Día del Dere­cho Uni­ver­sal de los Pue­blos a la Rebe­lión Armada

Hace 13 años el coman­dan­te Manuel se fue con el sol del 26 de mar­zo, tras haber lucha­do toda su vida por la Nue­va Colom­bia, la que todos hemos soña­do en paz, jus­ti­cia social y demo­cra­cia, deján­do­nos la estra­te­gia de su Cam­pa­ña Boli­va­ria­na para alcanzarla.

El obje­ti­vo es el mis­mo: la toma del poder para el pue­blo, y las dos vías para lograr­lo son tam­bién las mis­mas: la vía de las armas y la del gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal. Y aun­que en este camino se haya des­ata­do la tor­men­ta de la trai­ción, la meta sigue allá, espe­ran­do, alum­bra­da por los relámpagos.

En home­na­je al coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez, el maes­tro de la gue­rra de gue­rri­llas móvi­les, un gru­po de lucha­do­res de Nues­tra Amé­ri­ca y de Euro­pa, resol­vió ins­ti­tuir el 26 de mar­zo como el día del dere­cho uni­ver­sal de los pue­blos a la rebe­lión armada.

Mien­tras viva la lucha arma­da como dere­cho uni­ver­sal, como un dere­cho natu­ral, Manuel segui­rá vivo, y bien vivo, en el pen­sa­mien­to mili­tar y polí­ti­co de los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras de la FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, que hacen suyo el pen­sa­mien­to del Liber­ta­dor Simón Bolí­var cuan­do con­cep­túa que: «El hom­bre social pue­de cons­pi­rar con­tra toda ley posi­ti­va que ten­ga encor­va­da su cer­viz, escu­dán­do­se con la ley natu­ral…» «Sin duda es algo seve­ra esta teo­ría, ‑dice Bolí­var- pero aun cuan­do sean alar­man­tes las con­se­cuen­cias de la resis­ten­cia al poder, no es menos cier­to que exis­te en la natu­ra­le­za del hom­bre social un dere­cho inalie­na­ble que legi­ti­ma la insu­rrec­ción».

La rebel­día fren­te a regí­me­nes injus­tos y tirá­ni­cos, es un dere­cho uni­ver­sal irre­nun­cia­ble, que no pue­de ser arro­ja­do a la defla­gra­ción del olvi­do, y es al mis­mo tiem­po una bofe­ta­da a cier­ta izquier­da pusi­lá­ni­me, que por arti­fi­cios sico­ló­gi­cos y mediá­ti­cos, se cree derro­ta­da, y que atrin­che­ra­da en su cobar­día, duda de la capa­ci­dad de lucha de los pueblos.

El triun­fo de la estra­te­gia de Manuel no se ha difu­mi­na­do en el aire. Su fuer­za mate­rial ‑que es la uni­dad de las rebel­días empu­ñan­do el decoro‑, y su fuer­za espi­ri­tual ‑que es el sue­ño de vida dig­na de los colom­bia­nos tre­mo­lan­do como ban­de­ra al viento‑, siguen ahí bajo el fir­ma­men­to, como ener­gía ciné­ti­ca con­te­ni­da, pero cada vez más pode­ro­sa, espe­ran­do el impul­so ini­cial de la nación en masa, para acti­var su movi­mien­to irre­fre­na­ble e irre­sis­ti­ble hacia la des­truc­ción de mal gobierno y la ins­tau­ra­ción de uno nue­vo, que sea amo­ro­so con su pue­blo, garan­te de la paz, inclu­yen­te y justo.

Vivi­mos el tiem­po del des­per­tar de las con­cien­cias y del fin de la resig­na­ción. El sobe­rano es el pue­blo, y el pue­blo es el que pue­de. ¿Quién dijo que gober­nar al país era potes­tad exclu­si­va de las oli­gar­quías? Que se aca­be el tiem­po de los atro­pe­llos con­tra el pue­blo y se esta­blez­ca el fin de la impu­ni­dad. Tene­mos dere­cho a un gobierno que gobier­ne para todos y no solo para la ava­ri­cia y la ausen­cia de sen­ti­do común de los poderosos.

Debe­mos salir de los hue­cos y cata­cum­bas de la exclu­sión des­ha­cién­do­nos de las cade­nas de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca para luchar uni­dos y resuel­ta­men­te por una patria nue­va. Eso no lo harán las oli­gar­quías por noso­tros. Nece­sa­ria­men­te ten­dre­mos que con­ver­tir­nos en nues­tros pro­pios liber­ta­do­res, si que­re­mos jus­ti­cia y humanidad.

El pac­to, el acuer­do polí­ti­co nacio­nal, es el pri­mer paso para la cons­truc­ción de la patria del futu­ro de nues­tro anhe­lo colec­ti­vo. La uni­dad de todos bajo una sola ban­de­ra es la cla­ve de la vic­to­ria. Ella es la poten­cia trans­for­ma­do­ra, es la fuer­za del cam­bio que pue­de lle­var al Pala­cio de Nari­ño a ese nue­vo gobierno que que­re­mos para que, inau­gu­re una nue­va era de paz, jus­ti­cia social, demo­cra­cia y sobe­ra­nía. Uni­dad, Uni­dad, Uni­dad, debe ser nues­tra divi­sa. Uni­dad del movi­mien­to social y polí­ti­co, uni­dad y lucha de los cam­pe­si­nos, los obre­ros, las muje­res, los estu­dian­tes, los indí­ge­nas, los tra­ba­ja­do­res de la salud, los pro­fe­so­res y cate­drá­ti­cos, los mili­ta­res y los gue­rri­lle­ros, los cris­tia­nos y no cre­yen­tes, los trans­por­ta­do­res, y el uni­ver­so de aque­llos que luchan por sus dere­chos, para que, al fin, un cam­bio polí­ti­co y social favo­ra­ble, nos abra­ce a todos.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaMar­zo 26 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *