Avan­za el camino para la recu­pe­ra­ción de Gam­bo­gáz, la fin­ca roba­da por Quei­po de Llano

El pago con el que Gon­za­lo Quei­po de Llano adqui­rió la fin­ca de Gam­bo­gáz ha esta­do dis­cu­ti­da entre la pro­pa­gan­da fran­quis­ta, los rela­tos de la fami­lia ante­rior­men­te pro­pie­ta­ria y las leyen­das sevi­lla­nas. Tras más de ochen­ta años de aque­llo, el auge memo­ria­lis­ta duran­te el siglo XXI y la res­ti­tu­ción del galle­go Pazo de Mei­rás, ha des­per­ta­do el inte­rés por la recu­pe­ra­ción de la hacien­da y sus terre­nos ubi­ca­dos en la ori­lla came­ra del Guadalquivir.

La inves­ti­ga­ción lle­va­da a cabo por la Pla­ta­for­ma Gam­bo­gáz ha logra­do un des­cu­bri­mien­to docu­men­tal que pue­de des­pe­jar de for­ma deter­mi­nan­te la recu­pe­ra­ción del patri­mo­nio por par­te del Esta­do. Un acta nota­rial de la adqui­si­ción de los terre­nos por par­te de Quei­po de Llano demos­tra­ría que el dine­ro con el que se com­pró pro­ce­día del Ban­co de España.

Este docu­men­to cer­ti­fi­ca­ría que la fin­ca fue com­pra­da a la ante­rior fami­lia pro­pie­ta­ria, los Váz­quez Rodrí­guez, por 1,3 millo­nes de pese­tas usur­pa­dos a las arcas públi­cas. Los inves­ti­ga­do­res expli­can que este pre­cio esta­ba por deba­jo de mer­ca­do y que sir­vió para adqui­rir una exten­sión de 480 hec­tá­reas, el 85,93% de la fin­ca. Un hallaz­go que anu­la la creen­cia popu­lar, con­se­cuen­cia de la pro­pa­gan­da fran­quis­ta, de que el dine­ro tenía como ori­gen una colec­ta popu­lar empren­di­da como agra­de­ci­mien­to al gene­ral por su acción en la guerra.

El acta de com­pra­ven­ta se reali­zó en la nota­ría de Ful­gen­cio Echaí­de Agui­na­ga el 24 de diciem­bre de 1937. Tras la com­pra, Quei­po de Llano donó la fin­ca a la Fun­da­ción Bené­fi­ca Social Agra­ria Gon­za­lo Quei­po de Llano que cons­ti­tu­yó en ese mis­mo pro­to­co­lo notarial.

En aque­lla escri­tu­ra de com­pra­ven­ta se jus­ti­fi­ca­ba el pago con dine­ro públi­co y la pos­te­rior dona­ción des­de la nece­si­dad de “auxi­lio de la agri­cul­tu­ra y pro­tec­ción de los obre­ros del cam­po o modes­tos agri­cul­to­res para mejo­rar sus medios de vida”, median­te la “adqui­si­ción y par­ce­la­ción de terre­nos aptos para ser entre­ga­dos a labra­do­res de inta­cha­ble con­duc­ta e indis­cu­ti­ble adhe­sión a la cau­sa, que hayan toma­do par­te de la Cru­za­da de liberación”.

El “obje­ti­vo social” de la Fun­da­ción jamás se desa­rro­lló y la fami­lia Quei­po de Llano, duran­te los años más san­grien­tos bajo su man­do en la pro­vin­cia de Sevi­lla, con­ti­nuó amplian­do el patri­mon según ha podi­do cono­cer la pla­ta­for­ma. “En 1940 per­mu­tó por dos fin­cas de 17 hec­tá­reas cada una los dere­chos sobre el cor­ti­jo que man­te­nían toda­vía cua­tro her­ma­nos de la fami­lia Váz­quez”, explican.

Ade­más, en enero de 1945 la Fun­da­ción de Quei­po de Llano com­pró 150 hec­tá­reas en Isla Mayor por valor de 1,65 millo­nes de pese­tas, gra­cias a los bene­fi­cios de la explo­ta­ción duran­te sie­te años de Gam­bo­gáz con mano de obra escla­va de pri­sio­ne­ros de guerra.

Duran­te los años pre­vios a su muer­te en 1951, una mara­ña legal col­ma­da de irre­gu­la­ri­da­des per­mi­ti­das por la ausen­cia de esta­do de dere­cho en el país, la pro­pie­dad de Gam­bo­gáz vol­vió a manos del pro­pio Quei­po de Llano y su fami­lia, y la Fun­da­ción cam­bió su obje­ti­vo social. De esta mane­ra, las pro­pie­da­des pudie­ron ser here­da­das por su des­cen­den­cia has­ta el día de hoy.

Tras el hallaz­go nota­rial, cru­cial para cono­cer el ori­gen usur­pa­dor de la pro­pie­dad actual de la fin­ca, la Pla­ta­for­ma Gam­bo­gáz ha pedi­do al Secre­ta­rio de Esta­do de Memo­ria Demo­crá­ti­ca, por inter­me­dia­ción de la Alcal­día de Camas, la for­ma­ción de una comi­sión his­tó­ri­ca y jurí­di­ca con capa­ci­dad para com­ple­tar la docu­men­ta­ción que per­mi­ta lle­var ante la Abo­ga­cía del Esta­do el caso de Gam­bo­gáz. Un pro­ce­di­mien­to simi­lar al que se lle­vó a cabo en la recu­pe­ra­ción del Pazo de Mei­rás, don­de la impli­ca­ción de ayun­ta­mien­tos, Dipu­tación, y aso­cia­cio­nes memo­ria­lis­tas logra­ron un éxi­to que abre el camino de la res­tau­ra­ción de otros patrimonios.

Nico­lás López/​Aljarafe digital

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.