guar­da de la igual­dad entre hom­bres y muje­res, y el tra­ta­mien­to plu­ral, igua­li­ta­rio y no este­reo­ti­pa­do, evi­tan­do toda dis­cri­mi­na­ción por géne­ro u orien­ta­ción sexual”.


La bate­ría de nor­ma­ti­vas que amplia­ron dere­chos en estos últi­mos años son muchas y de las más avan­za­das en la región. Sin embar­go ‑y no vamos a decir nin­gu­na novedad‑, los medios de comu­ni­ca­ción en Argen­ti­na siguen sin cum­plir y siguen refor­zan­do dis­cri­mi­na­cio­nes, este­reo­ti­pos transodian­tes y legi­ti­man­do prác­ti­cas de odio


El abor­da­je de la des­apa­ri­ción de Tehuel demues­tra, una vez más, que no alcan­za lo que tene­mos. En nume­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción (y no sólo los clá­si­cos del perio­dis­mo anti dere­chos y medie­va­les, esos a los que noso­tres les deci­mos que #noson­co­le­gas), hubo muchas difi­cul­ta­des para nom­brar a Tehuel, con­fu­sio­nes sobre su iden­ti­dad de géne­ro. Su fami­lia se mos­tró “ofus­ca­da” por algo tan bási­co como su dere­cho a la iden­ti­dad de géne­ro como varón trans. 

2021.03.31.Dia.de.la.visibilidad.trans.marcha.por.Tehuel.IB-46
(Ima­gen: Iván Brai­lovsky para La tinta)

Según los últi­mos datos reco­lec­ta­dos por el Obser­va­to­rio Nacio­nal de Crí­me­nes de Odio LGTB ‑coor­di­na­do por ATTTA, la Fede­ra­ción Argen­ti­na LGTB y la Defen­so­ría del Pue­blo de la Ciu­dad de Bue­nos Aires‑, en nues­tro país, la expec­ta­ti­va de vida pro­me­dio para per­so­nas trans tra­ves­tis es de 35 a 40 años. Nos due­le repe­tir estos datos: las cau­sas son los trans­fe­mi­ci­dios ‑crí­me­nes de odio- o por enfer­me­da­des pre­ve­ni­bles que se agra­van por fal­ta de tra­ta­mien­to médi­co y la inte­gra­li­dad de la salud que se ve afec­ta­da por la mar­gi­na­li­dad de que­dar fue­ra de sus fami­lias, escue­la, tra­ba­jo, afectos. 


La visi­bi­li­dad es un camino de rei­vin­di­ca­ción de las exis­ten­cias trans, de lucha y de resis­ten­cia, pero que hoy tam­bién asu­me ries­gos, en una región de avan­ce de los con­ser­va­du­ris­mos y las vio­len­cias transodian­tes pre­sen­tes en dis­tin­tos nive­les: en lo más fami­liar y cer­cano, y en lo macro del Esta­do, la poli­cía, el poder judi­cial, el sis­te­ma sani­ta­rio, las escue­las, etc.  


Hoy, nos fal­ta Tehuel. Y vos: ¿qué vas hacer para que este tiem­po sea un poco más jus­to y ama­ble para las vidas trans? ¿Has­ta cuán­do vamos a sopor­tar esto?

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *