Argen­ti­na. Recor­da­ron en la Emba­ja­da boli­va­ria­na a los vene­zo­la­nos dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos por la dic­ta­du­ra militar

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de mar­zo de 2021.

En un emo­ti­vo y nece­sa­rio acto rea­li­za­do este 24 de mar­zo en la emba­ja­da de Vene­zue­la Boli­va­ria­na, se recor­dó a los vene­zo­la­nos dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar de 1976. Pre­si­di­do por la jefa de la Misión diplo­má­ti­ca, Ste­lla Lugo, y el res­to del per­so­nal de la emba­ja­da y con­tan­do con la impres­cin­di­ble inves­ti­ga­ción del his­to­ria­dor Artu­ro Lev, se pudo recor­dar a Jai­me Col­me­na­res, José Enri­que Tom­ne­lli, Lili­do Nel­son Ramí­rez Igle­sia y Mil­ton Marinelli.

El acto comen­zó con la lec­tu­ra de un tex­to envia­do, para recor­dar a Jai­me Col­me­na­res, por el ex mili­tan­te mon­to­ne­ro Osval­do Jau­ret­che, y lue­go, tam­bién sobre Jai­me, se leyó una sem­blan­za rea­li­za­da por otra mili­tan­te de los 70, Tere­sa Váz­quez. Pos­te­rior­men­te hablo la Jefa de la Misión vene­zo­la­na en Argen­ti­na, Ste­lla Lugo, quien evo­có lo que sig­ni­fi­ca­ron para el con­ti­nen­te las dic­ta­du­ras de los 70, refi­rién­do­se en espe­cial a los años de horror que vivió el pue­blo argen­tino. Par­ti­cu­lar énfa­sis y emo­ción puso Lugo al recor­dar el ejem­plo de lucha de las Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo, refi­rién­do­se lue­go al per­fil mili­tan­te de los jóve­nes vene­zo­la­nos que fue­ron secues­tra­dos y algu­nos de ellos ase­si­na­dos por los militares.

Pos­te­rior­men­te habló el direc­tor de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Car­los Azná­rez, quien evo­có el per­fil de lucha­dor, exce­len­te fotó­gra­fo y gran com­pa­ñe­ro de Col­me­na­res. Se refi­rió tam­bién a la her­mo­sa rela­ción de tra­ba­jo y mili­tan­cia que Jai­me man­tu­vo con Cris­ti­na Bet­ta­nin, y el sig­ni­fi­ca­do de fami­lia revo­lu­cio­na­ria que cons­ti­tu­ye­ron los Bet­ta­nin, de los que la madre de Cris­ti­na, Jua­ni, era un baluar­te en ese sen­ti­do. “Eran, des­de todos los pun­tos que se los pudie­ra ver, una fami­lia sub­ver­si­va fren­te al orden esta­ble­ci­do, y Jai­me era uno más en ese núcleo de amor y compromiso”.

Pos­te­rior­men­te, habló el ex mili­tan­te del FAS en Tucu­mán, José “Macho” Luna, quien dibu­jó el reco­rri­do de la mili­tan­cia de Mil­ton Mari­ne­lli y la pro­pia en la pro­vin­cia de Tucu­mán. Las luchas estu­dian­ti­les liga­das al movi­mien­to obre­ro, las deten­cio­nes, tor­tu­ras y la pos­te­rior sali­da des­de la pri­sión de Luna al exte­rior, pri­me­ro a Colom­bia y lue­go a Vene­zue­la. Alli, se ente­ra que Mari­ne­lli había sido nue­va­men­te dete­ni­do e ini­cia con otros com­pa­ñe­ros una cam­pa­ña de soli­da­ri­dad y visi­bi­li­za­ción del hecho, que con­clu­ye feliz­men­te con la liber­tad de Milton.

Final­men­te, el encuen­tro por la memo­ria, cul­mi­nó con la plan­ta­ción de un árbol en la puer­ta de la emba­ja­da, en home­na­je a esos lucha­do­res vene­zo­la­nos que mili­ta­ron en Argen­ti­na y a los 30mil jóve­nes que fue­ron ase­si­na­dos por la peor dic­ta­du­ra mili­tar que sopor­tó el país.

Como todos sabe­mos, el día de hoy, 24 de mar­zo, se con­me­mo­ra en Argen­ti­na a los mili­tan­tes polí­ti­cos y a las víc­ti­mas civi­les que sufrie­ron vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar, auto­de­no­mi­na­da “Pro­ce­so de Reor­ga­ni­za­ción Nacio­nal”, que usur­pó el gobierno del Esta­do nacio­nal argen­tino entre el 24 de mar­zo de 1976 y el 10 de diciem­bre de 1983.

Duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar en Argen­ti­na hubo nume­ro­sos migran­tes, según la CONADEP más de 600, que fue­ron víc­ti­mas del secues­tro, de deten­cio­nes clan­des­ti­nas, de tor­tu­ra, algu­nos de ellos fue­ron ase­si­na­dos o des­apa­re­ci­dos y otros logra­ron sobre­vi­vir a las vio­len­cias físi­cas y psi­co­ló­gi­cas de la que fue­ron obje­to del “poder con­cen­tra­cio­na­rio” en los Cen­tros Clan­des­ti­nos de Deten­ción, todo esto era par­te de un pro­ce­so de vio­len­cia polí­ti­ca que no era nue­vo pero que alcan­zó carac­te­rís­ti­cas extre­mas a par­tir de 1976, es decir, ya no era la Tri­ple A (Alian­za Anti­co­mu­nis­ta Argen­ti­na) ni los decre­tos de ani­qui­la­mien­to hacia un sec­tor insur­gen­te, sino que era la dic­ta­du­ra con­tra toda una socie­dad en la cual veía enemi­gos inter­nos y había que dis­ci­pli­nar. Para el gobierno mili­tar exis­tió una “gue­rra anti­sub­ver­si­va”, crea­ron al enemi­go interno “sub­ver­si­vo”, que ya no era el enemi­go interno “comu­nis­ta” den­tro del pero­nis­mo. Todo esto en un mar­co mun­dial de Gue­rra Fría, del Plan Cón­dor y de la Escue­la de Las Américas.

En ese con­tex­to, entre el 27 de mar­zo de 1976 y el 4 de mayo de 1978 fue­ron dete­ni­dos, des­apa­re­ci­dos, tor­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos en cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción, cua­tro jóve­nes de nacio­na­li­dad vene­zo­la­na, migran­tes vene­zo­la­nos en Argen­ti­na. Uno fue ase­si­na­do y cal­ci­na­do su cuer­po, uno sigue des­apa­re­ci­do y dos logra­ron ser libe­ra­dos. Dos de ellos eran estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. Todos estu­vie­ron com­pro­me­ti­dos en la lucha con­tra la dic­ta­du­ra y las rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les. Nin­guno se cono­ció con el otro. Fue­ron dete­ni­dos en años dife­ren­tes, en dis­tin­tas ciu­da­des y sus fami­lia­res en Vene­zue­la eran de ciu­da­des dis­tan­tes unas de otras.

Vea­mos una bre­ve sem­blan­za de cada uno:

José Enri­que Toma­ne­lli Desimi­ni (1953−1976), nació en los Gua­yos, Esta­do Cara­bo­bo. Hijo de inmi­gran­tes ita­lia­nos en Vene­zue­la. La fami­lia se tras­la­da en 1958 a Argen­ti­na por moti­vos de salud del padre. Fue mili­tan­te de la Juven­tud Pero­nis­ta (JP) y de Mon­to­ne­ros entre 1973 – 1976. Secues­tra­do en la loca­li­dad de Cam­pa­na el 27 de mar­zo de 1976, fue ase­si­na­do el 2 de abril de 1976 en Esco­bar jun­to a otros cau­ti­vos. Su cuer­po fue cal­ci­na­do, encon­tra­do en una tum­ba mar­ca­da como N/​N (sin nom­bre) el 4 de abril de 1976. Acu­sa­do del homi­ci­dio: Ofi­cial de la Poli­cía Bonae­ren­se Luis Abe­lar­do Pat­ti (el caso lo lle­va la Fis­ca­lía del Par­ti­do de Gene­ral San Mar­tín). La fami­lia reali­zó ges­tio­nes ante la Emba­ja­da de Vene­zue­la ape­lan­do a su nacio­na­li­dad, nun­ca obtu­vo res­pues­tas. El 24 de mar­zo de 2013 se inau­gu­ró un Espa­cio por la Memo­ria en la pla­za “Juan Manuel de Rosas” de Esco­bar, al lado de la comi­sa­ría 1ra, don­de en 1976 fun­cio­nó un Cen­tro Clan­des­tino de Deten­ción. En el acto se ente­rró las ceni­zas de José Enri­que, que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por estu­dios foren­ses y exá­me­nes gené­ti­cos en el 2012. La emba­ja­da de Vene­zue­la en ese momen­to hizo acto de pre­sen­cia en Escobar.

Su lega­jo es el No 1916 del Infor­me de la Comi­sión Nacio­nal sobre la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas (CONADEP).

Jai­me José Col­me­na­res Ramí­rez (1949−1977), nació en Vale­ra, Esta­do Tru­ji­llo, el 17 de

octu­bre de 1949. En febre­ro de 1969 se tras­la­da a Bue­nos Aires, Argen­ti­na, como artista

beca­do con fon­dos esta­ta­les del gobierno vene­zo­lano a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra y

Bellas Artes (INCIBA), jun­to a otros dos jóve­nes artis­tas: Fran­cis­co Gri­so­lía Dávi­la y

Gre­go­rio Torres.

En Bue­nos Aires cono­ce a la repor­te­ra grá­fi­ca Cris­ti­na Bet­ta­nin con la cual se

casó en el año de 1971 en Eji­do, Esta­do Méri­da. Cris­ti­na era hija del dibu­jan­te, artista

plás­ti­co, cineas­ta y mili­tan­te pero­nis­ta Alfre­do Ati­lio Bet­ta­nin (cola­bo­ra­dor de la revista

De Fren­te 1953 – 1956 y dia­gra­ma­dor de la revis­ta Dina­mis del sin­di­ca­to de Luz y

Fuer­za a fina­les de los sesen­ta) y de Elba Jua­na Ferra­ro de Bet­ta­nin. Era her­ma­na de los

perio­dis­tas y mili­tan­tes de Juven­tud Pero­nis­ta (JP) Gui­ller­mo Juan Bettanin

(secues­tra­do-des­apa­re­ci­do des­de el 7 de mayo de 1976) y Leo­nar­do Bet­ta­nin, este

últi­mo era un cua­dro polí­ti­co de la corrien­te pero­nis­ta de izquier­da Tendencia

Revo­lu­cio­na­ria, lle­gó a ser dipu­tado nacio­nal por Capi­tal Fede­ral en las elec­cio­nes del

11 de mar­zo de 1973 por el Fren­te Jus­ti­cia­lis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (FREJULI), en

sep­tiem­bre de 1974 fue uno de los dipu­tados que renun­ció a su ban­ca en des­acuer­do con

el pro­yec­to de Códi­go Penal pero man­tu­vo su mili­tan­cia polí­ti­ca en la organización

Mon­to­ne­ros.

Jai­me, que era pin­tor, se intere­só por la foto­gra­fía a tra­vés de Cris­ti­na, tra­ba­jó de

repor­te­ro grá­fi­co en el dia­rio Noti­cias y, en las revis­tas Ya y Evi­ta Mon­to­ne­ra. Jai­me fue

secues­tra­do-des­apa­re­ci­do el 2 de enero de 1977 (27 años al momen­to del secues­tro), en la calle 2, N° 626 del barrio Grá­fi­co, en Fisher­ton, Rosa­rio, San­ta Fe, en la casa de su

cuña­do Leo­nar­do y de su espo­sa María Inés Luchet­ti (emba­ra­za­da de nue­ve meses), que

vivían allí jun­to a sus hijas Maria­na (tres años) y Caro­li­na (un año y medio).

En tes­ti­mo­nios de las sobre­vi­vien­tes Jua­na Ferra­ro de Bet­ta­nin y María Inés

Luchet­ti de Bet­ta­nin por la Cau­sa Feced (1984) narran lo siguien­te sobre aquel 2 de

enero: esta­ban en una reu­nión fami­liar. Allí fue ase­si­na­do Leo­nar­do, Roque Julio

Mag­gio y Clo­til­de Toz­zi (estos últi­mos ami­gos mili­tan­tes de la fami­lia); Cristina

Bet­ta­nin tomó una pas­ti­lla de cia­nu­ro, murió en el tra­yec­to a la Comi­sa­ría de Fisherton;

esta­ban cua­tro niñas que fue­ron lle­va­das a una comi­sa­ría de meno­res: Maria­na Bettanin,

Caro­li­na Bet­ta­nin, Pau­la Mag­gio de dos años de edad, hija de Roque, y Bár­ba­ra Tozzi

de un año de edad, hija de Clo­til­de; Jua­na y María Inés fue­ron lle­va­das y tor­tu­ra­das al

Ser­vi­cio de Infor­ma­cio­nes de la Jefa­tu­ra de Poli­cía de Rosa­rio (SI), que ter­mi­nó siendo

un gran CCD y lue­go apre­sa­das en la Alcai­día de Muje­res de la Jefa­tu­ra de Rosario

has­ta el 11 de octu­bre de 1977 (María Inés y Cris­ti­na Inés), y el 24 de diciem­bre de

1977 (Jua­na); María Inés dio a luz en cau­ti­ve­rio a Cris­ti­na Inés; Jai­me Col­me­na­res fue

tras­la­da­do al SI jun­to a Jua­na y María Inés, allí fue tor­tu­ra­do, Jua­na sabe de él has­ta el

día 7 de enero de 1977, ya que un guar­dia-cola­bo­ra­dor, José “El Pollo” Bara­va­lle, le

infor­ma que Jai­me había sido que­ma­do por accidente.

Según una decla­ra­ción jura­da del 24 de julio de 1984 ante la Emba­ja­da de

Argen­ti­na en Cara­cas, el exi­lia­do argen­tino Lisan­dro Raúl Cubas decla­ró que en su

deten­ción ile­gal en la Escue­la de Mecá­ni­ca de la Arma­da (ESMA) com­par­tió cautiverio

con una per­so­na de nacio­na­li­dad vene­zo­la­na que era fotó­gra­fo, al cual tenían trabajando

en el labo­ra­to­rio de foto­gra­fía que se encon­tra­ba en el sótano, hacia fines de mar­zo de

1977 el vene­zo­lano fue tras­la­da­do de allí, ese vene­zo­lano era Jai­me Colmenares,

iden­ti­fi­ca­do por Cubas en un encuen­tro en Vene­zue­la con Betty Col­me­na­res, hermana

de Jai­me, quien le mos­tró una foto de Jai­me. Daniel Las­tra y Marcelo

Cami­lo Her­nán­dez tam­bién reco­no­cie­ron a Jai­me Col­me­na­res en la ESMA.

Jai­me sigue des­apa­re­ci­do. Todos los 24 de mar­zo, des­de el año 2017, en el Día Nacio­nal de la Memo­ria por la Ver­dad y la Jus­ti­cia, el Gru­po de Repor­te­ros Grá­fi­co 81 (GRG81) y la Aso­cia­ción de Repor­te­ros Grá­fi­cos de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (ARGRA) mar­chan con imá­ge­nes de sus repor­te­ros grá­fi­cos des­apa­re­ci­dos por la últi­ma dic­ta­du­ra, entre ellos Jai­me. Lega­jo N° 7678, CONADEP.

Lili­do Nel­son Ramí­rez Igle­sia (1944−2018), nació en Encon­tra­dos, Esta­do Zulia. Lle­gó a

Argen­ti­na en 1964, se radi­có en Corrien­tes don­de ingre­so a la Facul­tad de Vete­ri­na­ria de la

Uni­ver­si­dad Nacio­nal del Nor­des­te. Estu­dió con recur­sos pro­pios. Su her­mano estudió

Medi­ci­na tam­bién en Argen­ti­na unos años antes. Fue secues­tra­do el 28 de noviem­bre de 1977. Mili­ta­ba en una orga­ni­za­ción estu­dian­til per­te­ne­cien­te a la Fede­ra­ción Argentina

Uni­ver­si­ta­ria de Izquier­da (FAUDI). Sobre­vi­vien­te. Fue expul­sa­do de Argen­ti­na por el

Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal, el 31 de agos­to de 1978, median­te el Decre­to S

20501978, basa­do en la Ley migran­te 21259. Falle­ció en Vene­zue­la el 19 de abril de 2018. No hay datos de él en la CONADEP. Lili­do fue libe­ra­do gra­cias a ges­tio­nes de su fami­lia y de la can­ci­lle­ría vene­zo­la­na. Se con­vir­tió en un pres­ti­gio­so cien­tí­fi­co vene­zo­lano de las áreas de Gené­ti­ca y Repro­duc­ción Ani­mal, pero más nun­ca regre­so a Argen­ti­na. Lo sobre­vi­ve su espo­sa y sus hijos.

Mil­ton Gabriel Mari­ne­lli Seque­ra (1953), nació el 17 de junio de 1953 en Miran­da, Esta­do Carabobo.

Había comen­za­do a estu­diar en 1969 en la Facul­tad de

Agro­no­mía y Vete­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la (UCV) sede que

que­da ubi­ca­da en el Limón, Mara­cay, Esta­do Ara­gua, pero a par­tir del 31 de octu­bre de

1969 has­ta febre­ro de 1971 la UCV fue inter­ve­ni­da, alla­na­da y cerra­da por órde­nes del

pre­si­den­te social­cris­tiano Rafael Cal­de­ra por moti­vo de cons­tan­tes pro­tes­tas con­tra la

refor­ma a la Ley de Uni­ver­si­da­des. La ver­sión ofi­cial es que la toma era pre­ven­ti­va con

el obje­ti­vo de cap­tu­rar francotiradores.

Mil­ton par­ti­ci­pó de las pro­tes­tas y se vio afec­ta­do por la inter­ven­ción. Es cuando

deci­dió migrar y seguir sus estu­dios en Argen­ti­na en la cual tenía un ami­go venezolano

estu­dian­do en Tucu­mán, Eduar­do Ramos. Mil­ton se tras­la­dó a Argen­ti­na por sus

pro­pios medios para cur­sar estu­dios de Inge­nie­ro Zoo­tec­nis­ta en la Facul­tad de

Agro­no­mía y Zoo­tec­nia de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Tucu­mán (UNT). Lle­gó a

Tucu­mán en abril de 1973 para comen­zar sus estu­dios, la infla­ción era muy alta y ya la

fami­lia no podía cos­tear los estu­dios así que logra­ron obte­ner en 1974 una beca por el

recién crea­do Pro­gra­ma de Becas Gran Maris­cal de Aya­cu­cho, ges­tio­nes que se hicieron

des­de Vene­zue­la por su familia.

En mayo de 1976 con­tra­jo matri­mo­nio con la argen­ti­na Gra­cie­la Inés González

Tosi con la cual tie­ne un hijo ese mis­mo año, lla­ma­do Gabriel.

Mili­tó en el Gru­po de Base Inde­pen­dien­te (GBI) y par­ti­ci­pó de las luchas estu­dian­ti­les por el Come­dor Universitario.

Fue secues­tra­do-des­apa­re­ci­do el 4 de mayo de 1978. Sobre­vi­vien­te. Expul­sa­do de Argen­ti­na por el PEN, el 7 de agos­to de 1978, median­te el Decre­to S 17971978, basa­do en la Ley 21259. No hay datos de él en la CONADEP.

Mil­ton sobre­vi­ve gra­cias a un arduo tra­ba­jo de mili­tan­cia de los dere­chos huma­nos rea­li­za­do por las deman­das de su fami­lia, la pre­sión de diver­sos acti­vis­tas, por ejem­plo, exi­lia­dos argen­ti­nos como José Luna, des­de Pro­Re­fu­gia­dos como el padre Juan Vives Suria, José Vicen­te Ran­gel y Héc­tor Muji­ca del PCV. Al final el gobierno vene­zo­lano inter­vino median­te can­ci­lle­ría para que la Jun­ta Mili­tar argen­ti­na lega­li­za­ra a Milton.

Hoy nos fal­ta Jai­me, hoy día hay cau­sas abier­tas por estos casos pre­sen­ta­dos, hoy pedi­mos memo­ria, ver­dad, jus­ti­cia y reparación…

30mil pre­sen­tes!!!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.