Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus: Hacien­do­le el jue­go a la derecha

Por Gui­ller­mo Cie­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de abril de 2021.

Quien obser­va la poli­ti­ca argen­ti­na con­tem­plan­do los cam­bios que se pro­du­cen, entre lo que dice el gobierno que va a hacer, lo que se hace efec­ti­va­men­te y cómo se valo­ran las con­se­cuen­cias de lo actua­do, pue­de adver­tir el desa­rro­llo de un jue­go per­ver­so.
La dere­cha pre­sio­na sobre las posi­cio­nes ori­gi­na­les del gobierno. Aun­que no lo reco­noz­ca expre­sa­men­te el gobierno inclu­ye en sus deci­sio­nes fina­les muchas de las deman­das de la dere­cha. Y cuan­do apa­re­cen los malos resul­ta­dos, ni el gobierno se hace car­go de las con­se­cuen­cias de sus debi­li­da­des, ni la dere­cha se hace car­go de sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Peor aún, la dere­cha ampli­fi­ca las malas noti­cias.
El mane­jo de la epi­de­mia del coro­na­vi­rus es una expre­sión cla­ra de este jue­go per­ver­so. Cuan­do arran­có la dispu­ta de posi­cio­nes el gobierno pare­cía fir­me en el sen­ti­do de pri­vi­le­giar la salud de todos los habi­tan­tes del país por enci­ma de la eco­no­mía. Des­pués no fue tan así. La últi­ma deci­sión toma­da con la supre­sión de las acti­vi­da­des noc­tur­nas, ejem­pli­fi­ca ese reco­rri­do. Empe­za­ron dis­cu­tien­do un cie­rre de acti­vi­da­des a las 23 horas y ter­mi­na­ron apro­ban­do un cie­rre entre las 2 y las 6 de la madru­ga­da.
En el caso de la pre­sen­cia­li­dad esco­lar la posi­ción ori­gi­nal del gobierno, con apo­yo de los sin­di­ca­tos docen­tes fue que no podrian ini­ciar­se las cla­ses pre­sen­cia­les has­ta que no se cum­plie­ran tres equi­si­tos basi­cos: que se vacu­na­ra a la tota­li­dad de los docen­tes, que se vacu­na­ra a los adul­tos mayo­res y que se garan­ti­za­ra que las escue­las tuvie­ran con­di­cio­nes mini­mas para la apli­ca­ción de las medi­das pre­ven­ti­vas. Al final las cla­ses se ini­cia­ron en febre­ro-mar­zo como impu­só la cam­pa­ña de la dere­cha. Este comien­zo resul­tó algo poco habi­tual en este país don­de, por los paros docen­tes, las cla­ses casi siem­pre se ini­cian en abril.
Hoy los resul­ta­dos están a la vis­ta. En la segun­da ola los gru­pos eta­rios que más han cre­ci­do en con­ta­gios son entre 0 y 9 años y entre 10 y 19 años. ¿la pre­sen­cia­li­dad en cens­tors edu­ca­ti­vos, habrá teni­do que ver en estos aumen­tos de con­ta­gios?. El gobierno elu­de la men­ción al pro­ble­ma y se limi­ta a men­cio­nar la inci­den­cia de las nue­vas cepas en la viru­len­cia de la segun­da ola. La dere­cha se rego­dea con el incre­men­ta de casos, afir­man­do que demues­tran la inca­pa­ci­dad por par­te del gobierno para enfren­tar la pan­de­mia.
En los últi­mos días hubo dos docen­tes muer­tos: uno en CABA y otro en Pro­vin­cia de Bue­nos Aires. El Minis­tro Trot­ta que se pos­tu­la­ba para pasar a la his­to­ria como alguien que, en ple­na pan­de­mia, garan­ti­zó un ini­cio de cla­ses sin per­der un solo dia, va a pasar a la his­to­ria como el Minis­tro de Edua­ción que, obli­gan­do a la docen­cia a dar cla­ses sin vacu­nar, es res­pon­sa­ble de sus muer­tes.
En tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos en rela­ción a otros pai­ses del mun­do, la Argen­ti­na está bas­tan­te bien ubi­ca­da con res­pec­to a la can­ti­dad de vacu­nas dis­po­ni­bles. Ha com­ple­ta­do el arri­bo de 7 millo­nes de dosis y pare­ce posi­ble que en abril se com­ple­te una cifra cer­ca­na a 9 millo­nes de la pri­me­ra dosis y un millon de la segun­da dosis. Cuan­do se enfren­tan los núme­ros de las vacu­nas nece­sa­rias para aten­der lo más urgen­te se sigue advir­tien­do que las vacu­nas son insu­fi­cien­tes. Fal­ta­rían alre­de­dor de un millón de vacu­nas. Y esto es asi por­que los adul­tos mayo­res de 60 años son sie­te millo­nes seis­cien­tos mil, los tra­ba­ja­do­res de salud no menos de un millón, y los docen­tes alre­de­dor de un millón dos­cien­tos mil. A esto se debe sumar el per­so­nal estra­te­gi­co, etc. Un millón de vacu­nas no pare­ce dema­sia­do, inclu­so pue­den lle­gar en abril.
Pero a estos núme­ros, entre esca­sos e insu­fi­cien­tes, debe agre­gar­se que si, como es espe­ra­ble, se incre­men­tan los núme­ros de con­ta­gios pue­de lle­gar­se a pro­du­cir un efec­to «puer­ta 12» (1), es decir una enor­me pre­sión para acce­der a ellas por enci­ma de las posi­bi­li­da­des. Y en esa ins­tan­cia la deses­pe­ra­ción y las picar­días pue­den hacer cre­cer expo­nen­cial­men­te las lis­tas para ser vacu­na­dos. Mas allá de los publi­ci­ta­dos vacu­na­dos VIP, se advier­ten que este feno­meno de «sal­tear­se la cola» se está expan­dien­do. La dis­po­si­ción del gobierno de CABA de aso­ciar a las pre­pa­gas en la dis­tri­bu­cion y apli­ca­ción de vacu­nas abrió la puer­ta para que estas empre­sas pri­va­das garan­ti­cen vacu­nas a sus clien­tes. Sin ese res­pal­do ofi­cial se extien­den las «avi­va­das» como ano­tar­se como per­so­nal de salud quie­nes no lo son o no tie­nen tra­to direc­tos con enfer­mos, ano­tar­se como docen­tes quie­nes no con­cu­rren a las escue­las, etc, etc.
Fren­te a ese esce­na­rio, que pue­de ser trá­gi­co, vol­ve­rá a repe­tir­se el jue­go per­ver­so de la dere­cha por «fle­xi­bi­li­zar» la apli­ca­ción de la vacu­na y pos­te­rior­men­te cobrar­le al gobierno por cada muer­to que que debíó ser vacu­na­do y no lo fue, por­que otros se le ade­lan­ta­ron en la cola.

1) El efec­to Puer­ta 12 hace refe­ren­cia a la tra­ge­dia ocu­rri­da el 23 de junio de 1968 cuan­do falle­cie­ron 71 hin­chas de Boca en uno de los acce­sos del esta­dio Monu­men­tal. Había ter­mi­na­do el Super­clá­si­co y se pro­du­jo una ava­lan­cha en una de las puer­tas por don­de se reti­ra­ban los hin­chas de Boca. La mayo­ria de las vic­ti­mas fata­les eran jóve­nes, murie­ron piso­tea­dos. Los tes­ti­mo­nios de la epo­ca adju­di­can res­pon­sa­bi­li­da­des a la Poli­cia y a diri­gen­tes de River. Gober­na­ba el país la dic­ta­du­ra de Juan Car­los Ongania.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *