Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (II de X)

De 1866 a 1889, fecha en la que se crea la Segun­da Internacional

El I Con­gre­so de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res (AIT) se cele­bró en sep­tiem­bre de 1866 en Gine­bra, cul­mi­na­ción de un lar­go pro­ce­so, años antes de que la pala­bra inter­na­cio­na­lis­mo fue­ra reco­gi­da por pri­me­ra vez en un dic­cio­na­rio en 1879, lo que con­fir­ma el prin­ci­pio mate­ria­lis­ta de la pri­ma­cía de la acción sobre el ver­bo. En efec­to, la soli­da­ri­dad entre explo­ta­dos y explo­ta­das sur­gió con la mis­ma explo­ta­ción y todo indi­ca que su pri­me­ra expre­sión pro­le­ta­ria fue una car­ta de obre­ros de Lyon dirig­da a obre­ros ingle­ses de mayo de 1832. El inter­na­cio­na­lis­mo esta­ba muy arrai­ga­do: en 1852 se disol­vió la Liga Comu­nis­ta debi­do a los gol­pes repre­si­vos, pero se reci­bió ayu­da eco­nó­mi­ca des­de Esta­dos Uni­dos y de inme­dia­to se creó la Liga Mun­dial de Revo­lu­cio­na­rios Comu­nis­tas, cuyo pri­mer artícu­lo decía:

Esta Aso­cia­ción se pro­po­ne por fina­li­dad el derro­ca­mien­to de todas las cla­ses pri­vi­le­gia­das y su suje­ción a la dic­ta­du­ra de los pro­le­ta­rios en que la revo­lu­ción se man­ten­drá per­ma­nen­te­men­te has­ta la implan­ta­ción del comu­nis­mo, que será la últi­ma for­ma de vida de la comu­ni­dad humana.

Si en los con­gre­sos pos­te­rio­res de la AIT no se plan­tea la nece­si­dad de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, es debi­do a la tác­ti­ca del sec­tor segui­dor de Marx y Engels para no crear deba­tes polí­ti­cos y teó­ri­cos de lar­go alcan­ce estra­té­gi­co, para no crear ten­sio­nes que pudie­ran rom­per la uni­dad entre fuer­zas muy diver­sas. Bajo este idea­rio, una serie de reunio­nes faci­li­ta­ron que en sep­tiem­bre de 1864 se crea­ra en Lon­dres lo que sería la AIT. En estas reunio­nes pre­pa­ra­to­rias tam­bién se orga­ni­za­ron luchas con­tra los esqui­ro­les euro­peos que la bur­gue­sía ingle­sa con­tra­ta­ba con bajos sala­rios para aplas­tar las huel­gas, actos de soli­da­ri­dad con Polo­nia y con la Ita­lia de Gari­bal­di, etc. Las luchas de libe­ra­ción nacio­nal fue­ron uno de los aci­ca­tes direc­tos en la for­ma­ción de la AIT, y aun­que aquí hemos cita­do a Polo­nia e Ita­lia, la insis­ten­cia en Irlan­da y otras nacio­nes opri­mi­das por par­te del sec­tor nuclea­do alre­de­dor de Marx y Engels fue cons­tan­te, sobre todo tenien­do en cuen­ta que, ade­más de sus artícu­los denun­cian­do la bru­ta­li­dad de la opre­sión colo­nial, tam­bién esta­ban redac­tan­do los borra­do­res de El Capi­tal en don­de la opre­sión nacio­nal apa­re­ce múl­ti­ples veces.

En sep­tiem­bre de 1864, Marx redac­tó el céle­bre Mani­fies­to Inau­gu­ral don­de se lee: «La con­quis­ta del poder polí­ti­co ha veni­do a ser, por lo tan­to, el gran deber de la cla­se obre­ra». Y en la Reso­lu­ción se lee este ata­que a la raíz de la demo­cra­cia burguesa:

El capi­tal es una poten­cia social con­cen­tra­da, mien­tras el obre­ro dis­po­ne solo de su fuer­za de tra­ba­jo. Por ello el con­tra­to entre el capi­tal y el tra­ba­jo nun­ca pue­de des­can­sar en con­di­cio­nes jus­tas, ni has­ta ser jus­to en el sen­ti­do de una socie­dad que pone a un lado la pose­sión de los medios mate­ria­les de exis­ten­cia y de pro­duc­ción y al lado opues­to las fuer­zas pro­duc­ti­vas vivas.

Y en octu­bre del mis­mo año los Esta­tu­tos Gene­ra­les que se publi­ca­ron en 1871 y a los que en 1872 se les aña­dió el apar­ta­do 7a:

En su lucha con­tra el poder uni­do de las cla­ses posee­do­ras, el pro­le­ta­ria­do no pue­de actuar como cla­se más que cons­ti­tu­yén­do­se él mis­mo en par­ti­do polí­ti­co dis­tin­to y opues­to a todos los anti­guos par­ti­dos polí­ti­cos crea­dos por las cla­ses poseedoras.

Esta cons­ti­tu­ción del pro­le­ta­ria­do en par­ti­do polí­ti­co es indis­pen­sa­ble para ase­gu­rar el triun­fo de la revo­lu­ción social y de su fin supre­mo: la abo­li­ción de clases.

La coa­li­ción de las fuer­zas de la cla­se obre­ra logra­da ya por la lucha eco­nó­mi­ca debe ser­vir­le asi­mis­mo de palan­ca en su lucha con­tra el poder polí­ti­co de sus explotadores.

Pues­to que los seño­res de la tie­rra y del capi­tal se sir­ven siem­pre de sus pri­vi­le­gios polí­ti­cos para defen­der y per­pe­tuar sus mono­po­lios eco­nó­mi­cos y para sojuz­gar al tra­ba­jo, la con­quis­ta del poder polí­ti­co se ha con­ver­ti­do en el gran deber del proletariado.

La AIT tuvo al prin­ci­pio difi­cul­ta­des para cre­cer a pesar de que en esos años se vivía una olea­da de luchas en Euro­pa y de que ya en noviem­bre de 1864 se empe­zó a inte­grar a tra­de-unio­nes ingle­sas en cre­cien­te pug­na con la corrien­te refor­mis­ta en aumen­to que opta­ba por inte­grar­se en la demo­cra­cia bur­gue­sa. Los des­ni­ve­les orga­ni­za­ti­vos eran gran­des, por ejem­plo, en 1865 se logró una soli­da­ri­dad a tres ban­das: Ber­lín-Lon­dres-Leip­zig para ayu­dar a una huel­ga, sin embar­go, no pudo cele­brar­se un Con­gre­so en Bru­se­las y tuvo que espe­rar­se al de Gine­bra de 1866. Un éxi­to fue la cam­pa­ña euro­pea para impe­dir que la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca tras­la­da­se a Ingla­te­rra a sas­tres del con­ti­nen­te como esqui­ro­les para rom­per la huel­ga de mar­zo y abril de 1866 en Lon­dres, faci­li­tan­do la vic­to­ria de los sas­tres ingleses.

La ten­den­cia mayo­ri­ta­ria en el Con­gre­so de Gine­bra, el mutua­lis­mo de Prudhon, no pudo impo­ner­se del todo, sino que tuvo que acep­tar pro­pues­tas de la peque­ña corrien­te que se esta­ba acer­can­do a Marx: se rei­vin­di­có la jor­na­da de 8 horas, limi­ta­ción del tra­ba­jo infan­til y de las muje­res, edu­ca­ción poli­téc­ni­ca, impul­sar el coope­ra­ti­vis­mo obre­ro en con­tra del bur­gués, recha­zo de los impues­tos indi­rec­tos, des­apa­ri­ción de los ejér­ci­tos, etc. La pla­ta­for­ma inte­gra­ba rei­vin­di­ca­cio­nes que exi­gían movi­li­za­cio­nes con otras que anun­cia­ban cho­ques duros con la bur­gue­sía. Pero aún no plan­tea­ba un ata­que direc­to a la pro­pie­dad bur­gue­sa por­que el grue­so de movi­mien­to obre­ro no esta­ba pre­pa­ra­do para com­pren­der esa con­sig­na decisiva.

Mien­tras tan­to, la bur­gue­sía ingle­sa no per­ma­ne­cía pasi­va. Las gran­des movi­li­za­cio­nes obre­ras de invierno de 1866 – 1867 fue­ron des­ac­ti­va­das median­te la repre­sión de su ala izquier­da y tam­bién de la lucha irlan­de­sa y, a la vez, sobor­nan­do e inte­gran­do con el dere­cho a voto al sec­tor pro­le­ta­rio con sala­rios para pagar un inqui­li­na­je no menor a 10 libras ester­li­nas anua­les. Sur­gía así la lla­ma­da «aris­to­cra­cia obre­ra», que creía que había deja­do de ser cla­se obre­ra. Per­fec­cio­nan­do este méto­do, lue­go el labo­ris­mo lle­ga­ría a publi­car en su pren­sa «obre­ra» con­se­jos para que sus afi­lia­dos invir­tie­ran sus accio­nes en bolsa.

A la vez, el proudho­nis­mo empe­zó a debi­li­tar­se por­que su refor­mis­mo de fon­do fra­ca­sa­ba ante el endu­re­ci­mien­to del capi­tal y ante el radi­ca­lis­mo obre­ro: las coope­ra­ti­vas proudho­nia­nas fra­ca­sa­ron casi todas; las huel­gas, recha­za­das como méto­do, van pro­li­fe­ran­do y empie­za la repre­sión con­tra la huel­ga de los sas­tres de París de 1867 que exi­gían tari­fas úni­cas y aumen­to sala­rial. Ade­más, se va cono­cien­do la soli­dez teó­ri­ca del gru­po que cre­ce alre­de­dor de Marx y Engels, y en sep­tiem­bre de 1867 coin­ci­den la publi­ca­ción del libro I de El Capi­tal con el II Con­gre­so de la AIT cele­bra­do en Lau­sa­na. Fue un Con­gre­so de tran­si­ción entre la fuer­za apa­ren­te del mutua­lis­mo paci­fis­ta y el socia­lis­mo mar­xis­ta al alza, como se apre­cia leyen­do esto: «Que para lle­gar a supri­mir la gue­rra no bas­ta licen­ciar los ejér­ci­tos, sino que hace fal­ta modi­fi­car la orga­ni­za­ción social en el sen­ti­do de esta­ble­cer un repar­to cada vez más equi­ta­ti­vo de la pro­duc­ción». Cuan­do en diciem­bre de 1867 Fran­cia ile­ga­li­za a la AIT por su apo­yo total a la huel­ga de los sas­tres, la suer­te del proudho­nis­mo está echada.

En el III Con­gre­so de la AIT cele­bra­do en Bru­se­las en 1868 se pre­ci­pi­tó el cho­que entre «colec­ti­vis­tas», que exi­gían la pro­pie­dad colec­ti­va de tie­rras, bos­ques, minas, ferro­ca­rri­les, carre­te­ras, telé­gra­fos, etc., y los res­tos proudho­nia­nos y tra­de-unio­nis­tas que pese a sus resis­ten­cias tuvie­ron que acep­tar inclu­so las huel­gas, aun­que regla­men­tán­do­las. Fue un deba­te entre esta corrien­te y el socia­lis­mo que ya dis­po­nía de bases más sóli­das y podía entrar a rei­vin­di­ca­cio­nes con con­te­ni­do polí­ti­co-prác­ti­co radi­cal: «El Con­gre­so reco­mien­da sobre todo que los tra­ba­ja­do­res sus­pen­dan todo tra­ba­jo en el caso que una gue­rra esta­lla­se en sus res­pec­ti­vos paí­ses». Era abrir la puer­ta a los futu­ros deba­tes en la Segun­da Inter­na­cio­nal sobre la Huel­ga Gene­ral y a los lla­ma­dos a la insu­rrec­ción de la Ter­ce­ra Internacional.

La AIT se esta­ba acer­can­do al cen­tro del hura­cán que esta­lla­ría con la Comu­na de París de 1871, tem­po­ral ya anun­cia­do en 1869 cuan­do el gobierno sui­zo sacó el ejér­ci­to para derro­tar las huel­gas de Gine­bra y Basi­lea; tam­bién ese año los gobier­nos de Bél­gi­ca, Gales y Fran­cia usa­ron sus ejér­ci­tos para aplas­tar huel­gas obre­ras y popu­la­res. La radi­ca­li­za­ción era mayo­ri­ta­ria, y a su calor cre­ció algo el gru­po baku­ni­nis­ta que absor­bía a proudho­nia­nos y otros anar­quis­tas. No sin deba­te, la AIT acep­tó la afi­lia­ción de Baku­nin en julio de 1869. Fue en este con­tex­to de lucha de cla­ses, repre­sión poli­cial y abur­gue­sa­mien­to de la nue­va aris­to­cra­cia obre­ra, en el que se dio la IV Con­fe­ren­cia de la AIT cele­bra­da en Basi­lea en sep­tiem­bre de1869, pri­me­ro al que asis­te un repre­sen­tan­te norteamericano.

La pelea sobre la colec­ti­vi­za­ción de la tie­rra sos­te­ni­da en el III Con­gre­so es gana­da en este: «El Con­gre­so decla­ra que la socie­dad tie­ne el dere­cho de abo­lir la pro­pie­dad indi­vi­dual de la tie­rra y devol­ver­la a la colec­ti­vi­dad…». Y se avan­za más en algo deci­si­vo: «El Con­gre­so es de la opi­nión que todos los tra­ba­ja­do­res deben dedi­car­se acti­va­men­te a crear socie­da­des de resis­ten­cia en los dife­ren­tes gru­pos de ofi­cio». Los baku­ni­nis­tas afir­man que el III Con­gre­so está con­tro­la­do por el cen­tra­lis­mo auto­ri­ta­rio. Crean en Gine­bra un cen­tro coor­di­na­dor de su ten­den­cia y un gru­po secre­to diri­gi­do por Baku­nin. Se están con­cre­tan­do así algu­nas de las dife­ren­cias entre mar­xis­mo y anar­quis­mo que ya venían del socia­lis­mo utó­pi­co y del proudho­nis­mo: los pri­me­ros insis­ten en la acción polí­ti­ca para aglu­ti­nar fuer­zas y pre­pa­rar la des­truc­ción del Esta­do; los segun­dos nie­gan la acción polí­ti­ca y exi­gen la des­truc­ción inme­dia­ta del Esta­do. Los pri­me­ros insis­ten en la orga­ni­za­ción des­ti­na­da a ese fin; los segun­dos, en la auto­no­mía total de los gru­pos. Los pri­me­ros insis­ten en la nece­si­dad de la teo­ría crí­ti­ca; los segun­dos se acer­can más a la utopía.

La Comu­na de París de 1871 some­te a la AIT a una prue­ba deci­si­va por­que la repre­sión la había debi­li­ta­do, su implan­ta­ción era peque­ña en París y las ten­sio­nes inter­nas difi­cul­ta­ban la uni­dad… La AIT se vol­có a muer­te en la Comu­na y la red clan­des­ti­na que se man­te­nía a pesar del cie­rre de la Liga Comu­nis­ta en 1852 pres­tó una ayu­da que sería pro­li­jo deta­llar aquí. La bur­gue­sía apro­ve­cha la masa­cre de la Comu­na para lan­zar una repre­sión gene­ra­li­za­da en la mayor par­te de Euro­pa, mien­tras que la AIT se rom­pe en dos: la mayo­ría a favor de los Con­gre­sos, la mino­ría a favor del baku­ni­nis­mo. Con muchas difi­cul­ta­des, la mayo­ría rea­li­za la Con­fe­ren­cia de Lon­dres de 1871 en el que la expe­rien­cia comu­ne­ra reafir­ma que:

En con­tra de este poder colec­ti­vo de las cla­ses posee­do­ras, el pro­le­ta­ria­do no pue­de reac­cio­nar como cla­se más que cons­ti­tu­yen­do su pro­pio par­ti­do polí­ti­co, dis­tin­to, opues­to […] esta cons­ti­tu­ción del pro­le­ta­ria­do en par­ti­do polí­ti­co es indis­pen­sa­ble para ase­gu­rar el triun­fo de la revo­lu­ción social y de su aspi­ra­ción supre­ma: la abo­li­ción de las clases.

La corrien­te baku­ni­nis­ta recha­za la Con­fe­ren­cia y se escin­de de fac­to, ofi­cia­li­zán­do­se esta en el V Con­gre­so de la AIT cele­bra­do en La Haya en 1872 en la que dicha corrien­te es expul­sa­da y se publi­can sus docu­men­tos inter­nos sobre las tác­ti­cas para hacer­se con la direc­ción de la AIT sin res­pe­tar las vías apro­ba­das en los cua­tro con­gre­sos ante­rio­res. Este V Con­gre­so mar­ca un hito por­que se pro­du­ce en medio de la repre­sión y de las nue­vas for­mas de soborno e inte­gra­ción de la aris­to­cra­cia obre­ra, que sin embar­go no con­si­guen dete­ner el ascen­so de la lucha de cla­ses y la for­ma­ción de par­ti­dos y sin­di­ca­tos esta­ta­les y, sobre todo, se cele­bra antes del esta­lli­do de la pri­me­ra Gran Depre­sión mun­dial en 1873 que, como se verá, deter­mi­nó un sal­to en el inter­na­cio­na­lis­mo. La nece­si­dad de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do será vali­da­da por acti­va y por pasi­va a lo lar­go de la nue­va Gran Depresión.

La esci­sión en la AIT, los efec­tos de la repre­sión, el cre­ci­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les y las nue­vas deci­sio­nes toma­das en el V Con­gre­so acon­se­ja­ron tomar una medi­da drás­ti­ca muy deba­ti­da des­de enton­ces: tras­la­dar el Con­se­jo Gene­ral a Nue­va York, des­de don­de se orga­ni­zó el VI Con­gre­so cele­bra­do en 1873 en Gine­bra. La esci­sión supu­so casi la rui­na eco­nó­mi­ca por lo que fue difí­cil orga­ni­zar el Con­gre­so en aquel con­tex­to repre­si­vo agra­va­do por el ini­cio de la Gran Depre­sión. Pudo acu­dir muy poca gen­te, fal­tan­do Marx y Engels, por ejem­plo, pero el Con­gre­so se reafir­mó en la estra­te­gia ya ela­bo­ra­da y sobre todo en la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra, en la nece­si­dad de que se orga­ni­za­se en par­ti­do con­tra­rio al capital.

Pero la rápi­da evo­lu­ción social empe­zó a impo­ner­se y se fue toman­do con­cien­cia de que la AIT había cum­pli­do ya su tarea, y muy bien por cier­to pese a la esci­sión baku­ni­nis­ta. En 1876 se cele­bró en Fila­del­fia el VI y últi­mo Con­gre­so: el capi­ta­lis­mo cam­bia­ba rápi­da­men­te y la for­ma orga­ni­za­ti­va idea­da en 1864 esta­ba supe­ra­da, se había con­ver­ti­do en un freno. Muchas de las orga­ni­za­cio­nes afi­lia­das a la AIT se iban asen­ta­do en sus pue­blos y Esta­dos aun sufrien­do repre­sión y bajo la dure­za de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca. Si la AIT había naci­do por soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, aho­ra esa mis­ma soli­da­ri­dad le lle­va­ba a echar­se a un lado para que cre­cie­ran las orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les, exis­tien­do sin embar­go una deci­di­da con­cien­cia de crear una nue­va Inter­na­cio­nal nada más dar­se las con­di­cio­nes para ello, como así sería.

Los esfuer­zos baku­ni­nis­tas para per­pe­tuar una AIT alter­na­ti­va se estre­lla­ban una y otra vez con­tra esos cam­bios des­de 1873, año en el que rea­li­za­ron un Con­gre­so pro­pio tam­bién en Gine­bra. Lue­go rea­li­za­ron tres segui­dos anual­men­te en Ber­na, Bél­gi­ca y Lon­dres has­ta 1877, pero tuvie­ron que espe­rar a 1881 para hacer el siguien­te en Lon­dres, que sería el últi­mo. El esfuer­zo pos­tre­ro fue­ron las Con­fe­ren­cias de 1896 y 1900, pero para enton­ces ya se había fun­da­do la Segun­da Inter­na­cio­nal en 1889 que avan­za­ba como una loco­mo­to­ra con nada menos que cin­co con­gre­sos entre ese 1889 y 1900. Mien­tras tan­to, tam­bién se cele­bra­ron diver­sas con­fe­ren­cias y con­gre­sos de muy diver­sa índo­le, como la Con­fe­ren­cia de 1886 en la que el tra­de-unio­nis­mo bri­tá­ni­co en cola­bo­ra­ción con la bur­gue­sía pre­pa­ró el méto­do para copar la direc­ción del Con­gre­so Cor­po­ra­ti­vo a cele­brar en Lon­dres en 1888. Si la refor­ma elec­to­ral de 1867 había inte­gra­do a la aris­to­cra­cia obre­ra, como hemos vis­to, aho­ra, vein­te años más tar­de y en las con­di­cio­nes de la Gran Depre­sión la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca daba un paso más para rom­per cual­quier uni­dad polí­ti­co-sin­di­cal inter­na­cio­na­lis­ta. Pero de esto habla­re­mos en la siguien­te entrega.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 16 de febre­ro de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *