Don­bass. Las difi­cul­ta­des de la “ucra­ni­za­ción amable”

Por Andriy Babitsky. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mar­zo de 2021.

En el con­tex­to del actual empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes en el fren­te de Don­bass, las auto­ri­da­des ucra­nia­nas ofre­cen encan­ta­do­ras ini­cia­ti­vas que, por decir­lo sua­ve­men­te, cau­san sor­pre­sa por su com­ple­ta fal­ta de viabilidad.

En esta oca­sión, las auto­ri­da­des ucra­nia­nas han orga­ni­za­do via­jes turís­ti­cos para los resi­den­tes de las dos Repú­bli­cas Popu­la­res por “rutas intere­san­tes”. La pro­pues­ta pro­vie­ne de la direc­to­ra de la Agen­cia Nacio­nal de Turis­mo, Maria­na Oles­kiv, que la pro­nun­ció en el canal de tele­vi­sión Dom TV [crea­do espe­cí­fi­ca­men­te para emi­tir pro­pa­gan­da ucra­nia­na diri­gi­da a la pobla­ción de la RPD y la RPL-Ed]. Y el comi­sio­na­do para la Pro­tec­ción de la Len­gua Nacio­nal de Ucra­nia, Taras Kre­men, cali­fi­có la ini­cia­ti­va de “ucra­ni­za­ción amable”.

La sola exis­ten­cia de esta cate­go­ría sugie­re que Ucra­nia tie­ne a su dis­po­si­ción dife­ren­tes for­ma­tos de ucra­ni­za­ción, entre ellos algu­nos nada ama­bles. Los resi­den­tes de Don­bass son cons­cien­tes de esto últi­mo. Es más, aho­ra mis­mo se está uti­li­zan­do con­tra ellos por todos los medios.

Pero vol­va­mos al tema del turis­mo. El pro­yec­to Don­bass Tra­vel está diri­gi­do a la mis­ma rein­te­gra­ción de Don­bass con la que sue­ñan las auto­ri­da­des ucra­nia­nas cuan­do dan la orden de incre­men­tar los bom­bar­deos con­tra las Repú­bli­cas. La ofi­cial ucra­nia­na des­cri­bió cómo debe ocu­rrir: “Que­re­mos usar el turis­mo para comu­ni­car­nos con nues­tra gen­te que está al otro lado, para inte­grar­los. En el mar­co de Don­bass Tra­vel, habrá intere­san­tes rutas para per­so­nas cer­ca de sus hogares”.

Pero los via­jes a loca­li­da­des cer­ca­nas son solo el prin­ci­pio. En el futu­ro, se aña­di­rán nue­vos des­ti­nos en el oes­te de Ucrania.

Ima­gi­ne­mos cómo ocu­rri­rá. Por ejem­plo, en las redes socia­les ‑por­que no hay nada más‑, se publi­ca­rá un anun­cio sobre la for­ma­ción de un gru­po de turis­tas resi­den­tes en Don­bass para visi­tar algún lugar de Mariu­pol, Slav­yansk y des­pués Kiev. Algo de comer y a Ivano-Fran­kivsk y Lviv. Se invi­ta­rá a los turis­tas a lle­gar cier­to día a terri­to­rio ucra­niano para ini­ciar el exci­tan­te via­je alre­de­dor de Ucrania.

¿Qué tipo de dro­gas o sus­tan­cias están toman­do la men­cio­na­da Maria­na Oles­kiv y otros repre­sen­tan­tes de la cla­se polí­ti­ca ucra­nia­na que ofre­cen esta “ucra­ni­za­ción ama­ble”? pro­ba­ble­men­te no lo sepa­mos. Pero es evi­den­te que este tipo de deli­rios solo pue­den ser el resul­ta­do de algún tipo de des­or­den. Ase­si­nar a gen­te y al mis­mo tiem­po pro­po­ner­se lle­var­los de visi­ta a “luga­res intere­san­tes” es algo que solo pue­de ocu­rrír­se­le a una men­te domi­na­da por una dua­li­dad esqui­zo­fré­ni­ca en la que dos acon­te­ci­mien­tos que son con­tra­dic­to­rios pue­den coexis­tir tran­qui­la­men­te uno jun­to a otro.

Y asu­mir que pue­den encon­trar per­so­nas en la RPD o en la RPL que quie­ran via­jar por Ucra­nia como si no hubie­ra caño­na­zos de arti­lle­ría hacien­do tem­blar sus casas, como si nadie estu­vie­ra murien­do, solo pue­de ocu­rrír­se­le a una per­so­na cuya con­cien­cia no con­si­de­ra nece­sa­rio man­te­ner­se en los lími­tes de la realidad.

Sin embar­go, pue­de que no sea nin­gún des­or­den men­tal sino la bien esta­ble­ci­da tra­di­ción ucra­nia­na de que cada vez que se lan­za algo al espa­cio infor­ma­ti­vo, a nadie le parez­ca dema­sia­do extra­ño. Sim­ple­men­te por­que los acon­te­ci­mien­tos en el país hace tiem­po que han cru­za­do la línea de lo que es con­ce­bi­ble y lo que es aceptable.

Creo que las Repú­bli­cas debe­rían ofre­cer una ini­cia­ti­va alter­na­ti­va: orga­ni­zar excur­sio­nes para los ciu­da­da­nos ucra­nia­nos en su terri­to­rio, don­de las “rutas intere­san­tes” no lo son menos. Y a cau­sa de los fre­cuen­tes bom­bar­deos, el núme­ro de atrac­cio­nes aumen­ta a dia­rio. Al menos este tipo de via­jes ofre­ce­ría un resul­ta­do prác­ti­co tan­gi­ble. Muchos ucra­nia­nos harían bien en cono­cer de pri­me­ra mano cómo vive la pobla­ción de Don­bass en las loca­li­da­des de la línea del frente.

Fuen­te: Slav­yan­grad

Fuen­te original

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.