India. Mue­ren al menos 22 mili­ta­res indios por un enfren­ta­mien­to con gue­rri­lle­ros maoís­tas /​Lar­ga his­to­ria de lucha de la insur­gen­cia naxalita

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de abril de 2021.

Al menos 22 mili­ta­res indios han muer­to por un enfren­ta­mien­to con rebel­des maoís­tas en el esta­do de Chhat­tis­garh, situa­do en el cen­tro del país y esce­na­rio de una macro ope­ra­ción con­tra la insur­gen­cia en la que han par­ti­ci­pa­do más de 2.000 miem­bros de las fuer­zas de seguridad.

La ope­ra­ción se lan­zó el sába­do des­de los dis­tri­tos de Suk­ma y Bija­pur, con­si­de­ra­dos bas­tio­nes rebel­des. En esta últi­ma zona, los maoís­tas ten­die­ron una embos­ca­da a un gru­po de mili­ta­res que se sal­dó con al menos 22 falle­ci­dos y un des­apa­re­ci­do, según fuen­tes ofi­cia­les cita­das este domin­go por el perió­di­co ‘Times of India’.

El pri­mer minis­tro, Naren­dra Modi, ya difun­dió el sába­do un men­sa­je en Twit­ter en el que daba el pésa­me por «los sacri­fi­cios de los valien­tes már­ti­res» caí­dos en com­ba­te, sin saber aún que se tra­ta­ba de uno de los ata­ques más mor­tí­fe­ros sufri­dos recien­te­men­te en la lucha con­tra la insurgencia.

El minis­tro del Inte­rior, Amit Shah, tam­bién ha expre­sa­do este domin­gos­sus con­do­len­cias, ala­ban­do igual­men­te el «valor» de los caí­dos. «Segui­re­mos con nues­tra lucha con­tra los enemi­gos de la paz y el pro­gre­so», ha adver­ti­do en su cuen­ta oficial.

El enfren­ta­mien­to ha teni­do lugar ape­nas unos días des­pués de que cin­co poli­cías murie­ran y otros 14 resul­ta­ran heri­dos en el dis­tri­to de Nar­yan­pur, tam­bién en Chhat­tis­garh, des­pués de que los gue­rri­lle­ros deto­na­ran un arte­fac­to al paso de un autobús.

Las fuer­zas de segu­ri­dad esta­rían inves­ti­gan­do el para­de­ro de uno de los prin­ci­pa­les líde­res del ile­ga­li­za­do Par­ti­do Comu­nis­ta de India (Maois­ta) Mad­vi Hid­ma, vin­cu­la­do a una serie de aten­ta­dos, infor­ma la cade­na NDTV.

La revo­lu­ción naxa­li­ta: maoís­mo y gue­rra en el cora­zón de la India

La revolución naxalita: maoísmo y guerra en el corazón de la India
Fuen­te: Revo­lu­tion in South Asia

Los naxa­li­tas con­tra el Esta­do indio

Aun­que el Par­ti­do Comu­nis­ta Indio (Maoís­ta) se fun­dó for­mal­men­te en 2004 tras la con­fluen­cia de otros dos par­ti­dos comu­nis­tas del país, sus orí­ge­nes se remon­tan a fina­les de los años 60 del siglo XX, en el esta­do de Ben­ga­la Occi­den­tal. El levan­ta­mien­to comen­za­ría con­cre­ta­men­te el 25 de mayo de 1967 cuan­do una patru­lla de poli­cía en la aldea de Naxal­ba­ri —la que dio el nom­bre al movi­mien­to— fue ata­ca­da con arcos y fle­chas. A la vez, los insur­gen­tes se harían con el con­trol de las pro­pie­da­des de un terra­te­nien­te local.

La India, uno de los paí­ses más gran­des del mun­do por exten­sión, cuen­ta con varios fren­tes abier­tos. Las ten­sio­nes y los terri­to­rios en dispu­ta se acu­mu­lan en el nor­te fren­te a dos paí­ses alia­dos: Pakis­tán y China.

Tenien­do en cuen­ta que por aquel enton­ces la pobla­ción rural de la India supe­ra­ba el 80% —hoy es cer­ca­na al 70%—, no es de extra­ñar que las ideas de Mao, que sus­ti­tui­ría al pro­le­ta­ria­do por el cam­pe­si­na­do como la cla­se des­ti­na­da a ser la van­guar­dia de la revo­lu­ción, encon­tra­ran su nicho en el país de Gandhi. Lo que los gober­nan­tes de Delhi tal vez no espe­ra­ban es que lo que comen­zó como una insu­rrec­ción cam­pe­si­na a casi 1.500 kiló­me­tros de la capi­tal se con­ver­ti­ría en la mayor ame­na­za para la esta­bi­li­dad del país, tan solo supe­ra­da por el con­flic­to en Cache­mi­ra. Los naxa­li­tas decla­ra­rían la gue­rra con­tra lo que con­si­de­ran un Esta­do bur­gués, semi­feu­dal y cla­sis­ta con el obje­ti­vo de lan­zar al cam­pe­si­na­do al lide­raz­go de la nación y alcan­zar la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca de tipo socia­lis­ta. El obje­ti­vo fun­da­men­tal de sus ata­ques serían los fun­cio­na­rios del Gobierno y los terra­te­nien­tes, de los que muchas veces extraen el dine­ro nece­sa­rio para finan­ciar y con­ti­nuar la lucha.

De las fle­chas a los fusiles

Los naxa­li­tas encon­tra­ron sus prin­ci­pa­les bases de apo­yo entre los alre­de­dor de 84 millo­nes de adi­va­sis, la pobla­ción indí­ge­na del sub­con­ti­nen­te y posi­ble­men­te sus pobla­do­res más anti­guos. Des­cas­ta­dos, empo­bre­ci­dos, sin posi­bi­li­dad de acce­der a la pro­pie­dad de la tie­rra, con tasas de alfa­be­ti­za­ción que no lle­gan al 15 % en el caso de las muje­res y sobre­vi­vien­do a base de un sis­te­ma de agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia, ale­ja­dos de la mayor par­te de los pro­yec­tos de desa­rro­llo de la India y caren­tes de ser­vi­cios bási­cos e infra­es­truc­tu­ras, el pue­blo adi­va­si encon­tra­ría en las ideas de Mao el com­bus­ti­ble per­fec­to para poner en mar­cha su lucha.

A los pro­ble­mas de sub­de­sa­rro­llo se uni­ría la vio­len­cia de las com­pa­ñías extrac­ti­vas, las cua­les ansían acce­der a los sucu­len­tos recur­sos mine­ra­les que aguar­dan bajo el sub­sue­lo de las tie­rras de los adi­va­sis. Con ello, como ocu­rre en otros tan­tos pun­tos del pla­ne­ta, la rique­za mine­ral se tor­na en una ame­na­za para gran­des exten­sio­nes de terri­to­rio vir­gen al poner en peli­gro los recur­sos de los que millo­nes de per­so­nas depen­den y des­pla­zar­los de mane­ra for­zo­sa, caren­tes de pro­tec­ción legal. Con todos estos ingre­dien­tes sobre el terreno, las lla­mas de la gue­rra pren­die­ron con fuer­za y has­ta nues­tros días no se han extinguido.

Des­de el inci­den­te en Naxal­ba­ri, el levan­ta­mien­to evo­lu­cio­na­ría en un com­ple­jo movi­mien­to que, de aldea en aldea y dis­tri­to a dis­tri­to, logra­ría atraer a miles de adi­va­sis, exten­der­se por has­ta 16 esta­dos —prác­ti­ca­men­te un cuar­to del gigan­tes­co país— y crear cone­xio­nes con los maoís­tas del país vecino —Nepal—, apro­ve­chán­do­se de las impe­ne­tra­bles sel­vas del cen­tro de la India para desa­rro­llar la lucha gue­rri­lle­ra y for­man­do lo que se deno­mi­na­ría el Corre­dor Rojo. El gru­po lle­ga­ría a con­gre­gar a más de 10.000 com­ba­tien­tes y más de 40.000 cua­dros polí­ti­cos y redes de apo­yo loca­les, que reco­rren más de 90.000 kiló­me­tros cua­dra­dos de pue­blo en pue­blo. En las entra­ñas del corre­dor, los maoís­tas esta­ble­cie­ron estruc­tu­ras de gobierno para­le­las e implan­ta­ron su pro­pio sis­te­ma impo­si­ti­vo, de edu­ca­ción, sani­dad y jus­ti­cia. Ini­cia­ron ade­más pro­gra­mas de ayu­da y for­ma­ción para los cam­pe­si­nos des­ti­na­dos a mejo­rar sus téc­ni­cas de cultivo.

A su vez, en las entra­ñas de la jun­gla se impon­dría un estric­to y espar­tano modo de vida: una man­ta por cada dos, una mis­ma ración de comi­da, un boti­quín bási­co. La vida comu­ni­ta­ria man­da: todo es colec­ti­vo y está mar­ca­do por la dis­ci­pli­na mili­tar y la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca. Bajo el ampa­ro de los árbo­les, los lucha­do­res de Mao apren­die­ron tam­bién a mane­jar armas de fue­go y a dise­ñar sus pro­pios explo­si­vos. Con todo ello, los revo­lu­cio­na­rios ter­mi­na­ron desa­rro­llan­do una estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va muy com­ple­ja, con ramas mili­ta­res y polí­ti­cas cla­ra­men­te dife­ren­cia­das y divi­sio­nes terri­to­ria­les. Así, al ampa­ro del bos­que y finan­cián­do­se a tra­vés de dona­cio­nes, impues­tos, extor­sión y trá­fi­co de made­ra, fue cómo los maoís­tas con­si­guie­ron sobre­vi­vir has­ta nues­tros días.

El pre­cio de la revo­lu­ción se paga en sangre

El con­flic­to se ha cobra­do más de 10.000 vidas des­de 1980 y ha pro­vo­ca­do el des­pla­za­mien­to de millo­nes de per­so­nas. Des­gra­cia­da­men­te para los adi­va­sis, la lucha entre maoís­tas y el Gobierno esca­la­ría has­ta nive­les insos­pe­cha­dos y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un fue­go cru­za­do sin hori­zon­te visi­ble don­de eran pre­ci­sa­men­te ellos, los indí­ge­nas en nom­bre de los cua­les se había ini­cia­do la gue­rra, los que se lle­va­rían la peor par­te, sufrien­do los abu­sos tan­to de la gue­rri­lla como de las fuer­zas que el Esta­do indio envia­ría para combatirla.

La estra­te­gia fun­da­men­tal del Gobierno para aca­bar con los revo­lu­cio­na­rios fue la mano de hie­rro de los mili­ta­res, lo que con­vir­tió defi­ni­ti­va­men­te el Corre­dor Rojo en una zona de gue­rra a la vez que ali­men­tó el apo­yo de la pobla­ción local a los maoís­tas, alzan­do así un movi­mien­to local en nacio­nal. Has­ta 40.000 sol­da­dos per­ma­ne­cen aún hoy en la zona, entre ellos varios bata­llo­nes de las fuer­zas espe­cia­les equi­pa­dos con la mejor tec­no­lo­gía del ejér­ci­to indio, a los que se suman las fuer­zas de la poli­cía. La cifra de muer­tos no ha cesa­do de cre­cer. Solo entre 2012 y 2015 se regis­tra­ron 500 com­ba­tes con­tra la gue­rri­lla, con has­ta 800 bajas entre las fuer­zas de segu­ri­dad, 111 rebel­des y más de 2.000 víc­ti­mas civi­les.

Asi­mis­mo, el Gobierno del esta­do de Chhat­tis­garh, uno de los terri­to­rios don­de la gue­rri­lla es más acti­va, ini­ció en 2005 la crea­ción de un cuer­po para­mi­li­tar: la deno­mi­na­da Sal­wa Judum, for­ma­da por jóve­nes adi­va­sis reclu­ta­dos de entre la pobla­ción local, moti­va­dos por los incen­ti­vos eco­nó­mi­cos y por la opor­tu­ni­dad de tomar ven­gan­za con­tra los abu­sos de los maoís­tas. A pesar del nom­bre —‘Mar­cha por la Paz’ en gon­di — , el cuer­po se tor­na­ría en un mons­truo vio­len­to for­ma­do por más de 5.000 miem­bros que entró en las mis­mas diná­mi­cas de abu­sos y ame­na­zas de ambos ban­dos some­tien­do a los loca­les acu­sa­dos de cola­bo­rar con los maoís­tas a lin­cha­mien­tos, la des­truc­ción de sus hoga­res y vio­la­cio­nes —has­ta 99 en sola­men­te dos años—. Pos­te­rior­men­te, a raíz de las denun­cias que se les impon­drían des­de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, sus miem­bros se irían inte­gran­do pro­gre­si­va­men­te en las fuer­zas de segu­ri­dad esta­ta­les. En 2011 un tri­bu­nal los con­si­de­ra­ría ile­ga­les y decre­tó su inme­dia­to desar­me y diso­lu­ción. Sin embar­go, sim­ple­men­te se crea­ría un cuer­po ad hoc para absor­ber­los, la Fuer­za Auxi­liar de Poli­cía Arma­da del Chhat­tis­garh, con lo que sus crí­me­nes no dejan de aumen­tar de mane­ra impune.

Si no era sufi­cien­te con enfren­tar­se a la fuer­za bru­ta pro­ce­den­te de mil ban­dos, los adi­va­sis se verían tam­bién atra­pa­dos en la tela­ra­ña de la lega­li­dad india. Las auto­ri­da­des comen­za­ron a uti­li­zar la ley como arma de gue­rra para for­zar a los habi­tan­tes loca­les a cola­bo­rar en con­tra de los maoís­tas, obli­gán­do­les a dela­tar a otros. La poli­cía sim­ple­men­te incluía sus nom­bres en lis­tas negras de supues­tos maoís­tas, con lo que los ponían en ries­go de deten­ción cons­tan­te. Al cho­car de fren­te con­tra la corrup­ción y la impu­ni­dad de las fuer­zas de segu­ri­dad —que hin­chan las lis­tas de mane­ra arbi­tra­ria y con base en pis­tas fal­sas — , muchos adi­va­sis opta­rían por coope­rar, aun­que fue­ra con acu­sa­cio­nes fal­sas. Los acti­vis­tas que han inten­ta­do denun­ciar la situa­ción se han vis­to silen­cia­dos, en oca­sio­nes inclu­yén­do­los tam­bién en las lis­tas. Para salir de la lis­ta negra, los acu­sa­dos se rin­den de mane­ra volun­ta­ria y públi­ca; de esta for­ma, los perió­di­cos se lle­nan de titu­la­res sobre vic­to­rias poli­cia­les con­tra los insurgentes.

A la vez, los naxa­li­tas tam­bién han ter­mi­na­do lle­van­do a cabo abu­sos con­tra la pobla­ción en su lucha con­tra el Gobierno indio, afe­rrán­do­se a la extor­sión —a empre­sa­rios, fun­cio­na­rios loca­les y terra­te­nien­tes, prin­ci­pal­men­te— y a la vio­len­cia como garan­tía de super­vi­ven­cia. Asi­mis­mo, han crea­do un círcu­lo vicio­so de sub­de­sa­rro­llo para impe­dir el desa­rro­llo de infra­es­truc­tu­ras y difi­cul­tar así la pene­tra­ción del Esta­do, lo que garan­ti­za su con­trol sobre el terri­to­rio y per­pe­túa unas con­di­cio­nes mate­ria­les pre­ca­rias que son la cla­ve de su poder de reclu­ta­mien­to. Han sido acu­sa­dos ade­más de arbi­tra­rie­dad en sus obje­ti­vos, obse­sio­na­dos con el espio­na­je y los trai­do­res y for­zan­do a aldea­nos ino­cen­tes a actuar como infor­ma­do­res a cam­bio de sal­var la vida.

Un pro­ble­ma de desa­rro­llo y democracia

Más allá de a quién se quie­ran car­gar las cul­pas y los crí­me­nes de gue­rra, lo cier­to es que sus raí­ces no han sido arran­ca­das y son los adi­va­sis los que car­gan con los muer­tos, el ham­bre y el sufri­mien­to. Así pues, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y de desa­rro­llo sigue sien­do la cau­sa fun­da­men­tal del con­flic­to. Prue­ba de ello es que en aque­llos luga­res don­de se han cons­trui­do carre­te­ras la vio­len­cia ha dis­mi­nui­do. No obs­tan­te, el 41% del terri­to­rio sigue cubier­to por una impe­ne­tra­ble sel­va en cuya espe­su­ra las comu­ni­da­des per­ma­ne­cen ais­la­das. Saber com­bi­nar la comu­ni­ca­ción entre las comu­ni­da­des —faci­li­tan­do con ello el acce­so a hos­pi­ta­les, escue­las, fuen­tes de ener­gía eléc­tri­ca y agua corrien­te— y el desa­rro­llo de la indus­tria y redes comer­cia­les —con el res­pe­to al eco­sis­te­ma, del cual sus vidas y sus ingre­sos depen­den— es por ello la cla­ve para ter­mi­nar con el con­flic­to. Se nece­si­ta ade­más un mode­lo de gober­na­bi­li­dad que haga a los aldea­nos par­tí­ci­pes de las deci­sio­nes polí­ti­cas y de los pro­yec­tos de desa­rro­llo, tan­to de su ges­tión como de sus beneficios.

Para ello, por supues­to, será nece­sa­rio que el Gobierno indio inno­ve en sus estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia y dis­mi­nu­ya el uso de la fuer­za bru­ta en favor de la nego­cia­ción con los gue­rri­lle­ros y las inver­sio­nes en desa­rro­llo a la vez que desa­rro­lla los ins­tru­men­tos lega­les nece­sa­rios para ase­gu­rar la ren­di­ción de cuen­tas, la com­pen­sa­ción a las víc­ti­mas, la rein­ser­ción de com­ba­tien­tes y el fin de la corrup­ción. Igual­men­te, será nece­sa­rio crear una úni­ca estra­te­gia para resol­ver el con­flic­to, pues, al estar la segu­ri­dad en manos de los dife­ren­tes esta­dos, no se ha desa­rro­lla­do has­ta aho­ra una ver­da­de­ra y uni­fi­ca­da hoja de ruta y, mien­tras unas auto­ri­da­des nego­cia­ban, otras com­ba­tían sin mesu­ra.

Los com­ba­tien­tes se mue­ven por la sel­va con dis­cre­ción, trans­por­tan­do todo lo que tie­nen: su arma, su peta­te y unas pocas pro­vi­sio­nes. Fuen­te: Al Jazee­ra

Solo con ello se con­se­gui­rá la esta­bi­li­dad nece­sa­ria como para que las empre­sas pri­va­das ini­cien tam­bién pro­yec­tos en el Corre­dor Rojo sin que ello vaya en per­jui­cio de los dere­chos de los adi­va­sis. Mien­tras tan­to, la cifra de muer­tos sigue aumen­tan­do y tam­bién la de deser­to­res entre las filas naxa­li­tas, debi­li­ta­das por el decli­ve en su popu­la­ri­dad tras 53 años de gue­rra y los pro­ble­mas de finan­cia­ción y moti­va­das por las polí­ti­cas de desar­me del Gobierno, que faci­li­ta indem­ni­za­cio­nes e inclu­so ofre­ce peque­ños tra­ba­jos a cam­bio de dejar las armas. Con ello se da la opor­tu­ni­dad de aban­do­nar la cru­de­za de la vida en la sel­va y el sufri­mien­to de la guerra.

La reco­no­ci­da escri­to­ra Arun­dathi Roy y su via­je al cora­zón de la guerrilla

https://​des​in​for​me​mo​nos​.org/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​0​9​/​0​8​/​C​a​m​i​n​a​n​d​o​c​o​n​l​o​s​c​a​m​a​r​a​d​a​s​.​pdf

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *