Colom­bia. El alto cos­to de apos­tar­le a la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilícitos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de abril de 2021. 

El Acuer­do de Paz gene­ró espe­ran­za en miles de fami­lias que sub­sis­ten de los cul­ti­vos de hoja de coca para uso ilí­ci­to en medio del aban­dono esta­tal, que pen­sa­ron que había lle­ga­do la hora de sus­ti­tuir­los a cam­bio de reci­bir apo­yo para empren­der pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y vin­cu­lar­se a la eco­no­mía for­mal. Sin embar­go, cua­tro años des­pués, las pro­me­sas difí­cil­men­te han tras­cen­di­do del papel y quie­nes se le midie­ron a pro­mo­ver esa ini­cia­ti­va son ame­na­za­dos y asesinados.

¡Seten­ta y cin­co! Esa es la can­ti­dad de per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos rela­cio­na­das con la sus­ti­tu­ción de esos sem­bra­díos ile­ga­les que fue­ron ase­si­na­das entre el 24 de noviem­bre de 2016 y el 30 de junio del año pasado.

Esa alar­man­te reve­la­ción hace par­te del infor­me La Sus­ti­tu­ción Volun­ta­ria Siem­bra Paz, que pre­sen­tan hoy la Cor­po­ra­ción Viso Mutop, la Aso­cia­ción MINGA y el Pro­gra­ma Somos Defen­so­res. La inves­ti­ga­ción colec­ti­va seña­la que los hechos ocu­rri­dos entre 2016 y 2017 evi­den­cian las difi­cul­ta­des de poner en mar­cha la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz, pero que los años pos­te­rio­res refle­jan “un esca­la­mien­to de la vio­len­cia, agu­di­za­do por el incum­pli­mien­to de los gobier­nos de gran par­te de lo acor­da­do, espe­cial­men­te en lo rela­cio­na­do con el pun­to 4 ‘Solu­ción al Pro­ble­ma de las Dro­gas Ilí­ci­tas’ y en el mis­mo sen­ti­do a la ausen­cia de una efec­ti­va imple­men­ta­ción del Pro­gra­ma Nacio­nal Inte­gral de Sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos (PNIS)”.

En medio del rele­vo que ocu­rrió en la Casa de Nari­ño el 7 de agos­to de 2018, cuan­do con­clu­yó el perio­do pre­si­den­cial de Juan Manuel San­tos (2010−2018) e ini­ció el de Iván Duque Már­quez (2018−2022), ese año se des­ta­ca como el más vio­len­to para quie­nes pro­mue­ven la sus­ti­tu­ción voluntaria.

Al hacer una revi­sión geo­grá­fi­ca, se encuen­tra que los 75 ase­si­na­tos ocu­rrie­ron en 12 de los 32 depar­ta­men­tos del país. Los cin­co terri­to­rios con mayor can­ti­dad de casos son Antio­quia, con 24; Cau­ca, con 18; Nor­te de San­tan­der, con 8; Putu­ma­yo, con 7; y Nari­ño, con 5. El res­to ocu­rrie­ron en Cór­do­ba, Caque­tá, Cho­có, Meta, Valle del Cau­ca, Bolí­var y Guaviare.

El infor­me lla­ma la aten­ción sobre un pun­to fun­da­men­tal: los depar­ta­men­tos con la mayor can­ti­dad de ase­si­na­tos de pro­mo­to­res de la sus­ti­tu­ción coin­ci­den con los luga­res en los que han ocu­rri­do ope­ra­ti­vos de erra­di­ca­ción for­za­da: con 71 inci­den­tes entre la Fuer­za Públi­ca y fami­lias cul­ti­va­do­ras, Nor­te de San­tan­der, Putu­ma­yo, Nari­ño y Antio­quia, regis­tran alre­de­dor del 76 por cien­to de los casos.

Esos enfren­ta­mien­tos ocu­rren en medio de polí­ti­cas con­tra­dic­to­rias, pues un año antes de ter­mi­nar su man­da­to pre­si­den­cial, San­tos reto­mó las erra­di­ca­cio­nes for­za­das mien­tras el PNIS empe­za­ba a dar sus pri­me­ros pasos. Y esa figu­ra fue reto­ma­da con fuer­za por la admi­nis­tra­ción Duque, que inclu­so bus­ca regre­sar a las asper­sio­nes áreas con glifosato.

Al res­pec­to, el infor­me hace una adver­ten­cia: “Esos dos cami­nos se están tran­si­tan­do al mis­mo tiem­po, con un gran pro­ble­ma y es que ade­más de la len­ti­tud en la imple­men­ta­ción de la sus­ti­tu­ción, a los cam­pe­si­nos se les está impo­nien­do la erra­di­ca­ción, inclu­so a quie­nes que­da­ron ins­cri­tos en el PNIS”.

En cuan­to al mane­jo del Pro­gra­ma de Sus­ti­tu­ción por par­te del actual gobierno nacio­nal, la inves­ti­ga­ción lamen­ta que “para­li­zó el avan­ce del PNIS ale­gan­do que éste había sido mal pla­ni­fi­ca­do, sacó la direc­ción del PNIS de la Pre­si­den­cia y la pasó a la ART, detu­vo los esce­na­rios de par­ti­ci­pa­ción del pro­gra­ma, remi­tió todas las peti­cio­nes a los PDET, y se dedi­có a sus­pen­der o expul­sar fami­lias con la excu­sa de algún requi­si­to no cum­pli­do, vio­lan­do el debi­do pro­ce­so de las afectadas”.

Por otro lado, en cuan­to a los res­pon­sa­bles de los 75 ase­si­na­tos, como sue­le ser cos­tum­bre en las agre­sio­nes que sufren los líde­res socia­les en Colom­bia, se des­co­no­ce la auto­ría en la mayo­ría de los casos. Y tam­bién que­da en evi­den­cia el incum­pli­mien­to del pun­to de no repe­ti­ción de la vio­len­cia, pues una bue­na par­te de los casos se les atri­bu­ye a gru­pos que sur­gie­ron tras la des­mo­vi­li­za­ción de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (Auc) y de las Farc.

Esta inves­ti­ga­ción docu­men­ta cin­co casos emble­má­ti­cos de orga­ni­za­cio­nes socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos que han sufri­do agre­sio­nes por apos­tar­le al Acuer­do de Paz y, con­cre­ta­men­te, a la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to. A con­ti­nua­ción, las repro­du­ci­mos en el siguien­te cua­dro dinámico.

Aso­cia­ción Cam­pe­si­na del Sur de Córdoba
Emé­ri­to Digno Buen­día Martínez
Comu­ni­da­des de ribe­ras del río Guayabero
Masa­cre de El Tandil
Mar­co Rivadeneira

De ese modo, una de las con­clu­sio­nes más fuer­tes de este infor­me es que exis­ten “tres gru­pos de pobla­ción en ries­go actual­men­te: i) Quie­nes se opo­nen a la erra­di­ca­ción y por ello son vic­ti­mi­za­dos. ii) Quie­nes fue­ron o son pro­mo­to­res del pro­gra­ma PNIS y no cuen­tan con garan­tías de cum­pli­mien­to por par­te del gobierno y de segu­ri­dad en sus terri­to­rios. iii) Quie­nes cons­tru­yen en sus terri­to­rios apues­tas auto­ges­tio­na­rias o lide­ran pro­ce­sos de nego­cia­ción para otros pro­gra­mas en lógi­ca de sus­ti­tu­ción o recon­ver­sión, aun­que estén por fue­ra del PNIS”.

Y pro­si­gue: “En todos los casos hay vic­ti­mi­za­ción de hom­bres y muje­res y, en algu­nos casos, de niños tam­bién. Den­tro de las comu­ni­da­des en mayor ries­go se encuen­tran indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes, quie­nes vie­nen sien­do ata­ca­dos por acto­res de dis­tin­ta naturaleza”.

Ade­más de hacer esa radio­gra­fía sobre la vio­len­cia que pade­cen los pro­mo­to­res del pro­ce­so de sus­ti­tu­ción, a lo lar­go de tres capí­tu­los más, este infor­me deta­lla las luchas del cam­pe­si­na­do por ser reco­no­ci­do como un suje­to polí­ti­co y social, que ha pade­ci­do el olvi­do y la exclu­sión esta­tal; hace un recuen­to de las polí­ti­cas de lucha con­tra las dro­gas en Colom­bia y sus efec­tos en el cam­po; y eva­lúa la imple­men­ta­ción del PNIS y des­ta­ca ini­cia­ti­vas de sus­ti­tu­ción pro­pias de algu­nas comunidades.

Fuen­te: Ver­dad Abierta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *