Bra­sil. Los mili­ta­res en un calle­jón sin salida

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de abril de 2021. 

Bra­sil sigue aho­ga­do en la cre­cien­te ola de coro­na­vi­rus, que diez­mó ofi­cial­men­te más de 335 mil vidas. Estu­dios rea­li­za­dos por hos­pi­ta­les y ava­la­dos por espe­cia­lis­tas, médi­cos y cien­tí­fi­cos seña­lan que has­ta el pasa­do vier­nes serían 443 mil.

Menos de cin­co por cien­to de los 5570 muni­ci­pios bra­si­le­ños tie­nen 443 mil habitantes.

Con alre­de­dor de tres por cien­to de la pobla­ción mun­dial, Bra­sil tuvo has­ta aho­ra 33 por cien­to del total de víc­ti­mas fata­les de covid-19. Son núme­ros asus­ta­do­res: en una úni­ca jor­na­da, la del 31 de mar­zo, el mun­do regis­tró 11.769 muer­tes, de las cua­les 3.869 fue­ron en Brasil.

No hay ves­ti­gio de luz en el hori­zon­te. Al con­tra­rio: varios espe­cia­lis­tas advier­ten sobre el alto ries­go de que se lle­gue a 500 mil muer­tos antes del fin de abril. Y la actua­ción del ultra­de­re­chis­ta y des­equi­li­bra­do Jair Bol­so­na­ro con­tri­bu­yó y con­tri­bu­ye de mane­ra deci­si­va para esa tragedia.

No sin razón ese esper­pen­to es lla­ma­do geno­ci­da. Enca­be­za un gobierno de nuli­da­des cóm­pli­ces con lo que él pro­mue­ve. Y los que coman­dan el Con­gre­so y se nie­gan a extir­par­lo, son igual de cómplices.

Ante a esa tra­ge­dia sin ante­ce­den­tes en la his­to­ria bra­si­le­ña, sal­ta una pre­gun­ta: ¿y los militares?

Al fin y al cabo, el gobierno del Geno­ci­da es total­men­te mili­ta­ri­za­do. Son como seis mil, la mitad de ellos acti­vos, espar­ci­dos por todas par­tes. Más de la mitad de las esta­ta­les son con­tro­la­das por uni­for­ma­dos. Casi la mitad de los minis­te­rios también.

El Geno­ci­da solo lle­gó a la pre­si­den­cia por­que en 2018 el coman­dan­te máxi­mo del Ejér­ci­to, Eduar­do Villas Boas, advir­tió a la Cor­te Supre­ma que si con­ce­día el habeas cor­pus pedi­do por Lula, habría fuer­te reac­ción de los militares.

Un ata­que a la demo­cra­cia, pero típi­co de la pos­tu­ra per­ma­nen­te de las Fuer­zas Arma­das de mi país: ame­na­zar a las ins­ti­tu­cio­nes. Y cuan­do las ame­na­zas fallan, destrozarlas.

La actual gene­ra­ción que enca­be­za las fuer­zas arma­das fue crea­da y ceba­da bajo la dic­ta­du­ra: eran todos jóve­nes apren­di­ces de golpista.

La sumi­sión de la cor­te supre­ma abrió camino a la con­duc­ción del peor, más abyec­to y más des­equi­li­bra­do pre­si­den­te de la his­to­ria de la Repú­bli­ca. Y para la ins­ta­la­ción de este gobierno militarizado.

El pasa­do lunes esta­lló una cri­sis entre Bol­so­na­ro y el Ejér­ci­to. De mane­ra tru­cu­len­ta el pre­si­den­te ful­mi­nó a su minis­tro de Defen­sa, gene­ral reti­ra­do Fer­nan­do Aze­ve­do e Silva.

Como reac­ción inme­dia­ta, los coman­dan­tes de las tres fuer­zas renun­cia­ron a sus pues­tos. Pese a eso, y como for­ma de mos­trar auto­ri­dad abso­lu­ta, Bol­so­na­ro los cesó.

A la hora de ele­gir los nue­vos jefes, otro impa­se: para la Fuer­za Aérea y la Mari­na, nin­gún problema.

Ya en el Ejér­ci­to el esce­na­rio se ten­sio­nó. El pre­si­den­te que­ría uno de su con­fian­za, pero los miem­bros del Alto Coman­do le envia­ron una lis­ta con tres otros nom­bres. Aco­sa­do sin preám­bu­los, fue obli­ga­do a nom­brar al gene­ral Pau­lo Cesar Noguei­ra, pre­ci­sa­men­te el esto­pín que hizo esta­llar la cri­sis y el cese del minis­tro de Defen­sa, gene­ral Aze­ve­do e Silva.

Irri­ta­do con decla­ra­cio­nes de Noguei­ra a la pren­sa, defen­dien­do medi­das de ais­la­mien­to social y el uso de mas­ca­ri­llas, Bol­so­na­ro había pre­sio­na­do al enton­ces coman­dan­te del Ejér­ci­to, gene­ral Edson Pujol, para que san­cio­na­ra al subor­di­na­do. Fren­te a la nega­ti­va de Pujol, pre­sio­nó al enton­ces minis­tro de Defen­sa, que tam­po­co acep­tó la misión.

Bol­so­na­ro ya había adver­ti­do a ambos ante­rior­men­te, exi­gien­do, en vano, que con­de­na­sen la ini­cia­ti­va de la Cor­te Supre­ma de anu­lar los jui­cios com­pro­ba­da­men­te mani­pu­la­dos con­tra el ex pre­si­den­te Lula, devol­vién­do­le la posi­bi­li­dad de pos­tu­lar­se a elecciones.

La sema­na ter­mi­nó con un ambien­te muy ten­so e inten­so en Bra­sil. Que­dó cla­ro que las reite­ra­das insi­nua­cio­nes de Bol­so­na­ro de que podría adop­tar medi­das de fuer­za con res­pal­do de las Fuer­zas Arma­das care­cen de base. Peor: que el males­tar entre los mili­ta­res creció.

Hay, entre la alta ofi­cia­li­dad acti­va, un fuer­te recha­zo a corroer aún más la ya debi­li­ta­da ima­gen de las Fuer­zas Arma­das. No quie­ren seguir iden­ti­fi­ca­das con un gobierno que, más que caó­ti­co, es res­pon­sa­ble por un geno­ci­dio sin precedentes.

Con par­ti­ci­pa­ción deci­si­va para impe­dir que Lula par­ti­ci­pa­ra en el plei­to de 2018, fue­ron cóm­pli­ces de la elec­ción de un des­equi­li­bra­do sin reme­dio. Con miles de uni­for­ma­dos espar­ci­dos por el peor gobierno de la his­to­ria de la Repú­bli­ca, muchos toda­vía acti­vos, tra­ta­ron de pasar la idea de que serían el con­tra­pe­so al esper­pen­to primate.

Fra­ca­sa­ron. No se sabe qué harán a par­tir de aho­ra: ¿seguir inten­tan­do, con mili­ta­res reti­ra­dos espar­ci­dos por el gobierno, con­tro­lar al mons­truo que ayu­da­ron a crear?

Bol­so­na­ro ya sabe que no cuen­ta con los altos man­dos mili­ta­res para el gol­pe que pre­ten­de. ¿Bus­ca­rá otro tipo de respaldo?

Vale recor­dar que en el gol­pe que tum­bó a Evo Mora­les en Boli­via las fuer­zas poli­cia­les fue­ron mucho más deci­si­vas que las Fuer­zas Arma­das. Alguien debe haber­le sopla­do al oído ese pun­to a Bolsonaro.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *