Chi­le. Elec­cio­nes, repre­sio­nes y lec­cio­nes para el movi­mien­to popu­lar y clasista

Por Mar­co Paul­sen*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mar­zo de 2021.

A la fecha, a diez días de dis­tan­cia, aún no tene­mos la cer­te­za de que se reali­cen las múl­ti­ples e intras­cen­den­tes elec­cio­nes del 11 de abril, deve­ni­das ya las del 10 y 11 de abril y muy pro­ba­ble­men­te las del 15 y 16 de mayo.

Para muchas per­so­nas, qui­zás muchí­si­mas, pue­de pare­cer un des­pro­pó­si­to (o una locu­ra) la cali­fi­ca­ción de intras­cen­den­tes. Sobre todo, si por una par­te hay quie­nes creen que las de con­ven­cio­na­les pue­den de algu­na mane­ra con­di­cio­nar o deter­mi­nar los al menos 30 años por venir; pien­san que es el gran triun­fo del lla­ma­do esta­lli­do de octu­bre; o que sepul­ta­rán defi­ni­ti­va­men­te (una vez más defi­ni­ti­va­men­te, como cuan­do la nue­va cons­ti­tu­ción del 2005 del Lagos, el fin del bino­mi­nal de Bache­let, comi­sión Valech, etc.) la lla­ma­da tran­si­ción y la heren­cia de Pinochet.

Inclu­so osa­da la afir­ma­ción para quie­nes pen­sa­mos que en reali­dad todo esto una par­te, cla­ve y cen­tral pero una par­te y no el todo, del plan de rele­gi­ti­ma­ción de la domi­na­ción vía ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del con­flic­to de clases.

Vamos vien­do, es muy cier­to, des­de nues­tra pers­pec­ti­va de cla­se y revo­lu­cio­na­ria, que el plan de rele­gi­ti­ma­ción burguesa/​republicana, requie­re de la impo­si­ción de un anda­mia­je jurídico/​estructural que pue­da otor­gar cier­ta paz social y res­ta­ble­ci­mien­to del con­sen­so de la sumi­sión. Es este el pun­to cen­tral que empu­ja al con­jun­to del blo­que en el Poder, inclui­do sus már­ge­nes polí­ti­cos de izquier­da y dere­cha, a abra­zar el pac­to por la paz y la nue­va cons­ti­tu­ción. Nece­si­tan poner un tér­mino pac­ta­do (de lo con­tra­rio tam­po­co duda­rán en recu­rrir a más vio­len­cia, inclu­yen­do si lo esti­ma­sen nece­sa­rio, un auto­gol­pe) a la cri­sis pro­fun­da y pro­lon­ga­da que alcan­za su, por aho­ra, pun­to de con­fron­ta­ción más agu­da en los meses pos­te­rio­res al 18 de octu­bre. El alza­mien­to popu­lar fren­te a la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal, de carác­ter inte­gral y de pro­fun­di­dad estruc­tu­ral, adquie­re for­mas de orga­ni­za­ción y de expre­sión pre-insu­rrec­cio­na­les, una masi­vi­dad des­bor­dan­te e incon­tro­la­da, una exten­sión terri­to­rial his­tó­ri­ca­men­te iné­di­ta, un cues­tio­na­mien­to radi­cal a las bases ideo­ló­gi­cas y mate­ria­les del mode­lo[1], aun cuan­do siguen sien­do deman­das y exi­gen­cias mayo­ri­ta­ria­men­te demo­crá­ti­cas y con un carác­ter ger­mi­nal­men­te anticapitalistas. 

Los pode­ro­sos y sus repre­sen­tan­tes sien­ten la ame­na­za y ofre­cen ini­cial­men­te algu­nas con­ce­sio­nes has­ta ese enton­ces cali­fi­ca­das de impo­si­bles. Aún así el alza­mien­to popu­lar no decae y es enton­ces que acuer­dan su pac­to de sal­va­ción ins­ti­tu­cio­nal sacri­fi­can­do poten­cial­men­te algu­nos aspec­tos de su institucionalidad.

Estas elec­cio­nes son por lo tan­to resul­ta­do del plan de rele­gi­ti­ma­ción del Blo­que en el poder.

Por otro lado, las fuer­zas e inten­cio­nes orga­ni­za­das de carác­ter revo­lu­cio­na­ria, no pudi­mos (o no supi­mos, o la com­bi­na­ción de ambas) impul­sar la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va efec­ti­va­men­te revo­lu­cio­na­ria y anti­ca­pi­ta­lis­ta, en la pers­pec­ti­va socia­lis­ta y del poder popu­lar, a la cri­sis. No logra­mos ins­ta­lar­nos, por el momen­to, como una fuer­za alter­na­ti­va capaz de cons­truir otra socie­dad, como fuer­za creí­ble y hegemónica.

La irrup­ción de la pan­de­mia ayu­dó de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a la dis­mi­nu­ción de la movi­li­za­ción y lucha direc­ta de las masas. Las medi­das sani­ta­rias de pro­tec­ción sir­vie­ron para estos efec­tos. No pode­mos ase­gu­rar que hubie­se pasa­do sin la pan­de­mia. Pero si pode­mos afir­mar que la movi­li­za­ción no se apa­gó el 15 de noviem­bre, cuan­do fir­ma­ron su pac­to de paz y recha­zo a la vio­len­cia de las masas. Es más, la posi­bi­li­dad de reim­pul­so más radi­cal de la lucha de masas, esta­ba a la orden del día[2].

Al día de hoy se han ins­ta­la­do al menos dos esce­na­rios que se desa­rro­llan en el mis­mo tiem­po, de mane­ra anta­gó­ni­ca y asi­mé­tri­ca, aun­que interrelacionados.

Por un lado el plan estra­té­gi­co inter­bur­gués que apun­ta a la rele­gi­ti­ma­ción de la domi­na­ción, con más o menos regu­la­ción del mer­ca­do, el cual com­bi­na (por esto las elec­cio­nes son solo par­te del plan) por una par­te la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del enfrent­mien­to de cla­ses para des­mo­vi­li­zar al pue­blo y recon­du­cir a los salo­nes de pala­cios el lugar de reso­lu­ción de con­flic­tos, median­te la dele­ga­ción de la repre­sen­ta­ción y volun­tad popu­lar y por otra par­te la agu­di­za­ción de la repre­sión direc­ta y el arse­nal jurí­di­co que la ampa­ra (a tra­vés de por ejem­plo la ley anti­ba­rri­ca­das apro­ba­da des­de la UDI al Fren­te Amplio, si una vez más Boric y Jakc­son ser­vi­les de la domi­na­ción, la par­ti­ci­pa­ción de los mili­cos en el con­trol de fron­te­ras y su par­ti­ci­pa­ción en la mili­ta­ri­za­ción de la Arau­ca­nía, etc.)

Por otro ladoel otro esce­na­rio[3] de la lucha popu­lar, cla­sis­ta y com­ba­ti­va. El cual per­sis­te en la movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción popu­lar como vías de ejer­ci­cio y rei­vin­di­ca­ción de los dere­chos. El que impul­sa la lucha y la toma de cons­cien­cia como cami­nos para lograr ver­da­de­ras vic­to­rias, el que tran­si­ta por los intere­ses his­tó­ri­cos de las opri­mi­das y la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Este esce­na­rio, en desa­rro­llo y en tran­si­to­ria debi­li­dad estra­té­gi­ca, tie­ne una enor­me poten­cia­li­dad y ha apren­di­do tan­to de las his­tó­ri­cas luchas del movi­mien­to popu­lar (tam­bién de sus derro­tas y trai­cio­nes) como de las recien­tes luchas sur­gi­das en el des­per­tar ini­cia­do allá por 2007 y fun­da­men­tal­men­te en el alza­mien­to de octubre.

Estos dos esce­na­rios, repe­ti­mos no idén­ti­cos, sin­cro­ni­za­dos tem­po­ral­men­te, asi­mé­tri­cos y anta­gó­ni­cos, son los fun­da­men­ta­les, pero no nie­gan la exis­ten­cia en sus inte­rio­res y en sus már­ge­nes de sub esce­na­rios, ini­cia­ti­vas o alternativas.

La inter rela­ción esta­ble­ci­da por la pola­ri­dad anta­gó­ni­ca en la lucha de cla­ses y la corre­la­ción de fuer­zas, per­mi­te por una par­te la man­ten­ción y has­ta la pro­fun­di­za­ción de la repre­sión sis­te­má­ti­ca con­tra el movi­mien­to popu­lar en lucha. La influen­cia del refor­mis­mo y el cui­da­da­nis­mo ha logra­do man­te­ner debi­li­ta­do al movi­mien­to en lucha, aca­rrean­do a aguas al molino de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción. Más allá de las decla­ra­das “bue­nas inten­cio­nes” de quie­nes has­ta hace un tiem­po com­par­tían la denun­cia radi­cal con­tra el sis­te­ma y sus meca­nis­mos de per­pe­tua­ción y hoy acu­den al frau­de de las elec­cio­nes, esta deci­sión los ha des­alo­ja­do de las calles[4] y del movi­mien­to de masas en lucha y con ello cola­bo­ran con la inten­si­fi­ca­ción de la repre­sión[5]

Afir­ma­mos que el aumen­to de la repre­sión tie­ne una corre­la­ción con la posi­bi­li­dad del “con­sen­so” para ejer­cer­la. La rela­ti­va dis­mi­nu­ción de las movi­li­za­cio­nes y su masi­vi­dad, más la polí­ti­ca de inte­li­gen­cia de ais­la­mien­to y cri­mi­na­li­za­ción de “los vio­len­tis­tas” per­mi­te, (aun cuan­do la ins­ti­tu­ción repre­si­va del esta­do, Cara­bi­ne­ros, está amplia­men­te cues­tio­na­da y recha­za­da) el ejer­ci­cio masi­vo e indis­cri­mi­na­do de la repre­sión. Con la excu­sa de la garan­tía de una “paz debi­da” para los pro­ce­sos elec­to­ra­les. El fac­tor repre­si­vo en esta coyun­tu­ra, de exten­sión pro­lon­ga­da, es fun­da­men­tal pues se pro­lon­ga más allá de esta y apun­ta a ser la otra pati­ta de la rele­gi­ti­ma­ción. Palos y balas con­tra quie­nes no res­pe­ten el nue­vo orden, cua­li­fi­ca­ción del esta­do poli­cial a un esta­do esen­cial­men­te poli­cia­co-con­tra­in­sur­gen­te y esto sin des­car­tar el recur­so a la vio­len­cia de un auto­gol­pe si el plan de rele­gi­ti­ma­ción no se impone.

Vol­vien­do a la intras­cen­den­cia de estas elec­cio­nes, nues­tra afir­ma­ción es que estas pier­den impor­tan­cia estra­té­gi­ca en cuan­to a que lo que está en jue­go no es el poder ni la estruc­tu­ra­ción vital de la socie­dad de explo­ta­ción, sino la for­ma de admi­nis­trar­la. El gobierno del sis­te­ma y la for­ma en que este gobierno se expre­sa­rá es la dispu­ta elec­to­ral, la mayor o menor cuo­ta de pre­si­den­cia­lis­mo, la mayor o menor cuo­ta de deci­sión de las éli­tes regionales.

El pac­to que posi­bi­li­tó estas elec­cio­nes y la con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal a la vez ama­rró los lími­tes y el orden de esta mis­ma. Y no úni­ca­men­te por el famo­so cuó­rum de dos ter­cios, tam­bién y prin­ci­pal­men­te por­que la limi­ta en sus atri­bu­cio­nes, obli­ga­ción de res­pe­tar los tra­ta­dos anti­na­cio­na­les de libre comer­cio con su con­si­guien­te subor­di­na­ción a los dic­ta­dos impe­ria­lis­tas y el sis­te­ma de elec­ción de par­ti­ci­pan­tes, el mis­mo de las elec­cio­nes para el par­la­men­to, el cual ase­gu­ra la pre­do­mi­na­ción del capi­tal (tam­bién del dine­ro) en las cam­pa­ñas, la sobre repre­sen­ta­ción de los blo­ques domi­nan­tes, la eli­mi­na­ción de las can­di­da­tu­ras sur­gi­das des­de la repre­sen­ta­ción direc­ta del pue­blo. Ayu­da en esto tam­bién el exce­so de sec­ta­ris­mo entre quie­nes se decla­ran alter­na­ti­vos al sis­te­ma o rebel­des, la pro­li­fe­ra­ción de lis­tas es fun­cio­nal a la con­ven­ción conservadora. 

La pro­pa­gan­da pro­pa­ga­da sobre las y los inde­pen­dien­tes va en la mis­ma direc­ción, dota de una cua­li­dad inexis­ten­te o irre­le­van­te en cuan­to a sus pro­pues­tas polí­ti­cas, bajo esta eti­que­ta se agru­pan diver­sas y has­ta con­tra­dic­to­rias per­so­na­li­da­des, la unión solo es fru­to del oportunismo.

El sis­te­ma elec­to­ral y la con­for­ma­ción de los pac­tos que acu­den a estas elec­cio­nes hace que sea prác­ti­ca­men­te impo­si­ble una hipo­té­ti­ca repre­sen­ta­ción sóli­da y nume­ro­sa de las alter­na­ti­vas mar­gi­na­les del sis­te­ma. Lo que más pro­ba­ble­men­te se rati­fi­ca­rá será una con­ven­ción domi­na­da por quie­nes han res­pal­da­do polí­ti­ca­men­te al mode­lo ins­tau­ra­do por la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar. Serán los repre­sen­tan­tes de los pode­ro­sos y de los sec­to­res que pug­nan por tener una par­te en la mesa de los pode­ro­sos quie­nes par­ti­ci­pa­ran de esa con­ven­ción. De esa mane­ra y no por el recuen­to elec­to­ral, que se con­su­ma­rá el fraude.

Es de impor­tan­cia afir­mar que el pro­ce­so elec­to­ral no ha calen­ta­do ni entu­sias­ma­do de la mane­ra en que el poder lo requie­re. Gran par­te del pue­blo opri­mi­do y explo­ta­do no engan­cha con este pro­ce­so. Ya pre­vé que serán los y las mis­mas de siem­pre quie­nes se ins­ta­la­rán en los cómo­dos sillo­nes con­ven­cio­na­les para nego­ciar redac­cio­nes polí­ti­ca­men­te correc­tas y a la vez ino­fen­si­vas para los deten­to­res del poder. No se sien­ten repre­sen­ta­dos y es más ya advier­ten que este es un capí­tu­lo más en la come­dia trá­gi­ca de la clau­di­ca­ción y el entreguismo.

Es un deta­lle noto­rio y fun­da­men­tal que indi­ca que lo impor­tan­te para la domi­na­ción ya no se jue­ga en la con­ven­cio­nal, el que los dis­po­si­ti­vos polí­ti­cos par­ti­da­rios y sus alian­zas, estén dan­do el pri­mer plano y pro­ta­go­nis­mo a sus can­di­da­tos y can­di­da­tas pre­si­den­cia­les, son ellas y ellos lo impor­tan­te (ni siquie­ra sus pro­pues­tas) por­que lo que les impor­ta aho­ra es quien admi­nis­tra­rá el futu­ro gobierno.

Por nues­tra par­te (la trin­che­ra del anti­ca­pi­ta­lis­mo), las lec­cio­nes que debe­mos sacar (aun estan­do en pro­ce­so de cons­truc­ción, es decir no están aca­ba­das y nos que­da mucho por apren­der, fun­da­men­tal­men­te de la orga­ni­za­ción y la lucha de las masas), apun­tan a rei­vin­di­car el pro­ce­so de auto­no­mía de cla­ses por la vía de la cons­truc­ción del poder popu­lar. Nues­tra cla­se y las y los opri­mi­dos no pode­mos con­fiar, ni un tan­ti­to así, en la cas­ta polí­ti­co buro­crá­ti­ca que repre­sen­ta, con mati­ces, los intere­ses de quie­nes tie­nen el poder. La con­fian­za en las fuer­zas pro­pias y orga­ni­za­das del pue­blo y la cla­se tra­ba­ja­do­ra es cla­ve, en la posi­bi­li­dad de cons­truir una alter­na­ti­va radi­cal y anta­gó­ni­ca con­tra este sis­te­ma, en todas sus varian­tes. Tam­bién se nos hace nece­sa­rio y vital com­ba­tir las expre­sio­nes de sec­ta­ris­mo y cau­di­llis­mo que exis­ten en el cam­po popu­lar y cla­sis­ta. La arti­cu­la­ción y la uni­dad para la cons­truc­ción de un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio y la fuer­za mate­rial que pue­da sus­ten­tar­lo es más que un deseo, es una obli­ga­ción. Quie­nes por un u otro moti­vo impo­si­bi­li­ten o retar­den esta nece­sa­ria uni­dad, con esta acción debi­li­tan la cons­truc­ción de un movi­mien­to popu­lar de tipo nue­vo, con pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria y socia­lis­ta, sus­ten­ta­do en el poder popular.

No es sufi­cien­te la movi­li­za­ción, por más radi­cal que esta sea. La cons­truc­ción de un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio es impos­ter­ga­ble e inevi­ta­ble. La cla­se tra­ba­ja­do­ra y el pue­blo, para cons­ti­tuir­se en poder, debe­mos ir mucho más allá de la decla­ra­ción de inten­cio­nes, más allá de las dife­ren­cias par­cia­les y aun más allá de las des­con­fian­zas, vivi­das o heredadas.

Este pro­ce­so de cons­truc­ción de fuer­za y de pro­gra­ma, de ideas y pro­yec­to, de orga­ni­za­ción y capa­ci­dad de com­ba­te, es una tarea colec­ti­va y debe­mos acu­dir con humil­dad y hones­ti­dad a la rea­li­za­ción de esta. No sig­ni­fi­ca por nin­gún moti­vo ocul­tar dife­ren­cias, sino desa­rro­llar­las al calor de la lucha de cla­ses, sin fal­sa diplo­ma­cia, pero fun­da­men­tal­men­te sin opor­tu­nis­mo, deba­tir en la acción común, des­cu­brir lo correc­to a tra­vés de la prac­ti­ca común con­fian­do en las masas y el pueblo.

Las tareas que enfren­ta­mos son gigan­tes, el enemi­go de cla­se es pode­ro­so y usa a sus acó­li­tos a su anto­jo. Debe­mos con­ti­nuar sacan­do lec­cio­nes, para que estas se trans­for­men al calor de la lucha en apren­di­za­jes con­cre­tos y úti­les. No debe­mos ceder espa­cios en la bús­que­da de la uni­dad pues esta­mos enfren­ta­dos a la tarea nece­sa­ria de cons­truir una alter­na­ti­va, cla­sis­ta, orga­ni­za­da, fuer­te y capaz de vencer.

*Ex pre­so polí­ti­co en dic­ta­du­ra y exi­lia­do en «demo­cra­cia»

Inte­gran­te de la AIT, Aso­cia­ción Inter­sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras Clasistas 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.