Pue­blos ori­gi­na­rios. Villa La Angos­tu­ra gri­ta jun­to a noso­tres «Bas­ta de terricidio»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de abril de 2021.

Fue­ron lle­gan­do de a poco las per­so­nas a la pla­za prin­ci­pal de Villa la Angos­tu­ra, nos reco­no­cie­ron por la weñul­fe y la ban­de­ra con nues­tra deman­da: Bas­ta de Terri­ci­dio. Quie­nes pri­me­ro se acer­ca­ron fue­ron pu lam­gen mapu­che, uno de ellos tie­ne su espa­cio en la Radio Comu­ni­ta­ria «El ore­jano», quien casual­men­te (o no tan­to) ya se había con­tac­ta­do con nues­tras her­ma­nas cami­nan­tes del nor­te. Más coin­ci­den­cias se dan cuan­do lle­ga­mos a la Villa en medio de una noti­fi­ca­ción de des­alo­jo de la Lof Pai­chil Antrao y un caso recien­te de femi­ci­dio que con­mo­vió com­ple­ta­men­te al pue­blo e impul­só una orga­ni­za­ción de muje­res y disi­den­cias nun­ca antes vis­ta.
«Esta­mos des­per­tan­do» dicen las com­pa­ñe­ras.
Cuer­pos-terri­to­rio por­ta­vo­ces de la indig­na­ción fren­te al terri­ci­dio fue­ron acer­cán­do­se a escu­char, per­so­nas que como noso­tras no quie­ren estar en sus casas sin hacer nada vinie­ron al encuen­tro en la pla­za, can­sa­des, con impo­ten­cia y fuer­tes áni­mos de com­ba­tir tan­ta vio­len­cia.
El caso de Gua­da­lu­pe, ase­si­na­da por su expa­re­ja en pleno cen­tro del pue­blo, lue­go de 5 denun­cias que una vez más no fue­ron escu­cha­das deci­mos: es femi­ci­dio, es terri­ci­dio.
Tam­bién la situa­ción que trae una com­pa­ñe­ra bri­ga­dis­ta de par­ques nacio­na­les, que a pesar de estar hace 11 años y cono­cer el bos­que como a su pro­pia mano, no es pasa­da a plan­ta per­ma­nen­te, cobra menos que sus com­pa­ñe­ros, sufre bur­las y abu­sos y aún así con fuer­za denun­cia a los gober­nan­tes, a par­ques nacio­na­les y com­par­te que el bos­que que visi­ta­mos es una «bom­ba de tiem­po», suma­do a que no hay infra­es­truc­tu­ra algu­na si lle­gan a incen­diar­lo.
El turis­mo terri­ci­da fomen­ta­do des­de y para los ricos, aten­ta con­tra la armo­nía de las cos­tas del lago, atur­de con sus moto­res y corrom­pe con fal­sas pro­me­sas de progreso.

Nos due­len tam­bién y pro­fun­da­men­te, los rela­tos que refle­jan la colo­ni­za­ción enquis­ta­da den­tro de las comu­ni­da­des, la vio­len­cia reli­gio­sa ejer­ci­da por el evan­ge­lis­mo que ale­ja a nuestrxs lam­gen de la espi­ri­tua­li­dad ances­tral, gene­ran­do dis­cor­dias, divi­sión, abu­sos y más vio­len­cia.
Por todo esto, segui­mos cami­nan­do para sanar, suman­do cami­nan­tes y así a nuestrxs ancestrxs, con ellxs somos miles.
Mari­ci­weu! Jalla­lla! Jay­lli!
📌Para más infor­ma­ción y cola­bo­ra­cio­nes comu­ní­ca­te al mail [email protected]​gmail.​com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *