Eco­lo­gía social. Colec­ti­vi­za­ción de la semi­lla: vida y abun­dan­cia en manos de las comunidades

Por Nico­lás Espe­ran­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de abril de 2021. 

A pesar de haber lle­ga­do con el impul­so de los gobier­nos neo­li­be­ra­les ‑que hace trein­ta años se ins­ta­la­ban en la región‑, el mode­lo indus­trial imple­men­ta­do en la zona agro­fo­res­tal del nor­des­te argen­tino se topó con un fac­tor de resis­ten­cia fun­da­men­tal: la Red de Agri­cul­tu­ra Orgá­ni­ca de Misio­nes. Un colec­ti­vo de agri­cul­to­res, agri­cul­to­ras, aso­cia­cio­nes y ONGs que entien­den que pro­duc­ción y sus­ten­ta­bi­li­dad no son tér­mi­nos con­tra­dic­to­rios. Repa­sa­mos la his­to­ria de la RAOM y su mili­tan­cia en favor de la agro­eco­lo­gía en la pro­vin­cia y en la región, a tra­vés del tes­ti­mo­nio de Gerar­do Sego­via*. 


La pro­vin­cia de Misio­nes, ubi­ca­da en la región meso­po­tá­mi­ca, reci­bió el impac­to de la déca­da de 1990 con la mis­ma suer­te que el res­to del Cono Sur: el mode­lo de mono­cul­ti­vos y su con­se­cuen­te paque­te tec­no­ló­gi­co lle­gó para ins­ta­lar las prác­ti­cas que el neo­li­be­ra­lis­mo impo­nía como plan de saqueo de recur­sos natu­ra­les de la región. En la pro­vin­cia ‑una de las más peque­ñas del país, pero con enor­mes recur­sos hídri­cos y una bio­di­ver­si­dad única‑, la pro­pues­ta se cen­tra­ba en for­ta­le­cer un plan fores­to-indus­trial, turís­ti­co y ener­gé­ti­co basa­do en las gran­des repre­sas, y en el mode­lo fores­tal de mono­cul­ti­vos, plan­tan­do gran­des exten­sio­nes de pino.

Ante este cre­cien­te esce­na­rio, en mayo de 1993 se orga­ni­zan las pri­me­ras Jor­na­das de Agri­cul­tu­ra Orgá­ni­ca en la escue­la agro­téc­ni­ca de Eldo­ra­do. En esos cua­tro días de talle­res y deba­tes, cuen­ta Gerar­do, “sur­ge la nece­si­dad de crear una red que comu­ni­ca­ra, que arti­cu­la­ra a la can­ti­dad de agri­cul­to­ras y agri­cul­to­res que esta­ban dis­per­sos en la pro­vin­cia y que esta­ban desa­rro­llan­do lo que his­tó­ri­ca­men­te sabían hacer, que era tra­ba­jar con los cul­ti­vos com­pa­ti­bles con la sel­va y con los ciclos natu­ra­les, y que lucha­ban por un mode­lo de desa­rro­llo agro­eco­ló­gi­co”. Así, a par­tir de estas jor­na­das, nace la RAOM. Una pro­pues­ta cen­tra­da en la peque­ña pro­duc­ción (gene­ran­do ali­men­tos para el auto­con­su­mo y para el abas­te­ci­mien­to local) y en la pro­vi­sión autó­no­ma de recur­sos gené­ti­cos y la recu­pe­ra­ción del eco­sis­te­ma natu­ral. “Fue un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co. Un acon­te­ci­mien­to polí­ti­co don­de se jun­ta­ron cien­tos de pro­duc­to­res, téc­ni­cos, per­so­nas de dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes, del Esta­do y de la socie­dad civil a dis­cu­tir un pro­gra­ma de desa­rro­llo rural. Enton­ces, lo que hizo este encuen­tro es visi­bi­li­zar toda esta can­ti­dad de peque­ños agri­cul­to­res que esta­ban rea­li­zan­do otra pro­pues­ta basa­da en el pro­ta­go­nis­mo de la agri­cul­tu­ra fami­liar”.

El sur­gi­mien­to de este espa­cio de arti­cu­la­ción y comu­ni­ca­ción a nivel pro­vin­cial hizo resur­gir y reco­brar pro­ta­go­nis­mo a diver­sas orga­ni­za­cio­nes que se habían for­ma­do al ter­mi­nar la últi­ma dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar, como el Movi­mien­to Agra­rio Misio­ne­ro, o el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Desa­rro­llo (INDES). “Otro actor muy impor­tan­te fue el Obis­pa­do de Igua­zú a tra­vés de su pas­to­ral social: se creó la dió­ce­sis de Igua­zú en 1985 y fue una refe­ren­cia de con­ten­ción y tam­bién un espa­cio de defen­sa de los dere­chos cam­pe­si­nos, indí­ge­nas y de tra­ba­ja­do­res del esta­do, de salud y edu­ca­ción. Y mere­ce des­ta­car­se espe­cial­men­te otro actor que venía tra­ba­jan­do tam­bién hacien­do su naci­mien­to en la pro­vin­cia de Misio­nes, que fue el Pro­gra­ma Social Agro­pe­cua­rio, depen­dien­te de la Secre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra de la Nación”. Esto per­mi­tió que todas estas orga­ni­za­cio­nes rela­cio­na­das a la agri­cul­tu­ra fami­liar pudie­ran arti­cu­lar­se y tra­ba­jar en con­jun­to, y con­for­ma­ran un con­se­jo que ter­mi­nó cum­plien­do el rol de Uni­dad Téc­ni­ca Pro­vin­cial (UTCP), eva­luan­do cada pro­yec­to que lle­ga­ba para ser finan­cia­do por el Pro­gra­ma Social Agro­pe­cua­rio, y que defi­nió que en la pro­vin­cia de Misio­nes todos los pro­yec­tos ten­gan un per­fil agro­eco­ló­gi­co. “Creo que eso fue un hecho muy impor­tan­te, una con­fluen­cia entre el Esta­do, las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas y otras orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, que hizo que nos jun­tá­ra­mos muchos y muchas para pro­po­ner otra agri­cul­tu­ra en la pro­vin­cia; lograr que las semi­llas nati­vas y crio­llas estén en manos de los cam­pe­si­nos y de la comu­ni­dad y que los arro­yos y ríos estén libres de agrotóxicos”.

La par­ti­ci­pa­ción de lxs ciu­da­danxs misio­nerxs en la cre­cien­te defen­sa de su bio­di­ver­si­dad encuen­tra un pun­to álgi­do cuan­do, en 1996, se pro­du­ce la lucha colec­ti­va de más de vein­te orga­ni­za­cio­nes en con­tra de las mega repre­sas en Misio­nes. Fue, sin duda, uno de los hitos de la resis­ten­cia al mode­lo neo­li­be­ral en la región, con un triun­fo his­tó­ri­co de los pue­blos: el NO a Cor­pus, que evi­tó la cons­truc­ción de la repre­sa hidro­eléc­tri­ca Cor­pus Chris­ti, en el río Para­ná, entre Argen­ti­na y Para­guay, con un ple­bis­ci­to popu­lar que gana por casi el noven­ta por cien­to. El rol de la RAOM fue muy impor­tan­te para ganar esta lucha.

Con la comu­ni­dad cada vez más com­pro­me­ti­da, y con el for­ta­le­ci­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas rela­cio­na­das al Pro­gra­ma Social Agro­pe­cua­rio, sur­ge un acon­te­ci­mien­to para la agri­cul­tu­ra fami­liar que mar­có una línea his­tó­ri­ca en la región y en el país: “las Ferias Fran­cas de Misio­nes: la posi­bi­li­dad de crear mer­ca­dos loca­les de cer­ca­nía; espa­cios que unie­ran el cam­po y la ciu­dad, don­de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas tra­je­ran su pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca para la ven­ta, y don­de ten­gan una orga­ni­za­ción, con toda una estruc­tu­ra, don­de con­fluir. Fue real­men­te muy impor­tan­te en Misio­nes, por­que fue un arti­cu­la­dor, visi­bi­li­zan­do y pro­mo­vien­do una pro­duc­ción sana en manos de los pro­duc­to­res, sin que haya inter­me­dia­rios”. Esta diná­mi­ca encon­tró su esplen­dor cuan­do, en 1997, se orga­ni­za en San Vicen­te la pri­me­ra Feria de Semi­llas del NEA-Lito­ral, feria que se sigue rea­li­zan­do has­ta el día de hoy, mar­can­do un camino de las sobe­ra­nías: “la sobe­ra­nía de la semi­lla, la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, plan­tean­do otra pro­pues­ta de mer­ca­dos loca­les. Ahí se ve cla­ra­men­te el rol de los guar­dia­nes y guar­dia­nas de semi­llas (por­que la mayo­ría son muje­res) en ese espa­cio sagra­do, que es de mucha espi­ri­tua­li­dad, don­de todos los pro­duc­to­res se reúnen dos o tres días en una gran fies­ta anti­ca­pi­ta­lis­ta; por­que se pri­vi­le­gia el inter­cam­bio, la reci­pro­ci­dad. Esa semi­lla, que es la mejor semi­lla ‑guar­da­da, selec­cio­na­da, ele­gi­da con amor y pasión‑, la semi­lla que el guar­dián cul­ti­vó, plan­tó, regó y res­guar­dó no para la ven­ta, sino para donar­le al otro, para inter­cam­biar­le al otro, por­que sabe que en ese inter­cam­bio exis­te y se da la magia de la mul­ti­pli­ca­ción de la vida. Enton­ces no solo es un espa­cio sagra­do, sino tam­bién ‑y espe­cial­men­te- polí­ti­co, por­que ahí se da otro mode­lo polí­ti­co que es para todos: la semi­lla, en la Feria de inter­cam­bio gra­tui­to, es para todos. Algo total­men­te con­tra­pues­to al mode­lo acu­mu­la­dor y lucra­ti­vo de las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les que aca­pa­ran todas las semi­llas. Y es un mode­lo edu­ca­ti­vo, tam­bién, por­que se pro­du­ce la ense­ñan­za recí­pro­ca de maes­tros y apren­di­ces: nos con­ver­ti­mos todos en apren­di­ces y todos en maes­tros. Esto es un momen­to mági­co, don­de pasás de un rol a otro, lo cual es muy emo­cio­nan­te y tam­bién es con­tra­pues­to al mode­lo don­de el inge­nie­ro es el que sabe y el agri­cul­tor no sabe. Acá todos sabe­mos, todos apren­de­mos y todos multiplicamos”.

La for­ma­ción y capa­ci­ta­ción son ejes fun­da­men­ta­les de la Red. La expe­rien­cia hizo evi­den­te el rol fun­da­men­tal de lxs cam­pe­sinxs como maes­tros y maes­tras de esta otra for­ma de agri­cul­tu­ra, y su par­ti­ci­pa­ción como comu­ni­ca­dorxs de sabe­res ances­tra­les se tor­nó fun­da­men­tal: “aun­que his­tó­ri­ca­men­te ya venían tra­ba­jan­do así los pue­blos ori­gi­na­rios, res­pe­tan­do los ciclos de la natu­ra­le­za res­pe­tan­do los ríos, res­pe­tan­do el mon­te, se fue dan­do y con­flu­yen­do cada vez más en accio­nes con­cre­tas que die­ran pasos hacia ade­lan­te”. Recor­dar y reva­lo­ri­zar las ense­ñan­zas ‑tan­to las ances­tra­les como las que deja­ron las luchas de las últi­mas déca­das- es un ejer­ci­cio per­ma­nen­te. Gerar­do resal­ta que estas luchas no comen­za­ron de un día para otro, y que hubie­ran sido impo­si­bles sin el camino mar­ca­do por agri­cul­torxs que con­ser­va­ban los méto­dos nati­vos de pro­duc­ción, opo­nién­do­se a la agri­cul­tu­ra indus­trial, hacien­do mane­jo de yer­ba­les con ove­jas, yer­ba o té bajo mon­te, con cubier­tas orgá­ni­cas y árbo­les nati­vos, gana­de­ría vacu­na en par­qui­za­do, huer­ta orgá­ni­ca, uso de abo­nos orgá­ni­cos y cha­cras mix­tas, “como pre­go­na­ba otro de los pre­cur­so­res his­tó­ri­cos de la pro­vin­cia, Alber­to Roth, uno de los pio­ne­ros de la de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca fami­liar. Así como esta­ba Roth, tam­bién exis­tían en la pro­vin­cia los Tin­go Vera y el gru­po de muje­res de las huer­tas orgá­ni­cas de San Pedro, los Otto Wei­de­lich en Andre­si­to, Armin Rau en Mon­te­car­lo, Pau­li­na en Obe­rá, Muller en Posa­das, que eran cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas que esta­ban tra­ba­jan­do en otra pro­pues­ta. Un apar­ta­do espe­cial mere­ce Rober­to “el Coya” Camet­ti, otro actor muy impor­tan­te en esta con­fluen­cia, un ins­pi­ra­dor, que fue el pri­mer pre­si­den­te de la RAOM, pro­pul­sor de las pri­me­ras jor­na­das y tam­bién pri­mer coor­di­na­dor del pro­gra­ma social agro­pe­cua­rio. Que­da en nues­tras memo­rias, en nues­tros sue­ños, con sus ense­ñan­zas y sus hue­llas, por­que ha sido un lucha­dor incan­sa­ble, un apa­sio­na­do de este otro modo de pro­duc­ción que pro­mo­vió la uni­dad en la diver­si­dad y real­men­te pudo con­cen­trar en su rol de coor­di­na­dor a dis­tin­tas ver­tien­tes de toda la agri­cul­tu­ra y en el tema polí­ti­co en la pro­vin­cia en pos de un proyecto”.

El eje de refe­ren­cia de todas estas acti­vi­da­des, el pun­to de par­ti­da para la vida y la bio­di­ver­si­dad, es la semi­lla. Y por eso, des­ta­ca Gerar­do, “hay una estra­te­gia orga­ni­za­ti­va y polí­ti­ca que es el pro­ta­go­nis­mo de los guar­dia­nes. Así como estas ferias per­mi­tie­ron hacer públi­co algo que esta­ba escon­di­do en las comu­ni­da­des, en lo pri­va­do de la cha­cra y de la casa, y lle­var­lo al espa­cio públi­co, tam­bién pasa que aho­ra los que orga­ni­zan la feria de semi­llas son los mis­mos pro­ta­go­nis­tas. Es todo auto­ges­tio­na­do, y si no hay pla­ta no hay pro­ble­ma, se hace igual”. Gerar­do des­ta­ca una cla­ra sepa­ra­ción entre los dos modos de con­ce­bir la pro­duc­ción ‑y la vida-. Dis­tin­gue entre un ellxs y un nosotrxs, muy mar­ca­dos: de un lado hay un mode­lo que entien­de a la semi­lla como mer­can­cía. Del otro, uno que la con­si­de­ra la abun­dan­cia de la vida. “En este mode­lo, un para­dig­ma bio­cén­tri­co don­de está la agro­eco­lo­gía, don­de está la salud de los eco­sis­te­mas, don­de está la eco­no­mía social, don­de están las dis­tin­tas sobe­ra­nías en salud, ener­gé­ti­ca,la semi­lla es con­si­de­ra­da algo espi­ri­tual. Del otro lado, tene­mos el mode­lo que con­si­de­ra a la semi­lla como mer­can­cía, como un recur­so para el lucro y la mer­can­ti­li­za­ción: que haya pocas semi­llas para pocos, para pocas empre­sas. De este lado está el cam­pe­sino: que la semi­lla y toda la agri­cul­tu­ra sea de base cam­pe­si­na indí­ge­na; y del otro lado todo está que sea sola­men­te para las empre­sas. Del lado del para­dig­ma bio­cén­tri­co están el cono­ci­mien­to y los cos­mo­ci­mien­tos, como le lla­ma­ron las comu­ni­da­des mayas: ese cono­ci­mien­to ances­tral uni­do al cam­pe­sino, uni­do a la juven­tud, que es reco­no­ci­do por todos y que es com­ple­men­ta­rio al cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co. En cam­bio, del otro lado hay un cono­ci­mien­to impues­to de la supues­ta cien­cia hege­mó­ni­ca que está sola­men­te en las aca­de­mias eli­tis­tas y al ser­vi­cio de las cor­po­ra­cio­nes. O sea que acá hay una semi­lla que está en dispu­ta, el cono­ci­mien­to está en dispu­ta. Están las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, y tam­bién es cla­ve el rol del Esta­do que tie­ne que pro­pi­ciar la agri­cul­tu­ra fami­liar, dar­le pre­su­pues­to y pro­te­ger la semi­lla. Y por otro lado está que las cor­po­ra­cio­nes le dic­ten a los gobier­nos leyes que van en con­tra de la bio­di­ver­si­dad, de la vida y de los campesinos”.

La RAOM es, sin duda, una mues­tra de la impor­tan­cia, de la urgen­cia de la orga­ni­za­ción colec­ti­va en pos de gene­rar cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos. En una pro­vin­cia rica en recur­sos y bio­di­ver­si­dad, las opcio­nes son cla­ras: o se aca­ta el mode­lo agro­in­dus­trial, agro­tó­xi­co y devas­ta­dor, o se sigue un mode­lo de semi­llas nati­vas y crio­llas, con miles de peque­ñxs pro­duc­torxs que pro­duz­can ali­men­tos salu­da­bles para el pue­blo, para sus comu­ni­da­des, comer­cia­li­za­dos sin explo­ta­ción y sin inter­me­dia­rixs, en armo­nía con la comu­ni­dad y con la selva.

Este artícu­lo es par­te del pro­yec­to “For­ta­le­cien­do la agro­eco­lo­gía cam­pe­si­na” rea­li­za­do con el apo­yo de Fastenopfer.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *