Argen­ti­na. A 45 años de la dic­ta­du­ra más san­grien­ta y vacia­do­ra de un país que nun­ca vol­vió a ser el de antes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de mar­zo de 2021.

El 24 de mar­zo de 1976 ocu­rrió lo que muchos espe­ra­ban: Isa­bel Perón fue dete­ni­da y tras­la­da­da a Neu­quén. La Jun­ta de Coman­dan­tes asu­mió el poder, inte­gra­da por el Tenien­te Gral. Jor­ge Rafael Vide­la, el Almi­ran­te Eduar­do Emi­lio Mas­se­ra y el Bri­ga­dier Gral. Orlan­do R. Agos­ti. Desig­nó como pre­si­den­te de fac­to a Jor­ge Rafael Vide­la. Dis­pu­so que la Arma­da, el Ejér­ci­to y la Fuer­za Aérea com­pon­drían el futu­ro gobierno con igual par­ti­ci­pa­ción. Comen­zó el audo­de­no­mi­na­do «Pro­ce­so de Reor­ga­ni­za­ción Nacio­nal», un eufe­mis­mo para ocul­tar a la dic­ta­du­ra más cruel que los argen­tinxs pudie­ran imaginarse.

José Mar­tí­nez de Hoz fue desig­na­do minis­tro de Eco­no­mía y, el 2 de abril, anun­ció su plan «para con­te­ner la infla­ción, dete­ner la espe­cu­la­ción y esti­mu­lar las inver­sio­nes extranjeras».

La ges­tión de Mar­tí­nez de Hoz, en el con­tex­to de la dic­ta­du­ra en que se des­en­vol­vió, fue total­men­te cohe­ren­te con los obje­ti­vos que los mili­ta­res se pro­pu­sie­ron. Arra­só en muy poco tiem­po con casi todas las con­quis­tas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, gene­ró una eco­no­mía total­men­te depen­dien­te de la ban­ca inter­na­cio­nal y gene­ró un plan vin­cu­la­do estre­cha­men­te al capi­ta­lis­mo sal­va­je que tuvo la «vir­tud» de mar­car una con­ti­nui­dad cuyos fle­cos prin­ci­pa­les lle­gan has­ta el presente.

Deu­das empre­sa­rias, exter­nas públi­cas y pri­va­das se duplicaron

Duran­te este perío­do, la deu­da empre­sa­ria y las deu­das exter­nas públi­ca y pri­va­da se dupli­ca­ron. La deu­da pri­va­da pron­to se esta­ti­zó, cer­ce­nan­do aún más la capa­ci­dad de regu­la­ción estatal.

Con ese cli­ma eco­nó­mi­co, la Jun­ta Mili­tar impu­so el terro­ris­mo de Esta­do que, fue­ra de enfren­tar las accio­nes gue­rri­lle­ras, desa­rro­lló un pro­yec­to pla­ni­fi­ca­do, diri­gi­do a des­truir toda for­ma de par­ti­ci­pa­ción popular. 

El régi­men mili­tar puso en mar­cha una repre­sión impla­ca­ble sobre todas las fuer­zas demo­crá­ti­cas: polí­ti­cas, socia­les y sin­di­ca­les, con el obje­ti­vo de some­ter a la pobla­ción median­te el terror de Esta­do para ins­tau­rar terror en la pobla­ción y así impo­ner el «orden», sin nin­gu­na voz disi­den­te. Se inau­gu­ró el pro­ce­so auto­ri­ta­rio más san­grien­to que regis­tra la his­to­ria de nues­tro país. Estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, inte­lec­tua­les, pro­fe­sio­na­les y otros fue­ron secues­tra­dos, ase­si­na­dos y «des­apa­re­cie­ron». Mien­tras tan­to, mucha gen­te se exilió.

Accio­nes del nue­vo gobierno

Sus­pen­de la acti­vi­dad polí­ti­ca
Sus­pen­de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res
Inter­vie­ne los sin­di­ca­tos
Prohí­be las huel­gas
Disuel­ve el Con­gre­so
Disuel­ve los par­ti­dos polí­ti­cos
Des­ti­tu­ye la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia
Inter­vie­ne la CGT
Inter­vie­ne la Con­fe­de­ra­ción Gene­ral Eco­nó­mi­ca (CGE)
Sus­pen­de la vigen­cia del Esta­tu­to del Docen­te
Clau­su­ra loca­les noc­tur­nos
Orde­na el cor­te de pelo para los hom­bres
Que­ma miles de libros y revis­tas con­si­de­ra­dos peli­gro­sos
Cen­su­ra los medios de comu­ni­ca­ción
Se apo­de­ra de nume­ro­sos organismos

La cen­su­ra

Comu­ni­ca­do N° 19, 24/​03/​76

Se comu­ni­ca a la pobla­ción que la Jun­ta de Coman­dan­tes Gene­ra­les ha resuel­to que sea repri­mi­do con la pena de reclu­sión por tiem­po inde­ter­mi­na­do el que por cual­quier medio difun­die­re, divul­ga­re o pro­pa­ga­re comu­ni­ca­dos o imá­ge­nes pro­ve­nien­tes o atri­bui­das a aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas o per­so­nas o gru­pos noto­ria­men­te dedi­ca­dos a acti­vi­da­des sub­ver­si­vas o al terrorismo. 

Será repri­mi­do con reclu­sión de has­ta diez años, el que por cual­quier medio difun­die­re, divul­ga­re o pro­pa­ga­re noti­cias, comu­ni­ca­dos o imá­ge­nes, con el pro­pó­si­to de per­tur­bar, per­ju­di­car o des­pres­ti­giar las acti­vi­da­des de las Fuer­zas Arma­das, de Segu­ri­dad o Poli­cia­les. (Dia­rio «La Pren­sa», 24 de mar­zo de 1976).

Los «sub­ver­si­vos»

El tér­mino «sub­ver­sión» englo­ba­ba a las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras – pero tam­bién a los acti­vis­tas o sim­pa­ti­zan­tes de cual­quier movi­mien­to de pro­tes­ta o crí­ti­ca social: obre­ros, uni­ver­si­ta­rios, comer­cian­tes, pro­fe­sio­na­les, inte­lec­tua­les, sacer­do­tes, empre­sa­rios y más… No hubo «erro­res» ni «exce­sos», sino un plan deliberado.

La gue­rra sucia

La «des­apa­ri­ción» fue la fór­mu­la más sinies­tra de la «gue­rra sucia»: el «obje­ti­vo» era secues­tra­do («chu­pa­do») por un coman­do para­mi­li­tar («gru­po de tareas» o «pato­ta») don­de, con­ver­ti­do en un núme­ro y sin nin­gu­na garan­tía legal, que­da­ba a mer­ced de sus captores. 

La des­apa­ri­ción de per­so­nas fue un pro­gra­ma de acción, pla­ni­fi­ca­da con anti­ci­pa­ción, esta­ble­cién­do­se los méto­dos por los cua­les lle­var­lo a la prác­ti­ca: arro­jan­do a los «des­apa­re­ci­dos» al Río de la Pla­ta (pre­via apli­ca­ción de sedan­tes) des­de avio­nes o heli­cóp­te­ros mili­ta­res y en fosas comu­nes; fusi­la­mien­tos y ocul­ta­mien­to de cadá­ve­res, sin nin­gún tipo de identificación

La repre­sión ilegal

La dic­ta­du­ra de 1976 com­ple­tó y pro­fun­di­zó el esque­ma de per­se­cu­ción y exter­mi­nio que comen­za­ra sis­te­má­ti­ca­men­te con la Tri­ple A, lide­ra­da por López Rega.

Dis­tri­bu­ción de des­apa­re­ci­dos según pro­fe­sión u ocupación:

Obreros…………………………………………………………………………….30,0

Estudiantes………………………………………………………………………..21,0

Empleados…………………………………………………………………………17,8%

Profesionales………………………………………………………………………10,7%

Docentes……………………………………………………………………………5,7%

Cons­crip­tos y per­so­nal subal­terno de las Fuer­zas de Seguridad…………………………………………………..2,5%

Amas de casa……………………………………………………………………….3,8%

Autó­no­mos y varios………………………………………………………………5,0

Periodistas…………………………………………………………………………..1,6%

Acto­res y artistas…………………………………………………………………..1,3%

Religiosos……………………………………………………………………………0,3%

(Infor­me de la Cona­dep, Nun­ca Mas, Eude­ba, 1984)

La tor­tu­ra y cam­pos de detención

La tor­tu­ra

Todos esta­ban inclui­dos en la cate­go­ría de «enemi­gos de la nación». La meto­do­lo­gía imple­men­ta­da con­sis­tió en la des­apa­ri­ción de per­so­nas, las cua­les en reali­dad eran lle­va­das a cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción, ope­ra­dos por las FFAA., don­de se los some­tía a inte­rro­ga­to­rios basa­dos en tor­men­tos físicos.

Los cam­pos de detención

Se levan­ta­ron cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción y tor­tu­ras. En estos labo­ra­to­rios del horror se dete­nía, se tor­tu­ra­ba y se ase­si­na­ba a per­so­nas. Se encon­tra­ban en el pro­pio cen­tro de las ciu­da­des del país, con nom­bres tris­te­men­te famo­sos, como la ESMA, el Vesu­bio, El Gara­ge Olim­po, El Pozo de Ban­fi­eld o La Per­la. Exis­tie­ron 340 dis­tri­bui­dos por todo el terri­to­rio. Loca­les civi­les, depen­den­cias poli­cia­les o de las pro­pias fuer­zas arma­das fue­ron acon­di­cio­na­dos para fun­cio­nar como cen­tros clan­des­ti­nos. Estas cár­ce­les clan­des­ti­nas tenían una estruc­tu­ra simi­lar: una zona dedi­ca­da a los inte­rro­ga­to­rios y tor­tu­ra, y otra, don­de per­ma­ne­cían los secues­tra­dos. Ser secues­tra­do o «chu­pa­do», según la jer­ga repre­so­ra, sig­ni­fi­ca­ba ser fusi­la­do o ser arro­ja­do al río des­de un avión o helicóptero.

Los des­apa­re­ci­dos y apro­pia­ción de chicos

Los des­apa­re­ci­dos

Debi­do a la natu­ra­le­za, una des­apa­ri­ción encu­bre la iden­ti­dad de su autor. Si no hay pre­so, ni cadá­ver, ni víc­ti­ma, enton­ces nadie pre­su­mi­ble­men­te es acu­sa­do de nada. (Amnis­tía Inter­na­cio­nal, en su infor­me sobre la des­apa­ri­ción de per­so­nas por moti­vos polí­ti­cos).
Hubo miles de des­apa­re­ci­dos: Los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos hablan de más de 30.000.

Apro­pia­ción de chicos

Ade­más del secues­tro de adul­tos, hubo un plan sis­te­má­ti­co de apro­pia­ción de niños. Los niños roba­dos o que las madres parían en los cen­tros de deten­ción fue­ron ins­crip­tos como hijos pro­pios por muchos miem­bros de la repre­sión, ven­di­dos o aban­do­na­dos en ins­ti­tu­tos.
Duran­te la dic­ta­du­ra, los mili­ta­res con­si­de­ra­ban que los hijos de los des­apa­re­ci­dos debían per­der su iden­ti­dad. Por eso los hacían des­apa­re­cer y los entre­ga­ban a fami­lias de mili­ta­res. Ellos pen­sa­ban que la sub­ver­sión era casi here­di­ta­ria o que se tras­mi­tía a tra­vés del víncu­lo fami­liar. De la mis­ma for­ma que a los hijos de des­apa­re­ci­dos se inten­tó qui­tar­les su fami­lia, a la socie­dad en gene­ral se inten­tó qui­tar­le esos ante­ce­den­tes que, como los padres de esos chi­cos, eran con­si­de­ra­dos sub­ver­si­vos. (Dia­rio «Pági­na 12», 10 de diciem­bre de 1995)

1982: La gue­rra de las Malvinas

En medio de la cri­sis polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del régi­men mili­tar, sor­pre­si­va­men­te el 2 de abril de 1982, tro­pas argen­ti­nas recu­pe­ra­ron las islas Mal­vi­nas. Tras frus­tra­dos inten­tos diplo­má­ti­cos, la fuer­za de tareas bri­tá­ni­ca lle­gó al Atlán­ti­co sur y comen­za­ron las hostilidades. 

Con hitos como el hun­di­mien­to del cru­ce­ro «Gene­ral Bel­grano» ‑que pro­du­jo 322 muer­tos- y del des­truc­tor bri­tá­ni­co «Shef­field», la gue­rra con­clu­yó el 14 de junio, con la ren­di­ción argen­ti­na. La derro­ta mar­có el derrum­be polí­ti­co del régimen. 

El regre­so de los sol­da­dos arro­jó luz sobre las sos­pe­chas de lo que habían pade­ci­do, sin los per­tre­chos y el entre­na­mien­to sufi­cien­tes para enfren­tar a los bri­tá­ni­cos. Para defen­der las islas del ata­que de ingle­ses bien entre­na­dos y equi­pa­dos, la jun­ta mili­tar pro­ce­dió a reclu­tar jóve­nes argen­ti­nos, sin ins­truc­ción mili­tar, la mayo­ría de los cua­les pro­ve­nía de pro­vin­cias pobres del inte­rior del país. 

La derro­ta catas­tró­fi­ca de Mal­vi­nas y el cono­ci­mien­to de la muer­te de cen­te­na­res de jóve­nes argen­ti­nos (más de 600), dete­rio­ra­ron el fren­te mili­tar, pero sobre todo, la repu­tación del ejér­ci­to, al cual se con­si­de­ró como mayor res­pon­sa­ble del desastre.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.