Ante la lle­ga­da de la “sema­na san­ta”; Nación Anda­lu­za por la lai­ci­dad de las instituciones

Des­de la Dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra, vie­ne sien­do una cons­tan­te cada Sema­na San­ta la par­ti­ci­pa­ción de los pode­res del Esta­do en las pro­ce­sio­nes y actos enca­be­za­dos por los repre­sen­tan­tes de la Igle­sia Cató­li­ca, con­vir­tien­do estos actos en un auto­ho­me­na­je de los pode­res públi­cos y pri­va­dos: Igle­sia, Ejér­ci­to, fuer­zas de segu­ri­dad y polí­ti­cos al ser­vi­cio de la oligarquía.

A pesar de que la Cons­ti­tu­ción neo­fran­quis­ta del 78 decla­ra al Esta­do “acon­fe­sio­nal” en su artícu­lo 16.3: “Nin­gu­na con­fe­sión ten­drá carác­ter esta­tal”, la no dero­ga­ción del Con­cor­da­to fir­ma­do entre la Igle­sia y el gobierno fran­quis­ta en 1953 deja­ron la puer­ta abier­ta para man­te­ner los ances­tra­les pri­vi­le­gios de la Igle­sia Cató­li­ca. Ade­más, este artícu­lo abrió la puer­ta a la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas de toda suer­te de supers­ti­cio­nes y creen­cias ‑ade­más de la cató­li­ca- negan­do el carác­ter neu­tral de las mis­mas. En la prác­ti­ca, el Esta­do espa­ñol es con­fe­sio­nal. La finan­cia­ción direc­ta a la Igle­sia Cató­li­ca supera los 11.000 millo­nes de euros, más la finan­cia­ción a los cen­tros edu­ca­ti­vos cató­li­cos, la sub­ven­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les, las sub­ven­cio­nes a actos como la Navi­dad, Sema­na San­ta, Cor­pus, Cru­ces de Mayo, así como finan­cia­ción del man­te­ni­mien­to del patri­mo­nio pro­pio como el apro­pia­do de for­ma ile­gí­ti­ma a tra­vés de las inmatriculaciones.

A esto hay que aña­dir el ori­gen inqui­si­to­rial de la “fies­ta” en el S.XVI, tras nues­tra con­quis­ta y el incum­pli­mien­to de las capi­tu­la­cio­nes (acuer­dos entre Esta­dos) con las que muchas ciu­da­des anda­lu­zas acep­ta­ron la sobe­ra­nía cas­te­lla­na a cam­bio de man­te­ner sus len­guas, cos­tum­bres, ins­ti­tu­cio­nes y reli­gión. El incum­pli­mien­to de estas capi­tu­la­cio­nes y la pos­te­rior crea­ción del Tri­bu­nal de la San­ta Inqui­si­ción fue­ron el ini­cio de las pro­ce­sio­nes que tenían un carác­ter de cas­ti­go y adoc­tri­na­mien­to hacia aque­lla pobla­ción que no cum­plía los man­da­tos de la Igle­sia Católica.

Qui­nien­tos años des­pués, esta cele­bra­ción con­ti­núa con los mis­mos prin­ci­pios sobre los que fue crea­da: el adoc­tri­na­mien­to de la pobla­ción y la exal­ta­ción de los pode­res del Esta­do, con las fuer­zas de segu­ri­dad y polí­ti­cos como pro­ta­go­nis­tas “bajo palio”.

Qui­nien­tos años de acul­tu­ra­ción, mani­pu­la­ción y asi­mi­la­ción, rega­dos aho­ra con dine­ro públi­co y con horas y horas de pro­pa­gan­da en los medios, han hecho creer al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz que es el pro­ta­go­nis­ta de una fies­ta que fue crea­da por el poder colo­nial de Cas­ti­lla en Anda­lu­cía para nues­tro sometimiento.

Resul­ta lamen­ta­ble que estas cele­bra­cio­nes estén finan­cia­das por las ins­ti­tu­cio­nes con dine­ro públi­co ‑es decir de todas- ten­ga­mos o no creen­cias reli­gio­sas y sean estas del tipo que sean. Más lamen­ta­ble aún es que con­sis­to­rios gober­na­dos por par­ti­dos que se dicen de “izquier­das” finan­cien y par­ti­ci­pen en estos fes­te­jos. Sin ir más lejos Anti­ca­pi­ta­lis­tas ‑con su alcal­de de Cádiz, Kichi, al fren­te- fal­tan al com­pro­mi­so con el Pue­blo Anda­luz cuan­do no luchan con­tra la con­fe­sio­na­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, sino que la refuer­zan. Una vez más los votos y los sillo­nes pre­va­le­cen, for­ta­le­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes que opri­men, sobre la nece­sa­ria peda­go­gía polí­ti­ca que requie­re Anda­lu­cía para su liberación.

Nación Anda­lu­za ya en nues­tra XIV Asam­blea Nacio­nal del 2018 nos posi­cio­ná­ba­mos de una for­ma cla­ra sobre la con­fe­sio­na­li­dad del Estado: 

“…el Esta­do espa­ñol, una vez más, recu­rre a la Igle­sia Cató­li­ca para diri­gir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra hacia posi­cio­na­mien­tos que no cues­tio­nen la auto­ri­dad moral del Esta­do ni de sus gober­nan­tes, sien­do uno de los prin­ci­pa­les esco­llos para que exis­ta una posi­bi­li­dad real de cam­bio. No solo cues­tio­nes mora­les como el abor­to o el matri­mo­nio homo­se­xual, ponen de mani­fies­to su inmo­vi­lis­mo; la par­ti­ci­pa­ción de miem­bros de sec­tas cató­li­cas como el Opus Dei y otras en los gobier­nos del PP, así como su par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca en gran­des cor­po­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas, les hacen enemi­gos de toda trans­for­ma­ción social que bene­fi­cie a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La pau­la­ti­na pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción y la sani­dad, está ponien­do en manos de la Igle­sia la prin­ci­pal herra­mien­ta de pro­gre­so que tie­ne una sociedad…”.

La mili­tan­cia de Nación Anda­lu­za tra­ba­ja­mos des­de todos los ámbi­tos para con­cien­ciar al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz sobre la nece­si­dad de una Anda­lu­cía lai­ca y exi­gi­mos que las ins­ti­tu­cio­nes no finan­cien actos reli­gio­sos de nin­gu­na con­fe­sión. Ade­más pro­po­ne­mos otras medi­das como la no par­ti­ci­pa­ción en los mis­mos de car­gos elec­tos o fun­cio­na­rios públi­cos, la prohi­bi­ción de reci­bir finan­cia­ción públi­ca (tan­to de las ins­ti­tu­cio­nes anda­lu­zas como de per­so­nas y orga­nis­mos exte­rio­res), la prohi­bi­ción de que las órde­nes reli­gio­sas pue­dan abrir cen­tros de ense­ñan­za y sani­ta­rios, la devo­lu­ción de la Mez­qui­ta de Cór­do­ba y de todo el patri­mo­nio roba­do por la inma­tri­cu­la­cio­nes eclesiásticas.

¡No a la finan­cia­ción públi­ca de ritos religiosos!

¡Por una Anda­lu­cía libre y laica!

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Anda­lu­za.

En Anda­lu­cía, a 31 de mar­zo de 2021.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *